SÚPER SOL­DA­DOS

YA ES­TÁN AQUÍ, Y PO­CO TIE­NEN QUE ENVIDIAR A LAS TRO­PAS QUE HA­CE UNAS DÉ­CA­DAS NOS MOS­TRA­BA LA CIEN­CIA FIC­CIÓN. SON LOS “SU­PER­SOL­DA­DOS” DEL SI­GLO XXI, HOM­BRES “ME­JO­RA­DOS” GE­NÉ­TI­CA­MEN­TE, CON CHIPS IM­PLAN­TA­DOS EN EL CE­RE­BRO, EXOES­QUE­LE­TOS Y CA­PA­CI­DA­DES HAS­TA

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Ós­car He­rra­dón

La gue­rra del fu­tu­ro ya es­tá aquí. Los nue­vos sol­da­dos se­rán bió­ni­cos, mi­tad hom­bre y mi­tad má­qui­na, ca­si mu­tan­tes con ca­pa­ci­da­des has­ta hoy im­pen­sa­bles.

En 1962, en el pe­rio­do más vi­ru­len­to de la Gue­rra Fría, se es­tre­na­ba la pe­lí­cu­la El men­sa­je­ro del mie­do –The Man­chu­rian Can­di­da­te–, ba­sa­da en una no­ve­la ho­mó­ni­ma de Ri­chard Con­don. Con los años se sa­bría que aque­lla his­to­ria que pa­re­cía sa­li­da de una re­vis­ta pulp, te­nía una ba­se real en los ex­pe­ri­men­tos que la CIA, de ma­ne­ra so­te­rra­da y vil, ha­bía rea­li­za­do con mi­les de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses en el mar­co del Pro­gra­ma MK-Ul­tra. Los ciu­da­da­nos eran los co­ne­ji­llos de in­dias del po­der y del Ejér­ci­to, y en gran par­te lo se­gui­mos sien­do.

Le­jos que­da­ron aque­llos pio­ne­ros ex­pe­ri­men­tos pa­ra con­se­guir sol­da­dos más le­ta­les. Aho­ra, en ple­na re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, se abren un sin­fín de po­si­bi­li­da­des nue­vas a tra­vés la ex­pe­ri­men­ta­ción cien­tí­fi­co–mi­li­tar, sin el co­no­ci­mien­to del gran pú­bli­co en la ma­yor par­te de los ca­sos, por su­pues­to.

Y con avan­ces co­mo los que en­se­gui­da ve­re­mos, que dan es­ca­lo­fríos, mu­chos teó­ri­cos ya ima­gi­nan la “gue­rra del fu­tu­ro” –o del pre­sen­te– sin sa­lir del país, de un edi­fi­cio, o del sa­lón de ca­sa. Al­go que em­pie­za a to­mar for­ma a tra­vés de dro­nes no tri­pu­la­dos, vehícu­los au­tó­no­mos o ro­bots ca­pa­ces de uti­li­zar la IA pa­ra to­mar de­ci­sio­nes in si­tu, sin con­trol hu­mano. Tiem­po al tiem­po. Só­lo que­da es­pe­rar que no se cum­plan los “va­ti­ci­nios” que plan­teó ha­ce unas dé­ca­das Isaac Asi­mov en su Yo Ro­bot, ba­se de otros su­per­or­de­na­do­res que es­ca­pan a nues­tro con­trol y nos han brin­da­do imá­ge­nes inol­vi­da­bles en el ci­ne. Por aho­ra, los ro­bots se li­mi­tan a ac­ti­vi­da­des no tras­cen­den­ta­les, pe­ro su cam­po de ac­ción se am­plia a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go, y es que DAR­PA, que al­gu­nos ana­lis­tas han bau­ti­za­do ya co­mo “la ma­te­ria gris del Pen­tá­gono”, pues­to que sus res­pon­sa­bles dan cuen­ta di­rec­ta­men­te a los más al­tos res­pon­sa­bles de la se­de del De­par­ta­men­to de De­fen­sa, pa­re­cen que­rer ha­cer reali­dad lo que has­ta aho­ra per­te­ne­cía al cam­po de la sci-fi.

Uno de sus an­ti­guos di­rec­to­res, Re­gi­na Du­gan, afir­mó que “en DAR­PA las co­sas in­creí­bles pa­san”, y Ant­hony J. Tet­her, di­rec­tor de la agen­cia en­tre 2001 y 2009, re­co­no­ció que cer­ca del 90% de los pro­yec­tos no al­can­zan sus ob­je­ti­vos, de­bi­do lo am­bi­cio­so de sus pro­pues­tas”.

El ob­je­ti­vo de las paí­ses pio­ne­ros en I+D+I, co­mo los EEUU o Ru­sia, pa­re­ce en­fo­ca­do a lle­var a ca­bo la ba­ta­lla des­de sus res­pec­ti­vos cen­tros de De­fen­sa, cau­san­do da­ño a mi­les de ki­ló­me­tros sin que sus tro­pas se ex­pon­gan o re­ci­ban da­ño al­guno. Y aun­que aho­ra to­do pa­rez­ca en­dia­bla­da­men­te nue­vo y ex­tra­ño, la in­ves­ti­ga­ción tec­no­ló­gi­ca con es­te fin lle­va más de tres dé­ca­das ac­ti­va. Des­de 1983. Los pri­me­ros di­se­ños de lo que se co­no­cía co­mo “ar­mas au­tó­no­mas” fue­ron fi­nan­cia­dos, có­mo no, por la agen­cia DAR­PA, co­mo par­te de su pro­gra­ma de ar­mas in­te­li­gen­tes. Bau­ti­za­ron el pro­yec­to con una no­mi­na­ción na­da eu­fe­mís­ti­ca: “Ro­bots Ase­si­nos”, acom­pa­ña­do de un es­lo­gan que es­tá más cer­ca de cum­plir­se: “El cam­po de ba­ta­lla no es lu­gar pa­ra el ser hu­mano”. Pe­ro co­mo la má­qui­na, por muy “lis­ta” que sea, y au­tó­no­ma, no de­ja de ser una má-

