¿QUIÉN MA­TÓ A JUAN PA­BLO I?

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO An­to­nio Luis Mo­yano

Si es que lo ma­ta­ron. A 40 años de su muer­te, son mu­chos los in­di­cios que pa­re­cen re­fu­tar las teo­rías de la cons­pi­ra­ción so­bre Al­bino Lu­cia­ni.

CUAN­DO SE CUM­PLEN 40 AÑOS DE LA REPENTINA MUER­TE DE JUAN PA­BLO I, NUE­VOS DA­TOS ARROJAN LUZ SO­BRE CUÁLES FUE­RON LAS CAU­SAS DE LO QUE OCU­RRIÓ REAL­MEN­TE. SU BRE­VE PON­TI­FI­CA­DO, DE APE­NAS 33 DÍAS, DESENCADENÓ TO­DO TI­PO DE RU­MO­RES EN TORNO A LA PO­SI­BI­LI­DAD DE QUE UNA CONS­PI­RA­CIÓN HU­BIE­RA ACA­BA­DO CON SU VI­DA. ÉS­TA ES LA VERDADERA CRÓ­NI­CA DE LO QUE ACONTECIÓ EN LA NO­CHE MÁS OS­CU­RA EN EL VA­TI­CANO.

La tar­de de la vís­pe­ra del 29 de sep­tiem­bre de 1978, la mon­ja Marg­he­ri­ta Ma­rin fue la úl­ti­ma per­so­na en in­ter­cam­biar unas pa­la­bras con Juan Pa­blo I –Al­bino Lu­cia­ni–, re­ve­lan­do así su ca­rác­ter ama­ble y ho­ga­re­ño. En­car­ga­da en las la­bo­res de guar­da­rro­pa, la re­li­gio­sa se en­con­tra­ba plan­chan­do una blu­sa del pon­tí­fi­ce cuan­do és­te, vién­do­la des­de su ha­bi­ta­ción, cu­ya puer­ta se en­con­tra­ba abier­ta, de­jó los pa­pe­les que es­ta­ba le­yen­do pa­ra de­cir­le: “Sor Marg­he­ri­ta, es­tá us­ted tra­ba­jan­do de­ma­sia­do… No ha­ce fal­ta que me plan­che tan­to la ca­mi­sa, por­que ha­ce ca­lor, su­do mu­cho y ten­go que cam­biar­la a me­nu­do. Plan­che só­lo el cue­llo y los pu­ños, que el res­to, ni si­quie­ra se ve”. Po­co ra­to des­pués, el que se­ría co­no­ci­do co­mo “el Pa­pa de la son­ri­sa” ce­rra­ba la puer­ta de sus apo­sen­tos pa­ra ir­se a dor­mir. A las 5.15 ho­ras, y co­mo te­nía cos­tum­bre de ha­cer to­das las ma­ña­nas des­de que co­men­zó a pres­tar­le ser­vi­cio 20 años atrás, la mon­ja sor Vi­cen­za Taf­fa­rel le ha­bía de­ja­do una ta­za de ca­fé en la sa­cris­tía. 15 mi­nu­tos más tar­de, re­gre­sa­ba pa­ra re­ti­rar una ta­za… que to­da­vía se­guía in­tac­ta y humean­te. Ex­tra­ña­da, la re­li­gio­sa se en­con­tró en el pa­si­llo con sor Marg­he­ri­ta, a la que hi­zo un ges­to pa­ra que la si­guie­ra. Am­bas ace­le­ra­ron el pa­so en­ca­mi­nán­do­se ha­cia el dor­mi­to­rio del pon­tí­fi­ce. Sor Vi­cen­za lla­mó va­rias ve­ces a su puer­ta sin que na­die res­pon­die­ra al otro la­do…

