TIAHUA­NA­CO

FUEN­TE MAG­NA EL OOPART IN­VES­TI­GA­DO POR EL DR. JIMENEZ DEL OSO

Enigmas - - INVESTIGACIÓN -

Des­em­bar­ca­ron los su­me­rios en Amé­ri­ca si­glos an­tes de que lle­ga­ra Co­lón? Es­ta po­si­bi­li­dad es de­fen­di­da por los se­gui­do­res de Ze­cha­ria Sit­chin (1920-2010), au­to­ti­tu­la­do ex­per­to en len­guas an­ti­guas me­so­po­tá­mi­cas, y ar­tí­fi­ce de una nue­va ver­sión del ori­gen del hom­bre. A par­tir de una con­tro­ver­ti­da tra­duc­ción de ta­bli­llas su­me­rias, Sit­chin afir­ma que se­res pro­ce­den­tes de las es­tre­llas ori­gi­na­ron la ci­vi­li­za­ción de Su­mer. Tal y co­mo ex­pli­ca en su sa­ga Cró­ni­cas de la Tie­rra –ca­tor­ce vo­lú­me­nes que se ini­cian con El Duo­dé­ci­mo Pla­ne­ta (1975)–, ha­ce seis mil años una ra­za de alie­ní­ge­nas co­no­ci­da co­mo los Anun­na­ki se ha­bría tras­la­da­do des­de Su­mer has­ta Tiahua­na­co (Bo­li­via) en bus­ca de mi­ne­ra­les que per­mi­tie­ran res­ta­ble­cer la at­mós­fe­ra da­ña­da de su pla­ne­ta co­mo con­se­cuen­cia de un ho­lo­caus­to nu­clear. Uno de los ves­ti­gios que con­fir­ma­ría la pre­sen­cia de su­me­rios en Amé­ri­ca se en­con­tra­ría, pre­ci­sa­men­te, en una vi­tri­na del Mu­seo de Me­ta­les Pre­cio­sos de La Paz (Bo­li­via). Allí, en una de las sa­las prin­ci­pa­les des­can­sa una pie­za que cons­ti­tu­ye un au­tén­ti­co rom­pe­ca­be­zas pa­ra los ar­queó­lo­gos…

UN HA­LLAZ­GO IM­PO­SI­BLE

No es mu­cho lo que se sa­be so­bre es­ta pie­za, con­si­de­ra­da por al­gu­nos co­mo la “Pie­dra Ro­set­ta de las Amé­ri­cas”, que pre­ten­de des­es­ta­bi­li­zar lo que se sa­be so­bre el ori­gen y di­fu­sión de las pri­me­ras ci­vi­li­za­cio­nes. Es ha­cia 1950 cuan­do, en la ha­cien­da de la fa­mi­lia Man­jón, en la al­dea de Chúa Co­ca­ni, si­tua­da en las pro­xi­mi­da­des del la­go Ti­tica­ca –a po­co me­nos de ochen­ta ki­ló­me­tros de La Paz–, un cam­pe­sino des­en­te­rra­ba de ma­ne­ra ca­sual una enig­má­ti­ca pie­za. Se tra­ta de una án­fo­ra ta­lla­da en cuar­ci­ta de co­lor ca­fé, de unos se­sen­ta cen­tí­me­tros de diá­me­tro y die­ci­ocho y me­dio de al­tu­ra, cu­yas ins­crip­cio­nes, fue­ra del con­tex­to de “es­pa­cio y tiem­po” de su ha­llaz­go, la con­vier­ten en un OOPART u ob­je­to errá­ti­co de la ar­queo­lo­gía.

