“Se­gu­ra­men­te la Atlán­ti­da no fue un gran con­ti­nen­te"

ACU­DIEN­DO A LAS APOR­TA­CIO­NES DE LA GEO­GRA­FÍA, LA GEO­LO­GÍA, LA AN­TRO­PO­LO­GÍA O LA BIO­LO­GÍA, RO­BER­TO PI­NOT­TI PRO­PO­NE EN ATLÁN­TI­DA (LU­CIÉR­NA­GA, 2018), UNA TE­SIS RE­VO­LU­CIO­NA­RIA SO­BRE UN MI­TO QUE SE RE­SIS­TE A DES­APA­RE­CER.

Enigmas - - >ZOOM< - TEX­TO Je­sús Or­te­ga Rubio

Se tra­ta de una de las gran­des his­to­rias de la cultura oc­ci­den­tal. Le­jos de per­der fuer­za, pa­re­ce que la Atlán­ti­da vi­ve una de sus me­jo­res épo­cas, sal­pi­can­do la ac­tua­li­dad con pro­me­sas de ser ha­lla­da en los lu­ga­res más in­sos­pe­cha­dos, al­guno de los cua­les, co­mo es el ca­so de Es­pa­ña, pa­re­cen te­ner al­gu­na que otra pa­pe­le­ta.

Un enig­ma abor­da­do des­de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas y pers­pec­ti­vas, re­co­rrien­do un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des enor­me: des­de las más des­ca­be­lla­das has­ta el in­te­rés sus­ci­ta­do en in­ves­ti­ga­do­res que, si bien no ha­blan de un con­ti­nen­te sú­per avan­za­do, no des­car­tan que de­trás del mi­to pue­da exis­tir una re­mo­ta reali­dad. El res­pon­sa­ble de to­do el de­ba­te no es otro que Pla­tón, que pren­dió la me­cha cuan­do en el Cri­tias, uno de sus diá­lo­gos más famosos, ha­bla­ba de la Atlán­ti­da men­cio­na­da a So­lón por un sa­cer­do­te egip­cio. La pre­gun­ta que pa­re­ce acom­pa­ñar al asun­to es si la Atlán­ti­da es una in­ge­nua en­so­ña­ción, una me­tá­fo­ra de Pla­tón o es­ta­mos an­te un enig­ma con vi­sos de reali­dad. “La Atlán­ti­da es un mi­to que tie­ne con­fir­ma­ción real. Pla­tón ha­bla de una tie­rra si­tua­da en el Atlán­ti­co, más allá de las co­lum­nas de Hér­cu­les, pe­ro la mis­ma his­to­ria, de un mo­do u otro, se cuen­ta tam­bién en la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na”, nos acla­ra el pe­rio­dis­ta Ro­ber­to Pi­not­ti. “Hay un gra­ba­do ma­ya en una pie­dra de la ciu­dad de Co­bá que mues­tra a un hom­bre so­bre una em­bar­ca­ción, otro que aho­gán­do­se y un pez muer­to so­bre las aguas. En esa mis­ma es­ce­na, se ve una erup­ción vol­cá­ni­ca en me­dio del mar y, en una tie­rra cer­ca­na, un tem­plo que es­tá co­lap­san­do por efec­to de un mo­vi­mien­to sís­mi­co. Es la re­pre­sen­ta­ción del mi­to pre­co­lom­bino de la tie­rra per­di­da Aztlan, que se­gún los az­te­cas era la tie­rra de la que pro­ce­dían sus an­ces­tros”, se­ña­la Pi­not­ti.

Es­ta “re­la­ción en­tre los az­te­cas y el re­la­to es­cri­to por Pla­tón” no se­ría úni­ca, ya que exis­ten “otros pun­tos de con­tac­to en­tre el vie­jo y el nue­vo con­ti­nen­te”. El sa­cer­do­te egip­cio que le cuen­ta a So­lón, el maes­tro de Pla­tón, el mi­to de la Atlán­ti­da, tam­bién “le di­ce que la ci­vi­li­za­ción egip­cia y grie­ga son las más re­cien­tes des­pués de una úl­ti­ma ca­tás­tro­fe, re­ve­lán­do­le que la Tie­rra ha su­fri­do di­fe­ren­tes ca­tás­tro­fes geo­ló­gi­cas”, aña­de Pi­not­ti; al­go “muy in­tere­san­te”, ya que pa­re­ce con­fir­mar cier­tas co­sas que des­pués han en­con­tra­do.

