La ca­sa de las fa­ke

Enigmas - - DEEP WEB -

En la úl­ti­ma pug­na por la Ca­sa Blan­ca en­tre Clin­ton y Trump irrum­pió du­ran­te la cam­pa­ña una pe­que­ña lo­ca­li­dad de Ma­ce­do­nia. La ca­pa­ci­dad de sus ha­bi­tan­tes pa­ra ge­ne­rar no­ti­cias fal­sas en In­ter­net e in­fluir po­de­ro­sa­men­te en los elec­to­res es­ta­dou­ni­den­ses cau­só tan­ta ad­mi­ra­ción co­mo in­quie­tud.

Du­ran­te la pa­sa­da cam­pa­ña a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, un re­cón­di­to lu­gar de la vie­ja Eu­ro­pa ocu­pó los ti­tu­la­res de la pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na: la ciu­dad de Ve­les, en Ma­ce­do­nia. A es­te en­cla­ve con unos 43.000 ha­bi­tan­tes res­pon­sa­bi­li­zó Hi­llary Clin­ton de bue­na par­te de su de­rro­ta elec­to­ral. Se­gún sus pes­qui­sas, de allí pro­ce­dían bue­na par­te de las no­ti­cias fal­sas o fa­ke news ver­ti­das en In­ter­net y que tan­to da­ña­ron su ima­gen pú­bli­ca du­ran­te el en­fren­ta­mien­to con Do­nald Trump por re­si­dir en la Ca­sa Blan­ca.

EM­PRE­SA­RIOS DEL PSEUDOPERIODISMO EN LA RED

Lo cier­to es que al­go de ver­dad ha­bía en las afir­ma­cio­nes de la can­di­da­ta y en Ve­les se des­cu­brió un au­tén­ti­co em­po­rio co­mer­cial y ci­ber­né­ti­co ca­paz de transmutar las men­ti­ras en oro gra­cias al au­ge de la red de re­des. Cuan­do los pe­rio­dis­tas acu­die­ron a la lo­ca­li­dad en bus­ca de más da­tos al res­pec­to, se en­con­tra­ron a jó­ve­nes em­pre­sa­rios que ha­bían desa­rro­lla­do webs de in­for­ma­ción es­pu­ria muy lu­cra­ti­vas. Por ejem­plo, un chi­co vein­tea­ñe­ro con­se­guía unos 2.500 dó­la­res al mes sim­ple­men­te ren­ta­bi­li­zan­do la pu­bli­ci­dad de su pá­gi­na en in­ter­net con los anun­cios in­crus­ta­dos en ella de AdSen­se de Goo­gle y el clic que ca­da usua­rio efec­tua­ba al pul­sar so­bre la pu­bli­ci­dad. Pue­de pa­re­cer una can­ti­dad eco­nó­mi­ca men­sual no de­ma­sia­do exa­ge­ra­da, pe­ro si te­ne­mos en cuen­ta que el sa­la­rio me­dio de Ma­ce­do­nia ron­da los 400 dó­la­res, la si­tua­ción cam­bia. De he­cho, es­te em­pren­de­dor en­tre­vis­ta­do por la CNN ase­gu­ra­ba te­ner un equi­po de 15 em­plea­dos con per­fi­les va­rio­pin­tos: des­de in­for­má­ti­cos a re­dac­to­res de con­te­ni­dos ima­gi­na­ti­vos pa­ra ela­bo­rar his­to­rias frau­du­len­tas con gran im­pac­to me­diá­ti­co. El re­sul­ta­do de tan­to tra­ba­jo su­po­nía al­re­de­dor de un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res en su cuen­ta de Fa­ce­book, la in­men­sa ma­yo­ría vin­cu­la­dos a Es­ta­dos Uni­dos.

