LLU­VIAS DE PIE­DRAS

APA­RE­CEN DE LA NA­DA, EN ME­DIO DE LA QUIETUD DEL HO­GAR. PIE­DRAS QUE SE MATERIALIZAN CO­MO POR AR­TE DE MA­GIA DEN­TRO DEL IN­TE­RIOR DE UNA VI­VIEN­DA Y QUE CAUSAN ESTRUENDO Y SOBRESALTO, IN­CLU­SO TE­RROR, EN­TRE LOS TES­TI­GOS. RECORDAMOS AL­GU­NOS DE LOS CA­SOS MÁS IMPA

Enigmas - - SUMARIO -

Nos su­mer­gi­mos en la he­me­ro­te­ca pa­ra re­cu­pe­rar los in­só­li­tos ca­sos de llu­vias pé­treas que ate­mo­ri­za­ron a los es­pa­ño­les a lo lar­go de to­do el si­glo XX.

Por in­creí­ble que pa­rez­ca, en la he­me­ro­te­ca po­de­mos en­con­trar va­rios ca­sos de ex­tra­ñas “pe­dreas” que fue­ron re­co­gi­dos por los pe­rio­dis­tas de la épo­ca. Uno de es­tos pri­me­ros ca­sos apa­re­cía re­co­gi­do el 22 de sep­tiem­bre de 1901 en Cór­do­ba. En aque­lla fe­cha, el Dia­rio de Cór­do­ba re­co­gía el sin­gu­lar fe­nó­meno en una no­ti­cia bre­ve, ocul­ta en­tre otras mu­chas no­ti­cias y cró­ni­cas de di­ver­sos te­mas, pe­ro que da­ba per­fec­ta cuen­ta de uno de los pri­me­ros ca­sos de llu­vias de pie­dras inex­pli­ca­bles al pu­bli­car que “los ve­ci­nos de una ca­sa de Jo­sé Rey se vie­ron an­te­ano­che sor­pren­di­dos por una llu­via de pie­dras cu­ya pro­ce­den­cia no pu­die­ron ave­ri­guar. Al­gu­nos de los pro­yec­ti­les lan­za­dos por una mano mis­te­rio­sa cau­sa­ron daños de con­si­de­ra­ción en los mue­bles y efec­tos de la ca­sa. A pe­sar de las ave­ri­gua­cio­nes he­chas, no pu­do ser des­cu­bier­to el au­tor de la bro­ma”.

A pe­sar de que des­de las pá­gi­nas del ro­ta­ti­vo se ca­ta­lo­ga­ba el fe­nó­meno co­mo bro­ma, de­ja­ba en­tre­ver un mis­te­rio que se re­pe­ti­rá con cier­ta fre­cuen­cia en va­rios pun­tos de Es­pa­ña a lo lar­go de los años. Po­cos años des­pués, en di­ciem­bre de 1904, pe­rió­di­cos de la ta­lla de El he­ral­do de Ma­drid no du­da­ban en in­cluir en­tre sus cró­ni­cas los ex­tra­ños acon­te­ci­mien­tos que se es­ta­ban dan­do en la be­lla ciu­dad de Cá­diz, en con­cre­to en una hu­mil­de pa­na­de­ría si­tua­da en la ca­lle Lu­bet. Se­gún los ro­ta­ti­vos, el pro­pie­ta­rio del es­ta­ble­ci­mien­to, Pas­cual Mo­re­llo, se ha­bía pre­sen­ta­do en las de­pen­den­cias del Gobernador Ci­vil de la zo­na de­nun­cian­do, im­po­ten­te y asus­ta­do, que un “duen­de ape­drea­dor” mar­ti­ri­za­ba a sus em­plea­dos, los cua­les “se

des­pi­den ate­mo­ri­za­dos de di­cha ca­sa”. El No­ti­cie­ro no du­da­ba en pu­bli­car: “La po­li­cía ve­ri­fi­ca gran­des ges­tio­nes, siem­pre lle­ga a tiem­po de des­cu­brir las pie­dras; pe­ro no así a los au­to­res, que per­ma­ne­cen in­cóg­ni­tos. En la ma­dru­ga­da de ayer, un obre­ro que se di­ri­gía al tra­ba­jo re­ci­bió una pe­dra­da que le pro­du­jo una gra­ve he­ri­da. De­cla­ró que la pie­dra fue arro­ja­da por un bul­to que se des­li­za­ba por una pa­red”.