Si­guien­do con las pin­ce­la­das que ilus­tra­rían la hi­pó­te­sis de una ex­por­ta­ción cul­tu­ral, el au­tor de Atlán­ti­da re­cal­ca que “en Egip­to te­ne­mos las pi­rá­mi­des, pe­ro a par­tir del si­glo XVI des­cu­bri­mos que tam­bién ha­bía pi­rá­mi­des en la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na. No só­lo las en­con­tra­mos allí, tam­bién, por ejem­plo, en Ca­na­rias, don­de en los úl­ti­mos años, con­cre­ta­men­te en Güi­mar –en Te­ne­ri­fe– se han reivin­di­ca­do unas pi­rá­mi­des es­ca­lo­na­das que re­cuer­dan a las cons­trui­das por los ma­yas”. Hay quie­nes con­si­de­ran que es­tas cons­truc­cio­nes pu­die­ron ser le­van­ta­das por los guan­ches, los an­ti­guos po­bla­do­res de las Is­las Ca­na­rias, un con­jun­to de pue­blos ”con­si­de­ra­dos po­co me­nos que ca­ver­ní­co­las, con po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer es­to, un pue­blo que te­mía al agua. No na­ve­ga­ban, no sa­bían na­ve­gar; eran pas­to­res”, se­ña­la Pi­not­ti, al­go que al au­tor le re­sul­ta “muy cu­rio­so”, e in­ci­de ade­más en los ras­gos de los abo­rí­ge­nes, ya que “an­tro­po­ló­gi­ca­men­te eran si­mi­la­res a los eu­ro­peos. Hu­bie­ra si­do más ló­gi­co que tu­vie­ran ras­gos afri­ca­nos, pe­ro no es así”.

Las cons­truc­cio­nes pi­ra­mida­les pa­re­cen ser una pie­za cla­ve de la hi­pó­te­sis de Pi­not­ti, ya que in­sis­te en que “en­con­tra­mos pi­rá­mies­tá

des en lu­ga­res don­de no de­be­ría ha­ber­las”. Su idea es que, “en la prác­ti­ca, tu­vo que exis­tir al­gún lu­gar des­de el que se ex­por­tó el con­cep­to”. No só­lo las de Guï­mar, Egip­to o las pre­co­lom­bi­nas, sino que se­ña­la tam­bién las de Is­la Mauricio, en el Ín­di­co o “las es­truc­tu­ras pi­ra­mida­les” apa­re­ci­das en Yo­na­gu­ni, en Ja­pón. “La hi­pó­te­sis es que es­te con­cep­to co­mún sur­gió en dis­tin­tas par­tes del mun­do por un he­cho: las an­ti­guas cul­tu­ras tie­nen el ne­xo co­mún del re­la­to de un di­lu­vio uni­ver­sal. Lo cu­rio­so es que no­so­tros pen­sa­mos que nues­tra ci­vi­li­za­ción só­lo tie­ne 5.000 o 6.000 años, pe­ro no es así. Aho­ra sa­be­mos que no es así”, afir­ma el pe­rio­dis­ta ita­liano. Acu­dien­do a otras dis­ci­pli­nas, co­mo la ocea­no­gra­fía, Pi­not­ti aña­de ele­men­tos que po­drían ser sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra de­mos­trar si la Atlán­ti­da exis­tió o no: “hoy sa­be­mos que el ni­vel de los océa­nos ha cam­bia­do a lo lar­go de los años, por­que cuan­do se pro­du­jo una gran gla­cia­ción ha­ce mi­les de años, el ni­vel de las aguas era mu­cho más ba­jo, ya que es­ta­ban he­la­das. Cuan­do los hie­los se de­rri­tie­ron, el ni­vel de las aguas au­men­tó”. La cla­ve se­ría sa­ber si se tra­tó de un pro­ce­so lar­go o fue en un pe­rio­do más cor­to. “Hay quie­nes pen­sa­mos que el pro­ce­so fue muy rá­pi­do. Hoy sa­be­mos que el des­hie­lo de los cas­que­tes po­la­res que se es­tá pro­du­cien­do aca­rrea­rá la des­apa­ri­ción de is­las del Pa­cí­fi­co en bre­ve”, ex­pli­ca Pi­not­ti.

