OVNIS DIABÓLICOS

Enigmas - - SUMARIO -

Una co­rrien­te de la ufo­lo­gía re­la­cio­na a los No Iden­ti­fi­ca­dos con el dia­blo, y a las ab­duc­cio­nes con ex­pe­rien­cias que tie­nen el fin de ro­bar nues­tras almas…

A LA HO­RA DE EX­PLI­CAR EL FE­NÓ­MENO OVNI SE SUE­LEN BA­RA­JAR DOS GRAN­DES HI­PÓ­TE­SIS: ES­TA­MOS AN­TE LA PRE­SEN­CIA DE CI­VI­LI­ZA­CIO­NES EX­TRA­TE­RRES­TRES MUY DESA­RRO­LLA­DAS O BIEN TO­DO ES UN ELA­BO­RA­DO MI­TO. SIN EM­BAR­GO, EXIS­TE UNA UFO­LO­GÍA DE COR­TE MÁS RE­LI­GIO­SO QUE IDEN­TI­FI­CA A ESOS ES­QUI­VOS VI­SI­TAN­TES CON EL DIA­BLO E IN­TER­PRE­TA LAS AB­DUC­CIO­NES CO­MO EX­PE­RIEN­CIAS PA­RA ARRE­BA­TAR NUES­TRAS ALMAS. UNA VI­SIÓN MUY RADICAL Y HE­TE­RO­DO­XA QUE PA­RE­CE HA­BER IN­CRE­MEN­TA­DO SUS SE­GUI­DO­RES EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS.

En ju­lio de 2009, la ya mí­ti­ca lo­ca­li­dad de Ros­well ce­le­bró el Pri­mer Sim­po­sio Cris­tiano so­bre OVNIs y ex­tra­te­rres­tres. El en­cuen­tro reunió a pas­to­res, sa­cer­do­tes, fi­ló­lo­gos bí­bli­cos y ufó­lo­gos con el pro­pó­si­to de re­fle­xio­nar acer­ca de la na­tu­ra­le­za de los tri­pu­lan­tes que es­tán de­trás de los avis­ta­mien­tos.

Pa­ra un sig­ni­fi­ca­ti­vo nú­me­ro de in­ves­ti­ga­do­res la res­pues­ta a tal in­cóg­ni­ta po­dría ha­llar­se en la Bi­blia, don­de los alie­ní­ge­nas se co­rres­pon­de­rían me­ta­fó­ri­ca­men­te con los án­ge­les caí­dos. Hay al­gu­nos pa­sa­jes del An­ti­guo Tes­ta­men­to que sue­len ci­tar­se con fre­cuen­cia pa­ra fun­da­men­tar di­cha aso­cia­ción. Por ejem­plo, Gé­ne­sis 6: 4, don­de fi­gu­ra que “los gi­gan­tes apa­re­cie­ron en la tie­rra cuan­do los hi­jos de Dios se unie­ron con las hi­jas de los hom­bres pa­ra te­ner hi­jos con ellas, y tam­bién des­pués. Ellos fue­ron los famosos hé­roes de los tiem­pos an­ti­guos”. Ta­les “hi­jos de Dios” han re­ci­bi­do en­tre otras con­si­de­ra­cio­nes la interpretación de “án­ge­les caí­dos” en fun­ción de cier­tas ra­zo­nes eti­mo­ló­gi­cas. ¿Y quié­nes se­rían en ver­dad es­tos “án­ge­les caí­dos”? Pa­ra mu­chos es­tu­dio­sos del fe­nó­meno OVNI, vi­si­tan­tes lle­ga­dos de otros rin­co­nes del cos­mos en na­ves es­pa­cia­les y que hi­bri­da­ron con las mu­je­res de la po­bla­ción local.

En con­se­cuen­cia, es­ta lec­tu­ra ufo­ló­gi­ca de la Bi­blia eli­mi­na de un plu­ma­zo a Me­sías, án­ge­les y de­mo­nios. Los des­va­ne­ce co­mo en­ti­da­des so­bre­na­tu­ra­les, pro­duc­to de la ac­ción de Dios en el Uni­ver­so, a cam­bio de trans­for­mar­los en me­ros se­res tec­no­ló­gi­ca­men­te muy avan­za­dos de ci­vi­li­za­cio­nes ex­tra­te­rres­tres. De he­cho, mu­chos de­fen­so­res de lo que se ha da­do en lla­mar las teo­rías de los alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les lle­van es­ta re­fle­xión to­da­vía más le­jos. Pos­tu­lan que las prin­ci­pa­les re­li­gio­nes de­ben su ori­gen a maes­tros ins­truc­to­res ve­ni­dos del es­pa­cio ex­te­rior.