AL­COY, 1913.

Nue­ve años des­pués, en ju­nio de 1913, le to­ca­ba el turno de re­ci­bir las vio­len­tas pie­dras a la be­lla lo­ca­li­dad ali­can­ti­na de Al­coy. Pe­rió­di­cos co­mo Dia­rio de Va­len­cia da­ban de­bi­da cuen­ta de es­te ex­tra­ñí­si­mo su­ce­so que te­nía en vi­lo a la lo­ca­li­dad al­co­ya­na y no du­da­ban en afir­mar que “pa­re­ce que en pleno si­glo XX iba a ser al­go di­fí­cil creer en eso de duen­des y bru­je­ría, y sin em­bar­go, un ca­so de esos es­tá ocu­rrien­do ac­tual­men­te en es­ta po­bla­ción”.

Y es que, en el in­te­rior de una vi­vien­da si­tua­da en la ca­lle de San An­to­nio, se ve­nían pro­du­cien­do es­tás ex­tra­ñas llu­vias de pie­dras sur­gi­das de la na­da, lo cual ha­bía pro­vo­ca­do que se hu­bie­ran ve­ni­do agol­pan­do en aque­llos días mul­ti­tud de ve­ci­nos del ba­rrio aler­ta­dos y ha­bía desata­do la “fan­ta­sía po­pu­lar”.

La cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca apun­ta que en di­cha vi­vien­da ha­bi­ta­ba un hom­bre que ha­bía vuel­to a ca­sar­se tras en­viu­dar a pe­sar de que su pri­me­ra es­po­sa, en el le­cho de muer­te, le ha­bía he­cho ju­rar que ja­más vol­ve­ría a ha­cer­lo “so pe­na de ape­drear­le des­de el otro mun­do si in­cum­plía su ju­ra­men­to”. Ver­dad o no, lo cier­to es que en­tre aque­llas cua­tro pa­re­des al­go es­ta­ba ocu­rrien­do que no era nor­mal: “Es­ta es la ver­sión, ex­pli­ca­ción de la pe­drea que co­rre­rá de ve­cino en ve­cino, sin que las au­to­ri­da­des se ha­yan to­ma­do la mo­les­tia de des­men­tir­lo des­cu­brien­do al duen­de o bru­ja hé­roe de la ha­za­ña”.

VA­LEN­CIA DE AL­CÁN­TA­RA,

Ya ha­bla­mos de es­te ca­so cuan­do con­ta­mos en es­tas mis­mas pá­gi­nas las an­dan­zas del lla­ma­do “Duen­de del Es­par­to”, en Va­len­cia. Fue un ca­so pa­ra­le­lo al duen­de va­len­ciano y que, aun­que no ocu­rrió en el in­te­rior de una vi­vien­da, sí que tu­vo la pe­drea, en es­ta oca­sión, una víc­ti­ma con nom­bre y ape­lli­dos: Jua­na Ra­mi­lo Gon­zá­lez, una ni­ña de 10 años re­si­den­te en la ex­tre­me­ña lo­ca­li­dad de Va­len­cia de Al­cán­ta­ra que, en ju­lio de 1915, es­ta­ba sien­do per­se­gui­da por un “ser in­vi­si­ble” que ator­men­ta­ba a la po­bre cria­tu­ra, lan­zán­do­le pie­dras de for­ma vio­len­ta y con­vir­tien­do a la ni­ña en una es­pe­cie de san­ta o már­tir pa­ra

sus ve­ci­nos, quie­nes, se­gún re­co­gía la pren­sa, “van en ro­me­ría a la ca­sa don­de ha­bi­ta la ni­ña ape­drea­da, ob­se­quián­do­la con dul­ces y con di­ne­ro”. Pe­ro, ¿por qué una mano in­vi­si­ble arro­ja­ba pie­dras de for­ma tan vio­len­ta a una ni­ña? ¿Qué mal ha­bía he­cho? Co­mo ocu­rre siem­pre con es­tos ca­sos, no só­lo en las ex­tra­ñas llu­vias de pie­dras del “más allá”, sino en los ca­sos de “duen­des” o pol­ter­geist, el si­len­cio im­pla­ca­ble y más ab­so­lu­to aca­ba por en­gu­llir es­tos epi­so­dios, de­ján­do­nos siem­pre con una enor­me du­da.

