EN BUS­CA DEL PRI­MER TE­RRES­TRE EX­TRA­TE­RRES­TRE

¿Po­dre­mos re­pro­du­cir­nos en el es­pa­cio? Aun­que he­mos lo­gra­do vi­vir fue­ra de nues­tro pla­ne­ta, aún no he­mos si­do ca­pa­ces de re­pro­du­cir­nos en gra­ve­dad ce­ro ni so­me­ti­dos al in­flu­jo de las ra­dia­cio­nes cós­mi­cas. Nue­vos ex­pe­ri­men­tos pre­ten­den re­sol­ver las du­das y

Enigmas - - CIENCIA -

Si que­re­mos co­lo­ni­zar otros pla­ne­tas más allá de nues­tro Sis­te­ma So­lar de­be­re­mos re­co­rrer enor­mes dis­tan­cias cós­mi­cas y al­can­zar ese re­mo­to des­tino fi­nal aún con vi­da. Una op­ción que lle­va dé­ca­das so­bre la me­sa y ade­más ha si­do mil ve­ces plan­tea­da por la cien­cia fic­ción con­sis­ti­ría en ha­cer hi­ber­nar a los tri­pu­lan­tes de la na­ve pa­ra lue­go des­per­tar­los a la lle­ga­da. De es­te mo­do, pa­re­ce­ría que no ha pa­sa­do ese lar­go tiem­po por los cuer­pos de los via­je­ros ni ma­ni­fes­ta­rían sín­to­mas de en­ve­je­ci­mien­to.

Sin em­bar­go, otra po­si­bi­li­dad teó­ri­ca se­ría que a la me­ta no lle­ga­ran los mis­mos tri­pu­lan­tes que par­tie­ron de la Tie­rra sino al­gu­na de sus ge­ne­ra­cio­nes des­cen­dien­tes, aun­que pa­ra ello de­bie­ran re­pro­du­cir­se du­ran­te el des­pla­za­mien­to. Pues bien, hoy día, con­ce­bir, na­cer y cre­cer en el es­pa­cio ex­te­rior re­sul­ta to­do un pro­ble­ma re­ple­to de in­cóg­ni­tas cien­tí­fi­cas.

Co­mo bien sa­be­mos, fue­ra de nues­tro ho­gar te­rres­tre no hay gra­ve­dad y nues­tra bio­lo­gía es­tá so­me­ti­da al im­pac­to de las da­ñi­nas ra­dia­cio­nes cós­mi­cas. Am­bas ca­rac­te­rís­ti­cas de la exis­ten­cia le­jos de nues­tra at­mós­fe­ra col­man de ries­go tan­to la ges­ta­ción hu­ma­na co­mo el par­to, an­te lo cual, una em­pre­sa de los Paí­ses Ba­jos ha plan­tea­do to­da una se­rie de ex­pe­ri­men­tos pa­ra sa­lir de du­das. Se tra­ta de la com­pa­ñía Spa­ceLi­fe Ori­gin que ha pre­sen­ta­do a la pren­sa un plan en tres fa­ses pa­ra des­en­tra­ñar los mis­te­rios de la re­pro­duc­ción de se­res hu­ma­nos en ór­bi­ta. El año 2020, Spa­ceLi­fe Ori­gin lan­za­rá al es­pa­cio mil tu­bos pro­te­gi­dos con­tra la ra­dia­ción, re­ple­tos de óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des de nues­tra es­pe­cie ex­traí­dos de ban­cos de fe­cun­da­ción in vi­tro ubi­ca­dos por to­do el mun­do. La idea es al­ma­ce­nar to­dos esos re­ci­pien­tes en un sa­té­li­te pa­ra que, a mo­do de ar­ca per­pe­tua, per­ma­nez­can en un lu­gar se­gu­ro, por tiem­po in­de­fi­ni­do y al mar­gen de las vi­ci­si­tu­des que pue­da pa­de­cer la hu­ma­ni­dad en el pla­ne­ta, in­clui­da su des­apa­ri­ción.

