LA PUER­TA DEL IN­FIERNO

Enigmas - - EN PORTADA -

Si quie­res em­pren­der el ca­mino ha­cia el averno, ob­vian­do los ries­gos que im­pli­ca, pue­des ha­cer­lo, por ejem­plo, por la Re­pú­bli­ca Che­ca, en la re­gión de Ok­na, al nor­te de Bohe­mia. Allí se eri­ge el mis­te­rio­so Cas­ti­llo de Hous­ka, que, se­gún la tra­di­ción local, ha­bría si­do eri­gi­do pre­ci­sa­men­te co­mo “ta­pón” de una en­tra­da al mis­mí­si­mo in­fierno. La his­to­ria, que se re­mon­ta al si­glo IX, cuen­ta que en la ro­ca so­bre la que se yer­gue la cons­truc­ción ha­bía una grie­ta por la que sa­lían cria­tu­ras in­fer­na­les “con as­pec­to mi­tad hu­mano y mi­tad ani­mal, que cau­sa­ban da­ños a per­so­nas, ani­ma­les y per­ju­di­ca­ban la co­se­cha”. Con el pa­so de los años se lo­gró ta­po­nar la grie­ta y so­bre ella se eri­gió una ca­pi­lla de es­ti­lo gó­ti­co. Fue en el si­glo XIII, lo que con­vier­te a Hous­ka en una de las for­ta­le­zas más an­ti­guas de Che­quia. El he­cho de que las pa­re­des es­tén siem­pre hú­me­das y cu­bier­tas de lí­que­nes, mien­tras las de­más cons­truc­cio­nes no su­fren di­chos pro­ble­mas, des­pier­ta aún más du­das en­tre los lu­ga­re­ños. Des­de ha­ce si­glos, las gen­tes de la zo­na es­tán con­ven­ci­das de que la mis­te­rio­sa puer­ta que se abri­ría de­ba­jo del cas­ti­llo con­du­ce a otros mun­dos… e in­clu­so a otros tiem­pos. Aun­que las for­ta­le­zas se cons­truían con una fi­na­li­dad pro­tec­to­ra, la mo­le pé­trea de Hous­ka se si­túa en un lu­gar de­sier­to y sin ac­ce­so al agua. Una le­yen­da apun­ta que en el si­glo XVI se con­ce­dió a un reo con­de­na­do a muer­te la po­si­bi­li­dad de tro­car su trá­gi­co des­tino por la li­ber­tad si se aven­tu­ra­ba en su in­te­rior y con­ta­ba lo que ha­bía vis­to. Una vez que le hi­cie­ron des­cen­der, co­men­zó a gri­tar, ate­rra­do, que lo subie­ran, ase­gu­ran­do que pre­fe­ría mo­rir en el ca­dal­so: ase­gu­ró que en el in­te­rior de la si­ma ha­bía es­cu­cha­do unos gri­tos es­pe­luz­nan­tes, y que el am­bien­te es­ta­ba im­preg­na­do de un he­dor in­so­por­ta­ble. En el si­glo XIX se ex­ten­dió aún más la le­yen­da cuan­do el poe­ta ro­mán­ti­co Ka­rel Hy­nek Má­cha de­ci­dió per­noc­tar en la si­ma y di­jo ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do un sue­ño pro­fé­ti­co. Exis­ten, no obs­tan­te, otras su­pues­tas puer­tas al in­fierno di­se­mi­na­das por to­do el or­be: El Escorial (Es­pa­ña); el Ne­cro­man­te­ión (Éfi­ra, Gre­cia), el crá­ter de Dar­va­za (Turk­me­nis­tán), Hie­rá­po­lis (Pa­muk­ka­le, Tur­quía), el Mon­te Oso­re (Ja­pón). Su­ma y si­gue… No sa­be­mos cuál es el me­jor ata­jo pa­ra lle­gar has­ta las bra­sas del abis­mo.

Der­we­ze, Turk­me­nis­tán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.