Per­ca­tán­do­se por la re­ji­lla de la puer­ta de que una luz per­ma­ne­cía en­cen­di­da, y tal vez de­ján­do­se guiar im­pul­si­va­men­te por al­gún ex­tra­ño pre­sen­ti­mien­to, sor Vi­cen­za de­ci­dió en­trar re­cri­mi­nan­do: “¡San­ti­dad, no de­be­ría us­ted ha­cer­me es­tas bro­mas!”. Es­tu­pe­fac­ta, fue la pri­me­ra per­so­na en com­pro­bar có­mo el cuer­po de Juan Pa­blo I ya­cía en pi­ja­ma, iner­te so­bre la ca­ma, so­bre unos co­ji­nes y arro­pán­do­se con unos pa­pe­les me­ca­no­gra­fia­dos que de­bió es­tar le­yen­do los úl­ti­mos mi­nu­tos de su vi­da. “Es­ta­ba re­cos­ta­do con las ga­fas pues­tas –tes­ti­mo­nia­ría la re­li­gio­sa–, los ojos me­dio ce­rra­dos y con una le­ve son­ri­sa. Pa­re­cía que es­ta­ba dur­mien­do. Le to­qué las ma­nos: es­ta­ban frías. Me im­pre­sio­na­ron las uñas, que es­ta­ban un po­co os­cu­ras”.

Las re­li­gio­sas lla­ma­ron de in­me­dia­to al sa­cer­do­te –hoy obis­po en Ir­lan­da– John Ma­gee, se­cre­ta­rio del Pa­pa, quien con­fir­ma­ría su fa­lle­ci­mien­to has­ta la lle­ga­da del mé­di­co per­so­nal. Re­na­to Buz­zo­net­ti, el ar­quia­tra –mé­di­co– pon­ti­fi­cio emé­ri­to cer­ti­fi­ca­ría “muer­te repentina” so­bre­ve­ni­da al­re­de­dor de las 23.00 ho­ras del día an­te­rior, co­mo con­se­cuen­cia de “un in­far­to de mio­car­dio agu­do”. A las 7.42 h de la ma­ña­na, Ra­dio Va­ti­ca­na, la emi­so­ra ofi­cial de la San­ta Se­de, co­mu­ni­ca­ba

la tris­te no­ti­cia pa­ra los cre­yen­tes de que Juan Pa­blo I ha­bía fa­lle­ci­do. Se di­jo que ha­bía si­do su se­cre­ta­rio per­so­nal –y no una mon­ja– el pri­me­ro en ha­llar el cuer­po sin vi­da del pon­tí­fi­ce, que ha­bría fa­lle­ci­do sos­te­nien­do en sus ma­nos un ejem­plar de La imi­ta­ción de Cris­to (1400) de To­mas de Kem­pis. Fue la lla­ma­da de un pe­rio­dis­ta a sor Vi­cen­za la que evi­den­ció las pri­me­ras con­tra­dic­cio­nes. Des­co­no­cien­do to­da­vía el con­te­ni­do del co­mu­ni­ca­do ofi­cial, sor Vi­cen­za con­fe­só es­pon­tá­nea­men­te que fue ella quien ad­vir­tió su fa­lle­ci­mien­to. Tam­bién se su­po que fue­ron unas ho­jas me­ca­no­gra­fia­das, y no el li­bro de Kem­pis, lo que es­ta­ba le­yen­do el pon­tí­fi­ce. ¿Aca­so Juan Pa­blo I te­nía in­ten­ción de di­fun­dir unos do­cu­men­tos ul­tra se­cre­tos cu­yo con­te­ni­do po­día des­es­ta­bi­li­zar los ci­mien­tos de la Igle­sia? El he­cho de que a los por­ta­vo­ces de pren­sa del Va­ti­cano les fal­ta­ra tiem­po pa­ra des­men­tir a la re­li­gio­sa ter­mi­nó ge­ne­ran­do un mar de con­tra­dic­cio­nes que, pu­bli­ca­das a los po­cos días, con­tri­bu­ye­ron a abo­nar las pri­me­ras teo­rías cons­pi­ra­noi­cas.

A es­tas ver­sio­nes con­tra­pues­tas se aña­dió la no rea­li­za­ción de una au­top­sia que per­mi­tie­ra des­cu­brir cuáles fue­ron las ver­da­de­ras cau­sas de la muer­te del Pa­pa, ce­dien­do así a la opo­si­ción ma­ni­fies­ta ex­pre­sa­da por sus fa­mi­lia­res, y a la au­sen­cia de an­te­ce­den­tes pre­vios en el Va­ti­cano. A par­tir de ahí, la inex­pli­ca­ble “des­apa­ri­ción” de las ga­fas y las za­pa­ti­llas del pon­tí­fi­ce se in­ter­pre­ta­ron co­mo una “des­truc­ción de prue­bas” en lo que se in­si­nua­ba co­mo un com­plot ur­di­do en el seno de la San­ta Se­de. Fue­ron los ta­bloi­des sen­sa­cio­na­lis­tas bri­tá­ni­cos los que no tar­da­ron en anun­ciar que la repentina muer­te del Pa­pa de la son­ri­sa po­día res­pon­der… a un ase­si­na­to.