BUR­JA­SOT, 1925

“Pe­dreas mis­te­rio­sas”. Así de con­tun­den­te era el dia­rio fun­da­do por Vi­cen­te Blas­co Ibá­ñez y edi­ta­do en Va­len­cia, El Pue­blo, en su nú­me­ro de 5 de agos­to de 1925, cuan­do da­ba bue­na cuen­ta des­de sus pá­gi­nas de las ex­tra­ñas llu­vias de pie­dras que, en es­ta oca­sión, se es­ta­ban re­gis­tran­do en Bur­ja­sot, lo­ca­li­dad cer­ca­na a Va­len­cia y, más con­cre­ta­men­te en la ba­rria­da de la Co­ma, fren­te al ce­men­te­rio de la lo­ca­li­dad.

Allí, y se­gún se re­co­ge en es­te pe­rió­di­co de mar­ca­da ten­den­cia re­pu­bli­ca­na y atea y, por tan­to, po­co da­do a creer en “co­sas de otro mun­do”, se da­ba co­ber­tu­ra a los acon­te­ci­mien­tos fan­tás­ti­cos que se ve­nían re­co­gien­do aquel ca­lu­ro­so mes de agos­to al afir­mar, en me­dio de aque­llas cró­ni­cas, que “se ve­ri­fi­ca to­das las no­ches una pe­drea sin­gu­lar. Na­die sa­be quién arro­ja las pie­dras, pe­ro las pie­dras caen en to­das las di­rec­cio­nes…”. La Guar­dia Ci­vil, aler­ta­da, era in­ca­paz, una vez más, de dar con las cau­sas de es­tas es­qui­vas llu­vias pé­treas.

CÓR­DO­BA, 1926

25 años más tar­de se vol­ve­ría a re­pe­tir el fe­nó­meno en la mis­ma ciu­dad y, es­ta vez, se tra­ta de uno de los me­jor do­cu­men­ta­dos. El día 31 de agos­to de 1926, el Dia­rio de Cór­do­ba vol­vía a sol­tar una bom­ba in­for­ma­ti­va al afir­mar que “en las Sie­te Re­vuel­tas de San­tia­go llue­ven pie­dras y pe­da­zos de hie­rro”.

De nue­vo el mis­te­rio de es­tas ex­tra­ñas e inex­pli­ca­bles llu­vias apa­re­cía en­tre las cua­tro pa­re­des de un do­mi­ci­lio hu­mil­de. Se men­cio­na­ba que en uno de los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de la ciu­dad de Cór­do­ba, cer­ca de un lu­gar co­no­ci­do co­mo Pan­de­re­te de las Bru­jas, en la ca­lle de las Sie­te Re­vuel­tas de San­tia­go, los ve­ci­nos que ha­bi­ta­ban la ca­sa nú­me­ro 3 se veían ator­men­ta­dos des­de ha­cía ya va­rios días por ex­tra­or­di­na­rias, ate­rra­do­ras e inex­pli­ca­bles llu­vias de pie­dras que sur­gían de la na­da y que du­ra­ban to­da la no­che, si­mul­ta­neán­do­se es­tas ro­cas con tro­zos de hie­rro igual­men­te da­ñi­nos y ex­tra­ños, da­da su pro­ce-

La in­vi­si­ble en­ti­dad lan­za­ba pie­dras a la in­de­fen­sa ni­ña, que se con­vir­tió en una suer­te de már­tir en­tre sus con­ve­ci­nos