Ba­jo el pris­ma de se­me­jan­tes plan­tea­mien­tos, los de­vo­tos de las más ex­ten­di­das con­fe­sio­nes re­li­gio­sas ac­tua­les ten­drían un gra­ve pro­ble­ma: ¿Has­ta qué pun­to se pue­den fiar de lo que creen? ¿Aca­so el fun­da­men­to de su fe no se­ría una com­ple­ta fic­ción? ¿Una so­fis­ti­ca­da ar­gu­cia ela­bo­ra­da por cria­tu­ras de otros mun­dos pa­ra ma­ni­pu­lar­nos? Al fin y al ca­bo, to­do lo que con­si­de­ra­mos mi­la­gro

re­li­gio­so, apa­ri­ción ma­ria­na, angélica o por­ten­to del de­mo­nio, en el fon­do re­sul­ta­rían in­ge­nio­sos efec­tos fa­bri­ca­dos por las en­ti­da­des alie­ní­ge­nas que lle­van mi­le­nios vi­si­tán­do­nos. La ufo­lo­gía así en­ten­di­da cons­ti­tui­ría una vi­sión ra­di­cal­men­te ma­te­ria­lis­ta del mun­do don­de cual­quier pro­di­gio des­co­no­ci­do se­ría cau­sa­do por una cien­cia y tec­no­lo­gía su­pe­rio­res en ma­nos de ex­tra­te­rres­tres. Ellos se­rían los au­tén­ti­cos dioses, dis­fra­za­dos y ve­ne­ra­dos en la his­to­ria.

En cam­bio, el men­cio­na­do en­cuen­tro cris­tiano de Ros­well en 2009 vino a reivin­di­car jus­to to­do lo con­tra­rio. Fren­te a la idea do­mi­nan­te acer­ca de esos alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les, los or­ga­ni­za­do­res del sim­po­sio abo­ga­ban por la na­tu­ra­le­za ver­da­de­ra­men­te de­mo­nia­ca de los ex­tra­te­rres­tres. De es­te mo­do, los OVNIs que­da­rían nue­va­men­te in­te­gra­dos en el plan de Dios. No en vano, el pro­mo­tor de di­chas jor­na­das, Joe Jor­dan, es un ufó­lo­go que en­con­tró la fe, jus­ta­men­te, tras in­ves­ti­gar nu­me­ro­sos ca­sos de ab­duc­cio­nes, cuan­do lo más ha­bi­tual sue­le ser tran­si­tar por el ca­mino in­ver­so.

Jor­dan fun­dó en Flo­ri­da, a prin­ci­pios de 1995, CE4 Re­search, un gru­po pri­va­do de­di­ca­do a es­tu­diar los se­cues­tros y con­tac­tos di­rec­tos con ex­tra­te­rres­tres. En aquel mo­men­to, Jor­dan “era ag­nós­ti­co. Es­ta­ba prac­ti­can­do co­sas de la Nue­va Era. Con­vir­tien­do a los cris­tia­nos de mi al­re­de­dor a la Nue­va Era y su la­do me­ta­fí­si­co”, re­la­tó al dia­rio Exa­mi­ner en 2009. Sin em­bar­go, una vez tra­tó más y más con ab­du­ci­dos, ter­mi­nó re­em­pla­zan­do sus cris­ta­les de cuar­zo por la Bi­blia.

Lo que más per­sua­dió a Jor­dan a la ho­ra de en­fo­car la ufo­lo­gía des­de el cris­tia­nis­mo fue que mu­chos testigos con­si­guie­ron de­te­ner su in­mi­nen­te se­cues­tro OVNI gri­tan­do el nom­bre de Je­sús. En el ar­tícu­lo “Las ab­duc­cio­nes aca­ban gra­cias al nom­bre de Cris­to”, re­co­pi­ló 95 tes­ti­mo­nios de cris­tia­nos que, al in­ten­tar ser atra­pa­dos por ex­tra­te­rres­tres, con­si­guie­ron in­te­rrum­pir la ope­ra­ción gra­cias a que in­vo­ca­ron “la au­to­ri­dad de JE­SU­CRIS­TO. No co­mo una pa­la­bra má­gi­ca, sino por su leal­tad y re­la­ción per­so­nal con él”.

13 años y 350 ca­sos más tar­de, el con­ven­ci­mien­to de Jor­dan es ab­so­lu­to y man­tie­ne que la me­jor ma­ne­ra de afron­tar el es­tu­dio de tan de­li­ca­do asun­to es a tra­vés de una bue­na for­ma­ción bí­bli­ca. No obs­tan­te, re­co­no­ce que la ufo­lo­gía es­tá di­vi­di­da. Por un la­do, es­tán los in­ves­ti­ga­do­res cris­tia­nos co­mo él, pe­ro, por el otro, quie­nes se mues­tran muy re­frac­ta­rios a di­chas ideas por man­te­ner­se de­ma­sia­do vin­cu­la­dos a los pre­su­pues­tos de la Nue­va Era y la me­ta­fí­si­ca. Es más, Jor­dan ha­bla de en­cu­bri­mien­to del asun­to por par­te de los es­pe­cia­lis­tas que nie­gan en pú­bli­co lo que ad­mi­ten en pri­va­do an­te la con­tun­den­cia de las prue­bas que se les pro­por­cio­na. Es­te cis­ma lo com­pro­bó en sus pro­pias car­nes en el año 2008 cuan­do, jun­to con Da­vid Ruf­fino, de­ci­die­ron co­mu­ni­car pú­bli­ca­men­te las con­clu­sio­nes de su gru­po de tra­ba­jo en el Mu­seo OVNI de Ros­well.

