AL­GU­NOS EX­TRA­ÑOS TRAS­TOR­NOS DEL SUE­ÑO

Enigmas - - SOMBRAS -

Pe­se a que en las úl­ti­mas dé­ca­das el sue­ño ha co­men­za­do a ser es­tu­dia­do y en­ten­di­do de una ma­ne­ra mu­cho más lú­ci­da que años atrás, los com­por­ta­mien­tos du­ran­te es­te pe­rio­do si­guen sien­do, en oca­sio­nes, un gran mis­te­rio y re­sul­tan al me­nos ex­tra­va­gan­tes a quien se en­cuen­tra en vi­gi­lia. Val­ga un ejem­plo, el lla­ma­do Sín­dro­me de Klei­ne-Lei­ne, que exi­ge a quien lo pa­de­ce dor­mir du­ran­te al­re­de­dor de vein­te ho­ras se­gui­das. Co­no­ci­do tam­bién co­mo el Sín­dro­me de la Be­lla Dur­mien­te, los pa­cien­tes su­fren des­orien­ta­ción, con­duc­ta ob­se­si­va, hi­per­se­xua­li­dad, so­bre­ali­men­ta­ción com­pul­si­va o un de­te­rio­ro im­por­tan­te en la hi­gie­ne per­so­nal, en­tre otros sín­to­mas. Más vio­len­ta es la con­duc­ta en el lla­ma­do Tra­torno de Con­duc­ta del Sue­ño en fa­se REM, en el que el en­fer­mo pier­de la ha­bi­tual fa­se de re­po­so en di­cha fa­se y, por el con­tra­rio, lle­ga a com­por­tar­se de for­ma muy vio­len­ta, en oca­sio­nes agre­dién­do­se a sí mis­mo o ata­can­do con bru­ta­li­dad a la per­so­na con la que duer­me. Muy des­agra­da­ble pa­ra quien lo su­fre es el Sín­dro­me de la Ca­be­za Ex­plo­si­va, que ge­ne­ra, al­re­de­dor de dos ho­ras des­pués de caer dor­mi­do, un rui­do in­ten­sí­si­mo en el dur­mien­te y la sen­sa­ción de que, in­me­dia­ta­men­te, la ca­be­za le va a es­ta­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.