LA MOMIA OLVIDADA

Grue­sos cris­ta­les pa­ra una ur­na en­mohe­ci­da por el pa­so del tiem­po, cus­to­dian una mis­te­rio­sa momia. Una tra­di­ción pre­ten­de iden­ti­fi­car­la con los res­tos de un már­tir del si­glo IV. Co­mo si de un re­ma­ke de Tu­tan­ka­mon se tra­ta­se, una le­yen­da le atri­bu­ye una ma

Enigmas - - SEÑALES -

Di­cen que es la momia de San Vi­cen­te Már­tir, “aun­que de momia –apos­ti­lla­ba el ge­nial Joa­quín Gómez Bu­rón–, le que­da más bien po­co”. En reali­dad se tra­ta de un es­que­le­to “re­ju­ve­ne­ci­do” con una más­ca­ra de ce­ra que in­mor­ta­li­za el úl­ti­mo alien­to que de­be ex­ha­lar el cuer­po de un san­to in­co­rrup­to. Fue a me­dia­dos de los años se­ten­ta, cuan­do, guia­do por Joa­quín Gómez Bu­rón (19371996), Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso (1941-2005) lle­gó has­ta La Ma­lahá, pe­que­ño mu­ni­ci­pio de la co­mar­ca de Al­ha­ma, a es­ca­sos vein­ti­cin­co ki­ló­me­tros de Gra­na­da, y que hoy no su­pera los dos mil ha­bi­tan­tes.

Du­ran­te el ro­da­je de un pro­gra­ma de la se­rie Más Allá de TVE, y tra­tan­do de do­cu­men­tar la lle­ga­da de los pre­sun­tos res­tos de San Vi­cen­te Már­tir has­ta es­te pue­blo gra­na­dino, de­ci­die­ron con­sul­tar en los ar­chi­vos del Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal. Sin em­bar­go, na­da ha­lla­ron: nin­gún le­ga­jo men­cio­na­ba la pre­sen­cia de di­cha momia… a pe­sar de que és­ta se con­ser­va, dur­mien­do en­tre apo­li­lla­dos al­moha­do­nes, en una ca­pi­lla par­ti­cu­lar ane­xa a la igle­sia y que hoy es un res­tau­ran­te. Tal y co­mo co­men­ta­ba el doc­tor Ji­mé­nez del Oso, es­ta to­tal au­sen­cia de do­cu­men­ta­ción “era un buen prin­ci­pio pa­ra una his­to­ria de mis­te­rio…”.

¿TO­DO ES PO­SI­BLE EN GRA­NA­DA?

Así que pa­ra hil­va­nar la his­to­ria de la momia de San Vi­cen­te hay que re­cu­rrir a la tra­di­ción oral, me­nos ve­raz que el le­ga­jo fir­ma­do y se­lla­do… pe­ro ca­si siem­pre mu­cho más ro­mán­ti­ca. Y son es­tas his­to­rias, per­pe­tua­das de pa­dres a hi­jos al ca­lor de la ho­gue­ra en la chi­me­nea, las que ase­gu­ran que fue a co­mien­zos del si­glo XVI cuan­do el hu­mil­de mu­ni­ci­pio fue gra­ti­fi­ca­do, por par­te del Va­ti­cano, con las re­li­quias del san­to en re­co­no­ci­mien­to a las ex­ce­len­tes dá­di­vas que sus fe­li­gre­ses ha­bían apor­ta­do pa­ra la cons­truc­ción de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro. Sin pu­dor en la exa­ge­ra­ción, pre­ten­den es­tas mis­mas le­yen­das que fue­ra el mis­mo San Vi­cen­te –na­tu­ral de Hues­ca y mar­ti­ri­za­do en Va­len­cia du­ran­te la per­se­cu­ción de los cris­tia­nos– quien, an­tes de mo­rir, es­cri­bie­ra: “De La Ma­lahá al cie­lo” (sic). Ob­via­men­te re­sul­ta más gra­to es­cu­char es­tas his­to­rias que zan­jar el mis­te­rio des­cu­brien­do que di­cha momia ni co­rres­pon­de a un már­tir del si­glo II, ni lle­gó a La Ma­lahá an­tes del si­glo XVIII.

Sa­zo­nan es­tas le­yen­das otras ver­sio­nes que ase­gu­ran que, cuan­do en el pa­sa­do se dis­pu­so tras­la­dar la momia fue­ra de la ha­cien­da par­ti­cu­lar y has­ta un re­cin­to más ade­cua­do, és­ta no po­día ser arras­tra­da ni por va­rios mu­los. Aun­que es és­ta una le­yen­da es­cu­cha­da tam­bién en el ca­so de otras re­li­quias –que dejan de ser li­via­nas por ac­ción “so­bre­na­tu­ral” pa­ra no ser mo­vi­das de su asien­to–, pa­re­ce que, en es­te ca­so, se ins­pi­ra en un he­cho au­tén­ti­co. Son los mis­mos “vie­jos del lu­gar” de aquel en­ton­ces quie­nes, con­ver­san­do con Joa­quín Gómez Bu­rón, re­cuer­dan ha­ber he­cho “guar­dia” du­ran­te la no­che, en la dé­ca­da de los años vein­te, pa­ra que una fa­mi­lia pu­dien­te no se lle­va­ra la momia has­ta la ca­pi­tal. Pe­ro en­tre las his­to­rias que ha te­ji­do el des­co­no­ci­mien­to so­bre el ori­gen de es­ta momia, des­ta­ca la que se re­fie­re a una si­nies­tra mal­di­ción…

UNA VER­DAD SILENCIADA… POR UNA MAL­DI­CIÓN

Hay que re­tro­ce­der has­ta me­dia­dos de la dé­ca­da de los ochen­ta pa­ra res­ca­tar en­tre las on­das her­tzia­nas la voz gra­ve y el gra­ce­jo pro­fun­do de Joa­quín Gómez Bu­rón, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al pro­gra­ma ra­dio­fó­ni­co Me­dia­no­che, re­la­tan­do los de­ta­lles acer­ca de la “mal­di­ción” que acom­pa­ña a la momia de La Ma­lahá: “Un ca­nó­ni­go de Se­vi­lla que fue a in­ves­ti­gar el te­ma por cu­rio­si­dad, cuan­do sa­lía del pue­blo de re­gre­so a Se­vi­lla tu­vo un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil y se ma­tó. Al po­co tiem­po, fue otro cu­rio­so del te­ma a in­ves­ti­gar la momia y tam­bién se ma­tó. Y des­pués fue un ter­ce­ro… ¡y se ma­tó tam­bién…! Así se sa­có la le­yen­da de que to­do aquél que va­ya a ver la momia ter­mi­na ma­tán­do­se; co­sa que no es ver­dad por­que yo fui a ver­la… ¡y to­da­vía no me he muer­to!”.

Quién sa­be, tal vez us­ted, que es­tá le­yen­do es­tas mis­mas lí­neas, de­ci­da atre­ver­se a in­ves­ti­gar el ver­da­de­ro ori­gen de la momia de La Ma­lahá. Aun­que pro­ba­ble­men­te el se­cre­to per­ma­nez­ca a sal­vo cuan­do se con­vier­ta en la cuar­ta per­so­na en la lis­ta…

Iz­da., la mis­te­rio­sa ur­na con la momia. Al la­do, igle­sia del pue­blo de La Ma­lahá. De­ba­jo, el res­tau­ran­te ac­tual y a la de­re­cha, el co­fun­da­dor de ENIG­MAS Joa­quín Gómez Bu­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.