Am­bos po­nen­tes pre­sen­ta­ron la con­fe­ren­cia “Co­mu­nión pro­fa­na. La pie­za no desea­da del puz­le OVNI” y, al clau­su­rar­la, ocu­rrió al­go sin pre­ce­den­tes. Co­men­za­ron a en­trar en la sa­la di­fe­ren­tes per­so­nas que, po­co a po­co, fue­ron su­bien­do a la ta­ri­ma. Una vez allí, al­re­de­dor de una de­ce­na de ellas to­ma­ron la pa­la­bra pa­ra dar tes­ti­mo­nio de có­mo Cris­to les ha­bía sal­va­do de un se­cues­tro ex­tra­te­rres­tre. El res­to de ufó­lo­gos asis­ten­tes no se to­ma­ron na­da bien aque­lla pues­ta en es­ce­na.

Pe­se a tan­ta re­sis­ten­cia, Jor­dan no se re­sig­nó. Al año si­guien­te or­ga­ni­zó el men­cio­na­do sim­po­sio cris­tiano so­bre OVNIs por­que “sa­be­mos que los án­ge­les tie­nen la ca­pa­ci­dad de ma­ni­fes­tar­se des­de lo es­pi­ri­tual a lo fí­si­co, trans­for­mar­se, pa­sar a tra­vés de los ob­je­tos, y to­das es­tas son mar­cas pro­pias de los lla­ma­dos alie­ní­ge­nas”. Por tan­to, los án­ge­les caí­dos es­ta­rían ac­tuan­do en­tre no­so­tros, tra­tan­do de en­ga­ñar­nos: “To­da ex­pe­rien­cia OVNI”, en­fa­ti­za­ba Jor­dan, “pre­ten­de cam­biar la men­ta­li­dad. Cam­bia­rá tus pun­tos de vis­ta. Cam­bia tu per­cep­ción de la reali­dad, te ale­ja del úni­co Dios ver­da­de­ro (…)”.

APO­CA­LIP­SIS OVNI

Joe Jor­dan con­ti­núa di­vul­gan­do sin

Ha es­cri­to un li­bro y re­pe­ti­do su con­fe­ren­cia allá don­de va, in­clui­do el re­cien­te 70th An­ni­ver­sary Ros­well UFO Fes­ti­val, ce­le­bra­do en 2017 en el mar­co de “70 años des­pués: Desafíos ac­tua­les a la Hi­pó­te­sis Ex­tra­te­rres­tre”. Pe­ro Jor­dan no es­tá so­lo. For­ma par­te de una co­rrien­te ufo­ló­gi­ca bas­tan­te arrai­ga­da que si­gue ga­nan­do adep­tos y cuen­ta con re­fe­ren­tes bien co­no­ci­dos.

Sin du­da, el ma­yor ac­ti­vis­ta en la ma­te­ria ha si­do Eric In­glesby. Es­te bri­tá­ni­co, na­ci­do en 1915, con­tra­jo ma­la­ria el año 1938 mien­tras es­ta­ba en­ro­la­do en la ma­ri­na. La en­fer­me­dad le co­lo­có a las puer­tas de la muer­te y du­ran­te la ago­nía tu­vo una ex­tra­ña en­so­ña­ción que no fue ca­paz de in­ter­pre­tar del to­do en aquel mo­men­to. Ya re­cu­pe­ra­do y al ca­bo de una dé­ca­da, cuan­do en 1947 aflo­ró el fe­nó­meno OVNI mo­derno y la ame­na­za nu­clear hi­zo tem­blar al mun­do, en­ten­dió que aque­llas na­ves vo­la­do­ras y enor­mes co­lum­nas de hu­mo en for­ma de hon­go pro­ta­go­nis­tas de su ex­pe­rien­cia oní­ri­ca es­ta­ban co­nec­ta­das. In­glesby, sin sa­ber­lo, ha­bía con­tem­pla­do la des­truc­ción de la Tie­rra a ma­nos de pla­ti­llos vo­lan­tes y bom­bas ató­mi­cas mu­cho an­tes de que am­bas co­sas fue­ran co­no­ci­das. Pe­ro, en esa vi­sión pro­fé­ti­ca, ¿quié­nes di­ri­gían el ata­que? Sor­pren­den­te­men­te, a bor­do no iban alie­ní­ge­nas, sino re­co­no­ci­bles cria­tu­ras de­mo­nía­cas. El dia­blo uti­li­za­ba los OVNIs pa­ra ha­cer­se pre­sen­te en el pla­ne­ta, ga­nar­se la vo­lun­tad y el al­ma de los in­cau­tos, has­ta aca­bar con la hu­ma­ni­dad. Una vez In­glesby com- pren­dió el sig­ni­fi­ca­do de aquel va­ti­ci­nio pu­so to­do el em­pe­ño pa­ra evi­tar que se cum­plie­ra. Fue uno de los pri­me­ros sus­crip­to­res de la revista Fl­ying Sau­cer Re­view en 1955 pa­ra es­tar bien al co­rrien­te del te­ma y, lue­go, en 1964, in­gre­só en el cle­ro de In­gla­te­rra, don­de ter­mi­nó or­de­na­do sa­cer­do­te “pa­ra pro­te­ger su al­ma”. Du­ran­te esa mis­ma dé­ca­da man­tu­vo co­rres­pon­den­cia con mi­li­ta­res, li­te­ra­tos y re­li­gio­sos in­flu­yen­tes a los que trans­mi­tió su con­cep­ción dia­bó­li­ca de la ufo­lo­gía. En 1977 dio un pa­so más y tra­tó de crear un fren­te de reac­ción co­lec­ti­va me­dian­te la fun­da­ción de la Ch­ris­tian UFO Re­search As­so­cia­tion, don­de te­nían ca­bi­da clé­ri­gos de di­fe­ren­tes con­fe­sio­nes cris­tia­nas, uni­dos ba­jo el ob­je­ti­vo co­mún de ad­ver­tir a la po­bla­ción de los pe­li­gros de los OVNIs, ma­te­ria pro­pia de in­cau­tos y “pla­ga­da de he­re­jías y fal­sas creen­cias” que ope­ra­ban con­tra la Paz de Cris­to. Fue ese mis­mo año cuan­do se es­tre­nó la pe­lí­cu­la de Ste­ven Spiel­berg, En­cuen­tros en la Ter­ce­ra Fa­se, la cual In­glesby en­ten­dió co­mo una tra­ma que di­vul­ga­ba di­si­mu­la­da­men­te el sa­ta­nis­mo, la po­se­sión demoníaca y los ate­rri­za­jes en la elo­cuen­te To­rre del Dia­blo de Wyo­ming. Na­tu­ral­men­te, la res­pues­ta de es­te pas­tor ufó­lo­go no se hi­zo es­pe­rar y re­mi­tió car­tas de ad­ver­ten­cia a di­fe­ren­tes au­to­ri­da­des co­mo el Ar­zo­bis­po de Can­ter­bury, Lord Mount­bat­ten, la rei­na Isa­bel II y el prín­ci­pe Fe­li­pe pa­ra que ja­más acu­die­ran a ver el film. En 1978 pu­so por es­cri­to to­das sus re­fle­xio­nes ufo­des­can­so.

