EDI­TO­RIAL

Enigmas - - SUMARIO -

Bue­nas in­ten­cio­nes, vi­llan­ci­cos, co­mi­lo­nas, cien­tos de Wha­tApps, lu­ces, lo­te­ría, re­en­cuen­tros… Es di­fí­cil de­fi­nir la Na­vi­dad con un so­lo con­cep­to por­que es to­do es­to y mu­cho más. In­ten­ta­mos que en es­tas fe­chas sal­ga lo me­jor de no­so­tros mis­mos, de­jan­do a un la­do los de­mo­nios que anidan en el al­ma hu­ma­na, y la gran ma­yo­ría no sa­be­mos ni lo que es­ta­mos ce­le­bran­do. Hay quien di­ce que el na­ci­mien­to de Je­sús… Así de sim­ple, sin plan­tear­se que mu­chos mi­le­nios an­tes es­tas fe­chas ya eran sa­gra­das pa­ra otros pue­blos y pa­ra otras re­li­gio­nes, por­que con el sols­ti­cio de in­vierno se aca­ba­ba la eta­pa de os­cu­ri­dad y em­pe­za­ba la lu­mi­no­sa; la no­che más lar­ga da­ba pa­so a un pe­rio­do de luz que ter­mi­na­ba con la lle­ga­da de las co­se­chas. Y eso era al­go que mar­ca­ban con pre­ci­sión de re­loj sui­zo, por ejem­plo, los con­jun­tos me­ga­lí­ti­cos. Pe­ro hay más; en las Na­vi­da­des pa­sa­das, la No­che­bue­na reunía a las fa­mi­lias al ca­lor del fue­go, des­pués de la ce­na, pa­ra con­tar re­la­tos de te­rror. Al­gu­nos de ellos pro­ta­go­ni­za­dos por cria­tu­ras de un tiem­po pa­gano que, se­gún la creen­cia, veían có­mo se abrían las puer­tas eté­reas de su cár­cel tem­po­ral pa­ra ac­ce­der a nues­tra reali­dad, y así ha­cer­nos la vi­da im­po­si­ble. La Gry­la, el ga­to Yu­le, el Kram­pus… el te­rri­ble ser que ves­tía co­mo Pa­pá Noel pa­ra fla­ge­lar a los ni­ños… Hay mu­chas his­to­rias de Na­vi­dad, de la os­cu­ra Na­vi­dad, que des­co­no­ce­mos y que he­mos asu­mi­do co­mo pro­pias de es­tas fe­chas. Bas­te de­cir que, si co­no­cié­se­mos el ori­gen de los vi­llan­ci­cos, a lo me­jor no los can­tá­ba­mos tan ale­gre­men­te. Di­cho lo cual, nun­ca es tar­de pa­ra desear­les unas fe­li­ces fies­tas…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.