UN PSI­CÓ­PA­TA EN EL OCÉANO

UN ASE­SINO EN SE­RIE EN LAS AGUAS DE NEW JER­SEY

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Ja­vier Mar­tín

En 1916, una olea­da de ata­ques mor­ta­les en las pla­yas de Nue­va Jer­sey ate­rro­ri­zó a me­dio mun­do. ¿Qué cla­se de mons­truo ma­rino fue el cau­san­te de ta­les es­tra­gos?

1975 FUE EL AÑO DE TI­BU­RÓN. LA PE­LÍ­CU­LA DE SPIEL­BERG BA­TIÓ TO­DOS LOS RÉ­CORDS DE TA­QUI­LLA AL TIEM­PO QUE GE­NE­RÓ EL TE­RROR EN LOS BA­ÑIS­TAS DE ME­DIO MUN­DO. HA­BRÁ QUIEN PIEN­SE QUE NO ERA PA­RA TAN­TO, QUE SÓ­LO ERA UNA PE­LÍ­CU­LA. ME­JOR QUE NO SE­PAN QUE LOS BRU­TA­LES ATA­QUES DEL ES­CUA­LO ES­TA­BAN BA­SA­DOS EN HE­CHOS REALES. OCU­RRIE­RON EN 1916. EN LOS EEUU.

He­ró­do­to de Ha­li­car­na­so (485-424 a.C) es con­si­de­ra­do el pri­mer his­to­ria­dor. En una de sus des­crip­cio­nes de­ta­lla una ba­ta­lla en la que com­ba­tían grie­gos y per­sas en las in­me­dia­cio­nes del mon­te At­hos. En la mis­ma no se­rían el odio en­tre los con­ten­dien­tes ni sus ar­mas los cau­san­tes del ma­yor nú­me­ro de ba­jas, sino unos ex­tra­ñí­si­mos e im­po­nen­tes mons­truos ma­ri­nos, que ani­qui­la­ron con vio­len­cia a una enor­me can­ti­dad de sol­da­dos. Es­tos mons­truos ma­ri­nos no tar­da­ron en ser iden­ti­fi­ca­dos con ti­bu­ro­nes.

Sim­ple­men­te nom­brar­los es­tre­me­ce. Son al­re­de­dor de 400 las es­pe­cies de es­cua­los co­no­ci­das, al­gu­nas de un ta­ma­ño de ape­nas unos cen­tí­me­tros, ca­si to­dos inofen­si­vos pa­ra el ser hu­mano. Pe­se a ello, el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo lo iden­ti­fi­ca con una ame­na­za, con la atro­ci­dad in­mi­se­ri­cor­de, con una ve­lo­ci­dad en­dia­bla­da en los océa­nos. Pen­sar en un ti­bu­rón es ha­cer­lo en sus fau­ces co­lo­sa­les, en sus den­te­lla­das, en un mar de san­gre hu­ma­na ti­ñen­do las aguas tras un ata­que im­pla­ca­ble. Ese mis­mo mie­do, mez­cla de mi­to­lo­gía y des­co­no­ci­mien­to, se pier­de en la no­che de los tiem­po, por lo que no de ex­tra­ñar que es­té ca­si ad­he­ri­do a la ge­né­ti­ca hu­ma­na. “El gran ti­bu­rón blan­co y los ti­bu­ro­nes en ge­ne­ral son unos ver­da­de­ros fó­si­les vi­vien­tes, ya que es de las es­pe­cies que más tiem­po lle­van vi­vien­do ba­jo el fon­do ma­rino”, es­cri­be el es­pe­cia­lis­ta y co­la­bo­ra­dor de ENIG­MAS Jo­sé Gregorio Gon­zá­lez en su li­bro Crip­to­zoo­lo­gía: El enig­ma de los ani­ma­les im­po­si­bles. “El gran po­der de­pre­da­dor de los ti­bu­ro­nes y sus fi­ní­si­mos sen­ti­dos, ya que, por ejem­plo, son ca­pa­ces de iden­ti­fi­car una go­ta de san­gre en mi­les de li­tros de agua, les han per­mi­ti­do so­bre­vi­vir has­ta nues­tros días”, ex­pli­ca. Su com­por­ta­mien­to es­qui­vo, sus ata­ques ines­pe­ra­dos y los mu­chos mis­te­rios que acom­pa­ñan su se­cu­lar bio­gra­fía han con­tri­bui­do a im­pul­sar su le­yen­da, a con­ver­tir­los en una es­pe­cie tan te­mi­da co­mo fas­ci­nan­te.

Pe­ro se­ría fal­tar a la ver­dad si ob­viá­se­mos el ver­da­de­ro mo­ti­vo que ha he­cho de los ti­bu­ro­nes una es­pe­cie ate­rra­do­ra y po­pu­lar en los úl­ti­mos 45 años. En ello tie­ne mu­cho que ver el rey Mi­das de Holly­wood, Ste­ven Spiel­berg. En ello tie­ne mu­chí­si­mo que ver el ines­pe­ra­do éxi­to de una cin-

ta que has­ta el es­treno de Star Wars go­zó del ho­nor de ser la pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra de la his­to­ria. El tí­tu­lo ya lo sa­ben to­dos: Ti­bu­rón.