den­cia des­co­no­ci­da y so­bre­na­tu­ral, así co­mo otros ob­je­tos sur­gi­dos de la na­da, cau­san­do ver­da­de­ro pá­ni­co a aque­llos que te­nían la ma­la suer­te de vi­vir don­de se pro­du­cían es­tos fe­nó­me­nos, tal y co­mo re­co­ge el Dia­rio de Cór­do­ba aquel le­jano 31 de agos­to de 1926: “…he­rra­mien­tas ro­tas, he­rra­du­ras y pe­da­zos de anafes y ca­ce­ro­las, amén de al­gu­nos la­dri­llos ahu­ma­dos, pro­ce­den­tes sin du­da de chi­me­neas, ju­gue­tes de la­ta ro­tos y otros ob­je­tos. Ta­les pro­yec­ti­les pro­ce­den de dis­tin­tas di­rec­cio­nes, pe­ro to­dos caen ca­si en el mis­mo si­tio”. Nue­va­men­te, y una vez pues­ta so­bre avi­so, las au­to­ri­da­des po­li­cia­les fue­ron in­ca­pa­ces de sa­car nin­gu­na con­clu­sión vá­li­da acer­ca del ori­gen de es­tas tor­men­tas de ob­je­tos. Sin em­bar­go, lo que pa­re­cía, co­mo en los otros ca­sos, una anéc­do­ta mis­te­rio­sa pe­ro efí­me­ra, lo cier­to es que es­tas “gra­ni­za­das” fue­ron objeto de se­gui­mien­to por par­te de la pren­sa du­ran­te va­rios días de­bi­do a lo ex­tra­or­di­na­rio del su­ce­so que, no­che tras no­che, se pro­du­cía en di­cha vi­vien­da. Así na­rra­ba el pe­rió­di­co cor­do­bés lo que ocu­rría: “La pe­drea si­guió ayer has­ta las on­ce de la ma­ña­na, ho­ra en que su au­tor, un fan­tas­ma im­pal­pa­ble sin du­da la dio por ter­mi­na­da…”.

Pe­ro a pe­sar de es­te se­gui­mien­to, el día 2 de sep­tiem­bre de 1926 el ro­ta­ti­vo da­ba la no­ti­cia del fin de es­tas mis­te­rio­sas llu­vias de pie­dras, aun­que co­mo con­se­cuen­cia de es­te su­ce­so ha­bía “su­ce­di­do la apa­ri­ción de in­nu­me­ra­bles fan­tas­mas en di­ver­sos pun­tos de la ciu­dad”,

sa­lien­do al pa­re­cer imi­ta­do­res que, aun­que en es­te ca­so po­drían ser de na­tu­ra­le­za más te­rre­nal, se ha­cían pa­sar por duen­des lan­zan­do pie­dras a dies­tro y si­nies­tro.

MÁ­LA­GA, JU­LIO DE 1936

En los días pre­vios al al­za­mien­to mi­li­tar que desem­bo­ca­ría en la fra­tri­ci­da Gue­rra Ci­vil, el dia­rio ABC vol­vía a traer el mis­te­rio a la ac­tua­li­dad es­pa­ño­la al anun­ciar los nue­vos y enig­má­ti­cos su­ce­sos que es­ta­ban ocu­rrien­do, es­ta vez, en Má­la­ga. En el ba­rrio de los Cuar­tos de Gra­na­da, si­tua­do ba­jo las rui­nas del cas­ti­llo de Gi­bral­fa­ro, el te­rror lle­ga­ba a los hu­mil­des ve­ci­nos en for­ma de rui­dos ex­tra­ños y la vi­sión de os­cu­ras som­bras que co­rre­tea­ban por los te­ja­dos. ABC re­co­gía el te­rror que se vi­vían en el ba­rrio y, asi­mis­mo, el tes­ti­mo­nio de unas ve­ci­nas lla­ma­das Do­lo­res Ál­va­rez, Ma­ría Mon­tes y Ana Ra­mí­rez, que ha­bían “re­sul­ta­do tam­bién he­ri­das, a cau­sa de las pe­dra­das re­ci­bi­das cuan­do to­ma­ban el fres­co en el pa­tio o cuan­do se en­con­tra­ban en el in­te­rior de las vi­vien­das”.

Es­te epi­so­dio no fi­na­li­zó con es­te he­cho, pues­to que, un gru­po de ve­ci­nos, aler­ta­dos des­de ha­cía días por es­tos te­rro­rí­fi­cos su­ce­sos, que vi­gi­la­ban por las cer­ca­nías en bus­ca del cul­pa­ble de es­tas agre­sio­nes, ob­ser­va­ron una som­bra mis­te­rio­sa si­tua­da so­bre el te­ja­do de una de las hu­mil­des vi­vien­das que per­te­ne­cía, en es­te ca­so, a una de las tres víc­ti­mas. Con­cre­ta­men­te se tra­ta­ba del do­mi­ci­lio de Do­lo­res Ál­va­rez. Cre­yen­do que se tra­ta­ba de al­guien de car­ne y hue­so, la em­pren­die­ron a pe­dra­das con él e ini­cia­ron una fre­né­ti­ca per­se­cu­ción. Sin em­bar­go, y co­mo re­co­ge ABC el día 9 de ju­lio de 1936, el ex­tra­ño ser “des­apa­re­ció co­mo por en­can­to en­tre el la­be­rin­to de vie­jos te­ja­dos, ca­si si­mul­tá­nea­men­te, sin que se se­pa de dón­de, una llu­via de pie­dras ca­yó so­bre los asom­bra­dos per­se­gui­do­res…”.

