¿Sabías qué…?

Enigmas - - APÓCRIFA -

de su bri­llo me­tá­li­co. Un em­ble­ma en for­ma de flor que­da per­fec­ta­men­te mo­de­la­do en la su­per­fi­cie del pe­que­ño ob­je­to. No es una flor cual­quie­ra, sino una “edel­weiss” o “flor de las nieves”, co­mún en los Al­pes y flor na­cio­nal de Aus­tria.

No es un em­ble­ma ba­la­dí pues al­gu­nas uni­da­des de com­ba­te ale­ma­nas por­ta­ban co­mo in­sig­nia es­ta flor es­ta­ble­cien­do una con­co­mi­tan­cia en­tre su “pu­re­za blan­ca” y la del idea­rio na­cio­nal­so­cia­lis­ta. In­clu­so, una ra­mi­fi­ca­ción de la Ope­ra­ción Azul en 1942 se bau­ti­zó con el nom­bre de “Edel­weiss”, co­mo he­mos vis­to. Una pe­que­ña bol­sa de te­la tam­bién tie­ne bor­da­do la si­lue­ta de la flor de las nieves y, se­gún las in­di­ca­cio­nes de Me­li­kov, con­te­nía me­di­ca­men­tos.

In­clu­so se ha con­ser­va­do un com­ple­to bo­ti­quín, com­pac­to y fo­rra­do en cue­ro, re­ple­to de pe­que­ños fras­cos de cris­tal con eti­que­tas con los sem­pi­ter­nos sím­bo­los na­zis del águi­la y la es­vás­ti­ca. Un re­ci­pien­te de me­tal, con asa de cue­ro, qui­zás fue­se em­plea­do por al­gún sol­da­do ale­mán pa­ra por­tar ali­men­tos u ob­je­tos va­lio­sos du­ran­te la cam­pa­ña. Aun­que pa­ra ob­je­to de va­lor, al me­nos pa­ra el sol­da­do que lo por­ta­ba, un es­tu­che me­tá­li­co que al­ber­ga en per­fec­to es­ta­do ma­te­rial una pi­pa de fu­mar. Lo im­pre­sio­nan­te no es el di­se­ño de la pi­pa sino que en su in­te­rior aún se con­ser­va res­tos de ta­ba­co que­ma­do.

Des­pués de es­ta se­rie de ob­je­tos que pa­re­cen sa­ca­dos del ca­tá­lo­go de un co­lec­cio­nis­ta com­pul­si­vo hay un enor­me ar­cón de ma­de­ra en cu­yo la­te­ral se ve de ma­ne­ra diá­fa­na dos em­ble­mas con sus res­pec­ti­vas abre­via­tu­ras. En un ex­tre­mo se vuel­ve a iden­ti­fi­car la flor edel­weiss pe­ro ba­jo otro di­se­ño y la abre­via­tu­ra “Geb.Jag”, en re­fe­ren­cia al tér­mino “Ge­brigs­jä­ger”, es de­cir, “tro­pas ale­ma­nas de mon­ta­ña”, que tu­vie­ron un pa­pel des­ta­ca­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial no só­lo en el Cáu­ca­so sino en otros es­ce­na­rios co­mo los Bal­ca­nes, Cre­ta o No­rue­ga. En el otro ex­tre­mo del ar­cón apa­re­ce el águi­la hitle­ria­na su­je­tan­do la es­vás­ti­ca y las le­tras “D.H.”, li­te­ral­men­te, “Deuts­ches Herr”, es de­cir, “Ejér­ci­to Ale­mán.”

Co­mo guin­da del pas­tel ve­mos en­ci­ma de la me­sa los dos ex­tra­ños crá­neos que, en un prin­ci­pio, no es­tán re­la­cio­na­dos con la mi­sión na­zi en el Cáu­ca­so pe­ro que ha dis­pa­ra­do to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes al res­pec­to. Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es la am­pli­tud de la ca­pa­ci­dad ocu­lar por lo que la cria­tu­ra de­bió de te­ner unos ojos enor­mes. La bo­ca pa­re­ce no exis­tir y apa­ren­ta te­ner sol­da­da la man­dí­bu­la. Qui­zás el as­pec­to mor­fo­ló­gi­co que más se de­ba­te son la es­pe­cie de cuer­nos o pro­tu­be­ran­cias que na­cen y se ex­tien­den a am­bos la­dos del crá­neo. Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res ha­blan de dos he­mis­fe­rios cra­nea­les más que de cuer­nos.

El ha­llaz­go de los crá­neos tu­vo lu­gar en una cue­va del monte Bols­hói Tjach y las pre­gun­tas se amon­to­nan en es­pe­ra de una res­pues­ta que, de mo­men­to, se re­sis­te. ¿Hue­sos fa­cia­les pla­nos co­mo en los ho­mí­ni­dos? ¿Ca­mi­na­ban er­gui­das es­tas cria­tu­ras? Ja­más ol­vi­da­ré la res­pues­ta ca­te­gó­ri­ca que nos es­pe­tó Vla­dí­mir Me­li­kov al ins­tan­te de ver los crá­neos: “¡Anun­na­ki!”. Y ac­to se­gui­do nos mos­tra­ba una ilus­tra­ción, a mo­do de com­pa­ra­ción, de una fi­gu­ri­ta de la mi­to­lo­gía su­me­ria.

En Ab­ja­sia nos en­con­tra­mos con un te­rreno abo­na­do pa­ra los per­se­gui­do­res de mis­te­rios y los aman­tes de esa otra his­to­ria que no sue­le con­tar­se. Ye­tis, hue­sos de “gi­gan­tes”, ex­pe­di­cio­nes na­zis… to­do un ca­tá­lo­go de lo in­só­li­to por des­cu­brir en te­rri­to­rio de los an­ti­guos só­viet. Co­no­ce­mos el ori­gen y par­te del tra­ba­jo de la Ahnenerbe en el Cáu­ca­so –aun­que no to­do–, pe­ro aún es­ta­mos le­jos de des­cu­brir sus ver­da­de­ros ob­je­ti­vos.

Las mon­ta­ñas de Adi­gue­ya guar­dan se­cre­tos que pa­re­cen no que­rer ser des­ve­la­dos. En su ob­se­sión por los mi­tos nór­di­cos y el len­gua­je rú­ni­co, el em­ble­ma es­co­gi­do pa­ra la Ahnenerbe fue pre­ci­sa­men­te una ru­na, la de la vi­da, su­per­pues­ta so­bre una es­vás­ti­ca con los bra­zos re­don­dea­dos. Con la lle­ga­da de la gue­rra y el re­tro­ce­so de los fren­tes ale­ma­nes, mu­chas de las ex­pe­di­cio­nes del ins­ti­tu­to tu­vie­ron que ser can­ce­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.