SE­ÑA­LES

Enigmas - - SUMARIO -

Afi­na­les del Neo­lí­ti­co, con el na­ci­mien­to de nue­vas prác­ti­cas re­li­gio­sas cen­tra­das en la cons­truc­ción de mo­nu­men­tos de ca­rác­ter per­ma­nen­te, co­men­zó la cons­truc­ción de Stonehenge. No es exa­ge­ra­do afir­mar que se tra­ta de la es­truc­tu­ra me­ga­lí­ti­ca más fa­mo­sa del mun­do y, sin em­bar­go, son po­cas las cer­te­zas que los in­ves­ti­ga­do­res tie­nen acer­ca de es­ta enig­má­ti­ca cons­truc­ción que co­men­zó a eri­gir­se ha­ce 5.000 años en la lla­nu­ra bri­tá­ni­ca de Sa­lis­bury, en el con­da­do de Wil­ts­hi­re. For­ma­do por gran­des blo­ques de ro­cas de di­fe­ren­te ti­po dis­tri­bui­dos en cua­tro cir­cun­fe­ren­cias con­cén­tri­cas, los ex­per­tos cal­cu­lan que su cons­truc­ción se lle­vó a ca­bo a lo lar­go de 80 ge­ne­ra­cio­nes, unos 1.600 años en los que su fun­ción pro­ba­ble­men­te cam­bió. Su im­por­tan­cia pa­ra el hom­bre prehis­tó­ri­co fue tal que ser en­te­rra­do en Stonehenge de­bió de ser el equi­va­len­te en su día a ser en­te­rra­do en la aba­día de West­mins­ter, se­ña­lan los in­ves­ti­ga­do­res. La ra­zón no se co­no­ce, pe­ro las per­so­nas que allí fue­ron se­pul­ta­das de­bie­ron de ser im­por­tan­tes pa­ra su co­mu­ni­dad.

¿Fue un tem­plo re­li­gio­so? ¿Un mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio? ¿Un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co o un cen­tro de sa­na­ción? Pro­ba­ble­men­te, un po­co de to­do. Aho­ra, esos in­te­rro­gan­tes y más desafían a un gru­po de ar­queó­lo­gos en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de To­ta­nés, en la pro­vin­cia de To­le­do, don­de sus ape­nas 400 ha­bi­tan­tes se han vis­to sor­pren­di­dos por un des­cu­bri­mien­to que no es nue­vo, ya que el círcu­lo de pie­dras al que nun­ca ha­bían pres­ta­do de­ma­sia­da aten­ción po­dría re­ve­lar­se en los pró­xi­mos me­ses co­mo uno de los crómlech más gran­des y an­ti­guos de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