Co­mo ins­ti­ga­do­res del mag­ni­ci­dio se se­ña­ló a di­fe­ren­tes agen­tes: sec­to­res ul­tra­con­ser­va­do­res de la Igle­sia, la ma­fia ita­lo-ame­ri­ca­na, la Ban­ca del Va­ti­cano, el KGB, la CIA y, có­mo no, a los ma­so­nes. Sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de que en pleno con­tex­to de Gue­rra Fría los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses y so­vié­ti­cos con­ver­gie­ran sus in­tere­ses pa­ra “qui­tar de en me­dio” al Pa­pa só­lo pue­de ba­ra­jar­se en las teo­rías cons­pi­ra­noi­cas más de­li­ran­tes. Por otro la­do, si el cri­men hu­bie­ra si­do co­me­ti­do por enemi­gos de­cla­ra­dos de la Igle­sia, ca­re­ce de sen­ti­do que des­de el pro­pio Va­ti­cano se or­de­na­se des­truir prue­bas y ma­ni­pu­lar la in­for­ma­ción de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca.

¿UN CÚMULO DE MENTIRAS?

Los cons­pi­ra­cio­nis­tas ale­gan que to­das las per­so­nas que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en los úl­ti­mos mo­men­tos de vi­da del Pa­pa, es­ta­ble­cie­ron el más her­mé­ti­co pac­to de si­len­cio pa­ra que nun­ca se des­cu­brie­ra que el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la Igle­sia ca­tó­li­ca ha­bía si­do ase­si­na­do. Sin em­bar­go, re­sul­ta in­ve­ro­sí­mil que tan­tos actores, con di­fe­ren­tes in­tere­ses, se pu­sie­ran de acuer­do en men­tir en de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das pa­ra ser cóm­pli­ces de un “cri­men” cu­yas cau­sas se ha­brían man­te­ni­do ocul­tas du­ran­te 40 años. Asi­mis­mo, la exis­ten­cia de una pre­ten­di­da ame­na­za ve­la­da con­tra las mon­jas y los asis­ten­tes del pon­tí­fi­ce no tie­ne mu­cho sen­ti­do: mu­chas de es­tas per­so­nas al­can­za­ron la edad su­fi­cien­te co­mo pa­ra no te­ner mie­do a po­si­bles re­pre­sa­lias. En con­tra del sen­ti­do co­mún, los de­fen­so­res de la teo­ría de la cons­pi­ra­ción con­ti­núan pu­bli­can­do li­bros y ar­tícu­los, si­len­cian­do los úl­ti­mos da­tos que pa­re­cen des­pe­jar to­das las in­cóg­ni­tas.

En­tre las úl­ti­mas apor­ta­cio­nes que arrojan luz so­bre lo que ocu­rrió aque­lla no­che, des­ta­ca el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga-

Se apun­tó a sec­to­res ul­tra­con­ser­va­do­res de la Igle­sia, a la Ma­fia, el KGB, la CIA e in­clu­so a los ma­so­nes co­mo res­pon­sa­bles

ción de la pe­rio­dis­ta ita­lia­na Ste­fa­nia Fa­las­ca, pu­bli­ca­do en 2017. Tras en­tre­vis­tar a to­dos los tes­ti­gos y te­ner ac­ce­so a to­dos los do­cu­men­tos, mu­chos de ellos iné­di­tos has­ta la fe­cha, con­clu­ye: “Po­de­mos afir­mar, con to­da la do­cu­men­ta­ción dis­po­ni­ble, que Al­bino Lu­cia­ni mu­rió co­mo con­se­cuen­cia de un ata­que al co­ra­zón. Ésa es la cru­da y des­nu­da reali­dad”.

