LU­GA­RES QUE ACO­GEN EL MAL

Enigmas - - EN PORTADA -

DAVOLJA VAROS (SER­BIA) Davolja Varos, que en ser­bio ci­rí­li­co sig­ni­fi­ca “Ciu­dad del Dia­blo”, es una for­ma­ción ro­co­sa al sur de Ser­bia. Com­pues­ta por 202 exó­ti­cas for­ma­cio­nes co­no­ci­das co­mo “pi­rá­mi­des de tie­rra” o “to­rres”, fue­ron crea­das por la ero­sión y una fuer­te ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca. Ba­jo ellas co­rre un ma­nan­tial con al­ta con­cen­tra­ción de mi­ne­ra­les y dos fuen­tes: Davolja Vo­da –“agua del Dia­blo”– y Cr­veno Vre­lo –Pozo Ro­jo–. La par­ti­cu­la­ri­dad del te­rreno: sue­lo ro­jo, aguas ex­tre­ma­da­men­te áci­das y el par­ti­cu­lar sonido que cau­sa el vien­to al atra­ve­sar­las, ha da­do ori­gen a di­ver­sas le­yen­das, en­tre ellas, que aquel es un lu­gar con­sa­gra­do al ma­ligno. LAS FLE­CHAS DEL DIA­BLO (DE­VIL’S ARROWS, BOROUGHBRIDGE, IN­GLA­TE­RRA) Los lla­ma­dos “Men­hi­res de Boroughbridge” son tres gran­des pie­dras me­ga­lí­ti­cas ubi­ca­das en North Yorks­hi­re, que se le­van­tan cer­ca de la ca­rre­te­ra que en la ac­tua­li­dad cru­za el río Ure. Eri­gi­das en tiem­pos prehis­tó­ri­cos, pa­re­ce que en un prin­ci­pio fue­ron cin­co pie­dras, que fi­nal­men­te se dis­per­sa­ron. Las tres res­tan­tes es­tán ali­nea­das de for­ma ca­si per­fec­ta, por lo que se cree que fue­ron así co­lo­ca­das pa­ra coin­ci­dir con los mo­vi­mien­tos lu­na­res. La his­to­ria so­bre­na­tu­ral em­pe­zó a es­cu­char­se en 1721, cuan­do se di­jo que fue el mis­mí­si­mo Sa­ta­nás quien ti­ró las pie­dras, que em­pe­za­rían a ser co­no­ci­das co­mo “Las Fle­chas del Dia­blo” –De­vil’s Arrows–. Una le­yen­da se­ña­la que al dar do­ce vuel­tas en con­tra de las agu­jas del re­loj a una de ellas, se apa­re­ce­rá el mis­mo Astuto en per­so­na. LOS PAN­TA­NOS DE LOS CON­DE­NA­DOS Cuen­tan que al­go os­cu­ro se cier­ne so­bre Yeun Elez, en Bre­ta­ña, don­de, se­gún Oli­vier Le Ca­rrer, los sor­ti­le­gios de otros tiem­pos “se di­vier­ten con­fun­dién­do­se con los de la ac­tua­li­dad”. Ese río de los án­ge­les es el Elez, cu­yo cur­so “se­guían las cria­tu­ras ala­das pa­ra ir a li­be­rar las almas cau­ti­vas de los di­fun­tos y abrir­les las puer­tas del pur­ga­to­rio”. Se di­ce que an­tes de que el em­bal­se sir­vie­ra pa­ra re­fri­ge­rar, en los 60, la hoy des­apa­re­ci­da cen­tral de Bren­ni­lis, allí con­ver­gía una ma­ris­ma sin fon­do. Los cam­pe­si­nos del Arrée vi­vían siem­pre con el al­ma en vi­lo es­pe­ran­do los chi­rri­dos de la ca­rre­ta del An­kou, se­gún Le Ca­rrer, “el devoto ser­vi­dor de la muer­te que re­co­rría los cam­pos con su mell ben­nigt –ma­zo ben­de­ci­do– pa­ra marcar a los si­guien­tes ‘ele­gi­dos’”. No era ba­la­dí que se en­con­tra­ran in­quie­tos: no sa­bían qué les aguar­da­ba en el in­son­da­ble you­dig, con­si­de­ra­do la puer­ta del mis­mo In­fierno; otra de tan­tas…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.