HORNACHUELOS His­to­ria de una mal­di­ción

Hay lu­ga­res que for­jan su le­yen­da en el tiem­po sal­pi­ca­dos de muer­te. Reali­dad y fá­bu­la se unen en una his­to­ria y per­du­ran has­ta nues­tros días crean­do lo que de­no­mi­na­mos un lu­gar en­can­ta­do. És­te es el ca­so del Se­mi­na­rio Nues­tra Se­ño­ra de los Án­ge­les, en Ho

Enigmas - - FANTASMA -

Pa­ra acer­car­nos a es­te má­gi­co en­cla­ve de­be­mos si­tuar­nos en la sie­rra de Hornachuelos, don­de la na­tu­ra­le­za crea un mar­co in­com­pa­ra­ble de be­lle­za y paz, ais­la­do de la ci­vi­li­za­ción. Un 14 de abril de 1490 fray Juan de la Pue­bla de­ci­de fun­dar allí un pe­que­ño mo­nas­te­rio; en un sim­ple vis­ta­zo po­de­mos en­ten­der el por­qué de es­ta ubi­ca­ción. Cons­trui­do prác­ti­ca­men­te so­bre un pre­ci­pi­cio, so­bre un río y ho­ra­da­do ba­jo su su­per­fi­cie por mul­ti­tud de cuevas:un lu­gar te­lú­ri­co que eli­gió el re­li­gio­so pa­ra su obra. Y es de bo­ca de es­te frai­re don­de en­con­tra­mos la pri­me­ra le­yen­da: “llo­ve­ría fue­go so­bre la Mon­ta­ña de los Án­ge­les”. La pro­fe­cía no tar­dó en cum­plir­se. –1498: un in­cen­dio arra­sa el mo­nas­te­rio. –1543: otro in­cen­dio des­tru­ye par­te del mo­nas­te­rio, lo­gran­do sal­var en es­te ca­so las imá­ge­nes y ob­je­tos de va­lor re­fu­gián­do­se en las ci­ta­das cuevas.

–1655: ocu­rre una ter­ce­ra tra­ge­dia. En es­ta oca­sión el vien­to jue­ga a fa­vor de los mon­jes y el fue­go no es tan de­vas­ta­dor.

Las cró­ni­cas re­fie­ren la ima­gen de los frai­les sal­tan­do al va­cío des­de las ven­ta­nas o en­vuel­tos en lla­mas co­rrien­do de­ses­pe­ra­dos in­ten­tan­do sal­var sus vi­das. Tan tre­men­da his­to­ria ya se­ría más que su­fi­cien­te pa­ra for­jar una le­yen­da, pe­ro los re­la­tos luc­tuo­sos del mo­nas­te­rio van mu­cho más allá.

EL SAL­TO DEL FRAI­LE

A unos 200 me­tros al nor­te del mo­nas­te­rio en­con­tra­mos una pro­fun­da caí­da de­no­mi­na­da “el sal­to del frai­le”. Aquí si­túa la le­yen­da el fi­nal de una tru­cu­len­ta his­to­ria de amor en­tre una mu­jer y su con­fe­sor, her­mano de es­te mo­nas­te­rio y de có­mo en­con­tró la muer­te a ma­nos del ma­ri­do en­ga­ña­do, que tras apu­ña­lar­lo lo arro­jó por el ba­rran­co, sa­lien­do el frai­le mi­la­gro­sa­men­te ile­so y sien­do el tai­ma­do es­po­so en­car­ce­la­do.

Es­te he­cho que­da re­fle­ja­do en la obra Don Álvaro o la fuer­za del sino, de Án­gel de Saa­ve­dra, Du­que de Ri­vas, un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra del si­glo XIX.

LA CUE­VA DE LA MU­JER PENITENTE

A la de­re­cha del se­mi­na­rio, so­bre el acan­ti­la­do, en­con­tra­mos unas es­tre­chas es­ca­li­na­tas que nos con­du­cen a un pe­que­ño ha­bi­tácu­lo. Se tra­ta del lu­gar de re­co­gi­mien­to don­de una mu­jer de pa­sa­do li­cen­cio­so de­ci­dió pa­sar sus úl­ti­mos días al am­pa­ro de los mon­jes y don­de per­ma­ne­ció en­claus­tra­da diez años has­ta su muer­te. Mu­chos ase­gu­ran que su va­po­ro­so es­pec­tro aún va­ga en­tre la cue­va y el mo­nas­te­rio.

EL HER­MANO DIE­GO

Den­tro del se­mi­na­rio, en su par­te más an­ti­gua, a mano iz­quier­da y pe­ga­das a la ro­ca vi­va, en­con­tra­mos nu­me­ro­sas cuevas ta­lla­das por la mano hu­ma­na y que ser­vían de lu­gar de pe­ni­ten­cia pa­ra los aus­te­ros mon­jes, los cua­les iban des­cal­zos, ha­cían vo­to de si­len­cio du­ran­te la se­ma­na y ob­ser­va­ban una die­ta muy fru­gal. En una de es­tas cuevas, la de­no­mi­na­da “del Her­mano Die­go”, y fren­te a un pe­que­ño al­tar ta­lla­do en la pie­dra, se en­con­tró el cuer­po sin vi­da de di­cho her­mano de ro­di­llas con las ma­nos uni­das y un ro­sa­rio en­tre ellas, en po­si­ción oran­te.

