AU­TOP­SIA DE LOS HE­CHOS

Enigmas - - TÚNEL DEL TIEMPO -

En 1993 se con­clu­yó que no ha­bía do­cu­men­tos fia­bles que apun­ta­ran a la au­to­ría de Le­nin. Tras la caí­da de la URSS, se su­po que en 1979 los res­tos de la ma­yor par­te de la fa­mi­lia real y sus sir­vien­tes fue­ron ha­lla­dos por afi­cio­na­dos en una in­ves­ti­ga­ción clan­des­ti­na a unos sie­te ki­ló­me­tros de la Mi­na de los Cua­tro Her­ma­nos, en Gá­ni­na Ya­ma. Fue en un cam­po co­no­ci­do co­mo “Pra­de­ra del Ja­ba­lí”. Se man­tu­vo en se­cre­to has­ta que se sua­vi­zó el cli­ma po­lí­ti­co en 1989. En 1995, aque­llos res­tos fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo los de los Romanov a tra­vés de prue­bas de ADN de fa­mi­lia­res vi­vos de Ni­co­lás y Ale­jan­dra, en­tre ellos, el ma­ri­do de la ac­tual rei­na de In­gla­te­rra, el duque de Edim­bur­go, cu­ya abue­la, Vic­to­ria de Hes­se, era her­ma­na de la za­ri­na Ale­jan­dra. Un se­gun­do en­te­rra­mien­to más pequeño fue ha­lla­do en 2007, y con­te­nía los res­tos de dos de los jó­ve­nes Romanov des­apa­re­ci­dos de la tum­ba más gran­de, con­cre­ta­men­te los del za­ré­vich Ale­xéi y la gran prin­ce­sa Ma­ría. En 2010 un tri­bu­nal ru­so or­de­nó re­abrir el ca­so, y tam­bién en 2015, a pe­ti­ción de la Igle­sia or­to­do­xa, que que­ría con­fir­mar la iden­ti­dad de los res­tos de Ni­co­lás II y Ale­jan­dra: una prue­ba de ADN mi­to­con­drial con­fir­mó que eran los de la pa­re­ja. Una teo­ría he­te­ro­do­xa vin­cu­la in­clu­so a Ale­xán­der Ké­rens­ki con una cons­pi­ra­ción ma­só­ni­ca pa­ra aca­bar con los za­res. Tras con­ver­tir­se en dipu­tado, Ké­rens­ki se con­vir­tió en se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Con­se­jo Su­pre­mo del Gran Orien­te del Pue­blo de Ru­sia, una in­flu­yen­te lo­gia ma­só­ni­ca, y ya se sa­be que a és­tos siem­pre se les ha cul­pa­do de de­rro­car mo­nar­quías… Pa­re­ce po­co pro­ba­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.