Men­ti­ras arries­ga­das en IN­TER­NET

Ca­da vez co­bran más fuer­za his­to­rias que de­be­ría for­mar par­te ex­clu­si­va de las no­ve­las de cien­cia fic­ción. El pro­ble­ma es que mu­chos se las creen, y fil­tran sus de­li­rios a tra­vés de RRSS, blogs e in­clu­so dia­rios di­gi­ta­les…

Enigmas - - SEÑALES -

Ya sa­be­mos que In­ter­net es cam­po abo­na­do pa­ra las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, los fa­kes y las le­yen­das ur­ba­nas. Lo sa­be­mos de so­bra. Lo que es in­creí­ble es el efec­to que si­guen te­nien­do no­ti­cias que cual­quie­ra hu­bie­ra con­si­de­ra­do ab­sur­das en tiem­pos pre­vios a la era ci­ber­né­ti­ca, tan­to que pe­rió­di­cos di­gi­ta­les que po­dría­mos con­si­de­rar “se­rios” las to­man por cier­tas, o, con cier­ta cau­te­la, les de­di­can un des­plie­gue inusi­ta­do. Una de las que más ha lla­ma­do la aten­ción es­tas úl­ti­mas se­ma­nas ha si­do la que vin­cu­la a al­gu­nos man­da­ta­rios ac­tua­les con el na­zis­mo, lo que nos sir­ve pa­ra re­cor­dar otras hi­pó­te­sis “ab­sur­das” que han go­za­do de no­ta­ble re­per­cu­sión me­diá­ti­ca.

Gra­cias al tra­ba­jo de los pe­rio­dis­tas ale­ma­nes Ch­ris­tian Schif­fer y Ch­ris­tian Alt, nos lle­ga una cu­rio­sa com­pi­la­ción de es­tas de­li­ran­tes creen­cias. Pa­ra ela­bo­rar es­ta cu­rio­sa in­ves­ti­ga­ción, Schif­fer pa­só va­rios me­ses, ba­jo iden­ti­dad fal­sa, vi­si­tan­do fo­ros de In­ter­net don­de se dis­cu­tía y di­vul­ga­ba to­do ti­po de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, mu­chas de ellas con un fuer­te com­po­nen­te an­ti­se­mi­ta. Ade­más, és­te y Alt se reunie­ron con ex­per­tos, psi­có­lo­gos y con gen­tes que creen, por ejem­plo, que “los go­bier­nos es­tán en­ve­ne­nan­do los pro­duc­tos que ven­den en los su­per­mer­ca­dos”. Lo que no di­cen es por qué. Tam­bién acu­die­ron a una in­ter­ven­ción pú­bli­ca en Maas­tricht del cons­pi­ra­noi­co au­tor Da­vid Ic­ke, quien de­fien­de que “un gru­po de hu­ma­noi­des rep­ti­lia­nos con­tro­la hu­ma­ni­dad”. Una char­la que du­ró… ¡10 ho­ras!

Una de las teo­rías que más lla­man la aten­ción es la que su­gie­re que en 1945, muer­to Hitler tras su sui­ci­dio en el bún­ker de Ber­lín, y cap­tu­ra­do el doc­tor Carl Clau­berg – cé­le­bre por sus ex­pe­ri­men­tos con hu­ma­nos en el inefa­ble cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz– por los so­vié­ti­cos, el fa­cul­ta­ti­vo ofre­ció a sus cap­to­res en­se­ñar­les avan­ces en el

Hay teo­rías de la cons­pi­ra­ción tan de­li­ran­tes co­mo aque­lla que afir­ma que la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, se­ría na­da me­nos que hi­ja de Adolf Hitler…

cam­po de la fe­cun­da­ción in vi­tro. En pa­la­bras de Schif­fer, “Co­mo era muy na­zi (el doc­tor), creó un hi­jo de Hitler co­mo con­sue­lo. Pa­ra ello, bus­có a una mu­jer, que se­ría la her­ma­na de Eva Braun. La fe­cun­dó y de esa fe­cun­da­ción sal­dría su hi­ja, una ni­ña que fue en­tre­ga­da a la fa­mi­lia Mer­kel”. Y que no era otra, cla­ro, que la ac­tual can­ci­ller ale­ma­na… De­li­ran­te, sí, pe­ro los que de­fien­den di­cha teo­ría –que no son po­cos– alu­den a los su­pues­tos “pa­re­ci­dos” fí­si­cos en­tre la Mer­kel y el Füh­rer y las su­pues­tas “se­ña­les” que in­di­ca­ría la for­ma rom­boi­dal que adop­ta la po­lí­ti­ca en ca­si to­das las fo­tos en los po­sa­dos de sus ac­tos pú­bli­cos. Hay al­gu­na foto del fa­ná­ti­co Hitler adop­tan­do una po­si­ción si­mi­lar; pa­ra los se­gui­do­res de di­cha teo­ría cons­pi­ra­ti­va, no muy exi­gen­tes, es­to es más que su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.