En aque­lla épo­ca, In­glesby man­tu­vo co­rres­pon­den­cia con fi­gu­ras re­le­van­tes a las que trans­mi­tió su con­cep­ción dia­bó­li­ca del fe­nó­meno OVNI

ló­gi­cas y las pu­bli­có en el li­bro UFOs and the Ch­ris­tian. No con­for­me con eso, con­si­guió que, en la se­sión acer­ca del fe­nó­meno OVNI ce­le­bra­da en el Cá­ma­ra de los Lo­res al año si­guien­te, el obis­po de Nor­wich, Maur­ce Wood, se hi­cie­ra eco de al­gu­nas de sus opi­nio­nes, co­mo la re­fe­ri­da a que la creen­cia ob­se­si­va en pla­ti­llos vo­lan­tes “os­cu­re­cía las ba­ses de la ver­dad cris­tia­na”.

Sin em­bar­go, In­glesby tra­tó de com­pro­me­ter­se aún más con la cau­sa. En 1980 se con­vir­tió al cris­tia­nis­mo or­to­do­xo, mo­men­to en el que adop­tó el nom­bre de pa­dre Paul. Ha­bía acu­di­do a una reunión con el pa­dre Se­rap­him Ro­se en un mo­nas­te­rio en Ca­li­for­nia. Ro­se era el re­fe­ren­te de una co­rrien­te de cris­tia­nos or­to­do­xos muy radical y tam­bién ha­bía mos­tra­do su re­cha­zo a los OVNIs en la mis­ma lí­nea que In­glesby. Los con­si­de­ra­ba “la más nue­va de las téc­ni­cas me­dium­nís­ti­cas me­dian­te las cua­les el dia­blo ga­na ini­cia­dos en su reino ocul­to. Son una se­ñal te­rri­ble de que el hom­bre se ha vuel­to sus­cep­ti­ble a la in­fluen­cia demoníaca co­mo nun­ca an­tes en la era cris­tia­na”, ade­más de que por­tan el si­guien­te men­sa­je: “pre­pa­rar­se pa­ra el an­ti­cris­to; el ‘sal­va­dor’ del mun­do após­ta­ta vie­ne a go­ber­nar­lo”.

El pa­dre Paul, des­de su nue­va fe, no ba­jó la guar­dia y creó un nue­vo gru­po de pre­sión lla­ma­do Ch­ris­tian UFO Con­cern, el cual, en 1996, ela­bo­ró un dos­sier que an­du­vo cir­cu­lan­do de mano en mano fo­to­co­pia­do en­tre per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das de la épo­ca. La mo­ra­le­ja de aquel fo­lle­to in­sis­tía en que los OVNIs con­for­ma­ban un asun­to esen­cial­men­te de ín­do­le re­li­gio­sa y es­pi­ri­tual, más que mi­li­tar.

