Dan­zad, dan­zad, mal­di­tos

Enigmas - - EN PORTADA -

La Dia­bla­da de Pí­lla­ro (Ecua­dor): en­tre el 1 y el 6 de enero, mi­les de per­so­nas dis­fra­za­das to­man las ca­lles pa­ra bai­lar en la Dia­bla­da: sue­len ata­viar­se co­mo dia­blo, gua­ri­cha o ca­pa­ri­che, los tres per­so­na­jes prin­ci­pa­les. El ori­gen es­tá en la épo­ca co­lo­nial y evo­ca la re­bel­día de los in­dí­ge­nas y mes­ti­zos con­tra la re­li­gión ca­tó­li­ca: se dis­fra­za­ban de dia­blos en re­pu­dio a los ser­mo­nes de los sa­cer­do­tes es­pa­ño­les y al mal­tra­to que re­ci­bían de los co­lo­nos. La tra­di­ción exi­ge de­ben ves­tir­se de dia­blos du­ran­te sie­te años con­se­cu­ti­vos.

Los dia­blos dan­zan­tes de Ya­re (Ve­ne­zue­la): des­de ha­ce 269 años, los “dia­blos” dan­zan en es­ta lo­ca­li­dad. Co­men­zó en 1749, cuan­do una gran se­quía afec­tó al Va­lle de Ya­re. Los fie­les hi­cie­ron pro­me­sas al San­to Sa­cra­men­to pa­ra que lle­ga­ra la llu­via; y lle­gó. Du­ran­te el ri­tual, los “pro­me­se­ros” vis­ten de ro­jo, con ca­pas y más­ca­ras de apa­rien­cia gro­tes­ca, y por­tan cru­ces, es­ca­pu­la­rios y ro­sa­rios. Bai­lan por las ca­lles al rit­mo de tam­bo­res e ins­tru­men­tos de cuer­da que cau­san un gran es­truen­do pa­ra es­pan­tar al ma­ligno.

EL Co­la­cho (Bur­gos): Es­ta fes­ti­vi­dad s se re­mon­ta a 1620. Ciu­da­da­nos ves­ti­dos de de­mo­nios co­rren por to­do el pue­blo lu­cien­do más­ca­ras ro­jas y ama­ri­llas y pro­fi­rien­do in­sul­tos con­tra los lu­ga­re­ños, dán­do­les la­ti­ga­zos. Cuan­do los re­do­bles anun­cian la lle­ga­da del ata­ba­le­ro, da co­mien­zo una ex­hi­bi­ción sin­gu­lar: el sal­to del Co­la­cho. Los be­bés que han na­ci­do ese año son co­lo­ca­dos so­bre un col­chón, mien­tras los “dia­blos” les sal­tan por en­ci­ma en una suer­te de bau­tis­mo: así el de­mo­nio ab­sor­be los pe­ca­dos de los re­cién na­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.