qui­na, lo me­jor era re­to­mar el an­ti­guo an­he­lo de la CIA: crear su­per­sol­da­dos, o sol­da­dos me­jo­ra­dos –que sue­na me­nos ra­di­cal–, eso sí, apro­ve­chan­do los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, aun­que sin re­nun­ciar a la ex­pe­ri­men­ta­ción con dro­gas co­mo ya hi­cie­ran aque­llos en los años 50 y 60 del si­glo pa­sa­do.

La ma­yo­ría de los pla­nes pa­ra crear un “su­per­sol­da­do” pro­vie­nen de los EEUU, y una vez más de la Agen­cia pa­ra In­ves­ti­ga­cio­nes y Pro­yec­tos Avan­za­dos de De­fen­sa –DAR­PA–. En 2002, la cor­po­ra­ción pro­cla­mó que “el ser hu­mano se es­ta­ba con­vir­tien­do en el es­la­bón más dé­bil en la ca­de­na de los sis­te­mas de De­fen­sa”, en res­pues­ta al nue­vo es­ce­na­rio so­bre el que teo­ri­za­ban, a prin­ci­pios del si­glo XXI, los es­tra­te­gas mi­li­ta­res USA, quie­nes creían que, con res­pec­to a las ame­na­zas trans­fron­te­ri­zas, la me­jor so­lu­ción era des­ple­gar pe­que­ños gru­pos de sol­da­dos que se in­fil­tra­ran en­tre el enemi­go en lu­gar de una gran can­ti­dad de equi­po pe­sa­do y un ejér­ci­to más fá­cil de po­ner­se a ti­ro. Las de­rro­tas del po­de­ro­sí­si­mo ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano en Af­ga­nis­tán y otros rin­co­nes, que re­cor­da­ban en mu­chos sen­ti­dos a la san­gría y fra­ca­so de Viet­nam –don­de se rea­li­za­ron va­rios pro­yec­tos pa­ra crear sol­da­dos me­jo­ra­dos–, les vi­nie­ron a dar la ra­zón.

En me­dio de es­te es­ce­na­rio, los di­ri­gen­tes de DAR­PA so­li­ci­ta­ron al Con­gre­so una can­ti­dad na­da des­de­ña­ble pa­ra lle­gar a ca­bo sus in­ves­ti­ga­cio­nes: na­da me­nos que 160 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, con la in­ten­ción de blin­dar los sis­te­mas de De­fen­sa. A pe­sar de las vo­ces crí­ti­cas, la ma­yor par­te de la fi­nan­cia­ción fue apro­ba­da.

Crí­ti­cas a las que la mul­ti­na­cio­nal es­tá acos­tum­bra­da, y que real­men­te le im­por­tan bien po­co a la ho­ra de con­ti­nuar con sus pla­nes. Ha­ce unos me­ses

DAR­PA re­ci­be una im­por­tan­te can­ti­dad de fon­dos del Con­gre­so, a pe­sar de las mu­chas vo­ces crí­ti­cas con sus ex­pe­ri­men­tos

ha­blá­ba­mos en El Tú­nel del Tiem­po del pro­yec­to In­sect Allies, tras el cual tam­bién se ha­lla DAR­PA, y del pe­li­gro de una fu­tu­ra gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca. En­ton­ces la agen­cia vol­vió a co­lo­car­se en el pun­to de mi­ra por las crí­ti­cas que im­por­tan­tes cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to de Bio­lo­gía Max Planck hi­cie­ron a tra­vés de la re­vis­ta Scien­ce, sin em­bar­go, ya a prin­ci­pios de 2000 sus pro­yec­tos fue­ron pues­tos en du­da por un am­plio sec­tor de la opi­nión pú­bli­ca y mo­vi­mien­tos an­ti­sis­te­ma. An­te el ru­mor de que en sus ins­ta­la­cio­nes pa­re­cía que se es­ta­ban crean­do nue­vos Fran­kens­tein, el di­rec­tor de la agen­cia en­tre 2002 y 2009, Tony Tet­her –ima­gen en la otra pá­gi­na–, sa­lió al pa­so y afir­mó a la re­vis­ta WI­RED que: “Es más ha­bla­du­ría que otra co­sa; el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se tie­ne el me­jor en­tre­na­mien­to del mun­do. Nues­tra mi­sión es idear la for­ma de man­te­ner el ni­vel cuan­do los sol­da­dos es­tán en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les”.