INS­TRUC­TO­RES

No obs­tan­te, los crea­do­res y desa­rro­lla­do­res web de no­ti­cias fal­sas tan só­lo cons­ti­tuían un es­la­bón de la ca­de­na en es­ta in­dus­tria. En Ve­les ha­bían en­con­tra­do hue­co la­bo­ral tam­bién to­da una suer­te de ins­truc­to­res que en­se­ña­ban có­mo fun­dar ese ti­po de em­pre­sas pseu­do­pe­rio­dís­ti­cas y ex­plo­tar­las eco­nó­mi­ca­men­te. Ha­bía pro­fe­so­res de es­ta ma-

te­ria con más de 100 alum­nos a las es­pal­das que ini­cia­ban en la fa­bri­ca­ción de si­tios web, apa­ren­te­men­te creí­bles, y la elec­ción de bue­nas his­to­rias pa­ra ha­cer­las vi­ra­les. Una de las téc­ni­cas de co­mu­ni­ca­ción que re­co­men­da­ban era no cons­truir una fa­ke new des­de ce­ro, sino to­mar un asun­to real que ya fue­ra ten­den­cia en In­ter­net y exa­ge­rar­lo al má­xi­mo sin ro­zar lo in­ve­ro­sí­mil. Pa­ra ello ha­bía que es­tar muy pen­dien­te de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, de­tec­tar los te­mas que ma­yor im­pac­to es­ta­ban te­nien­do y dar­les una vuel­ta de tuer­ca más au­daz, acom­pa­ñán­do­los en mu­chas oca­sio­nes de le­tre­ros del ti­po “Úl­ti­ma no­ti­cia” o “Ur­gen­te” por­que otor­gan in­me­dia­tez, atraen la aten­ción del usua­rio y ro­dean el asun­to de ma­yor cre­di­bi­li­dad.

Que se lan­za­ran con­te­ni­dos di­fa­ma­to­rios con­tra Clin­ton o Trump no es­tu­vo mo­vi­do por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas, sino prác­ti­cas. Los se­gui­do­res de Trump es­ta­ban me­jor or­ga­ni­za­dos en la red y de­mos­tra­ron ma­yor com­pro­mi­so con el can­di­da­to, de mo­do que re­sul­tó mu­cho más fá­cil trans­mi­tir­les men­ti­ras e in­for­ma­cio­nes ses­ga­das so­bre Hi­llary.

AU­TO­RI­DA­DES

Ade­más de em­pre­sa­rios e ins­truc­to­res, el ter­cer ni­vel de es­ta in­dus­tria local es­tá pro­ta­go­ni­za­do por las au­to­ri­da­des. Cier­ta­men­te, el go­bierno de Ma­ce­do­nia no se mos­tra­ba muy fa­vo­ra­ble a es­tas ac­ti­vi­da­des lu­cra­ti­vas por­que co­lo­ca­ba a la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral en una te­si­tu­ra in­ter­na­cio­nal y di­plo­má­ti­ca muy com­pli­ca­da. Sin em­bar­go, a es­ca­la mu­ni­ci­pal se veían las co­sas de otra for­ma, es­pe­cial­men­te si te­ne­mos en cuen­ta que ca­si la mi­tad de la po­bla­ción más jo­ven es­tá des­em­plea­da y la in­dus­tria­li­za­ción del país bri­lla en la prác­ti­ca por su au­sen­cia. Tras la in­de­pen­den­cia de la na­ción en 1991, las po­cas fá­bri­cas de ce­rá­mi­ca que ha­bía en Ve­les y lle­ga­ron a ocu­par a 4.000 per­so­nas, ce­rra­ron. Así pues, las fa­kes news son el sus­ten­to de mu­chos re­si­den­tes de la ciu­dad y han en­con­tra­do en la al­cal­día a un buen alia­do que no po­ne nin­gún im­pe­di­men­to a es­tas im­pos­tu­ras ci­ber­né­ti­cas.

EL FU­TU­RO

Aun­que Goo­gle y Fa­ce­book han ha­bi­li­ta­do pro­ce­di­mien­tos in­for­má­ti­cos pa­ra de­tec­tar es­tas in­for­ma­cio­nes fal­sas e im­pe­dir su pro­ve­cho eco­nó­mi­co, Ve­les se es­tá pre­pa­ran­do con ahín­co y es­pe­ran­do con gran ilu­sión la pró­xi­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial a los EE.UU del año 2020 pa­ra ren­ta­bi­li­zar­la to­da­vía me­jor que la pa­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.