CARAMBOLAS DEL DES­TINO

“Lo lla­má­ba­mos ‘Las Pie­dras’, y era un si­tio don­de no se la­bra­ba. Só­lo lo uti­li­zá­ba­mos los días ma­los si ibas con el ga­na­do allí. Na­da más. Y aho­ra, es lo que más va­lor tie­ne de la fin­ca”, nos di­ce Il­de­fon­so Gu­tié­rrez, ac­tual al­cal­de de To­ta­nés y prin­ci­pal im­pul­sor de es­te pro­yec­to. A sus 63 años, y des­pués de ha­ber pa­sa­do en la fin­ca sus pri­me­ros 40 años, por fin co­mien­za a atis­bar la res­pues­ta que, du­ran­te to­da su vi­da, lo “ha lle­va­do por el ca­mino de la amar­gu­ra”: “pe­ro, ¿qué es es­to?”. Na­ci­do en el pro­pio pue­blo y tras­la­da­do a la fin­ca de la que su fa­mi­lia se en­car­gó du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, des­de pe­que­ño, Il­de­fon­so se ha sen­ti­do ex­tra­ña­men­te fas­ci­na­do con la cons­truc­ción que aho­ra po­dría re­ve­lar­se co­mo uno de los gran­des des­cu­bri­mien­tos prehis­tó­ri­cos de la Pe­nín­su­la. “Lo veía y pen­sa­ba que no po­día ser un co­rral de ani­ma­les”, co­mo se em­pe­ña­ban en eti­que­tar el po­si­ble crómlech. Il­de­fon­so re­cuer­da có­mo tu­vo “la suer­te de te­ner de pro­fe­so­ra a la due­ña de la fin­ca” que le im­pregno “de pa­sión por las hu­ma­ni­da­des”.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Te­re­sa Sen­dín, due­ña de la fin­ca y pro­fe­so­ra de Il­de­fon­so, “no co­no­cía” la cons­truc­ción, con­fie­sa a ENIG­MAS. Nos ex­pli­ca que su her­ma­na y ella he­re­da­ron la fin­ca de su ma­dre y la di­vi­die­ron en dos zo­nas de 60 hec­tá­reas ca­da una, pe­ro tal y co­mo se­ña­la­ba Il­de­fon­so, la zo­na que le co­rres­pon­día a Te­re­sa no era cul­ti­va­ble y era “una tie­rra ma­la”. “Mi ma­ri­do y yo, me­dian­te un plan de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea, hi­ci­mos la re­fo­res­ta­ción que hay y ha ta­pa­do el tro­zo en el que se en­cuen­tra el po­si­ble crómlech. En­ton­ces la ex­pli­ca­ción es que no lo co­noz­co. ¡Lo voy a co­no­cer aho­ra!”, nos ex­pli­ca­ba Te­re­sa a es­ca­sas ho­ras de pre­sen­tar al pú­bli­co al pro­ba­ble ha­llaz­go.

Ca­ram­bo­la del des­tino el he­cho de que, en la “peor” zo­na de la fin­ca, que no era uti­li­za­ble pa­ra na­da pro­duc­ti­vo, se ha­lla­se es­ta cons­truc­ción que ob­se­sio­nó a su due­ño. ¿Po­dría ha­ber si­do des­trui­da de en­con­trar­se en una zo­na de cul­ti­vo? Afor­tu­na­da­men­te, nun­ca lo sa­bre­mos.

CO­MIEN­ZA LA IN­VES­TI­GA­CIÓN

“Co­mo siem­pre me ha gus­ta­do tan­to la his­to­ria, he in­ten­ta­do ver lo qué es ca­da co­sa y siem­pre he te­ni­do el pen­sa­mien­to de ver qué po­día­mos des­cu­brir. Y, cla­ro, yo siem­pre he es­ta­do vien­do esa cons­truc­ción”. Así, ha­ce dos

años, cuan­do el gru­po Co­ta 667 vi­si­tó To­ta­nés al hi­lo de una ex­po­si­ción del Be­rra­co de ori­gen ibe­ro que se si­túa en la Pla­za Ma­yor del mu­ni­ci­pio, Idel­fon­so ins­tó a los ar­queó­lo­gos a vi­si­tar las pie­dras que des­de pe­que­ño le ha­bían in­tri­ga­do. Tras ac­ce­der a fin­ca en la que se en­cuen­tra el su­pues­to crómlech, no tu­vie­ron du­da de que aque­llo es­ta­ba he­cho por el hom­bre y co­men­za­ron los tra­ba­jos.

“Es­to cla­ra­men­te lo ha he­cho un ser hu­mano. Lo que aho­ra es­ta­mos de­ter­mi­nan­do es de qué épo­ca”, nos ex­pli­ca Ser­gio Isa­bel, ar­queó­lo­go del gru­po Co­ta 667. “A no­so­tros y a va­rios ex­per­tos que han po­di­do ver­lo, nos pa­re­ce que po­dría ser megalítico por la for­ma, el ta­ma­ño y la po­si­ción de las pie­dras. Has­ta aho­ra, he­mos lim­pia­do y des­bro­za­do la zo­na, he­mos he­cho fo­to­gra­fías de la es­truc­tu­ra y las di­fe­ren­tes pie­dras ya lim­pias, un di­bu­jo ar­queo­ló­gi­co y, me­dian­te fo­to­gra­me­tría, tam­bién he­mos ge­ne­ra­do un mo­de­lo en 3D pa­ra te­ner­lo per­fec­ta­men­te do­cu­men­ta­do”.