“de­fen­sa” de sus pro­yec­tos no con­ven­ció a mu­chos, y no es pa­ra me­nos te­nien­do en cuen­ta lo que ha tras­cen­di­do so­bre ex­pe­ri­men­tos pa­ra crear sol­da­dos me­jo­ra­dos. Vea­mos…

DAR­PA pa­tro­ci­na do­ce­nas de pro­yec­tos de me­jo­ra hu­ma­na en la­bo­ra­to­rios de to­dos los EEUU y de ins­ti­tu­cio­nes en el ex­tran­je­ro. Aho­ra que la ta­sa de re­clu­ta­mien­to del Ejér­ci­to ha des­cen­di­do no­ta­ble­men­te, se­gún va­rias fuen­tes al­re­de­dor de un 12%, uno de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les es crear un “su­per­sol­da­do”. ¿Có­mo? Bueno, to­dos sa­be­mos que una de las co­sas que más vul­ne­ra­ble ha­ce al ser hu­mano es que ne­ce­si­ta dor­mir. Du­ran­te la Gue­rra de Viet­nam, cam­po abo­na­do pa­ra la ex­pe­ri­men­ta­ción con dro­gas por par­te de la CIA y otras agen­cias más opa­cas, se in­ten­tó man­te­ner a los sol­da­dos des­pier­tos, y se hi­zo a tra­vés de la in­ges­ta ma­si­va de an­fe­ta­mi­nas, al­go que tam­bién se pro­bó dé­ca­das an­tes en la Ale­ma­nia na­zi –ver re­cua­dro–. Pues bien, en la ac­tua­li­dad, pa­re­ce que los cien­tí­fi­cos de DAR­PA es­tán tra­ban­do en un pro­gra­ma co­no­ci­do co­mo “Pre­ven­ción de Fal­ta de Sue­ño” y que per­mi­ti­ría, gros­so mo­do, que un pi­lo­to pue­da vo­lar ¡has­ta 30 ho­ras se­gui­das! o, in­clu­so, que un boi­na ver­de so­bre­lle­ve 74 ho­ras de ac­ti­vi­dad sos­te­ni­da sin su­frir in­ca­pa­ci­da­des psi­co­mo­to­ras. Ahí es na­da… Ni Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger en sus me­jo­res tiem­pos.

Son va­rios los ex­pe­ri­men­tos es­ta­dou­ni­den­ses en es­ta lí­nea: in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Wa­ke Fo­rest (Ca­ro­li­na del Nor­te) es­tán ana­li­zan­do los efec­tos de una se­rie de fár­ma­cos ba­jo la de­no­mi­na­ción de am­pa­ki­nas que al pa­re­cer po­drían evi­tar el dé­fi­cit cog­ni­ti­vo re­la­cio­na­dos con lar­gos pe­rio­dos de vi­gi­lia. En la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia han ido más allá y es­tán uti­li­zan­do es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­neal co­mo for­ma de con­traA­que­lla

rres­tar la fa­ti­ga, ade­más de téc­ni­cas de re­pre­sen­ta­ción por imá­ge­nes pa­ra ana­li­zar los efec­tos neu­ro­pro­tec­to­res y neu­ro­re­ge­ne­ra­do­res de un an­ti­oxi­dan­te pre­sen­te en la plan­ta del ca­cao.

Por su par­te, en 2003, la Di­vi­sión de Sis­te­mas Hu­ma­nos de la Fuer­za Aé­rea nor­te­ame­ri­ca­na –USAF–, dio luz ver­de a la uti­li­za­ción de una dro­ga lla­ma­da Mo­da­fi­ni­lo –co­mer­cia­li­za­do ba­jo el nom­bre de Pro­vi­gil con­tra la nar­co­lep­sia y otros tras­tor­nos del sue­ño–, una sus­tan­cia neu­ro­es­ti­mu­lan­te ca­da vez más cé­le­bre en­tre los es­tu­dian­tes que po­dría man­te­ner a una per­so­na en pie du­ran­te más de 80 ho­ras. Una sus­tan­cia bas­tan­te pe­li­gro­sa, pues se­gún la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to, sus efec­tos se­cun­da­rios van des­de fie­bres, ma­reos, erup­cio­nes y pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar has­ta au­men­to de la agre­si­vi­dad e in­clu­so de­sa­rro­llo de ideas sui­ci­das.

Lue­go es­tá el pro­ble­ma de que un sol­da­do, ade­más de dor­mir, ne­ce­si­ta ví­ve­res; de he­cho, de­bi­do al es­fuer­zo, las ca­lo­rías que re­quie­re en un es­ce­na­rio de gue­rra pue­den lle­gar a las 8.000, fren­te a las 1.500-2.000 que de­be in­ge­rir un adul­to me­dio. Ya que es­to, una vez más, ra­len­ti­za la fun­ción del “su­per­sol­da­do”, lo que pre­ten­de DAR­PA es “lo­grar el to­tal do­mi­nio me­ta­bó­li­co”. ¿Y có­mo? Pues con­tro­lan­do la sen­sa­ción de ham­bre usan­do nu­tra­céu­ti­cos – com­ple­men­tos ali­men­ti­cios na­tu­ra­les– y otros su­ple­men­tos nu­tri­ti­vos. Es­te ob­je­ti­vo in­clu­ye con­ver­tir en co­mes­ti­bles co­sas has­ta aho­ra im­pen­sa­bles, y que el mi­li­tar pue­da ha­llar fá­cil­men­te, co­mo la ce­lu­lo­sa de las plan­tas.

Tan am­bi­cio­so plan, DAR­PA lo es­tá desa­rro­llan­do en el Cen­tro de Sis­te­mas pa­ra Sol­da­dos en Na­tick, Mas­sa­chu­setts. Uno de sus la­bo­ra­to­rios desa­rro­lló ha­ce tiem­po el pro­to­ti­po de un pa­que­te ali­men­ti­cio de­no­mi­na­do First Stri­ke Ra­tion que es­tá for­ma­do por tres em­pa­re­da­dos, un pu­ré de man­za­na re­for­za­do con car­bohi­dra­tos

Con di­cha sus­tan­cia neu­ro­es­ti­mu­lan­te, una per­so­na po­dría man­te­ner­se en pie du­ran­te más de 80 ho­ras…

y chi­cles de ca­feí­na; se­gún sus res­pon­sa­bles, di­chas ra­cio­nes es­ta­rían pen­sa­das “pa­ra con­su­mir­se en mo­vi­mien­to y en las pri­me­ras 72 ho­ras de con­flic­to”.