Du­ran­te al­gún tiem­po, la enig­má­ti­ca án­fo­ra, que an­ta­ño pu­do ha­ber ser­vi­do pa­ra mis­té­ri­cos ri­tua­les, sir­vió a los cam­pe­si­nos del si­glo XX co­mo “pla­to” con el que se da­ba de co­mer a los chan­chos –cer­dos–. Ha­bría que es­pe­rar ca­si una dé­ca­da has­ta que, en­tre 1958 y 1960, el due­ño de la fin­ca, don Pas­tor Man­jón, pu­sie­se en co­no­ci­mien­to del ar­queó­lo­go bo­li­viano Max Por­tu­gal Za­mo­ra (1906-1984) la exis­ten­cia de di­cha pie­za, que se­ría bau­ti­za­da co­mo Fuen­te Mag­na –co­no­ci­da co­mo Va­so Fuen­te–. Des­pués de que la pie­za fue­ra ins­pec­cio­na­da por el ar­queó­lo­go, e in­tu­yen­do su va­lor, la fa­mi­lia Man­jón de­ci­dió que no es­ta­ba dis­pues­ta a des­pren­der­se fá­cil­men­te de ella. An­tes, ha­bría que ne­go­ciar. Así que, a tra­vés de la al­cal­día de La Paz, se ges­tio­nó la ce­sión de unos te­rre­nos en el se­ño­rial ba­rrio de So­co­pa­chi pa­ra que don Pas­tor Man­jón ce­die­ra el ob­je­to a las au­to­ri­da­des.

El re­ci­pien­te, muy de­te­rio­ra­do, fue res­tau­ra­do por Max Por­tu­gal que, con me­jor in­ten­ción que téc­ni­ca, in­ten­tó ci­ca­tri­zar sus grie­tas apli­cán­do­le re­lle­nos de ce­men­to. Hoy, los ar­queó­lo­gos la­men­tan es­ta “cha­pu­za” que atri­bu­yen a una es­ca­sez de re­cur­sos. Des­pués, Por­tu­gal ana­li­za­ría la pie­za: su fi­so­no­mía ex­te­rior coin­ci­de con el

El án­fo­ra, que pu­do ha­ber ser­vi­do pa­ra ri­tua­les mis­té­ri­cos, se usó du­ran­te un tiem­po pa­ra dar de co­mer a los cer­dos

es­ti­lo ce­rá­mi­co pre­co­lom­bino an­te­rior al flo­re­ci­mien­to de la cultura tiahua­na­co­ta, sin que ha­ya ele­men­tos que per­mi­tan du­dar a los ar­queó­lo­gos ofi­cia­les que es­te ob­je­to no sea au­tén­ti­co. Los re­lie­ves que cir­cun­dan la va­si­ja coin­ci­den con el es­ti­lo de otras pie­zas la­bra­das du­ran­te el flo­re­ci­mien­to de cul­tu­ras que an­ti­ci­pa­ron la ci­vi­li­za­ción tiahua­na­co­ta: dos cón­do­res y dos pu­mas son vi­si­bles en el ex­te­rior de la va­si­ja mien­tras un par de ser­pien­tes – que se han in­ter­pre­ta­do co­mo sím­bo­los fá­li­cos– cir­cun­dan los bor­des pa­ra ter­mi­nar es­col­tan­do con sus ca­be­zas una fi­gu­ra an­tro­po­mor­fa con cuer­po de ba­tra­cio, y efi­gie de ser hu­mano. En cuan­to a su fun­ción, se ig­no­ra si se tra­tó de un sim­ple re­ci­pien­te que sir­vie­ra de la­va­ma­nos o, a juz­gar por su de­co­ra­ción, pu­do ha­ber te­ni­do una fi­na­li­dad re­li­gio­sa, tal vez re­la­cio­na­da con ce­re­mo­nias de fer­ti­li­dad.