Una vez ob­ten­gan los per­mi­sos, el si­guien­te pa­so es la ex­ca­va­ción. “Pre­ten­de­mos lo­ca­li­zar ma­te­rial que po­da­mos asig­nar al pe­río­do cro­no­ló­gi­co en el que se si­túa el me­ga­li­tis­mo. Ade­más va­mos a ana­li­zar la tie­rra pa­ra bus­car mi­cro­rres­tos y ma­cro­rres­tos”, nos ade­lan­ta Ser­gio. Los mi­cro­rres­tos se­rían res­tos que no se ven con el ojo hu­mano, co­mo pó­le­nes. “Eso nos ayu­da­rá a re­crear el pai­sa­je y ver có­mo era el en­torno en la épo­ca de la cons­truc­ción de es­te su­pues­to crómlech”. Los ma­cro­rres­tos son los que sí se pue­den ver con el ojo hu­mano: “se­mi­llas o res­tos de ani­ma­les cal­ci­na­dos” que, de apa­re­cer, “nos da­rían pis­tas de si allí se reali­zó al­gún ti­po de ri­tual”.

Al pre­gun­tar a Ser­gio so­bre las hi­pó­te­sis so­bre la fun­cio­na­li­dad del su­pues­to crómlech nos res­pon­de que “vien­do los ejem­plos de otros, se ba­ra­jan va­rias po­si­bi­li­da­des. Ge­ne­ral­men­te, no son es­pa­cios fu­ne­ra­rios, aun­que al­gu­nos sí cum­plen esa fun­ción. Los es­pa­cios fu­ne­ra­rios sue­len ser los dól­me­nes. Los crómlech sue­len ser es­pa­cios de reunión de una o va­rias co­mu­ni­da­des; es­pa­cios de ri­tual por­que se reali­cen de­ter­mi­na­das ofren­das, que es lo que que­re­mos de­ter­mi­nar con el es­tu­dio de la tie­rra. Lue­go es­tá la po­si­bi­li­dad de que se tra­ten de una es­pe­cie de ca­len­da­rio

“Es­to cla­ra­men­te lo ha he­cho un ser hu­mano. Lo que aho­ra es­ta­mos de­ter­mi­nan­do es en qué épo­ca”, ex­pli­ca el ar­queó­lo­go Ser­gio Isa­bel

as­tro­nó­mi­co. Eso pa­sa, por­que al­gu­nas de las pie­dras de fue­ra de los ani­llos del círcu­lo, sue­len es­tar co­lo­ca­das en po­si­cio­nes que coin­ci­den con fe­nó­me­nos as­tro­nó­mi­cos, co­mo el sols­ti­cio y el equi­noc­cio. A tra­vés de es­tas es­truc­tu­ras, el hom­bre sa­bía cuán­do iban a cam­biar de es­ta­ción”.

De con­fir­mar­se es­ta es­truc­tu­ra co­mo un au­tén­ti­co crómlech, es­ta­ría­mos an­te un asom­bro­so ha­llaz­go pa­ra la Pe­nín­su­la en ge­ne­ral. “En la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca co­no­ce­mos po­cos crómlech: en Por­tu­gal es­tá el más fa­mo­so, co­no­ci­do co­mo el de los Al­men­dros; en el nor­te de Es­pa­ña co­no­ce­mos al­gu­nos en el País Vas­co y al­gu­nos en los Pi­ri­neos, pe­ro va­rios de és­tos son de cons­truc­ción más tar­día, de la Edad del Hie­rro. En el ca­so del su­pues­to crómlech de To­ta­nés, es­ta­ría­mos ha­blan­do del Neo­lí­ti­co y de una épo­ca en­tre los 5.000 y los 2.500 años”, es de­cir, de la mis­ma épo­ca que el ar­chi­co­no­ci­do Stonehenge. “De con­fir­mar­se el des­cu­bri­mien­to, se­ría muy im­por­tan­te pa­ra Es­pa­ña y pa­ra la pro­vin­cia de To­le­do, ya que aquí co­no­ce­mos el fe­nó­meno del me­ga­li­tis­mo a tra­vés de los men­hi­res y los dól­me­nes, pe­ro aún no se co­no­cía el fe­nó­meno de los círcu­los de piedra. Si se con­fir­ma, ten­dría­mos to­do el con­jun­to de es­truc­tu­ras me­ga­lí­ti­cas en la pro­vin­cia y en la me­se­ta”.

Otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des apa­re­ci­das en lo que, de con­fir­mar­se, se­ría el crómlech de To­ta­nés, han si­do las ca­zo­le­tas, una se­rie de ori­fi­cios en la piedra de las que no que­da del to­do cla­ro su fun­ción: “Hay quie­nes de­fien­den que po­dían uti­li­zar­se pa­ra de­jar al­gún ti­po de ofren­da, pe­ro cla­ro, tam­bién nos las en­con­tra­mos en lu­ga­res don­de se­ría im­po­si­ble de­jar al­go sin que se ca­ye­se al in­ten­tar de­jar­lo. To­da­vía no sa­be­mos muy bien qué usos po­drían te­ner y a día de hoy si­gue sien­do un mis­te­rio”. En es­te ca­so, sí que pue­den lle­gar a ser­vir de in­di­ca­ti­vo pa­ra pen­sar que se tra­ta de una cons­truc­ción an­ti­gua.

Y si, al co­mien­zo de es­te reportaje, em­pe­zá­ba­mos con la men­ción al gran Stonehenge no era por ca­sua­li­dad, ya que la pren­sa se ha ser­vi­do de su com­pa­ra­ción pa­ra ha­blar del po­si­ble des­cu­bri­mien­to del crómlech de To­ta­nés. ¿Es exa­ge­ra­da? “Stonehenge es el más mo­nu­men­tal de los crómlech co­no­ci­dos, pe­ro es un crómlech, por tan­to res­pon­de a la mis­ma ti­po­lo­gía que, de con­fir­mar­se, ten­dría la es­truc­tu­ra de To­ta­nés. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es la mo­nu­men­ta­li­dad, el círcu­lo for­ma­do y que las pie­dras uti­li­za­das son más gran­des. Tam­bién se cum­plen las si­mi­li­tu­des de la po­si­ble fun­ción as­tro­nó­mi­ca y ser un es­pa­cio de reunión. Ha­bla­mos por tan­to de la mis­ma ti­po­lo­gía, pe­ro de con­tex­tos to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Por po­ner un ejem­plo más re­cien­te, Stonehenge se­ría la No­tre Da­me del gó­ti­co y, si se con­fir­ma el de To­ta­nés, po­dría ser una pe­que­ña igle­sia gó­ti­ca de un pue­blo”, nos ex­pli­ca Ser­gio Isa­bel en el la­bo­ra­to­rio de tra­ba­jo de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des de To­le­do.

Stonehenge es­pa­ñol o no, lo cier­to es que se­gui­re­mos de cer­ca las in­ves­ti­ga­cio­nes y pes­qui­sas del gru­po Co­ta 667, que, de con­fir­mar el ha­llaz­go co­mo un crómlech, nos apor­ta­rán sin du­da una pie­za cla­ve pa­ra com­pren­der el me­ga­li­tis­mo en nues­tro país y sa­ber un po­co más so­bre ese pe­río­do fas­ci­nan­te y mis­te­rio­so que es la Prehis­to­ria.

El círcu­lo de pie­dras de la pe­que­ña lo­ca­li­dad de To­ta­nés ya era co­no­ci­do por sus ha­bi­tan­tes, pe­ro só­lo re­cien­te­men­te ha des­per­ta­do el in­te­rés de los ar­queó­lo­gos.

En la otra pá­gi­na, aba­jo, el gru­po Co­ta 667, acom­pa­ña­do de di­ver­sas au­to­ri­da­des lo­ca­les y re­gio­na­les, vi­si­ta el ya­ci­mien­to de To­ta­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.