LE­PRO­SOS

Los otros muer­tos vi­vien­tes

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS -

DU­RAN­TE MU­CHO TIEM­PO, LOS EN­FER­MOS DE LE­PRA FUE­RON CON­SI­DE­RA­DOS APESTADOS Y TRA­TA­DOS CO­MO VER­DA­DE­ROS MUER­TOS VI­VIEN­TES, Y LAS LE­PRO­SE­RÍAS SE CON­VIR­TIE­RON EN LU­GA­RES MAL­DI­TOS, POR ESO MERECEN SER RE­COR­DA­DOS.

En 1873, el mé­di­co no­rue­go Ar­mauen Han­sen des­cu­brió el my­co­bac­te­rium le­prae, agen­te trans­mi­sor de la le­pra. Has­ta en­ton­ces, la vi­sión que se ha­bía te­ni­do de esa en­fer­me­dad y de quie­nes la pa­de­cían ha­bía si­do real­men­te cruel, con­de­nan­do a los in­fec­ta­dos a una muer­te en vi­da.

To­do el mun­do que­ría huir de la le­pra y de los le­pro­sos des­de la épo­ca más re­mo­ta. Ha­cia el año 100 d.C., el mé­di­co bi­zan­tino Are­taios de Ca­pa­do­cia se in­te­rro­ga­ba so­bre si ha­bría al­guien que no qui­sie­ra ale­jar­se de quien pa­de­cie­ra esa en­fer­me­dad.

Hein­rich Schip­per­ges, en su obra El jar­dín de la sa­lud, re­cuer­da que la ac­ti­tud de la Igle­sia ha­cia los le­pro­sos no fue muy di­fe­ren­te, da­do que en los Con­ci­lios ce­le­bra­dos en los si­glos VI y VII se ocu­pó con fre­cuen­cia de ese asun­to aler­tan­do so­bre el pe­li­gro exis­ten­te de con­ta­gio.

En la Edad Me­dia se ex­ten­dió la cos­tum­bre de arro­jar a los le­pro­sos fue­ra de las ciu­da­des y de­cla­rar­los ci­vil­men­te muer­tos. De esa ma­ne­ra, aque­llos in­fe­li­ces se veían obli­ga­dos a vi­vir con ani­ma­les, ape­lan­do a la pun­tual ca­ri­dad y a for­mar ver­da­de­ros re­ba­ños de en­fer­mos que va­ga­ban por los cam­pos.

La le­pra lle­gó a Eu­ro­pa cen­tral con gran fuer­za en el si­glo V d.C., y ya en el Con­ci­lio de Lyon de 583 se dic­ta­ron pre­cep­tos se­ve­ros pa­ra com­ba­tir el con­ta­gio; unas me­di­das que se en­du­re­ce­rían y sis­te­ma­ti­za­rían en los si­glos si­guien­tes. De he­cho, ya en los si­glos VII y VIII apa­re­cie­ron le­pro­se­rías en Metz, Ver­dún y San Gall. Pe­ro el cre­cien­te nú­me­ro de en­fer­mos mul­ti­pli­có

ese ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos, has­ta el ex­tre­mo de que el au­tor an­te­rior­men­te ci­ta­do afir­ma que en el si­glo XIII exis­tían más de vein­te mil le­pro­se­rías en Eu­ro­pa.

Has­ta no­so­tros han lle­ga­do do­cu­men­tos que per­mi­ten afir­mar la exis­ten­cia de le­pro­se­rías en Müns­ter, Co­blen­za, Dort­mund o Bonn, so­la­men­te en Ale­ma­nia. Sin em­bar­go, po­de­mos en­con­trar cen­tros de ese ti­po en di­fe­ren­tes paí­ses.

Las le­pro­se­rías siem­pre es­ta­ban si­tua­das a las afue­ras de las ciu­da­des, cer­ca de puen­tes y cru­ces de ca­mi­nos, es­pe­cial­men­te en vías tran­si­ta­das por pe­re­gri­nos. Los en­fer­mos se veían obli­ga­dos a lu­cir una de­ter­mi­na­da ves­ti­men­ta, el lla­ma­do há­bi­to de san Lá­za­ro, pa­ra que pu­die­ran ser vis­tos des­de le­jos. Ade­más, de­bían por­tar una ca­rra­ca o cam­pa­na con la que avi­sar de su pre­sen­cia a los vian­dan­tes. Y se les obli­ga­ba a po­ner­se guan­tes y ha­blar úni­ca­men­te de ca­ra al vien­to.

Si el le­pro­so pre­ten­día asis­tir a los ofi­cios re­li­gio­sos, de­bía ha­cer­lo a tra­vés de una ren­di­ja prac­ti­ca­da en los mu­ros de la igle­sia, y an­tes de ser aco­gi­do en una le­pro­se­ría se le obli­ga­ba a asis­tir a una mi­sa de di­fun­tos, el Re­quiem co­ram vi­co de­fun­cto, pues­to que se le con­si­de­ra­ba muer­to. A con­ti­nua­ción, un sa­cer­do­te lo acom­pa­ña al asi­lo de in­fec­cio­sos y le ha­cía sa­ber las nor­mas que ha­brían de re­gir su muer­te en vi­da.

No tar­da­rían en sur­gir ór­de­nes de en­fer­mos es­pe­cia­les y se in­vo­ca­ba la in­ter­ce­sión de de­ter­mi­na­dos san­tos. Fi­nal­men­te, en 1048 se fun­dó la or­den re­li­gio­sa de San Lá­za­ro, en­tre­ga­da al cui­da­do de los le­pro­sos en los lla­ma­dos la­za­re­tos.

La Edad Me­dia fue es­pe­cial­men­te cruel con los en­fer­mos de le­pra, a quie­nes se ex­pul­sa­ba del cen­tro de las ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.