Más pro­duc­ti­va cien­tí­fi­ca­men­te ha­blan­do se­rá la Mi­sión Lo­tus, a po­ner en mar­cha por la mis­ma com­pa­ñía el año 2021. En es­ta oca­sión se­rá lan­za­da una In­cu­ba­do­ra de Em­brio­nes Es­pa­cia­les cu­yo di­se­ño se es­tá ul­ti­man­do. La in­cu­ba­do­ra se­rá ca­paz de re­crear con­di­cio­nes de gra­ve­dad si­mi­la­res a las de la Tie­rra pa­ra evi­tar los pro­ble­mas que un en­torno de in­gra­vi­dez pu­die­ra oca­sio­nar. Una vez con es­te dis­po­si­ti­vo en fun­cio­na­mien­to, se pro­ce­de­rá a en­viar­lo al es­pa­cio con óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des, pe­ro to­do ese ma­te­rial bio­ló­gi­co de­be­rá re­tor­nar al ca­bo de cua­tro días de es­tan­cia ex­te­rior pa­ra fer­ti­li­zar­lo, in­se­mi­nar­lo ar­ti­fi­cial­men­te e im­plan­tar­lo co­mo em­brión en una mu­jer. El se­gui­mien­to del em­ba­ra­zo per­mi­ti­rá co­no­cer si las cé­lu­las se vie­ron o no al­te­ra­das de al­gu­na ma­ne­ra por el ci­ta­do pa­seo ex­te­rior. Fi­nal­men­te, pa­ra el año 2024 es­tá pre­vis­to en­viar a 400 ki­ló­me­tros de al­tu­ra a una mu­jer no só­lo ya em­ba­ra­za­da sino a pun­to de dar a luz.

Es­ta Mi­sión Cu­na, co­mo ya ha si­do bau­ti­za­da, tras­la­da­rá tam­bién al es­pa­cio a un equi­po mé­di­co cua­li­fi­ca­do pa­ra que pue­da aten­der allí mis­mo el par­to sin po­ner en pe­li­gro al­guno a la ma­dre. Por otra par­te, la can­di­da­ta ele­gi­da pa­ra es­te ex­pe­ri­men­to de­be­rá ya ha­ber te­ni­do al me­nos dos hi­jos sin que ha­ya pre­sen­ta­do nin­gún ti­po de pro­ble­ma du­ran­te los na­ci­mien­tos. De es­te mo­do, nue­va­men­te, se ob­ser­va­rán y ana­li­za­rán to­das las di­fi­cul­ta­des y efec­tos que la es­tan­cia or­bi­tal pu­die­ra oca­sio­nar tan­to en el ni­ño co­mo en la ges­tan­te a la ho­ra del alum­bra­mien­to.

No se­rá la pri­me­ra vez que se tra­tan de re­sol­ver los mis­te­rios que acom­pa­ñan a un em­ba­ra­zo es­pa­cial. En 1997, el mé­di­co del mí­ti­co cos­mo­nau­ta Yu­ri Ga­ga­rin re­ve­ló que la Unión So­vié­ti­ca obli­gó a Va­len­ti­na Te­resh­ko­va a que­dar­se em­ba­ra­za­da pa­ra ver si su deam­bu­lar por el es­pa­cio ex­te­rior ha­bía cau­sa­do al­gún ti­po de efec­to ne­ga­ti­vo en su or­ga­nis­mo o en su ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va. Te­resh­ko­va ha­bía si­do la pri­me­ra mu­jer cos­mo­nau­ta y fue lan­za­da en una bre­ve mi­sión el año 1963. Una vez de re­gre­so, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con otro cos­mo­nau­ta so­vié­ti­co y am­bos se mos­tra­ron muy re­ti­cen­tes a te­ner hi­jos por te­mor a que pu­die­ran na­cer con mal­for­ma­cio­nes o en­fer­me­da­des de­bi­do al pa­so por el es­pa­cio de los pro­ge­ni­to­res. Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des ru­sas les obli­ga­ron a te­ner des­cen­den­cia pa­ra ob­ser­var el re­sul­ta­do. Y, en efec­to, tu­vie­ron una ni­ña que es­tu­vo al mi­nu­cio­so cui­da­do de los mé­di­cos du­ran­te los cin­co pri­me­ros años de exis­ten­cia. La cria­tu­ra no ma­ni­fes­tó du­ran­te su desa­rro­llo nin­gu­na com­pli­ca­ción acha­ca­ble a la par­ti­cu­lar pro­fe­sión de sus pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.