EL TÚ­NEL DEL TIEM­PO

HAN PA­SA­DO 25 AÑOS DE SU MIS­TE­RIO­SA MUER­TE Y EL NARCO DE LOS NARCOS ES CON­SI­DE­RA­DO POR MU­CHOS COLOMBIANOS PO­CO ME­NOS QUE UN SAN­TO QUE VUEL­VE A ES­TAR DE PLE­NA AC­TUA­LI­DAD.

Enigmas - - SUMARIO - Ós­car He­rra­dón

Re­sul­ta sor­pren­den­te, sí, pe­ro 25 años des­pués de que el rey de los narcos fue­ra aba­ti­do, hay un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de per­so­nas que creen que Es­co­bar, cual El­vis del nar­co­trá­fi­co, si­gue vi­vo. Apun­tan que su muer­te só­lo fue una dis­trac­ción, pe­ro lo más cu­rio­so es que le atri­bu­yen mi­la­gros de vez en cuan­do. Qui­zá se de­ba a las ín­fu­las de Ro­bin Hood del su­so­di­cho, que en vi­da le­van­tó el pro­yec­to “Me­de­llín Sin Tu­gu­rios”, que con­sis­tía en en­tre­gar mil ca­sas –aun­que só­lo se en­tre­ga­ron 470–, a un ba­rrio que fue re­nom­bra­do co­mo Pa­blo Es­co­bar, y po­co des­pués co­mo La Mi­la­gro­sa: aquel ac­to del pa­trón pa­re­cía más un mi­la­gro que otra co­sa, y con tal nom­bre se que­dó.

Con­tri­bu­yó a ese es­pí­ri­tu mi­la­gre­ro, pro­ba­ble­men­te, el he­cho de que tras la muer­te de Pa­blo, su ma­dre, Her­mil­da Ga­vi­ria, du­ran­te cua­tro o cin­co años pro­gra­mó una pro­ce­sión por las ca­lles del ba­rrio pa­ra hon­rar la muer­te de Es­co­bar. To­dos acu­dían allí, qui­zá por devoción al narco, pe­ro pro­ba­ble­men­te por­que sa­bían que Her­mil­da se ha­bía que­da­do co­mo pro­pie­ta­ria de los lotes y vi­vien­das. Aque­llo era tan tu­mul­tuo­so, que pa­re­cía la pro­ce­sión del San­to Se­pul­cro.

Se­gún una tes­ti­go de aque­llos he­chos, Carmen Ali­cia Ja­ra­mi­llo, con más de ochen­ta años y que man­tu­vo un es­tre­cho con­tac­to con la ma­dre del narco, aque­lla ci­ta “Era muy si­mi­lar a una pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta. Un ca­rro –que lle­va­ba un cua­dro de Es­co­bar so­bre el te­cho y que traía a do­ña Her­mil­da siem­pre al ba­rrio– era el que ini­cia­ba el re­co­rri­do. Íba­mos des­pa­cio y sa­lía­mos con ca­mán­du­las y eran pro­ce­sio­nes de dos o tres ho­ras”. A fi­na­les de los 90, cuan­do la vio­len­cia en La Mi­la­gro­sa se agu­di­zó, de­ja­ron de ce­le­brar­se aque­llas sin­gu­la­res ce­re­mo­nias, sin em­bar­go, aún per­ma­ne­ce en el ba­rrio la igle­sia de San Si­món Após­tol, cu­yo pa­trono es el Ni­ño Je­sús de Ato­cha, de ori­gen es­pa­ñol, por el que

Es­co­bar sen­tía una gran devoción. De he­cho, tras los aten­ta­dos del Car­tel de Ca­li con­tra él, el ca­po ad­ju­di­có su sal­va­ción al Di­vino Ni­ño y al Ni­ño Je­sús de Ato­cha, dos fi­gu­ras muy cé­le­bres en­tre po­lí­ti­cos co­rrup­tos vinculados al nar­co­trá­fi­co, e in­clu­so fut­bo­lis­tas colombianos.

