MAN­SIÓN PITTOCK

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO -

Henry y Geor­gi­na Pittock for­ma­ban una de las pa­re­jas más en­vi­dia­das del Portland de prin­ci­pios del si­glo XX. Ri­cos, in­flu­yen­tes y res­pe­ta­dos por la so­cie­dad del mo­men­to, en­car­ga­ron cons­truir una vi­vien­da fas­tuo­sa en la que pa­sar sus úl­ti­mos años de vi­da. Cons­trui­da en­tre 1909 y 1014, su bri­llan­te te­cha­do en te­jas ro­jas re­sul­ta­ba vi­si­ble en bue­na par­te de la ciu­dad mien­tras que las ro­tun­das he­chu­ras re­na­cen­tis­tas del edi­fi­cio des­per­ta­ron la ad­mi­ra­ción de to­dos los con­ciu­da­da­nos. Sin em­bar­go, con­for­me esa mis­ma ima­gen im­po­nen­te iba to­man­do for­ma y cam­bian­do la fi­so­no­mía de la ur­be, una ex­tra­ña sen­sa­ción de desa­so­sie­go se co­la­ba en la piel de quie­nes al­za­ban los ojos pa­ra ad­mi­rar­la.

Tal es la be­lle­za de la cons­truc­ción, su dis­tin­gui­da des­me­su­ra, que se con­vir­tió ca­si en una ob­se­sión pa­ra sus pro­pie­ta­rios. To­do ha­bía de es­tar per­fec­to en ella… Y to­do lo es­ta­ba. Las ro­sas que enar­de­cían a la se­ño­ra Pittock eran las de olor más pe­ne­tran­te que se po­día en­con­trar, las obras de ar­te des­lum­bra­ban a los vi­si­tan­tes por do­quier, los jar­di­nes evi­den­cia­ban un cui­da­do ex­tre­mo. Nin­gu­na man­sión es­ta­ba tan aten­di­da por sus due­ños, nin­gu­na era tan apre­cia­da.

Pe­ro pa­re­ce que ese mis­mo dis­fru­te con­lle­va­ra una mal­di­ción. Po­cos años des­pués de co­men­zar a re­si­dir en la man­sión, fa­lle­ció el ma­tri­mo­nio. Y aquel pa­la­ce­te neo­gó­ti­co nun­ca vol­vió a ser el mis­mo. Aque­llas ob­se­sio­nes de los pri­me­ros Pittock se que­da­ron im­preg­na­das en la ca­sa. Qui­zá, ni si­quie­ra des­pués de muer­tos, ac­ce­die­ron a aban­do­nar­la. No en vano, el aro­ma in­ten­so de las ro­sas si­gue ha­bi­tan­do la ca­sa, pe­se a que na­die vi­va en ella. Sus vi­gi­lan­tes –hoy es un mu­seo– ase­gu­ran que los cua­dros se cam­bian de si­tio sin in­ter­ven­ción hu­ma­na y en lo más pro­fun­do de la no­che son ha­bi­tua­les los su­su­rros es­pec­tra­les en las di­fe­ren­tes sa­las de la que una vez fue la man­sión más ad­mi­ra­da de Portland.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.