GA­LA­PA­GAR, JU­LIO DE 1984.

Pa­re­ce ser que tan­to la con­tien­da que di­vi­dió el país co­mo el lar­go pe­río­do de dic­ta­du­ra pa­re­cie­ron aca­bar con es­te ti­po de fe­no­me­no­lo­gía tan ex­tra­ña. O al me­nos no ve­nían sien­do pu­bli­ca­dos es­tos ca­sos en la pren­sa de la épo­ca, aun­que, se­gu­ra­men­te, si­guie­ran pro­du­cién­do­se y cau­san­do el des­con­cier­to o in­clu­so el pá­ni­co a quie­nes los su­frie­ran.

Po­dría pa­re­cer que es­tos fe­nó­me­nos fue­ran co­sas del pa­sa­do, su­ce­sos que, por al­gún ex­tra­ño mo­ti­vo, hu­bie­ran de­ja­do de apa­re­cer en las pá­gi­nas de los dia­rios y re­vis­tas de ac­tua­li­dad, pe­ro en 1984 se vol­vía a su­ce­der una de es­tas inex­pli­ca­bles pe­dreas en un ta­ller de car­pin­te­ría me­tá­li­ca si­tua­do en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Ga­la­pa­gar.

En aquel mes de ju­lio, los em­plea­dos fue­ron tes­ti­gos de una de es­tas vio­len­tas llu­vias que du­ran­te cua­tro lar­gos días les cau­sa­ron una an­gus­tio­sa im­po­ten­cia al no po­der dar con el au­tor de es­tas agre­sio­nes.

En su vo­lu­men 2 de Ma­drid: cuen­tos le­yen­das y anéc­do­tas, Ja­vier Le­ral­ta re­co­ge es­te sin­gu­lar ca­so y las de­cla­ra­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res de di­cha car­pin­te­ría, los cua­les afir­ma­ban que “du­ran­te cua­tro días an­du­vi­mos lo­cos, bus­can­do a quien ti­ra­ba las pie­dras por­que no de­ja­ban de caer”. En el li­bro se dan más da­tos so­bre es­te cu­rio­so y te­rro­rí­fi­co su­ce­so al cons­ta­tar que las pie­dras: “…se for­ma­ban o se ma­te­ria­li­za­ban a es­ca­sos me­tros de la su­per­fi­cie”. Es de­cir, se ase­gu­ra­ba cla­ra­men­te que di­chas pie­dras sur­gían de la na­da an­tes de caer vio­len­ta­men­te. Un fe­nó­meno es­qui­vo que con­ti­núa dán­do­se en los rin­co­nes más in­sos­pe­cha­dos y que aún no tie­ne res­pues­ta.

Re­cor­tes de pren­sa don­de se re­co­gen las ex­tra­ñas “llu­vias pé­treas” vi­vi­das en dis­tin­tas lo­ca­li­da­des a lo lar­go del si­glo XX, y tam­bién el ca­so del Duen­de de Va­len­cia, muy re­la­cio­na­do con tan es­qui­vos e inex­pli­ca­bles fe­nó­me­nos.

A la de­re­cha, el ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal de Bur­jas­sot, en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na. En 1925 el lu­gar fue tes­ti­go de un in­só­li­to fe­nó­meno de llu­vias de pie­dras que no pu­do ser ex­pli­ca­do ra­cio­nal­men­te y del que se hi­cie­ron eco los pe­rió­di­cos. A la iz­quier­da, una test igo mues­tra al­gu­nas pie­dras del ca­so en 1935. De­ba­jo, la ni­ña Jua­na mues­tra a un pe­rio­dis­ta las pie­dras que la ator­men­ta­ban.

> PA­RA SA­BER MÁS El li­bro La olea­da de duen­des (1934-1936). Cro­ni­ca de su­ce­sos pa­ra­nor­ma­les ocu­rri­dos du­ran­te la II Re­pú­bli­ca es­pa­ño­la, del au­tor del re­por­ta­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.