Sin em­bar­go, lo enig­má­ti­co de la Fuen­te Mag­na lo en­con­tra­mos en su in­te­rior, don­de, en­tre es­pi­ra­les y es­que­ma­ti­za­dos di­bu­jos ideo­grá­fi­cos, pue­de apre­ciar­se… ¡es­cri­tu­ra cu­nei­for­me su­me­ria que da­ta del año 3.000 a. C.! ¿Có­mo es po­si­ble que se en­cuen­tren ras­tros de es­cri­tu­ra su­me­ria en el in­te­rior de un án­fo­ra ha­lla­da en Bo­li­via? ¿Es­ta­mos an­te un au­tén­ti­co ‘Ob­je­to Fue­ra de Tiem­po’ que desafía el pa­ra­dig­ma de la his­to­ria ofi­cial?

¿UNA HUE­LLA DE LOS SU­ME­RIOS EN AMÉ­RI­CA?

Po­co o na­da tras­cen­dió de la exis­ten­cia de la Fuen­te Mag­na has­ta la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da de los se­ten­ta. La pri­me­ra men­ción a es­ta pie­za pue­de con­sul­tar­se en Ma­ra­vi­llo­sa Bo­li­via (1975), una guía tu­rís­ti­ca de 1975 es­cri­ta por Car­los Ur­qui­zo Sos­sa (1927- ) quien fue­ra di­rec­tor del Mu­seo de Me­ta­les Pre­cio­sos de La Paz. El ob­je­to es sim­ple­men­te

men­cio­na­do –ni si­quie­ra es des­cri­to– co­mo uno más en el ca­tá­lo­go de pie­zas que se cus­to­dian en la pe­que­ña sa­la ar­queo­ló­gi­ca del ci­ta­do Mu­seo.

Re­co­gien­do el tes­ti­go de Max Por­tu­gal en el es­tu­dio de la Fuen­te Mag­na, apa­re­ce en es­ce­na el an­tro­pó­lo­go y lin­güis­ta bo­li­viano Ma­rio Montaño Ara­gón (1933-2013). Ma­rio Montaño de­fen­día una con­tro­ver­ti­da teo­ría: que las an­ti­guas len­guas ay­ma­ra y que­chua –que to­da­vía se ha­blan en las re­gio­nes que abar­ca­ba el An­ti­guo Pe­rú–, te­nían raí­ces se­mí­ti­cas. En la Fuen­te Mag­na, Montaño en­con­tró la pie­za que ne­ce­si­ta­ba pa­ra en­sam­blar el rom­pe­ca­be­zas de su po­lé­mi­ca teo­ría. Por­que jun­to a la es­cri­tu­ra cu­nei­for­me la­bra­da en el in­te­rior del án­fo­ra y que fue iden­ti­fi­ca­da co­mo pro­to-su­me­ria, po­dían dis­tin­guir­se tam­bién sig­nos de ori­gen se­mí­ti­co.

Es en enero de 1979 cuan­do el pro­pio Ma­rio Montaño da a co­no­cer pú­bli­ca­men­te, y a tra­vés de dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la exis­ten­cia de la Fuen­te Mag­na. En el dia­rio cos­ta­rri­cen­se La Ra­zón, Montaño ma­ni­fes­ta­ba que su ha­llaz­go “es un se­rio desafío a la in­ves­ti­ga­ción” ya que “po­dría re­vo­lu­cio­nar la his­to­ria de Amé­ri­ca y lle­var muy le­jos las re­la­cio­nes o con­tac­tos te­rres­tres que ha ha­bi­do en­tre el vie­jo y el nue­vo mun­do an­tes del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca”. Pa­ra Ma­rio Montaño no ha­bía du­da de que la Fuen­te Mag­na te­nía un ori­gen ge­nui­na­men­te me­so­po­tá­mi­co y que, a juz­gar por su es­cri­tu­ra, po­dría re­mon­tar­se… ¡a más de cin­co mil años de an­ti­güe­dad! De ser au­tén­ti­co, es­te ha­llaz­go sig­ni­fi­ca­ría un au­tén­ti­co que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra los ar­queó­lo­gos, ya que si­túa a los su­me­rios en Amé­ri­ca cua­tro mil años an­tes de que se rea­li­za­ra el pri­mer via­je trans­o­ceá­ni­co –cuan­do los vi­kin­gos des­em­bar­ca­ron en el si­glo XI en Te­rra­no­va (Amé­ri­ca del Nor­te)–. ¿Ha­bría que re­es­cri­bir la his­to­ria?

