SE­ÑA­LES

A co­mien­zos de no­viem­bre de 2018 sal­tó a los me­dios la no­ti­cia del ha­llaz­go de una re­pre­sen­ta­ción de Je­sús que, se­gún al­gu­nos ti­tu­la­res sen­sa­cio­na­lis­tas, era la más an­ti­gua que se ha­bía en­con­tra­do. ¿Qué hay de cier­to ello?

Enigmas - - SUMARIO -

El des­cu­bri­mien­to fue rea­li­za­do en fe­bre­ro de 2017 por la doc­to­ra Em­ma Maa­yan-Fa­nar, his­to­ria­do­ra del ar­te de la Uni­ver­si­dad de Hai­fa, en una igle­sia si­tua­da en el yacimiento de Shiv­ta, en el de­sier­to de Né­guev (Is­rael), que fue cons­trui­da en­tre los si­glos V y VI.

La ima­gen, se­gún re­ve­ló Maa­yan-Fa­nar en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “La ca­ra de Cris­to re­ve­la­da en Shiv­ta: una pin­tu­ra mu­ral bi­zan­ti­na tem­pra­na en el de­sier­to de la Tie­rra San­ta” –pu­bli­ca­do en el nú­me­ro de agos­to de 2018 de la re­vis­ta An­ti­quity de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge– fue en­con­tra­da en la par­te su­pe­rior del áb­si­de del bap­tis­te­rio, en­ci­ma de la pi­la bau­tis­mal; de ahí que se con­clu­ye­se que se tra­ta­ba de una ar­cai­ca re­pre­sen­ta­ción del bau­tis­mo de Je­sús a ma­nos de Juan el Bau­tis­ta, cu­yo ros­tro tam­bién es­ta­ría re­pre­sen­ta­do en la pin­tu­ra mu­ral, aun­que ape­nas se apre­cia.

Lo cu­rio­so es que la su­pues­ta ima­gen de Je­sús lo mues­tra co­mo un jo­ven im­ber­be de pe­lo cor­to y ri­za­do, jus­to al con­tra­rio de la tradicional re­pre­sen­ta­ción cris­tia­na, aun­que con su ha­bi­tual ca­ra afi­la­da y su ca­rac­te­rís­ti­ca na­riz alar­ga­da.

Real­men­te no hay na­da no­ve­do­so en es­to. Por un la­do, la pin­tu­ra ya fue men­cio­na­da en los años vein­te del si­glo pa­sa­do por los es­tu­dio­sos de la Éco­le Bi­bli­que, aun­que no se le dio de­ma­sia­da im­por­tan­cia. Ade­más, no se tra­ta de la pri­me­ra re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca de Je­sús, co­mo al­gu­nos me­dios po­co in­for­ma­dos han afir­ma­do.

LA IMA­GEN DE MA­YOR AN­TI­GÜE­DAD

En reali­dad, las imá­ge­nes más an­ti­guas que se han en­con­tra­do es­ta­ban en una ca­pi­lla cris­tia­na de la ciu­dad Du­ra Eu­ro­pos, a ori­llas del Éu­fra­tes, en la ac­tual Si­ria, des­cu­bier­ta en 1933 por un gru­po de es­tu­dio­sos de la Uni­ver­si­dad de Ya­le. En la ca­pi­lla, per­te­ne­cien­te a una ca­sa par­ti­cu­lar y da­ta­da en torno al año 230 –po­cos años an­tes del aban­dono de la ciu­dad, en el año 256–, lo que la con­vier­te en la igle­sia más an­ti­gua des­cu­bier­ta has­ta la fe­cha, se en­con­tra­ron una se­rie de fres­cos mu­ra­les de te­má­ti­ca cris­tia­na, en­tre los que me­re­ce la pe­na des­ta­car una re­pre­sen­ta­ción de Adán y Eva y va­rias es­ce­nas evan­gé­li­cas pro­ta­go­ni­za­das por Je­sús: la cu­ra­ción del pa­ra­lí­ti­co de Ca­far­naúm (Mar­cos 2, 1-12); Je­sús an­dan­do so­bre las aguas del mar de Ga­li­lea, jun­to a Pe­dro y un bar­co en el que apa­re­cen re­pre­sen­ta­dos el res­to de após­to­les, aun­que só­lo se con­ser­van cin­co de las fi­gu­ras (Mc 6, 45-61); y una re­pre­sen­ta­ción del mo­ti­vo ico­no­grá­fi­co del Buen Pas­tor.

En es­tos fres­cos, que se con­ser­van en la Uni­ver­si­dad de Ya­le, Je­sús apa­re­ce tam­bién re­pre­sen­ta­do con el pe­lo cor­to y sin bar­ba. Por lo tan­to, el re­cien­te ha­llaz­go ex­pues­to por la doc­to­ra Em­ma Maa­yan-Fa­nar no es la re­pre­sen­ta­ción más an­ti­gua de Je­sús, aun­que es ex­tre­ma­da­men­te ra­ro, ya que se en­cuen­tra en la ac­tual Is­rael. Por si fue­ra po­co, ha­ce al­gu­nos años, en otra de las igle­sias pa­leo­cris­tia­nas de Shiv­ta se en­con­tró una pin­tu­ra mu­ral de la trans­fi­gu­ra­ción de Je­sús, otro even­to cla­ve des­cri­to en los Evan­ge­lios cris­tia­nos, aun­que es­ta tan de­te­rio­ra­da que ape­nas pue­de in­tuir­se.

En efec­to, las pin­tu­ras de Je­sús co­mo un jo­ven de pe­lo cor­to e im­ber­be eran ha­bi­tua­les en to­do el es­te del Im­pe­rio bi­zan­tino, es­pe­cial­men­te en Egip­to y en la re­gión de Si­ria y Pa­les­ti­na. Pe­ro tam­bién en oc­ci­den­te se le re­pre­sen­ta­ba así, siem­pre se­gún los cá­no­nes ar­tís­ti­cos gre­co-ro­ma­nos: con el ca­be­llo cor­to y con to­gas o tú­ni­cas. Por ejem­plo, en el te­cho de la Ca­ta­cum­ba de San Ca­lix­to (Ro­ma), de me­dia­dos del si­glo III, apa­re­ce re­pre­sen­ta­do co­mo el Buen Pas­tor que re­co­ge a la ove­ja des­ca­rria­da. De esa mis­ma épo­ca, ade­más, te­ne­mos un mo­sai­co, en las gru­tas va­ti­ca­nas, don­de apa­re­ce co­mo el Sol In­vic­tus.

Pe­ro ya des­de el si­glo IV, cuan­do se le­ga­li­zó el cris­tia­nis­mo –con el Edic­to de Mi­lán, año 313– y se con­vir­tió en re­li­gión ofi­cial –Edic­to de Te­sa­ló­ni­ca, año 380–, se le co­men­zó a mostrar con su ca­rac­te­rís­ti­ca bar­ba y con el pe­lo lar­go. Aun­que no se sa­be muy bien el mo­ti­vo de es­to.

Ima­gen de Je­sús co­mo un jo­ven de pe­lo cor­to e im­ber­be ha­lla­da en el yacimiento de Shiv­ta. No es, sin em­bar­go, la re­pre­sen­ta­ción más an­ti­gua del Na­za­reno des­cu­bier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.