Pe­ro di­cho la­bo­ra­to­rio fue más allá, en­tran­do en te­rreno al­go es­ca­to­ló­gi­co, e idean­do un ali­men­to des­hi­dra­ta­do que las tro­pas po­drían rehi­dra­tar sin pe­li­gro con su pro­pia ori­na.

TRO­PAS MU­TAN­TES

Pe­ro el te­rreno de la gue­rra del fu­tu­ro, evi­den­te­men­te, no se cir­cuns­cri­be a los EEUU. En oc­tu­bre de es­te mis­mo año, un in­for­me del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa bri­tá­ni­co ana­li­za­ba có­mo los im­pa­ra­bles avan­ces tec­no­ló­gi­cos po­dían afec­tar a los sol­da­dos. En ese mis­mo ex­pe­dien­te se aven­tu­ra­ba una es­ca­lo­frian­te po­si­bi­li­dad: que la re­pro­duc­ción de tro­pas mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te po­dría ser una reali­dad en una ge­ne­ra­ción. Sol­da­dos bió­ni­cos que per­mi­ti­rían a los paí­ses au­men­tar su ca­pa­ci­dad mi­li­tar y me­jo­rar el desem­pe­ño de las fuer­zas de com­ba­te.

Di­cho in­for­me, ti­tu­la­do Glo­bal Stra­te­gic Trends (Sixth Edi­tion): The Fu­tu­re Starts To­day, pu­bli­ca­do ba­jo el pa­ra­guas del gru­po de ex­per­tos del Cen­tro de De­sa­rro­llo, Con­cep­tos y Doc­tri­na, un think tank del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa bri­tá­ni­co, apun­ta que den­tro de 30 años los sol­da­dos “mu­tan­tes” po­drían le­van­tar gran­des pe­sos y co­rrer a gran ve­lo­ci­dad en dis­tan­cias ex­tre­mas, cual Ca­pi­tán Amé­ri­ca. Es muy pro­ba­ble que dis­pon­gan de vi­sión noc­tur­na por in­fra­rro­jos –al­go que ya es una reali­dad en equi­pa­mien­tos avan­za­dos–, e, in­clu­so, y es­to es lo más fas­ci­nan­te: ¡ser ca­pa­ces de trans­mi­tir sus pen­sa­mien­tos a tra­vés de te­le­pa­tía asis­ti­da elec­tró­ni­ca­men­te!

El do­cu­men­to bri­tá­ni­co exa­mi­na las ame­na­zas glo­ba­les e iden­ti­fi­ca los pro­ble­mas que de­ben abor­dar los es­ta­dos de­bi­do a la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, co­mo la po­si­bi­li­dad de pro­tes­tas vio­len­tas por par­te de gru­pos de per­so­nas cu­yos tra­ba­jos pe­li­gren por la im­plan­ta­ción ro­bó­ti­ca, ad­vir­tien­do so­bre “el ries­go de agi­ta­ción so­cial y una pro­tes­ta vio­len­ta de los des­fa­vo­re­ci­dos”.

En cuan­to al asun­to que nos ata­ñe, la ex­plo­ta­ción por los es­ta­dos de tec­no­lo­gías emer­gen­tes en la ob­ten­ción de pro­ve­cho en el cam­po de ba­ta­lla, el in­for­me se­ña­la que la edi­ción de ge­nes, las ex­tre­mi­da­des bió­ni­cas, las adap­ta­cio­nes que me­jo­ran el ce­re­bro y las dro­gas es­ti­mu­lan­tes o noo­tró­pi­cas “ofre­ce­rán una pro­fun­da ex­pan­sión de los lí­mi­tes del ren­di­mien­to hu­mano”. Ad­vier­te a su vez de que se de­ben in­tro­du­cir le­yes te­ner en cuen­ta con­si­de­ra­cio­nes mo­ra­les y éti­cas an­tes de crear los hi­po­té­ti­cos ejér­ci­tos mu­tan­tes.

¿TE­LE­PA­TÍA ASIS­TI­DA?

Pre­ci­sa­men­te es­te es uno de los pla­nes más am­bi­cio­sos de DAR­PA: un in­ge­nio que per­mi­ti­ría al sol­da­do te­ner sor­pren­den­tes ca­pa­ci­da­des ex­tra­sen­so­ria­les… ¡me­dian­te la len­gua! Ya en una fe­cha tan le­ja­na co­mo 2008, sus in­ves­ti­ga­do­res tra­ba­ja­ban en un dis­po­si­ti­vo de­no­mi­na­da Brai­nPort, con­sis­ten­te en un cas­co equi­pa­do con una cá­ma­ra, un so­nar y di­ver­sos apa­ra­tos de na­ve­ga­ción y lo­ca­li­za­ción. Lue­go se in­tro­du­ce en la bo­ca del usua­rio una del­ga­da lá­mi­na de plás­ti­co car­ga­da de mi­cro­elec­tro­dos co­nec­ta­dos con el cas­co que re­co­gen la in­for­ma­ción sen­so­rial, “apro­ve­chan­do así la ha­bi­li­dad del ce­re­bro de con­ver­tir pul­sos eléc­tri­cos en in­for­ma­ción vi­sual”, ya pro­ven­ga és­ta de los ojos o de otros sen­ti­dos; es­to per­mi­ti­ría, por ejem­plo, “ver 360º” en la os­cu­ri­dad, tec­no­lo­gía que ya ha si­do pro­ba­da con re­la­ti­vo éxi­to por bu­zos a gran­des pro­fun­di­da­des. Con los años y la re­vo­lu­cio­na­ria in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, DAR­PA anun­cia­ba en 2017 que ha­bía in­ver­ti­do 65 mi­llo­nes de dó­la­res en la crea­ción de un mó­dem que co­nec­ta­ría nues­tro ce­re­bro a un or­de­na­dor, un am­bi­cio­so pro­yec­to que bus­ca­ría gra­bar mi­llo­nes de “char­las” en­tre neu­ro­nas de for­ma si­mul­tá­nea en un ce­re­bro hu­mano vi­vo. Así, se bus­ca su­pe­rar uno de los gran­des obs­tácu­los de la neu­ro­cien­cia: re­gis­trar la ac­ti­vi­dad des­de el in­te­rior del ce­re­bro hu­mano pa­ra en­ten­der y co­rre­gir pa­de­ci­mien­tos. Di­cha star­tup res­pon­de al nom­bre de Pa­ra­dro­mics Inc. y se ba­sa –aun­que de mo­men­to