Tra­tan­do de res­pon­der a es­ta in­te­rro­gan­te, aquel mis­mo año de 1979, el doc­tor Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso (1941-2005), que en­ton­ces di­ri­gía el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Más Allá, em­pren­de­ría su pri­mer via­je has­ta Bo­li­via.

EN BUS­CA DE LA FUEN­TE MAG­NA

“Es di­fí­cil co­no­cer las pie­dras y las cul­tu­ras con el al­ma y las raí­ces pues­tas en otro si­tio –re­fle­xio­na­ría Ji­mé­nez del Oso en uno de sus cua­der­nos de via­je–. Es lí­ci­to du­dar cuan­do el que in­ves­ti­ga la cultura de Tiahua­na­co no tie­ne na­da en co­mún con aque­lla san­gre, aquel pai­sa­je y aque­llos dioses. Só­lo se ven las pie­dras y no lo que ellas lle­van den­tro (…). He pa­sea­do so­bre es­tos blo­ques de pie­dra, me he sen­ta­do en ellos, los he to­ca­do has­ta sen­tir la san­gre gol­pear con fuer­za en la ye­ma de mis de­dos. He tra­ta­do de co­mu­ni­car­me con su al­ma, con los sen­ti­mien­tos y ra­zo­nes que les die­ron for­ma, pe­ro es­tán mu­dos o yo aún es­toy sor­do a su men­sa­je”.

Fue du­ran­te su pri­mer via­je a Tiahua­na­co en 1979 cuan­do lle­gó a oí­dos de Ji­mé­nez del Oso la exis­ten­cia

“He tra­ta­do de co­mu­ni­car­me con su al­ma (…) pe­ro es­tán mu­dos o yo es­toy sor­do a su men­sa­je”, es­cri­bía Ji­mé­nez del Oso

de la Fuen­te Mag­na. No en vano, y has­ta que co­men­zó a di­fun­dir­se su ha­llaz­go en aquel año, el ob­je­to ha­bía per­ma­ne­ci­do ca­si re­le­ga­do al ol­vi­do, co­mo una pie­za más en el am­plio in­ven­ta­ria­do ar­queo­ló­gi­co de una mo­des­ta sa­la de mu­seo. Por aquel en­ton­ces, la pie­za se en­con­tra­ba en la Ca­sa de la Cultura de La Paz, inau­gu­ra­da tan só­lo cin­co años an­tes. Tal y co­mo se di­fun­dió en la pren­sa de la épo­ca, fue­ron las cá­ma­ras de TVE del pro­gra­ma Más Allá las que cap­ta­ron las imá­ge­nes de la Fuen­te Mag­na que se emi­tie­ron por vez pri­me­ra en un ca­nal eu­ro­peo de te­le­vi­sión.

Pe­ro el doc­tor Ji­mé­nez del Oso no se li­mi­ta­ría só­lo a di­fun­dir en Eu­ro­pa la exis­ten­cia de es­ta enig­má­ti­ca pie­za ar­queo­ló­gi­ca, sino que coor­di­na­ría la pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción que per­mi­ti­ría dar res­pues­ta a las in­te­rro­gan­tes que plan­tea­ba su in­só­li­to ha­llaz­go. “Si la es­cri­tu­ra que apa­re­ce en la Fuen­te Mag­na es real­men­te cu­nei­for­me –ar­gu­men­ta Ji­mé­nez del Oso–, sig­ni­fi­ca­ría una coin­ci­den­cia en­tre dos cul­tu­ras tre­men­da­men­te ale­ja­das en el es­pa­cio y en el tiem­po. –De lo que se de­ri­va­ría– que los su­me­rios es­tu­vie­ron en el la­go Ti­tica­ca y, de al­gu­na for­ma, par­ti­ci­pa­ron en el desa­rro­llo cul­tu­ral de Tiahua­na­co…”.