DEMONÓLOGOS EN EL PENTÁGONO

Los gru­pos cris­tia­nos de pre­sión aus­pi­cia­dos por In­glesby fue­ron una reali­dad den­tro del pa­no­ra­ma ufo­ló­gi­co bri­tá­ni­co. Sus ac­ti­vi­da­des en pú­bli­co y pri­va­do vie­nen res­pal­da­das por abun­dan­te do­cu­men­ta­ción. Sin em­bar­go, cuan­do ras­trea­mos ini­cia­ti­vas se­me­jan­tes den­tro de la al­ta ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se, tro­pe­za­mos con la ru­mo­ro­lo­gía y la fal­ta de evi­den­cias. Por ejem­plo, el in­ves­ti­ga­dor Nick Red­fern ha ma­ni­fes­ta­do en va­rias oca­sio­nes la exis­ten­cia de Eli­te Co­llins, un gru­po de tra­ba­jo al es­ti­lo think-tank y es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do con el go­bierno de los EEUU. Los com­po­nen­tes de Eli­te Co­llins es­ta­rían ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­dos de que el fe­nó­meno OVNI y la hi­pó­te­sis de su pro­ce­den­cia ex­tra­te­rres­tre se­rían, en ver­dad, una ar­ti­ma­ña del dia­blo pa­ra con­fun­dir­nos y pre­pa­rar el Apo­ca­lip­sis. En su li­bro Fi­nal Events, Red­fern des­ve­ló que es­tas in­for­ma­cio­nes le fue­ron con­fia­das por va­rios miem­bros del De­par­ta­men­to de De­fen­sa.

Más re­cien­te­men­te, Geor­ge Knapp, el pe­rio­dis­ta de Las Ve­gas que di­vul­gó va­rios ví­deos mi­li­ta­res de avis­ta­mien­tos OVNI ha­ce unos me­ses, re­fi­rió en una en­tre­vis­ta có­mo den­tro del fun­cio­na­ria­do mi­li­tar del país hay, “en di­fe­ren­tes agen­cias de in­te­li­gen­cia, per­so­nas de al­to ni­vel que son cris­tia­nos fun­da­men­ta­lis­tas; quie­nes pien­san que cual­quier co­sa que in­vo­lu­cre a los OVNIs y lo paranormal es sa­tá­ni­ca, y que al es­tu­diar­lo in­vi­ta­mos a Sa­ta­nás a es­te mun­do”. En vir­tud de tal con­ven­ci­mien­to, es­tos fun­cio­na­rios cre­yen­tes sa­bo­tea­ron y con­si­guie­ron fi­nal­men­te ce­rrar el pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción ufo­ló­gi­ca del Pentágono, ope­ra­ti­vo des­de 2007 has­ta 2012 y con una financiación anual de 22 mi­llo­nes de dó­la­res se­gún re­ve­ló The New York Ti­mes. El in­ves­ti­ga­dor es­cép­ti­co Ja­son Co­la­vi­to no con­si­de­ra del to­do in­ve­ro­sí­mi­les es­tas afir­ma­cio­nes por­que “los en­tu­sias­tas de lo paranormal y los demonólogos cris­tia­nos ca­si se­gu­ra­men­te exis­ten en las fi­las del Pentágono, y pro­ba­ble­men­te ejer­zan más po­der del que cual­quie­ra qui­sie­ra ad­mi­tir, aun­que no de una ma­ne­ra for­mal”.

El pro­pio Luis Eli­zon­do, ex miem­bro del ci­ta­do Pro­gra­ma de Iden­ti­fi­ca­ción de Ame­na­zas Ae­ro­es­pa­cia­les Avan­za­das –AATIP– clau­su­ra­do por el Pentágono, com­par­tía pú­bli­ca­men­te

esa mis­ma opi­nión en pren­sa ha­ce unos me­ses. Pa­ra él, una de las ra­zo­nes de la eli­mi­na­ción del pro­gra­ma fue­ron las creen­cias re­li­gio­sas de fun­cio­na­rios de al­to ran­go que en­ten­dían el ori­gen de los OVNIS co­mo “de­mo­nía­co” o “di­vino”. Por su par­te, Nick Po­pe, an­ti­guo in­ves­ti­ga­dor de ano­ma­lías aé­reas pa­ra el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa bri­tá­ni­co, afir­mó tam­bién que en la ad­mi­nis­tra­ción del Reino Uni­do tro­pe­zó a me­nu­do con un pa­no­ra­ma si­mi­lar.

COSECHADORES DE ALMAS

El pa­dre Paul siem­pre man­tu­vo idén­ti­cas te­sis has­ta el fin de sus días en 2010. En una car­ta de 1993 a la Fl­ying Sau­cer Re­view, ex­po­nía el mis­te­rio de las ab­duc­cio­nes. A su pa­re­cer, los alie­ní­ge­nas ha­bían es­ta­do “ro­ban­do es­per­ma­to­zoi­des y óvu­los hu­ma­nos”, sin em­bar­go, “es­tos ele­men­tos ge­né­ti­cos muy pro­ba­ble­men­te no los cru­za­ban con sus pro­pios ma­te­ria­les ge­né­ti­cos –¡si es que los tie­nen!–”; más bien, los es­ta­rían em­plean­do pa­ra fa­bri­car se­res hu­ma­nos fal­sos: “pro­ba­ble­men­te no mi­les, sino mi­llo­nes, de es­tas cria­tu­ras que de al­gu­na ma­ne­ra, en cual­quier lu­gar, aho­ra exis­ten”. No obs­tan­te, In­glesby aña­día un apunte in­tere­san­te: esos im­pos­to­res pseu­do­hu­ma­nos “ine­vi­ta­ble­men­te, de­ben es­tar sin al­ma, y por lo tan­to pue­den ser fá­cil­men­te po­seí­dos y com­ple­ta­men­te con­tro­la­dos por es­pí­ri­tus ma­lig­nos –los pre­sun­tos alie­ní­ge­nas–. Su ob­je­ti­vo fi­nal só­lo pue­de ser la to­ma del pla­ne­ta Tie­rra me­dian­te la in­va­sión, al es­ti­lo de los ca­ba­llos de Tro­ya”.

