MAR­CAS Y HUE­LLAS DEL DIA­BLO

Enigmas - - EN PORTADA -

1.-LA HUE­LLA DEL DIA­BLO EN LA CA­TE­DRAL DE MÚ­NICH. Cuen­ta la le­yen­da que cuan­do en el si­glo XV le en­car­ga­ron al ar­qui­tec­to Jörg Von Hals­bach cons­truir la ca­te­dral de Mú­nich, és­te hi­zo un pac­to con el dia­blo. Al pa­re­cer, le pro­pu­so al Astuto que si no in­ter­fe­ría en la cons­truc­ción, él le­van­ta­ría una ca­te­dral sin ven­ta­nas, y si no lo con­se­guía, co­mo es de re­ci­bo, el ma­ligno se que­da­ría con su al­ma. Vein­te años des­pués, cuan­do el tem­plo es­tu­vo ter­mi­na­do, el dia­blo, que no po­día pi­sar sue­lo sa­gra­do, se aso­mó a la puer­ta y no lo­gró ver ven­ta­na al­gu­na –el ven­ta­nal del fon­do es­ta­ba ta­pa­do por un gran re­ta­blo–. El rey de los in­fier­nos, en­co­le­ri­za­do, lo­gró cru­zar el um­bral y plan­tó su hue­lla en mi­tad del sue­lo de la ca­te­dral, una hue­lla que aún pue­de ver­se. 2.-LA PISADA DEL DIA­BLO EN EL ESCORIAL. A ape­nas un ki­ló­me­tro de la su­pues­ta si­lla en la que Fe­li­pe II veía avan­zar los tra­ba­jos de cons­truc­ción de su san­tua­rio, la ex­tra­ña mor­fo­lo­gía de una ro­ca dio lu­gar a la le­yen­da de “la Pisada del Dia­blo”: una oque­dad ex­tra­ña so­bre la pie­dra, co­mo si se tra­ta­se de ba­rro, cuen­tan que no era sino la pisada del mis­mí­si­mo dia­blo. És­te, dis­fra­za­do de cam­pe­sino, in­ten-

tó ten­tar a la ni­ña Mar­ti­ña, fe­li­gre­sa y de­vo­ta de la Vir­gen de Gra­cia. Pues­to que és­ta se ne­gó a blas­fe­mar, el dia­blo, en­fu­re­ci­do, sal­tó con tan­ta vio­len­cia que cla­vó su pie en la ro­ca y de­jó pa­ra siem­pre su hue­lla. Pre­ci­sa­men­te se cree que ba­jo el mo­nas­te­rio se ha­lla tam­bién una “bo­ca del in­fierno”.

3.-LA HUE­LLA DEL DIA­BLO EN SAN­TA EULÀRIA (IBI­ZA). Cuen­ta el fol­clo­re local que un le­ña­dor hu­ra­ño de nom­bre Pep cor­ta­ba tron­cos en el Puig d’en Ri­bes y un hom­bre ex­tra­ño le pre­gun­tó si ne­ce­si­ta­ba ayu­da; lue­go se pu­so a cor­tar ár­bo­les a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go. Pep re­ce­la­ba de él, re­ce­lo que fue en au­men­to cuan­do a la ho­ra del al­muer­zo el des­ali­ña­do vi­si­tan­te sa­có un cuen­co “lleno de lom­bri­ces, uñas, la­gar­ti­jas, in­sec­tos y de­más in­mun­di­cias que se lle­va­ba a la bo­ca”; y sus sos­pe­chas se vie­ron con­fir­ma­das cuan­do, al vol­ver al tra­ba­jo, Pep pu­do ver de re­fi­lón có­mo ba­jo las ro­pas del ex­tra­ño so­bre­sa­lía “una co­la lar­ga y afi­la­da”. Era el mis­mo dia­blo. Co­mo el le­ña­dor lle­va­ba con­si­go un ro­sa­rio, ahu­yen­tó con él al ma­ligno, que sa­lió en es­tam­pi­da ha­cia la ci­ma. Se le­van­tó una ca­pi­lla –Sa Creu d’en Ri­bes– en el mis­mo lu­gar en el que –ase­gu­ran– el hui­di­zo dia­blo de­jó su úl­ti­ma hue­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.