LA LIN­TER­NA DE JACK

Enigmas - - CULTOS -

Los in­mi­gran­tes ir­lan­de­ses que des­em­bar­ca­ron en la is­la de Ellis, en los EEUU, lle­va­ron con­si­go al­gu­nas de sus tra­di­cio­nes y las ex­ten­die­ron por aque­llas tie­rras to­man­do la for­ma de le­yen­das y cuen­tos po­pu­la­res. Uno de los más sin­gu­la­res de Ha­llo­ween es la his­to­ria de Jack O’Lan­tern. Cuen­tan que és­te era un hom­bre ruin y mal­va­do, afi­cio­na­do a la be­bi­da y bas­tan­te re­tor­ci­do, que siem­pre lo­gra­ba sa­lir­se con la su­ya. En una oca­sión, el dia­blo se le apa­re­ció pa­ra re­cla­mar su al­ma, pe­ro el mez­quino Jack en­ga­ñó al ma­ligno: le pi­dió que se con­vir­tie­ra en unas mo­ne­das pa­ra pa­gar su úl­ti­mo tra­go. Cuan­do el dia­blo se in­tro­du­jo en su bol­si­llo, Jack me­tió una cruz de ma­de­ra y lo atra­pó, obli­gán­do­le a dar­le diez años más de vi­da. Pa­sa­da una dé­ca­da, el dia­blo vol­vió pa­ra co­brar su deu­da, pe­ro, co­mo de­bía cum­plir siem­pre la úl­ti­ma vo­lun­tad de una per­so­na pa­ra ses­gar su al­ma, Jack le pi­dió que tre­pa­ra a un man­zano y le tra­je­ra el fru­to que se ha­lla­ba más al­to de to­dos. Cuan­do el ma­ligno es­ta­ba en lo más al­to, O’Lan­tern gra­bó una cruz en el ár­bol y lo ro­deó con pe­que­ñas cru­ces de ma­de­ra, atra­pan­do de nue­vo a su an­fi­trión. La exi­gen­cia fue que de­ja­se su al­ma pa­ra siem­pre. Sin em­bar­go, al fi­nal el des­tino le de­vol­vió el gol­pe: al mo­rir, el es­pí­ri­tu de Jack fue ex­pul­sa­do de los cie­los por sus múl­ti­ples pe­ca­dos. En­ton­ces, bus­can­do re­fu­gio, ba­jó a los in­fier­nos pa­ra con­ven­cer al dia­blo de que lo aco­gie­se. Pe­ro és­te no ha­bía ol­vi­da­do su afren­ta: le re­cor­dó que no po­día po­seer su al­ma y lo ex­pul­só de allí. Cuan­do aban­do­na­ba el in­fierno, co­mién­do­se un na­bo, el dia­blo le arro­jó unas bra­sas que no de­ja­rían de ar­der. Jack las in­tro­du­jo en el na­bo y des­de en­ton­ces va­gó por la tie­rra con su “lin­ter­na de Jack”, bus­can­do re­po­so. Con el tiem­po, los na­bos que usa­ban tam­bién los drui­das se­rían sus­ti­tui­dos por ca­la­ba­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.