El pro­pio edi­tor de la Fl­ying Sau­cer Re­view, Gor­don Creigh­ton, con­tes­tó a con­ti­nua­ción que “yo no co­noz­co la res­pues­ta, pe­ro úni­ca­men­te te pue­do

Mu­chos testigos afir­ma­ron ha­ber con­se­gui­do de­te­ner su se­cues­tro OVNI gra­cias a que in­vo­ca­ron la au­to­ri­dad de Cris­to, gri­tan­do su nom­bre

de­cir que to­da­vía no he en­con­tra­do otra teo­ría que me lla­me más la aten­ción co­mo pa­ra ser pro­ba­ble­men­te cier­ta”. Y es que se­gún el his­to­ria­dor de la ufo­lo­gía Da­vid Clar­ke, “Gor­don Creigh­ton fue has­ta su re­cien­te muer­te el me­jor de­mo­nó­lo­go co­no­ci­do en el Reino Uni­do”.

No obs­tan­te, tam­po­co fue aque­lla la pri­me­ra vez que el pa­dre Paul sa­ca­ba a re­lu­cir el te­ma del al­ma co­mo cues­tión di­fe­ren­cial en­tre los te­rres­tres y los ex­tra­te­rres­tres. En su li­bro de 1978, al des­cri­bir las vi­sio­nes al bor­de de la muer­te ex­pe­ri­men­ta­das 40 años atrás, co­men­tó: “No só­lo fui tes­ti­go de acon­te­ci­mien­tos fu­tu­ros, en una es­pe­cie de for­ma te­le­pá­ti­ca, sino que a lo lar­go de to­do ese tiem­po se li­bró una tre­men­da ba­ta­lla por la po­se­sión de mi al­ma”.

Tam­bién Nick Red­fern, en pes­qui­sas pos­te­rio­res a su li­bro Fi­nal Events y re­la­ti­vas al gru­po Eli­te Co­llins, cre­yó de­tec­tar la la­bor de un se­gun­do gru­po de tra­ba­jo en el en­torno gu­ber­na­men­tal. Un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio le co­men­tó que di­cho gru­po afron­ta­ba el fe­nó­meno OVNI co­mo “la pre­sen­cia de fuer­zas sa­tá­ni­cas im­pli­ca­das en un en­ga­ño mun­dial, y con dos ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les: A) alen­tar y atraer a la ra­za hu­ma­na pa­ra se­guir sus ca­mi­nos os­cu­ros, y B) atra­par las almas de to­dos y ca­da uno por ra­zo­nes que ni si­quie­ra la Bi­blia tra­ta, pe­ro que po­drían es­tar re­la­cio­na­das con la ‘in­ges­ta’ de la fuer­za vi­tal hu­ma­na de al­gu­na ma­ne­ra no en­ten­di­da exac­ta­men­te”.

Es­tos co­men­ta­rios de In­glesby y Red­fern per­mi­ten in­tro­du­cir aquí el te­ma del al­ma, asun­to que ha te­ni­do su pro­pio re­co­rri­do den­tro de la ufo­lo­gía. El al­ma es un ele­men­to me­ta­fí­si­co cul­tu­ral­men­te muy trans­ver­sal. Re­sul­ta una no­ción muy ha­bi­tual en di­fe­ren­tes tra­di­cio­nes re­li­gio­sas y fi­lo­só­fi­cas, ade­más de apa­re­cer en las creen­cias de la Nue­va Era. Así que no pue­de asom­brar de­ma­sia­do que, tar­de o tem­prano, aca­ba­ra desem­pe­ñan­do al­gún pa­pel en el es­tu­dio del fe­nó­meno OVNI. So­bre to­do den­tro de su ver­tien­te más es­pi­ri­tual.