só­lo es ex­pe­ri­men­tal– en co­ne­xio­nes en ban­da an­cha que ayu­da­rían en los tra­ta­mien­tos de ce­gue­ra, pa­rá­li­sis, tras­tor­nos del ha­bla e in­clu­so la res­tau­ra­ción de sen­ti­dos per­di­dos. Por su­pues­to, las po­si­bi­li­da­des en el cam­po de la De­fen­sa son po­ten­cial­men­te alen­ta­do­ras, y en la lla­ma­da “te­le­pa­tía sin­té­ti­ca” es­tán tra­ba­jan­do ya en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Ir­vi­ne y con la­bo­ra­to­rios mi­li­ta­res de Mary­land y Pennsyl­va­nia.

El res­pon­sa­ble del lla­ma­do “Pro­gra­ma de Con­ver­sa­ción Si­len­cio­sa”, que re­cuer­da al cas­co del Pro­fe­sor X, es Matt An­gle, quien cuen­ta con el apo­yo de va­rios in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford. Afir­ma que se tra­ta de un “ce­re­bro-mó­dem” equi­pa­do con cir­cui­tos fle­xi­bles que han bau­ti­za­do co­mo neu­ro­grains, los cua­les se co­lo­ca­rían so­bre el ce­re­bro “pa­ra crear un en­la­ce de da­tos sin fi­su­ras y re­tra­sos en­tre el ce­re­bro hu­mano y una compu­tado­ra”. Su prin­ci­pal ven­ta­ja, afir­man, es que di­cho im­plan­te “fun­cio­na­ría de for­ma inalám­bri­ca y per­mi­ti­ría la co­ne­xión y en­vío de da­tos en am­bos sen­ti­dos, no só­lo del ce­re­bro al or­de­na­dor”. Es­ta in­ter­faz ce­re­bro-or­de­na­dor po­dría per­mi­tir en unos años que los sol­da­dos re­ci­bie­ran in­for­ma­ción a su ce­re­bro a tiem­po real des­de un man­do de con­trol, una suer­te de “te­le­pa­tía in­for­má­ti­ca”.

El Brain Com­pu­ter In­ter­fa­ce –BCI– con­vier­te el cam­po de lo que has­ta aho­ra for­ma­ba par­te de la pa­ra­psi­co­lo­gía en una po­si­bi­li­dad muy real. El pro­yec­to, se­gún re­co­gía un ar­tícu­lo del Daily Mail, per­mi­ti­ría a los sol­da­dos co­mu­ni­car­se te­le­pá­ti­ca­men­te: “Re­cien­te­men­te, el Pro­gra­ma de Con­ver­sa­ción Si­len­cio­sa de DAR­PA ha es­ta­do ex­plo­ran­do la tec­no­lo­gía de lec­tu­ra de la men­te con dis­po­si­ti­vos que pue­den de­tec­tar las se­ña­les eléc­tri­cas den­tro del ce­re­bro de sol­da­dos y en­viar­los a tra­vés de In­ter­net. Con chips im­plan­ta­dos, ejér­ci­tos en­te­ros po­drán ha­blar sin ra­dios. Las ór­de­nes van di­rec­ta­men­te a las ca­be­zas de los sol­da­dos y los de­seos de los co­man­dan­tes se con­ver­ti­rán en los de­seos de sus hom­bres”. Hom­bres sin ca­pa­ci­dad de de­ci­sión pro­pia y sin mie­do o re­mor­di­mien­tos…

Ex­plo­ran la tec­no­lo­gía de lec­tu­ra de men­te con dis­po­si­ti­vos que pue­den de­tec­tar las se­ña­les eléc­tri­cas del ce­re­bro y en­viar­las vía In­ter­net

LOS NUE­VOS TER­MI­NA­TOR

Si en al­go eran efi­cien­tes los Ter­mi­na­tor que nos pre­sen­tó Ja­mes Ca­me­ron en 1985, es que, ade­más de ser prác­ti­ca­men­te in­des­truc­ti­bles –y de es­tar al ser­vi­cio de una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que se vuel­ve con­tra su crea­dor, Sky­net–, no pe­ca­ban de aque­llo que ator­men­ta a los hu­ma­nos: no te­nían re­mor­di­mien­tos, ni du­das, ni mie­dos. De he­cho, se cal­cu­la que du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ape­nas el 20% de la in­fan­te­ría es­ta­dou­ni­den­se dis­pa­ró sus ar­mas con­tra el enemi­go, inac­ción que en la gue­rra de Viet­nam ya al­can­zó, en oca­sio­nes, el 90%. El hom­bre es, en te­rri­bles tér­mi­nos prag­má­ti­cos, im­per­fec­to.