Al­gu­nos cons­pi­ra­cio­nis­tas han in­ten­ta­do inú­til­men­te des­acre­di­tar el tra­ba­jo rea­li­za­do por Fa­las­ca ta­chán­do­la de no ser su­fi­cien­te­men­te im­par­cial al coin­ci­dir su in­ves­ti­ga­ción con el desem­pe­ño de su la­bor co­mo vi­ce­pos­tu­la­do­ra en la cau­sa de bea­ti­fi­ca­ción de Juan Pa­blo I. Du­ran­te un pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción, los vi­cep os­tu­la­do­res aco­me­ten el pa­pel de de­le­ga­dos de los pos­tu­la­do­res de la cau­sa, una es­pe­cie de fun­cio­na­rios co­no­ce­do­res del De­re­cho ca­nó­ni­co y ex­per­tos en dis­tin­tos ám­bi­tos pa­ra ac­tuar co­mo pe­ri­tos. Sin em­bar­go, la im­pli­ca­ción de Fa­las­ca en la Con­gre­ga­ción pa­ra las Cau­sas de los San­tos no in­ter­fie­re en su ob­je­ti­vi­dad, a juz­gar por los da­tos apor­ta­dos que per­mi­ten ser con­tras­ta­dos.

El prin­ci­pal ar­gu­men­to que es­gri­men los cons­pi­ra­cio­nis­tas pi­vo­ta en torno a las con­tra­dic­cio­nes en los de­ta­lles de los tes­ti­mo­nios re­la­ti­vos a quién fue la pri­me­ra per­so­na que des­cu­brió el cuer­po sin vi­da. Ini­cial­men­te, se di­fun­dió que fue su se­cre­ta­rio, John Ma­gee. Pos­te­rior­men­te, la pren­sa se ha­ría eco del tes­ti­mo­nio de sor Vi­cen­za. Es­ta dis­cre­pan­cia fue el de­to­nan­te pa­ra que se hil­va­na­ran las pri­me­ras teo­rías cons­pi­ra­noi­cas. ¿Quién di­ce la ver­dad y quién mien­te?

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, sor Marg­he­ri­ta Ma­rin des­pe­ja es­ta in­cóg­ni­ta: “El pa­dre Ma­gee nos di­jo que no di­jé­ra­mos que ha­bía­mos si­do las mon­jas, la her­ma­na Vi­cen­za y yo, quie­nes ha­bían en­con­tra­do al San­to Pa­dre muer­to en la ha­bi­ta­ción. Se ha­bía de­ci­di­do in­for­mar que fue­ron los se­cre­ta­rios quie­nes lo en­con­tra­ron pri­me­ro”. Los mo­ti­vos re­sul­tan com­pre­si­bles cuan­do se tie­ne en cuen­ta el con­tex­to de la épo­ca: di­fun­dir que ha­bía si­do una mu­jer –aun­que fue­ra mon­ja– la que, sin per­mi­so, ha­bía en­tra­do en uno de los apo­sen­tos más pri­va­dos del pon­tí­fi­ce, po­día ser mal in­ter­pre­ta­do por la opi­nión pú­bli­ca.

DIAG­NÓS­TI­CO: ¿ASE­SI­NA­TO?

Aque­lla mis­ma tar­de del día 28 de sep­tiem­bre –y ho­ras an­tes de la ce­na

En una en­tre­vis­ta re­cien­te, la mon­ja Marg­he­ri­ta afir­ma que el Pa­pa no se en­con­tra­ba abru­ma­do por el pon­fi­ti­ca­do

don­de los cons­pi­ra­cio­nis­tas pre­ten­den que le fue­ra dis­pen­sa­do al­gún ti­po de ve­neno–, a las 19.30 h, Juan Pa­blo I se que­jó de una in­ten­sa pun­za­da en el ter­cio su­pe­rior de la zo­na del es­ter­nón. Se en­con­tra­ba re­zan­do en in­glés –pa­ra prac­ti­car el idio­ma– jun­to a su se­cre­ta­rio John Ma­gee. Otro de sus se­cre­ta­rios, Die­go Lo­ren­zi, es­ta­ba pre­sen­te. Pa­sa­do el do­lor, que se pro­lon­ga­ría du­ran­te unos cin­co mi­nu­tos, el pon­tí­fi­ce pre­fi­rió res­tar­le im­por­tan­cia y rehu­só cual­quier asis­ten­cia. Sin em­bar­go, el epi­so­dio apa­re­ce ci­ta­do en el in­for­me de su mé­di­co de ca­be­ce­ra, Re­na­to Buz­zo­net­ti, al que se le co­mu­ni­có des­pués de que acon­te­cie­ra el óbi­to.