Uno de los pri­me­ros au­to­res en aña­dir ese con­cep­to re­li­gio­so al ám­bi­to ufo­ló­gi­co fue Whitley Strie­ber a tra­vés de su con­tro­ver­ti­da obra Com­mu­nion (1989). En es­te li­bro na­rra el re­cuer­do de una po­si­ble ab­duc­ción su­fri­da en pri­me­ra per­so­na cua­tro años an­tes mien­tras ya­cía una no­che en la ca­ma. Has­ta esa fe­cha, la idea do­mi­nan­te acer­ca del sen­ti­do de esos rap­tos ex­tra­te­rres­tres de­fen­día que las víc­ti­mas eran so­me­ti­das a un es­tu­dio bio­quí­mi­co. Se le to­ma­ban mues­tras or­gá­ni­cas, flui­dos cor­po­ra­les y has­ta el ADN con fi­nes des­co­no­ci­dos. Sin em­bar­go, Strie­ber des­cri­bió la ex­pe­rien­cia per­so­nal en otros tér­mi­nos. Ori­lló cual­quier en­fo­que ma­te­ria­lis­ta de la ab­duc­ción y op­tó por dar­le una interpretación ca­si mís­ti­ca, co­mo el pro­pio tí­tu­lo avi­sa­ba: “Las per­so­nas que se en­fren­tan a los vi­si­tan­tes in­for­man de pe­que­ñas fi­gu­ras fe­ro­ces con ojos que pa­re­cen mi­rar ha­cia lo más pro­fun­do del ser. Y esos ojos es­tán pi­dien­do al­go, tal vez in­clu­so exi­gién­do­lo. Sea lo que sea, es más que sim­ple in­for­ma­ción. (…) Me pa­re­ce que bus­ca la pro­fun­di­dad mis­ma del al­ma; bus­ca co­mu­nión”.

Esa co­mu­nión en­tre te­rres­tres y vi­si­tan­tes, con­ver­tía el rap­to en un fe­nó­meno úni­co des­ti­na­do a en­tre­la­zar los es­pí­ri­tus de dos es­pe­cies di­fe­ren­tes, lo que si­tua­ba al al­ma hu­ma­na en el cen­tro mis­mo del con­tac­to OVNI.

Pa­ra Strie­ber, el atri­bu­to más lla­ma­ti­vo de aque­llos “vi­si­tan­tes” con­sis­tía en su ca­pa­ci­dad pa­ra ac­ce­der has­ta lo más re­cón­di­to e ín­ti­mo de un ser hu­mano a par­tir de un sim­ple gol­pe de vis­ta.

Y más ade­lan­te, Strie­ber de­ja­ba caer la idea de que el al­ma, pre­ci­sa­men­te, su­po­nía el au­tén­ti­co ob­je­to de in­te­rés de es­tas cria­tu­ras: “Tal vez los vi­si­tan­tes bus­quen na­tu­ral­men­te el cen­tro del al­ma y en­trar en su reali­dad, sien­do de­ma­sia­do ex­pe­ri­men­ta­dos pa­ra es­tar

in­tere­sa­dos en cual­quier otra co­sa que no fue­ra la esen­cia más pro­fun­da de nues­tros se­res”.

Com­mu­nion re­sul­tó un éxi­to de ven­tas y con­tri­bu­yó a in­ter­pre­tar de una ma­ne­ra muy dis­tin­ta el fe­nó­meno de las ab­duc­cio­nes. Mu­chos crí­ti­cos y ufó­lo­gos des­con­cer­ta­dos con­si­de­ra­ron que el au­tor ha­bía pro­yec­ta­do en el li­bro sus pro­pias creen­cias y prác­ti­cas re­li­gio­sas. Strie­ber siem­pre se ha con­si­de­ra­do ca­tó­li­co prac­ti­can­te con abun­dan­tes de­va­neos mís­ti­cos, has­ta el pun­to de que si­guió las en­se­ñan­zas de Gurd­jieff.

No obs­tan­te, a par­tir de él, mu­chos se que­da­ron con la ima­gen ama­ble de esos “vi­si­tan­tes” que pre­ten­dían una co­mu­nión de almas en­tre se­res cós­mi­cos. Al­go muy en sin­to­nía con la ma­yo­ría de las agru­pa­cio­nes y men­sa­jes de con­tac­ta­dos con­tem­po­rá­neos. En cam­bio otros, vie­ron en Com­mu­nion una prue­ba evi­den­te de la con­di­ción per­ver­sa de esas cria­tu­ras y su fir­me preo­cu­pa­ción por apo­de­rar­se de nues­tras almas.