Bien, pues tam­bién en es­te cam­po, se­gún des­ve­ló en un in­for­me el no­ve­lis­ta Si­mon Con­way –a quien se le ha otor­ga­do ac­ce­so a la al­ta tec­no­lo­gía del Pen­tá­gono de DAR­PA–, la agen­cia que ac­túa ba­jo el pa­ra­guas de De­fen­sa es­tá tra­ba­jan­do pa­ra crear una suer­te de bio­ro­bot –o hu­mano-ro­bot– que mues­tre me­nos te­mor, y que al re­ci­bir ór­de­nes me­dian­te star­tups pue­da es­tar in­ter­co­nec­ta­do con su co­man­do y ac­tuar co­mo una en­ti­dad úni­ca.

En las uni­ver­si­da­des de Har­vard y Co­lum­bia va­rios equi­pos lle­van años tra­ba­jan­do en mé­to­dos de in­hi­bi­ción del mie­do y mo­dos de anes­te­siar la me­mo­ria, usan­do pas­ti­llas de pro­pra­no­dol. Pe­ro DAR­PA tie­ne una am­bi­ción ma­yor. Ha­ce unos años, cien­tí­fi­cos a su car­go lo­gra­ron con­tro­lar por or­de­na­dor un ra­tón al que se le ha­bían im­plan­ta­do elec­tro­dos en su pe­que­ño ce­re­bro y en la ac­tua­li­dad tra­ba­jan con un “ti­bu­rón” que pue­de ser di­ri­gi­do a dis­tan­cia.

En la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, las in­ves­ti­ga­cio­nes más sor­pren­den­tes son las lle­va­das a ca­bo por el neu­ro­cien­tí­fi­co co­lom­biano Ro­dol­fo Lli­nás, quien, en­tre otras ha­za­ñas, in­ser­ta ca­bles ca­pi­la­res en el ce­re­bro de roe­do­res pa­ra es­ti­mu­lar­lo a dis­tan­cia; de es­ta for­ma, lo­gra ge­ne­rar sen­sa­cio­nes y es­ta­dos de áni­mo ar­ti­fi­cia­les en las co­ba­yas.

Ase­gu­ra el neu­ro­cien­tí­fi­co que la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta en­tre men­te y má­qui­na pue­de ser fac­ti­ble. En una en­tre­vis­ta pa­ra la red de te­le­vi­sión pú-

MK-UL­TRA: OSCURO ANTECEDENTE

Al pa­re­cer, el pro­pio Con­don se ba­só en una con­fi­den­cia de un agen­te de la CIA, que le re­la­tó la am­ne­sia su­fri­da por sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos he­chos pri­sio­ne­ros en Co­rea, tras su cau­ti­ve­rio en al­gún rin­cón de Man­chu­ria, y que ha­brían si­do tor­tu­ra­dos con téc­ni­cas de con­trol men­tal, lo que hi­zo que la CIA die­ra luz ver­de al Pro­yec­to MK-Ul­tra. El pro­gra­ma fue ofi­cial­men­te san­cio­na­do en 1953 por el di­rec­tor de la agen­cia, Allen Du­lles, y se au­to­ri­za­ba la in­ves­ti­ga­ción de mé­to­dos de con­trol men­tal, ba­sa­dos en el uso de dro­gas psi­co­dé­li­cas co­mo el LSD pa­ra la in­te­rro­ga­ción de de­te­ni­dos y pa­ra la crea­ción, su­pues­ta­men­te, de “agen­tes dor­mi­dos”, per­so­nas que no sa­bían que eran agen­tes has­ta que se ac­ti­va­ba su me­mo­ria con una cla­ve. To­do ello se hi­zo sin el con­sen­ti­mien­to de nu­me­ro­sos ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos y ca­na­dien­ses. Tam­bién se lle­va­ron a ca­bo prue­bas de al­te­ra­ción men­tal a tra­vés de la hip­no­sis, pri­va­ción sen­so­rial, ais­la­mien­to, di­ver­sas for­mas de tor­tu­ras y abu­sos ver­ba­les y se­xua­les. Per­ma­ne­ció co­mo un se­cre­to a vo­ces has­ta que va­rias de­nun­cias sa­ca­ron a la luz el asun­to y se for­ma­ron va­rias co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción en los 70. Tam­bién el de­par­ta­men­to de De­fen­sa es­ta­ba in­vo­lu­cra­do. En 2009, un gru­po de ve­te­ra­nos de­man­dó al Pen­tá­gono por ac­ti­vi­da­des en­mar­ca­das en MK-Ul­tra, en­tre ellas “el uso de tro­pas pa­ra pro­bar gas ner­vio­so, psi­co­quí­mi­cos, y mi­les de otras to­xi­nas quí­mi­cas o sus­tan­cias bio­ló­gi­cas, y (…) la in­ser­ción de im­plan­tes sep­ta­les en el ce­re­bro de su­je­tos en (…) ex­pe­ri­men­tos de con­trol men­tal que se tor­cie­ron, de­jan­do mu­chos ci­vi­les y su­je­tos mi­li­ta­res con dis­ca­pa­ci­da­des per­ma­nen­tes”. Pre­ci­sa­men­te es­te mis­mo mes se hi­zo pú­bli­co que la CIA li­be­ra­rá 4.358 pá­gi­nas has­ta aho­ra no di­vul­ga­das acer­ca de los es­fuer­zos de “mo­di­fi­ca­ción de con­duc­ta” del Pro­yec­to MK-Ul­tra. Nos man­ten­dre­mos ex­pec­tan­tes an­te lo que pue­dan –o no– re­ve­lar.

