LA SER­PIEN­TE MA­RI­NA DE MO­NON­GAHE­LA

¿ES PO­SI­BLE QUE EXIS­TAN DES­CO­NO­CI­DOS REP­TI­LES MA­RI­NOS AÚN POR DO­CU­MEN­TAR, AU­TÉN­TI­COS SU­PER­VI­VIEN­TES PREHISTÓRICOS DE ÉPO­CAS ANTEDILUVIANAS? EN LAS SI­GUIEN­TES PÁ­GI­NAS SE­GUI­MOS LA PIS­TA DE UN ES­PÉ­CI­MEN QUE, DE HA­LLAR­SE, OBLI­GA­RÍA A RE­ES­CRI­BIR TO­DO LO QUE SA

Enigmas - - ANOMALÍA - TEX­TO Gus­ta­vo Sán­chez Ro­me­ro

La pro­fun­di­dad me­dia de los océa­nos del pla­ne­ta ron­da los 3.600 m. En reali­dad, na­die sa­be exac­ta­men­te qué ha­bi­ta allí aba­jo, a ve­ces a más de una de­ce­na de ki­ló­me­tros, en el abis­mo. Aun­que po­see­mos una tec­no­lo­gía cada vez más so­fis­ti­ca­da, la fau­na oceá­ni­ca per­ma­ne­ce ocul­ta, des­co­no­ci­da. El ca­so que nos ocu­pa apun­ta ha­cia gran­des y no­ve­do­sos or­ga­nis­mos ma­ri­nos, de más de dos me­tros de lon­gi­tud. Re­cien­tes es­tu­dios eco­ló­gi­cos y es­ta­dís­ti­cos ava­lan di­cha po­si­bi­li­dad, arro­jan­do una ci­fra de una es­pe­cie nue­va des­cu­bier­ta cada cin­co años. Si­guien­do es­te rit­mo aún que­dan por des­cri­bir cien­tí­fi­ca­men­te en­tre 15 y 47 es­pe­cies de ani­ma­les acuá­ti­cos de gran ta­lla.

¡POR ALLÍ RESOPLA EL MONS­TRUO!

13 de enero de 1852. Océano Pa­cí­fi­co Sur. A unos 1.000 km de las Is­las Mar­que­sas, Po­li­ne­sia Fran­ce­sa. El ba­lle­ne­ro Mo­non­gahe­la, pro­ce­den­te del puer­to ame­ri­cano de New Bed­ford, Mas­sa­chu­setts, di­vi­sa en su­per­fi­cie “un ex­tra­ño ser”. La na­ve, ca­pi- ta­nea­da por Ja­son Sea­bury, ha zar­pa­do dos años an­tes y pre­vé un pe­ri­plo de unos tres años a la ca­za del ca­cha­lo­te. La tri­pu­la­ción es­tá in­quie­ta. Al­guien di­vi­sa una ca­be­za de as­pec­to rep­ti­liano, si­mi­lar a la de un gran co­co­dri­lo. Vea­mos qué des­cri­bió el ca­pi­tán y par­te de la asus­ta­da tri­pu­la­ción tras ar­po­near al Le­via­tán: “Las con­vul­sio­nes du­ra­ron de 10 a 15 mi­nu­tos. La ca­be­za, que era co­mo la de un ali­gá­tor, se al­zó y vol­vió a caer, y el ani­mal ro­dó so­bre las olas que­dan­do in­mó­vil; es­ta­ba muer­to. Me qui­té el som­bre­ro, y vi­to­rean­do ce­le­bra­mos la cap­tu­ra de la an­sia­da pre­sa. El mons­truo flo­ta­ba con el vien­tre al sol.(…) Rá­pi­da­men­te con­clui­mos que era im­po­si­ble con­du­cir­lo a puer­to al­guno; que to­do lo que po­día ha­cer­se era sal­var la piel, la ca­be­za y al­gu­nos hue­sos. Pe­dí en­ton­ces a un es­co­cés de la tri­pu­la­ción, que di­bu­ja­ba re­gu­lar­men­te, me hi­cie­ra un cro­quis del mons­truo y el se­gun­do ba­jó a me­dir­lo. El ejem­plar era ma­cho; me­día unos 30 m de lar­go to­tal; 1,8 m al­re­de­dor del cue­llo; 2,5 m de cir­cun­fe­ren­cia al­re­de­dor de los hom­bros; y la par­te más an­cha del cuer­po 3,5 m, que pa­re­cía al­go dis­ten­di­da. La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.