Una ano­ma­lía ju­rí­di­ca.

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS -

Va­ya­mos al fi­nal del do­cu­men­to. ¿Quién lo re­dac­ta y da fe? Lea­mos: “Pla­ze a sus al­te­zas. Johan de Co­lo­ma”. Es de­cir, que no re­dac­ta el do­cu­men­to, lo fir­ma y cus­to­dia un fun­cio­na­rio de la Co­ro­na de Cas­ti­lla –a pe­sar de que siem­pre se di­jo que fue Isa­bel el mo­tor del pro­yec­to–, sino un fun­cio­na­rio de la Co­ro­na de Ara­gón. Au­to­res co­mo Ga­briel Ver­der con­si­de­ran una ano­ma­lía ju­rí­di­ca que un fun­cio­na­rio de Ara­gón re­dac­te un tex­to de esa ín­do­le en te­rri­to­rio cas­te­llano y lue­go, ade­más, se lle­ve co­pia a su Ar­chi­vo. Y en se­gun­do lu­gar, po­ne de ma­ni­fies­to la fuer­te pre­sen­cia del rey Fer­nan­do en es­te en­re­ve­sa­do ca­so his­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.