bli­ca USA, Pu­blic Broad­cas­ting Ser­vi­ce, Lli­nás plan­teó lo si­guien­te: “Con­ve­nien­te­men­te desa­rro­lla­da, es­ta tec­no­lo­gía per­mi­ti­ría que ca­da miem­bro de un gru­po de sol­da­dos fue­se cons­cien­te de la exis­ten­cia de to­dos y ca­da uno de ellos y de lo que es­tán ha­cien­do en ca­da mo­men­to. El gru­po de per­so­nas in­di­vi­dua­les des­apa­re­ce pa­ra con­ver­tir­se en una úni­ca en­ti­dad. Así, si uno re­sul­ta he­ri­do, to­dos po­drían sa­ber­lo in­me­dia­ta­men­te. En el fon­do, se tra­ta­ría de una es­pe­cie de con­cien­cia co­lec­ti­va”. Los sol­da­dos fun­cio­na­rían co­mo una suer­te de en­jam­bre de abe­jas…

GUE­RRA FRÍA 2.0

Pues­to que la Gue­rra Fría pa­re­ce que nun­ca aca­bó, hoy Ru­sia tam­bién ocu­pa un im­por­tan­te lu­gar en es­to de la gue­rra del fu­tu­ro. En no­viem­bre de 2016, con ecos de los tiem­pos del es­pía que sur­gió del frío, va­rios mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses su­ge­rían con preo­cu­pa­ción que Ru­sia, el eterno enemi­go, es­ta­ba cen­tra­da en desa­rro­llar la bio­lo­gía hu­ma­na con el fin de crear la fuer­za de com­ba­te más mor­tal del mun­do, opi­nio­nes de las que se ha­cía eco el dia­rio Daily Star. Se­gún de­cla­ró el sub­se­cre­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se de De­fen­sa, Ro­bert O. Work, “Nues­tros ad­ver­sa­rios, fran­ca­men­te, es­tán lle­van­do a ca­bo ope­ra­cio­nes de per­fec­cio­na­mien­to de hu­ma­nos y nos asus­ta tre­men­da­men­te”.

Ase­gu­ra­ron en­ton­ces que Ru­sia no só­lo uti­li­za­ba dis­tin­tos ti­pos de dro­gas pa­ra desa­rro­llar es­tas su­pues­tas me­jo­ras bio­ló­gi­cas y ha­cer “más re­sis­ten­tes y más rá­pi­dos a los sol­da­dos en el cam­po de ba­ta­lla”, sino que es­ta­ría uti­li­zan­do “im­plan­tes in­crus­ta­dos en el ce­re­bro de los sol­da­dos pa­ra que si­gan las ór­de­nes de sus co­man­dan­tes”. Va­mos, al­go muy si­mi­lar al Pro­yec­to Si­len­cio­so de su pro­pio país.

Hay que se­ña­lar, rom­pien­do una lan­za a fa­vor de la in­ves­ti­ga­ción del Krem­lin, que pa­re­ce que di­cha tec­no­lo­gía mi­cros­có­pi­ca po­dría ser im­plan­ta­da en sol­da­dos con pro­pó­si­tos más be­nig­nos, co­mo “la me­jo­ra de la ca­pa­ci­dad de ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das sin la ne­ce­si­dad de un mé­di­co”.

TRA­JES “SO­BRE­NA­TU­RA­LES”

Ade­más de dro­gas sin­té­ti­cas, im­plan­tes bió­ni­cos y chips de me­mo­ria, el fu­tu­ro del “su­per­sol­da­do” pa­sa por las ar­ma­du­ras y los exoes­que­le­tos que re­cuer­dan mu­cho al uni­ver­so Mar­vel o DC Co­mics, con­cre­ta­men­te a Iron Man, co­mo re­cor­dó –bro­mean­do, o no tan­to– el pro­pio ex pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en una de­cla­ra­ción en 2014 en la que se re­fe­ría a los nue­vos equi­pa­mien­tos bé­li­cos. Y es que los in­ge­nios a los que da for­ma, con apo­yo pre­ci­sa­men­te del De­par­ta­men­to de De­fen­sa USA, In­dus­trias Stark en la fic­ción, re­cuer­dan, y mu­cho… a lo que ha­ce DAR­PA. Pues bien, los ru­sos, a tra­vés del con­sor­cio es­ta­tal Ros­tec, pa­re­ce que to­man la de­lan­te­ra y su pri­mer in­ten­to es una suer­te de ar­ma­du­ra ro­bó­ti­ca lla­ma­da “Rat­nik 3: Sol­da­do del Fu­tu­ro”. Sí, pa­re­ce, co­mo el res­to, un in­ven­to más del cam­po del sci-fi, pe­ro es­tá más cer­ca de al­can­zar el cam­po de ba­ta­lla de lo que pue­da pa­re­cer. Es­tá com­pues­to por di­fe­ren­tes sis­te­mas, en­tre los que hay ma­te­ria­les que emu­lan la piel de los ca­ma­leo­nes y

per­mi­ten un ca­mu­fla­je in­te­li­gen­te, un cas­co que pres­ta una ayu­da ca­pi­tal al sol­da­do fa­ci­li­tán­do­le in­for­ma­ción pa­ra po­der apun­tar al enemi­go o co­mu­ni­car­se con sus com­pa­ñe­ros e in­clu­so unas bo­tas a prue­bas de mi­nas.