UNA MUER­TE SIN RE­SOL­VER

Un día des­pués de cum­plir 44 años, el 2 de di­ciem­bre de 1993, Es­co­bar era arrin­co­na­do por el lla­ma­do Blo­que de Bús­que­da en el te­cho de una ca­sa ale­da­ña en la que él re­si­día. Tres dis­pa­ros de ba­la aca­ba­ron con su vi­da, pe­ro un cuar­to de si­glo des­pués na­die sa­be con cer­te­za quién apre­tó el ga­ti­llo. Se­gún el in­for­me fo­ren­se, pre­sen­ta­ba un dis­pa­ro en la pier­na de­re­cha, otro en el tó­rax y uno que le per­fo­ró el oí­do, de un pro­yec­til per­te­ne­cien­te a un fu­sil R-15.

Se han ba­ra­ja­do va­rias po­si­bi­li­da­des: que fue­ra un fran­co­ti­ra­dor del gru­po Los Pe­pes; que le dis­pa­ra­se un ofi­cial del Blo­que de Bús­que­da; que lo hi­cie­ra Car­los Cas­ta­ño Gil, má­xi­mo lí­der de las de­no­mi­na­das Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia –AUC–, se­gún el tes­ti­mo­nio de un pa­ra­mi­li­tar lla­ma­do An­to­nio Her­nán­dez, alias “John”, o que fue­ra acri­bi­lla­do por un es­cua­drón del ci­ta­do blo­que. Al mis­te­rio se su­man las de­cla­ra­cio­nes que su hi­jo Juan Pa­blo Es­co­bar hi­zo en un li­bro pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por Pla­ne­ta. Se­gún di­jo a la pren­sa: “Se sui­ci­dó con la pis­to­la que él por­ta­ba y que fue en­con­tra­da a su la­do. (…) Mu­chas ve­ces me con­tó que su pis­to­la te­nía quin­ce ba­las: ca­tor­ce pa­ra sus enemi­gos… y una pa­ra él”.

Su muer­te es un mis­te­rio, y su re­cuer­do el de ca­si un san­to pa­ra mu­chos miem­bros de la co­mu­ni­dad a la que ayu­dó, que ol­vi­dan, o no quie­ren re­cor­dar, que fue uno de los ase­si­nos más san­gui­na­rios de su tiem­po, al que se atri­bu­yen has­ta 3.000 víc­ti­mas, se­gún su hi­jo, aun­que no exis­te cer­te­za de a cuán­ta gen­te man­dó ase­si­nar aquel que lla­ma­ban “el Pa­trón”.

Ade­más del 25 aniver­sa­rio de su fi­nal, Es­co­bar vol­vió a es­tar de ple­na ac­tua­li­dad ha­ce po­co, aun­que nun­ca la ha per­di­do, de he­cho lle­va años cual es­tre­lla me­diá­ti­ca gra­cias a se­ries co­mo Narcos y a pe­lí­cu­las co­mo Es­co­bar. Pa­raí­so Per­di­do o Lo­ving Pa­blo. Y fue tras la de­ten­ción en Co­lom­bia de Jhon Cai­ro Ve­lás­quez Vás­quez, alias “Po­pe­ye”, uno de los peo­res sicarios del narco, acu­sa­do de de­li­tos de “con­cier­to pa­ra de­lin­quir” y ex­tor­sión. Tam­bién le acu­san de es­tar re­la­cio­na­do con la muer­te, en 1986, del di­rec­tor del dia­rio El Es­pec­ta­dor, Gui­ller­mo Cano Isa­za. El si­ca­rio, que en los úl­ti­mos años se ha­bía con­ver­ti­do en to­do un fe­nó­meno en You­tu­be, don­de se ha­cía lla­mar “Po­pe­ye arre­pen­ti­do”, ha si­do el úl­ti­mo en caer de la ex­ten­sa red de­lic­ti­va que ex­ten­dió Pa­blo Es­co­bar, un per­so­na­je pa­ra­dó­ji­ca­men­te odia­do y ama­do a la vez, en cu­ya pri­sión, co­no­ci­da co­mo “La Ca­te­dral”, cuen­tan que un cuar­to de si­glo des­pués aún se su­ce­den fe­nó­me­nos ex­tra­ños…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.