Re­gre­san­do a la Atlán­ti­da, “no só­lo he­mos en­con­tra­do la pi­rá­mi­de co­mo es­truc­tu­ra co­mún por to­do el mun­do. Te­ne­mos tam­bién in­di­ca­cio­nes de es­truc­tu­ras su­mer­gi­das pi­ra­mida­les en el Ca­ri­be. Por ejem­plo, al la­do de Flo­ri­da es­tá el mu­ro de Bi­mi­ni, una es­pe­cie de co­rre­dor me­ga­lí­ti­co he­cho por el hom­bre”. Lo cier­to es que, gra­cias al avan­ce de las tec­no­lo­gías, son mu­chas las sor­pre­sas que van apa­re­cien­do. “Gra­cias al so­nar tam­bién he­mos en­con­tra­do es­truc­tu­ras pi­ra­mida­les en la cos­ta de Cu­ba. Es­to nos lle­va a la hi­pó­te­sis de que, exis­tie­ron tie­rras emer­gi­das gran­des con es­te ti­po de cons­truc­cio­nes en el Atlán­ti­co sep­ten­trio­nal”, se­ña­la Pi­not­ti.

“Se­gu­ra­men­te, la Atlán­ti­da no fue un gran con­ti­nen­te, sino un ar­chi­pié­la­go. Y, por su­pues­to, ha­bi­ta­do por pue­blos que na­ve­ga­ban. Sien­do así, se­gu­ra­men­te sus ha­bi­tan­tes ex­por­ta­ron con­cep­tos por to­do el mun­do, por eso ve­mos pi­rá­mi­des en to­das par­tes”, acla­ra. Acu­dien­do a la cli­ma­to­lo­gía y a los cam­bios pro­du­ci­dos des­de ha­ce mi­les de años, “te­ne­mos la prue­ba de que el cli­ma ha cam­bia­do con res­pec­to al que exis­tía ha­ce 13.000 años. En Si­be­ria, por ejem­plo, no ha­bía un cli­ma co­mo el ac­tual, sino que era un lu­gar tro­pi­cal. He­mos en­con­tra­do ma­muts con­ge­la­dos que to­da­vía tie­nen en el es­tó­ma­go res­tos de ve­ge­ta­ción tro­pi­cal, es de­cir, mu­rie­ron muy rá­pi­da­men­te, con el ali­men­to den­tro”. Es­to jus­ti­fi­ca­ría la hi­pó­te­sis que di­ce que una ca­tás­tro­fe de ti­po cós­mi­co mu­tó de for­ma brus­ca el as­pec­to y las con­di­cio­nes del pla­ne­ta Tie­rra. “Ya sa­be­mos que es­to su­ce­dió al me­nos una vez, en el Yu­ca­tán, ha­ce 65 mi­llo­nes de años, y que la caí­da de un me­teo­ri­to pro­vo­có la ex­tin­ción de los di­no­sau­rios”.

Alu­dien­do al mi­to clá­si­co de Fae­tón, que a los man­dos de la cua­dri­ga de su pa­dre He­lios, ca­yó del cie­lo y abra­só ciu­da­des, paí­ses y mon­ta­ñas. “Po­dría ser la me­tá­fo­ra de la caí­da de un cuer­po ce­les­te que pro­vo­có tsu­na­mis, mo­vi­mien­tos sís­mi­cos, erup­cio­nes vol­cá­ni­cas y to­da cla­se de ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les”, elu­cu­bra Pi­not­ti.

Pa­ra Ro­ber­to Pi­not­ti no hay de­ma­sia­das du­das: “al con­tras­tar es­tos y otros da­tos, de­be­mos con­cluir que, efec­ti­va­men­te, la Atlán­ti­da exis­tió”. Pa­re­ce que el fa­mo­so con­ti­nen­te es­tá lla­ma­do a ser eterno al fin y al ca­bo.

“Pro­ba­ble­men­te los ha­bi­tan­tes de la Atlán­ti­da ex­por­ta­ron con­cep­tos por el mun­do, por eso ve­mos pi­rá­mi­des en to­das par­tes”, ex­pli­ca Pi­not­ti

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.