El 20 de ju­nio de 1975 se es­tre­na­ba en las pan­ta­llas es­ta­dou­ni­den­ses una de esas pe­lí­cu­las que, aun na­cien­do con am­bi­ción, ven su­pe­ra­das sus ex­pec­ta­ti­vas has­ta con­ver­tir­se en un éxi­to ro­tun­do y, a me­dio pla­zo, en una pe­lí­cu­la de cul­to. No en vano, es­ta­mos es­cri­bien­do so­bre un tí­tu­lo que cam­bia­rá Holly­wood, que en­se­ña el ca­mino co­mer­cial que ha­brá de se­guir a par­tir de en­ton­ces el ci­ne mo­derno, que de­li­mi­ta­rá un con­cep­to de ta­qui­lla­zo, que de­fi­ni­rá por com­ple­to Star Wars. La pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la al­can­zó los nue­ve mi­llo­nes de eu­ros –ca­si tri­pli­can­do el pre­su­pues­to ini­cial–, y su re­cau­da­ción as­cen­dió has­ta los ¡471 mi­llo­nes de eu­ros! Más de 65 mi­llo­nes de per­so­nas sin­tie­ron el te­rror de los es­cua­los en la gran pan­ta­lla. Y, más allá de ello, fue un hi­to en la for­ma de pro­mo­cio­nar su es­treno, con una im­por­tan­te cam­pa­ña en te­le­vi­sión, y, so­bre to­do, en el desa­rro­llo de un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio in­di­rec­to: el mer­char­di­sing.

Pe­ro lo que real­men­te de­fi­nió el éxi­to de la pe­lí­cu­la fue su ori­gi­na­li­dad: una pe­lí­cu­la de te­rror, sin fan­tas­mas, sucesos pa­ra­nor­ma­les ni ex­tra­ños psi­có­pa­tas. Sim­ple­men­te, un ti­bu­rón ase­sino al que es im­po­si­ble atra­par. Por­que eso es Ti­bu­rón, la his­to­ria de un es­cua­lo enor­me que se en­sa­ña con los ba­ñis­tas de la pla­ya de Amity Is­land y desata el te­rror en­tre la ex­pe­di­ción que se dis­po­ne a ca­zar­lo.

UNA HIS­TO­RIA REAL

Una jor­na­da apa­ci­ble en un mar so­se­ga­do se trans­for­ma en un ata­que sú­bi­to y vio­len­to. Una jor­na­da de pla­cer, en el te­rror más im­pre­vis­to. Pe­ro ape­nas nos du­ra la an­gus­tia un par de dos ho­ras. Des­pués, se en­cien­den las lu­ces y la ru­ti­na nos ha­ce aban­do­nar cual­quier mie­do. Es só­lo una pe­lí­cu­la… ¿O no? Real­men­te, no. Por­que lo que cuen­ta Ti­bu­rón su­ce­dió fue­ra de las pan­ta­llas, en el mun­do real, mu­chos años an­tes. Ca­si seis dé­ca­das.

El 1 de ju­lio de 1916, un hom­bre de 25 años, Char­les Van­sant, dis­fru­ta­ba de una jor­na­da plá­ci­da de pla­ya. Una in­so­len­te ola de ca­lor abo­fe­tea­ba el co­mien­zo del ve­rano en una pe­que­ña ciu­dad de New Jer­sey, Beach Ha­ven. Los ba­ñis­tas se re­fres­ca­ban, cuan­do, re­pen­ti­na­men­te, un enor­me es­cua­lo lan­zó sus fu­ri­bun­das man­dí­bu­las con­tra el atur­di­do jo­ven. El mor­dis­co es bru­tal. Los ba­ñis­tas con­si­guie­ron sa­car a Van­sant del agua, una de cu­yas pier­nas ha­bía que­da­do des­tro­za­da por el ata­que. Ape­nas dos ho­ras des­pués, Char­les Van­sant mo­ría.

Cin­co días des­pués, el 6 de ju­lio, la pla­ya de Spring La­ke, tam­bién en New Jer­sey, es­ta­ba más lle­na que nun­ca. El bo­to­nes de un ho­tel de la lo­ca­li­dad se ha­bía ale­ja­do de la ori­lla pa­ra bra­cear con desaho­go. Al­guno de los mu­chos ba­ñis­tas que ates­ta­ban la pla­ya es­cu­chó a lo le­jos gri­tos. Al­guno de esos ba­ñis­tas ob­ser­vó que és­tos se acom­pa­ña­ban de es­pas­mos por par­te de un ba­ñis­ta. Dos guar­da­cos­tas na­da­ron a to­da ve­lo­ci­dad en su di­rec­ción. Allí en­con­tra­ron una dan­tes­ca ima­gen. Char­les Bru­der, de 27 años, el bo­to­nes del Ho­tel Es­sex flo­ta­ba con una mue­ca de do­lor en el ros­tro. A su al­re­de­dor, un círcu­lo de san­gre. Cuan­do tras­la­da­ron su cuer­po a la ori­lla, to­dos los pre­sen­tes ob­ser­va­ron, ate­rra­dos, que le fal­ta­ba

Char­les Bru­der flo­ta­ba con una mue­ca de pa­vor en su ros­tro. A su al­re­de­dor, un círcu­lo de san­gre. Na­da se pu­do ha­cer por su vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.