El tra­je al com­ple­to –su pro­to­ti­po, va­mos–, fue pre­sen­ta­do al pú­bli­co ha­ce unos me­ses en el mar­co de la fe­ria ar­ma­men­tís­ti­ca “ARMY-2018”, ce­le­bra­da en Mos­cú, don­de el Rat­nik-3 –ac­tual­men­te es­tá en uso el Rat­nik-2–, con un as­pec­to tan im­po­nen­te co­mo lla­ma­ti­vo, se con­vir­tió en el cen­tro de aten­ción de los vi­si­tan­tes y de los me­dios. Más tar­de, la agen­cia de no­ti­cias ru­sa TASS ha­cía pú­bli­co que el exoes­que­le­to, fa­bri­ca­do en ti­ta­nio y que es par­te fun­da­men­tal del Rat­nik-3, ha­bía pa­sa­do su pri­mer test y po­dría es­tar lis­to en un cor­to pe­rio­do de tiem­po. No obs­tan­te, to­da­vía ca­re­ce de una ba­te­ría que per­mi­ta apro­ve­char to­do el po­ten­cial del exoes­que­le­to, pe­ro sus crea­do­res afir­man que es­ta­rá ope­ra­ti­vo pa­ra el año 2025. Pe­ro exis­ten du­das al res­pec­to: la al­ta tec­no­lo­gía que re­quie­re con­vier­te al in­ven­to en al­go de un pre­cio de­ma­sia­do ele­va­do co­mo pa­ra re­par­tir­lo en­tre las tro­pas.

Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, DAR­PA tie­ne su pro­pio pro­yec­to en es­te sen­ti­do: TA­LOS –Tac­ti­cal As­sault Light Ope­ra­tor Suit–, cu­ya in­ten­ción es crear una nue­va ge­ne­ra­ción de sol­da­dos abas­te­cién­do­los de uni­for­mes ca­pa­ces de so­lu­cio­nar to­das las ad­ver­si­da­des de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. La agen­cia se­ña­la que TA­LOS “ofre­ce­rá fuer­za so­bre­hu­ma­na, ma­yor pro­tec­ción ba­lís­ti­ca, pro­por­cio­nan­do un exoes­que­le­to pa­ra trans­por­tar equi­po pe­sa­do, ar­ma­du­ra lí­qui­da ca­paz de de­te­ner ba­las, con­ta­rá con compu­tado­ra in­cor­po­ra­da y, por su­pues­to, vi­sión noc­tur­na”. Pa­re­ce que se­rá ca­paz de mo­ni­to­rear los sig­nos vi­ta­les y ten­drá un pro­ce­di­mien­to au­to­má­ti­co que ro­cia­rá una es­pu­ma de se­lla­do de he­ri­das en ca­so de de­tec­tar­las. De mo­men­to, eso sí, no pa­re­ce que, co­mo Iron Man, va­ya a po­der vo­lar.

Ade­más, DAR­PA afir­ma ha­ber desa­rro­lla­do un com­pues­to que per­mi­te a los sol­da­dos no ser vis­tos, una suer­te de “in­vi­si­bi­li­dad” a tra­vés de los lla­ma­dos me­ta­ma­te­ria­les, con pro­pie­da­des que no son co­mu­nes. En lí­neas ge­ne­ra­les, los cien­tí­fi­cos es­tán lo­gran­do ma­te­ria­les asom­bro­sos ma­ni­pu­lan­do di­rec­ta­men­te su es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar. Co­mo era ca­paz de ha­cer De­pre­da­dor en la pe­lí­cu­la de 1987, unos pro­tec­to­res per­mi­ten di­si­mu­lar las fi­gu­ras de los sol­da­dos ha­cien­do que las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas “flu­yan” a su al­re­de­dor.

DAR­PA reúne una in­gen­te can­ti­dad de ta­len­tos en nu­me­ro­sos cam­pos cien­tí­fi­cos, y po­see una fi­nan­cia­ción mul­ti­mi­llo­na­ria, en par­te con fi­nan­cia­ción gu­ber­na­men­tal. Su ob­je­ti­vo, eso sí, te­nien­do en cuen­ta que tra­ba­ja pa­ra el De­par­ta­men­to de De­fen­sa, pa­re­ce ser sal­va­guar­dar a cual­quier pre­cio el li­de­raz­go mi­li­tar de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. Tan só­lo que­da es­pe­rar que di­chos in­ven­tos no aca­ben por to­mar las rien­das. Mien­tras tan­to, ca­be re­fle­xio­nar so­bre es­ta ci­ta del psi­có­lo­go e in­ven­tor es­ta­dou­ni­den­se B. F. Skin­ner: “El pro­ble­ma real no es si las má­qui­nas pien­san, sino si lo ha­cen los hom­bres”.

El pro­to­ti­po ru­so de tra­je mi­li­tar Rat­nik-3. Tan­to o más fu­tu­ris­ta co­mo el pro­yec­to TA­LOS es­ta­dou­ni­den­se –de­ba­jo y en la otra pá­gi­na–, los equi­pa­mien­tos que los sol­da­dos lu­ci­rán en po­cos años.

Car­tel de Sol­da­do Uni­ver­sal (1992). Al la­do, otra pe­lí­cu­la es­tre­na­da un año an­tes, Ter­mi­na­tor 2, don­de el an­droi­de del fu­tu­ro T-1000 era ca­paz de cam­biar de es­ta­do só­li­do a lí­qui­do, y vi­ce­ver­sa.

Los ex­pe­ri­men­tos que es­tán rea­li­zan­do los cien­tí­fi­cos al ser­vi­cio de DAR­PA son real­men­te van­guar­dis­tas, ca­si de cien­cia fic­ción, en­tre ellos, prue­bas de un in­ter­faz de “te­le­pa­tía sin­té­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.