Por si que­da­ra al­gu­na du­da, el pe­rio­dis­ta y aca­dé­mi­co John Corn­well –al que el Va­ti­cano brin­dó fa­ci­li­da­des en su in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en Co­mo un la­drón en la no­che (1989)–, pa­re­ce con­fir­mar la pé­si­ma sa­lud del Pa­pa. Se­gún tes­ti­mo­nia­ba su so­bri­na –que era sanitaria– su tío pa­de­cía una ex­ce­si­va

coa­gu­la­ción de la san­gre que se ma­ni­fes­ta­ba en sus ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res. Aun­que Corn­well des­man­te­la las teo­rías de la cons­pi­ra­ción, ter­mi­na abo­gan­do por otro ti­po de “cons­pi­ra­ción” más pia­do­sa: la que ha­bría al­te­ra­do las cir­cuns­tan­cias de su muer­te.

Es­ta hi­pó­te­sis se ha­bría con­fir­ma­do en 1991 cuan­do, a tra­vés de su so­bri­na Pía Bas­so, los fa­mi­lia­res del Pa­pa re­ve­la­ron que, en la lla­ma­da re­ci­bi­da co­mu­ni­cán­do­les el fa­lle­ci­mien­to de su tío, se les di­jo que és­te se en­con­tra­ba sen­ta­do en su des­pa­cho. Pos­te­rior­men­te, los mis­mos fa­mi­lia­res se re­trac­ta­rían de es­ta de­cla­ra­ción. Se­gún el es­cri­tor bri­tá­ni­co, los se­cre­ta­rios del pon­tí­fi­ce – que ha­bría fa­lle­ci­do abri­ga­do en el más dra­má­ti­co do­lor de una em­bo­lia pul­mo­nar, y abru­ma­do por la res­pon­sa­bi­li­dad de su car­go– de­ci­die­ron tras­la­dar el ca­dá­ver pa­ra si­tuar­lo en la al­co­ba y ofre­cer así una vi­sión más plá­ci­da de su trán­si­to al reino ce­les­tial. No obs­tan­te, cual­quier fo­ren­se sa­be de la di­fi­cul­tad de ma­ni­pu­lar una ex­pre­sión en ri­gor mor­tis de su­fri­mien­to pa­ra con­ver­tir­lo en un bea­tí­fi­co sem­blan­te es­bo­zan­do la ico­no­grá­fi­ca son­ri­sa del Vi­ca­rio de Cris­to. En cual­quier ca­so, y tal y co­mo se evi­den­cia en la do­cu­men­ta­ción inédita a la que ac­ce­dió Ste­fa­nia Fa­las­ca, el ata­que al co­ra­zón que aca­bó con la vi­da de Juan Pa­blo I no era tan ines­pe­ra­do ni re­pen­tino. En 1975, Lu­ciano ha­bría si­do hos­pi­ta­li­za­do por un se­rio pro­ble­ma car­dio­vas­cu­lar.

¿UNA VER­DAD INCÓMODA?

Fue el li­bro En nom­bre de Dios (1984) del pe­rio­dis­ta David Ya­llop –que se de­fi­ne co­mo “ca­tó­li­co ag­nós­ti­co”– el que hi­zo desatar la lie­bre te­jien­do las pri­me­ras teo­rías cons­pi­ra­noi­cas.