Ji­mé­nez del Oso se en­tre­vis­tó con los ar­queó­lo­gos Max Por­tu­gal y Ma­rio Montaño. Am­bos le ma­ni­fes­ta­ron su pleno con­ven­ci­mien­to de que, en­tre los ideo­gra­mas ay­ma­ras la­bra­dos en la va­si­ja, se iden­ti­fi­ca­ban frag­men­tos reales de es­cri­tu­ra pro­to-su­me­ria y –se­gún Montaño– se­mí­ti­ca. Pa­ra co­rro­bo­rar es­te aser­to, los ar­queó­lo­gos bo­li­via­nos ha­bían so­li­ci­ta­do el ase­so­ra­mien­to de dis­tin­tas uni­ver­si­da­des de los Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia e Is­rael. An­ti­ci­pán­do­se al dic­ta­men de fu­tu­ros aná­li­sis y tra­tan­do de des­pe­jar es­ta in­cóg­ni­ta, el equi­po de TVE fo­to­gra­fió los su­pues­tos gra­ba­dos cu­nei­for­mes pa­ra que fue­ran exa­mi­na­dos por Ja­mes Rit­ter, in­ves­ti­ga­dor sui­zo ex­per­to en cultura su­me­ria. El dic­ta­men de Rit­ter re­sul­tó des­alen­ta­dor: los gra­ba­dos de la Fuen­te Mag­na no se co­rres­pon­den con es­cri­tu­ra cu­nei­for­me.

¿QUIÉN EN­GA­ÑÓ EN TIAHUA­NA­CO?

Re­cien­te­men­te, ENIG­MAS ha fo­to­gra­fia­do nue­va­men­te la Fuen­te Mag­na y ha con­ver­sa­do con la nue­va ge­ne­ra­ción de ar­queó­lo­gos bo­li­via­nos. Ellos nos con­fir­man lo que el doc­tor Ji­mé­nez del Oso ya des­cu­brie­ra cua­tro dé­ca­das an­tes: aun­que la va­si­ja es au­tén­ti­ca, no pue­de de­cir­se lo mis­mo de los sig­nos la­bra­dos en ella. El aná­li­sis de la es­ca­sa se­di­men­ta­ción acu­mu­la­da en las in­ci­sio­nes, per­mi­te de­du­cir que és­tas fue­ran rea­li­za­das con pos­te­rio­ri­dad a su ha­llaz­go. Es­ta no-an­ti­güe­dad de una es­cri­tu­ra, que ase­me­ja tos­ca­men­te a la cu­nei­for­me –en lo que se an­to­ja una bur­da imi­ta­ción del su­me­rio– su­gie­re que se tra­ta de una “fal­si­fi­ca­ción”, pro­ba­ble­men­te co­pia­da de al­gún tex­to. ¿Quién y por qué os­cu­ros mo­ti­vos per­ge­ñó es­te frau­de? Es un enig­ma so­bre el que, tal vez, nun­ca des­cu­bra­mos la ver­dad.

A la iz­quie­da, el dia­rioLa Na­ción re­co­ge la in­ves­ti­ga­ción de Fer­nan­do Ji­mé­nez delOso, quien coor­di­nó el pri­mer es­tu­dio en pro­fun­di­dad so­bre la in­só­li­ta pie­za. So­bre es­tas lí­neas, el Tem­plo de Ka­la­sa­sa­ya, en Tiahua­na­co.

Ex­per­tos co­mo Montaño es­ta­ban con­ven­ci­dos de que los idio­gra­mas la­bra­dos en la Fuen­te Mag­na con­te­nían frag­men­tos es­cri­tos pro­to-su­me­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.