EDI­TO­RIAL

Enigmas - - SUMARIO -

En el año 2002, en la ca­lle Hals­tas­ka nú­me­ro 1 de Pra­ga, se hi­zo un im­pac­tan­te ha­llaz­go. Y co­mo sue­le ocu­rrir en otras oca­sio­nes, la ca­sua­li­dad, el des­tino, o va­ya us­ted a sa­ber qué, hi­zo que ese ha­llaz­go fue­se el re­sul­ta­do de una tra­ge­dia. Las aguas del Mol­da­va se des­bor­da­ron, inun­dan­do só­ta­nos y ba­jos de las ca­sas más cer­ca­nas al río. Y fue pre­ci­sa­men­te du­ran­te las la­bo­res de achi­que y res­tau­ra­ción pos­te­rio­res cuan­do los obre­ros die­ron con una ga­le­ría que se su­mer­gía en las pro­fun­di­da­des de la tie­rra. ¿Qué era aque­llo? ¿Ha­cia dón­de con­du­cía? En ese ins­tan­te na­die po­día ima­gi­nar que es­ta­ban a pun­to de en­con­trar un la­bo­ra­to­rio al­quí­mi­co, ín­te­gro, del si­glo XVI. ¿Có­mo era po­si­ble? ¿Quién lo ocul­tó con tan­to atino que hi­zo que aque­lla es­tan­cia her­mé­ti­ca so­bre­vi­vie­se al gran in­cen­dio que aso­ló la ca­pi­tal che­ca en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVII, o a la re­cons­truc­ción del ba­rrio ju­dío del XIX? Se­gu­ra­men­te nun­ca lo sa­bre­mos y és­tas y otras cues­tio­nes con­ti­núen for­man­do par­te de ese de­li­cio­so enig­ma que es un lu­gar así. Por­que el la­bo­ra­to­rio al­quí­mi­co de Pra­ga es una cáp­su­la del tiem­po que nos re­mon­ta, pre­ci­sa­men­te, al tiem­po en el que el em­pe­ra­dor Ro­dol­fo II, so­brino de Fe­li­pe II, lle­nó es­ta ciu­dad de ni­gro­man­tes, de al­qui­mis­tas, de ma­gos… Por­que el amor por el co­no­ci­mien­to al que la in­to­le­ran­cia siem­pre ta­chó y ta­cha­rá de ocul­to, en aque­llos días flo­re­ció y tu­vo su edad do­ra­da. Un sa­ber que, si­glos des­pués y con los me­dios que mar­ca la tra­di­ción, si­gue sien­do uti­li­za­do. ¿Al­qui­mis­tas en el si­glo XXI? Sí, los hay, de­mos­tran­do que de la teo­ría a la prác­ti­ca… só­lo es po­ner­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.