EL ES­PEC­TRO DE AN­TO­NIO ROL­DÁN

Cuen­tan que el es­pec­tro de An­to­nio Rol­dán, muer­to ac­ci­den­tal­men­te al caer por uno de los pre­ci­pi­cios que cir­cun­dan el vie­jo mo­nas­te­rio, se apa­re­cía a los pas­to­res de la zo­na, has­ta que uno de ellos en­con­tró sus hue­sos y les dio cris­tia­na se­pul­tu­ra. Quién sa­be…

EL ECIJANO

Ha­bien­do he­cho pro­me­sa de rea­li­zar una gran cruz, el Ecijano acu­día to­dos los días has­ta la en­tra­da del se­mi­na­rio aca­rrean­do él mis­mo los ma­te­ria­les pa­ra con­cluir la pro­me­sa de eri­gir la enor­me cruz de gra­ni­to blan­co que po­de­mos en­con­trar a día de hoy a las puer­tas del con­jun­to mo­na­cal. Jus­to al con­cluir­la, fa­lle­ció a los pies de su mo­nu­men­tal obra.

EL MI­LA­GRO DE LA VA­JI­LLA

Así se co­no­ce el su­pues­to mi­la­gro acae­ci­do a un an­ciano que trans­por­ta­ba un ca­rro­ma­to con una va­ji­lla com­ple­ta pa­ra el mo­nas­te­rio, ca­yen­do por uno de los ba­rran­cos y en­con­tran­do la muer­te. Di­cen que a la ma­ña­na si­guien­te so­nó la cam­pa­na de la en­tra­da prin­ci­pal y era el vie­jo con su car­ga­men­to que ve­nía a en­tre­gar el pe­di­do: se ha­lla­ba ile­so y la va­ji­lla es­ta­ba en per­fec­to es­ta­do.

YO SOY EL DE­MO­NIO

La his­to­ria de un aris­tó­cra­ta ex­tran­je­ro que bus­có re­fu­gio en el con­ven­to jun­to a su ama­da a cam­bio de to­da su for­tu­na, hu­yen­do de la fa­mi­lia de ella, que no veía con bue­nos ojos ese amor. Des­cu­bier­tos por la

fa­mi­lia, se pro­du­ci­ría un desen­la­ce fa­tal en el pro­pio mo­nas­te­rio, re­sul­tan­do su ama­da he­ri­da de muer­te a ma­nos de su pro­pio her­mano. El aris­tó­cra­ta, pre­so de un es­ta­do de lo­cu­ra, se subió a lo al­to del cam­pa­na­rio y se arro­jó al va­cío al gri­to de “¡Yo soy el de­mo­nio!”.

FENOMENOLOGÍA PARANORMAL

Aban­do­na­do a mi­tad de los 60 y con es­te trá­gi­co pa­sa­do, no es de ex­tra­ñar que to­dos los que he­mos re­co­rri­do el sen­de­ro de seis ki­ló­me­tros que con­du­ce al se­mi­na­rio y he­mos pa­sa­do allí la no­che, po­da­mos con­tar to­da cla­se de fe­nó­me­nos sin ex­pli­ca­ción apa­ren­te que allí pa­re­cen pro­du­cir­se en­tre su la­be­rín­ti­ca cons­truc­ción de cua­tro blo­ques di­fe­ren­tes –lle­gan­do a las sie­te plan­tas en al­gu­nos ca­sos–, in­ter­mi­na­bles pa­si­llos y ro­dea­dos de vie­jos col­cho­nes y de­más en­se­res.

Son nu­me­ro­sos los tes­ti­mo­nios de sen­de­ris­tas y afi­cio­na­dos a lo paranormal que así lo ates­ti­guan, sien­do la pro­fa­na­da ca­pi­lla y la cue­va de la mu­jer pe­re­gri­na don­de con ma­yor fuer­za pa­re­cen ma­ni­fes­tar­se los su­pues­tos fe­nó­me­nos en for­ma de pa­ra­fo­nías, lu­mi­na­rias im­po­si­bles, som­bras, por­ta­zos y gol­pes que pa­re­cen ad­ver­tir­nos que no so­mos bien re­ci­bi­dos allí.

A día de hoy, el se­mi­na­rio es­tá sien­do res­tau­ra­do y no es po­si­ble su vi­si­ta. Mien­tras, es­pe­ra­mos que no vuel­va a “llo­ver fue­go so­bre la Mon­ta­ña de los Án­ge­les”.

Di­ver­sas imá­ge­nes de la in­ves­ti­ga­ción en el Se­mi­na­rio Nues­tra Se­ño­rade los Án­ge­les, un lu­gar in­quie­tan­te y té­tri­co en el que se dan la mano his­to­ria y le­yen­da y en el que se han re­por­ta­do sucesos sor­pren­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.