Desa­rro­llan­do es­te úl­ti­mo plan­tea­mien­to, han des­ta­ca­do dos po­pu­la­res ufó­lo­gos ac­tua­les: Co­rra­do Ma­lan­ga y Ni­gel Ker­ner. El pri­me­ro es un pro­fe­sor de Quí­mi­ca Or­gá­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de Pi­sa que, me­dian­te la hip­no­sis regresiva y la Pro­gra­ma­ción Neu­ro­lin­güís­ti­ca, ha re­co­pi­la­do 400 tes­ti­mo­nios de ab­duc­cio­nes. Ma­lan­ga ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que los alie­ní­ge­nas han ve­ni­do pa­ra ro­bar­nos el al­ma y así ga­ran­ti­zar­se la in­mor­ta­li­dad. Ellos no po­seen tan pre­cia­do ele­men­to ener­gé­ti­co y nos es­tán clo­nan­do e hi­bri­dan­do con miem­bros de su es­pe­cie pa­ra per­pe­tuar­se y no des­apa­re­cer. Así, nos pa­ra­si­tan po­co a po­co, so­la­pa­da­men­te, has­ta ha­cer­se com­pa­ti­bles con nues­tras almas. A su vez, Ni­gel Ker­ner ha ela­bo­ra­do to­da una cos­mo­go­nía con un vo­ca­bu­la­rio con­cep­tual pro­pio y com­ple­jo que ex­pli­ca en sus obras. Muy en sín­te­sis, Ker­ner es­tá con­ven­ci­do de que los cé­le­bres ex­tra­te­rres­tres gri­ses son en reali­dad an­droi­des bio­me­cá­ni­cos, pu­ra ma­te­ria do­ta­da de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial avan­za­dí­si­ma pe­ro sin em­pa­tía ni es­pí­ri­tu. Es­tos se­res son ple­na­men­te cons­cien­tes de di­chas ca­ren­cias y tra­tan de com­ple­tar­se atra­pan­do nues­tras almas pa­ra lo­grar así la ple­ni­tud y la in­mor­ta­li­dad. Lle­van mi­le­nios in­tro­du­cien­do ADN mo­di­fi­ca­do en la es­pe­cie hu­ma­na con la in­ten­ción de re­or­ga­ni­zar par­tes del ge­no­ma. A par­tir de esos cam­bios, re­sul­ta más fá­cil la ex­trac­ción del al­ma. En una en­tre­vis­ta, Ker­ner re­su­mió el ob­je­ti­vo de las ab­duc­cio­nes di­cien­do que “los gri­ses son ca­pa­ces de cap­tu­rar las almas de cier­tos in­di­vi­duos en el mo­men­to en que el cam­po ener­gé­ti­co del al­ma aban­do­na el cuer­po ma­te­rial de un ca­dá­ver y co­mien­za su en­tra­da en el uni­ver­so in­ter­ató­mi­co; es­to es el es­pa­cio en­tre los áto­mos –que co­rres­pon­de a los tú­ne­les vis­tos en los ex­pe­ri­men­tos cer­ca­nos a la muer­te–. En el lí­mi­te ex­tre­mo del cam­po de exis­ten­cia de los áto­mos, los gri­ses es­tán es­pe­ran­do, lis­tos pa­ra ha­cer uso de su tec­no­lo­gía, que es ca­paz de mag­ni­fi­car las fuer­zas pa­ra cap­tu­rar los cam­pos mor­fo­ge­né­ti­cos elec­tro-es­pa­cia­les in­di­vi­dua­les, es de­cir, las almas, con el fin de, lue­go, evi­tar que en­tren en la eta­pa pos­te­rior de la exis­ten­cia más allá de la ma­te­ria fí­si­ca, más allá del uni­ver­so de los áto­mos”.

En de­fi­ni­ti­va, es­te in­cre­men­to de teó­ri­cos e in­ves­ti­ga­do­res que otor­gan pro­ta­go­nis­mo al al­ma den­tro del fe­nó­meno OVNI pa­re­ce en­car­nar un vehe­men­te in­ten­to de es­pi­ri­tua­li­zar la ufo­lo­gía. Tan­to los de­vo­tos de las gran­des con­fe­sio­nes re­li­gio­sas más an­ti­guas y arrai­ga­das –cris­tia­nis­mo, ju­daís­mo, is­lam, bu­dis­mo…–, co­mo los se­gui­do­res de la Nue­va Era, se sien­ten ame­na­za­dos por la hi­pó­te­sis ex­tra­te­rres­tre ya que va­cía de con­te­ni­do mu­chas de sus creen­cias.

Lo má­gi­co o lo so­bre­na­tu­ral ter­mi­na con­ver­ti­do en me­ra tec­no­lo­gía y cien­cia hi­per­de­sa­rro­lla­da, y la di­men­sión es­pi­ri­tual del cos­mos se di­lu­ye pa­ra aca­bar subs­ti­tui­da por frías le­yes y con­cep­tos de Fí­si­ca avan­za­da. La reac­ción de esos cre­yen­tes vio­len­ta­dos por ta­les plan­tea­mien­tos ufo­ló­gi­cos no se ha he­cho es­pe­rar y muy pro­ba­ble­men­te ten­de­rá a au­men­tar en el fu­tu­ro.

Mu­chos se que­da­ron con la ima­gen de esos “vi­si­tan­tes” que pre­ten­dían una co­mu­nión de almas en­tre se­res cós­mi­cos

Por­ta­da del li­bro de Un­holy Com­mu­nion: The Alien Ab­duc­tion Phe­no­me­non, Whe­re it Ori­gi­na­tes and How it Stops, del ufó­lo­go Jo­seph Jor­dan –a la de­re­cha–, quien no du­da en afir­mar que los OVNIs son de­mo­nios.

So­bre es­tas lí­neas, el pe­rio­dis­ta, crip­to­zoó­lo­go y ufó­lo­go Nick Red­fern. A la de­re­cha, el Mo­nu­men­to Nacional de la To­rre del Dia­blo, en Wyo­ming, y que hi­zo cé­le­bre Spiel­berg en En­cuen­tros en la Ter­ce­ra Fa­se.

Por­ta­da de la mí­ti­ca revista UFO Fl­ying Sau­cers. De­ba­jo, el ufó­lo­go Whitley Strie­ber y la por­ta­da de su cé­le­bre li­bro Com­mu­nion. A True Story (1989), don­de plan­tea­ba una es­tre­cha re­la­ción en­tre los “se­cues­tros OVNI” y el al­ma hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.