Ya­llop ar­gu­men­ta que las za­pa­ti­llas y las ga­fas de Juan Pa­blo I des­apa­re­cie­ron mis­te­rio­sa­men­te al po­der iden­ti­fi­car­se co­mo po­si­bles prue­bas que in­cri­mi­na­ran a los res­pon­sa­bles del su­pues­to cri­men. Se­gún Ya­llop, las len­tes y el cal­za­do se ha­brían man­cha­do de los vó­mi­tos del pon­tí­fi­ce an­tes de mo­rir, lo que re­ve­la­ría que fue en­ve­ne­na­do. Sin em­bar­go, tal y co­mo con­fe­sa­ron las mon­jas, es­tas per­te­nen­cias, jun­to a otros ob­je­tos co­mo una pe­que­ña emi­so­ra de ra­dio, fue­ron re­par­ti­dos en­tre ellas pa­ra con­ser­var­los co­mo re­cuer­do. Otro ele­men­to es­gri­mi­do en fa­vor de la teo­ría de la cons­pi­ra­ción se re­fie­re a los do­cu­men­tos que Lu­cia­ni es­ta­ba le­yen­do aque­lla no­che. La ver­sión ofi­cial del Va­ti­cano di­jo que se tra­ta­ba de un ejem­plar de La Imi­ta­ción de Cris­to, cuan­do en reali­dad eran va­rios pa­pe­les.

En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a La Stam­pa en no­viem­bre de 2017, sor Marg­he­ri­ta Ma­rin –la úni­ca su­per­vi­vien­te de las cua­tro mon­jas que asis­tían a Juan Pa­blo I– des­mien­te los ru­mo­res que su­gie­ren que Lu­cia­ni se en­con­tra­ba ape­sa­dum­bra­do por la res­pon­sa­bi­li­dad que re­caía so­bre él: “No es­ta­ba pa­ra na­da preo­cu­pa­do, se ha­bía adap­ta­do bien en la nue­va ta­rea que se le en­co­men­dó. Re­pi­to, nin­gu­na preo­cu­pa­ción (…). Te­nía mu­cha con­fian­za”.

La re­li­gio­sa des­cri­be el mo­men­to de confusión que, una vez cer­ti­fi­ca­do el óbi­to, reinó en­tre los pre­la­dos que no sa­bían có­mo trans­mi­tir la ines­pe­ra­da muer­te de un Pa­pa que, en los es­ca­sos trein­ta y tres días, se ha­bía gran­jea­do las sim­pa­tías de to­do el mun­do. Tal vez pa­ra otor­gar una pá­ti­na más ro­mán­ti­ca y evan­ge­li­za­do­ra a su muer­te, al­guien de­ci­dió co­mu­ni­car que los úl­ti­mos pen­sa­mien­tos del pon­tí­fi­ce fue­ron ins­pi­ra­dos a tra­vés de la lec­tu­ra mís­ti­ca de Kem­pis. Pe­ro, ¿cuál era el con­te­ni­do de los do­cu­men­tos que es­ta­ba re­vi­san­do an­tes de ex­pi­rar su úl­ti­mo alien­to?

40 años des­pués, Marg­he­ri­ta des­pe­ja es­ta in­cóg­ni­ta, úl­ti­ma pie­za del rom­pe­ca­be­zas cons­pi­ra­ti­vo. En reali­dad, los pa­pe­les re­pro­du­cían un pa­sa­je evan­gé­li­co pa­ra la lec­tu­ra en la ora­ción del An­ge­lus del do­min­go: “Por­que vino Juan, que ni co­mía ni be­bía, y di­je­ron: ‘Tie­ne un de­mo­nio’. Ha ve­ni­do el hi­jo del hom­bre, que co­me y be­be, y di­cen: ‘És­te es un glo­tón y un bo­rra­cho, ami­go de pu­bli­ca­nos y pe­ca­do­res. Pe­ro la sa­bi­du­ría ha si­do jus­ti­fi­ca­da con sus obras” (Ma­teo 1, 18-19).

De­ba­jo, por­ta­da de la re­vis­ta Ti­me que re­co­ge la muer­te de Juan Pa­blo I ba­jo el im­pac­tan­te ti­tu­lar “La Igle­sia en Shock”. Al la­do, cú­pu­la de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro en el Va­ti­cano. En sus gru­tas es­tá en­te­rra­do el cuer­po del ma­lo­gra­do pon­tí­fi­ce.

En la otra pá­gi­na, arri­ba, el se­pul­cro de Juan Pa­blo I en las gru­tas va­ti­ca­nas. De­ba­jo, Al­bino Lu­cia­ni, “el Pa­pa de la Son­ri­sa”, y al la­do Al Pa­cino co­mo Mi­chael Cor­leo­ne en El Pa­drino III, don­de se plan­tea una cons­pi­ra­ción pa­ra ma­tar al pon­tí­fi­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.