CIVICA el mis­te­rio de don Au­re­lio

SI BUS­CA­MOS EN EL DICCIONARIO LA PA­LA­BRA “FAN­TAS­MA”, APAR­TE DE LA IMA­GEN DE UN OBJETO QUE QUE­DA IMPRESO EN LA FAN­TA­SÍA, APA­RE­CE AL­GO MÁS…

Enigmas - - FANTASMA GORIA -

Un fan­tas­ma es una vi­sión qui­mé­ri­ca, la ima­gen de una per­so­na muer­ta, un es­pan­ta­jo… Pe­ro tam­bién es fan­tas­ma, con­cre­ta­men­te en su de­fi­ni­ción nú­me­ro ocho, “una po­bla­ción no ha­bi­ta­da, ciu­dad, pue­blo fan­tas­ma”. Pues bien, buen ejem­plo de ello se­ría Civica, una se­rie de pa­sa­di­zos, ha­bi­ta­cio­nes, ar­cos y es­ca­li­na­tas que un día el pá­rro­co don Au­re­lio Pé­rez de­ci­dió ex­ca­var sin que po­da­mos en­ten­der el por­qué ni pa­ra qué. El lu­gar ha lle­ga­do has­ta nues­tros días ro­dea­do de mis­te­rios y pre­gun­tas sin res­pon­der, co­mo una au­tén­ti­ca cons­truc­ción fan­tas­ma.

Pa­ra co­no­cer­la de­be­mos via­jar a la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra, con­cre­ta­men­te a la pe­da­nía de Brihue­ga, don­de la tie­rra ári­da se abre co­mo una gran ci­ca­triz en la mon­ta­ña pa­ra dar pa­so al ver­dor del valle del río Ta­ju­ña. Allí ro­dea­da de fuen­tes na­tu­ra­les, cas­ca­das y ve­ge­ta­ción, en­con­tra­mos nues­tro des­tino. So­bre una pa­red cárs­ti­ca se di­bu­jan ven­ta­nu­cos, es­ca­le­ras, ba­laus­tra­das, puer­tas oji­va­les y una se­rie de ga­le­rías en la pro­pia ro­ca. Se tra­ta de Civica, el sue­ño de Au­re­lio Pé­rez, el cu­ra que un día de­ci­dió lle­var a ca­bo es­ta enig­má­ti­ca obra.

Di­cen los más an­ti­guos del lu­gar que don Au­re­lio, na­tu­ral de Val­de­rro­bles (Te­ruel), du­ran­te los años cin­cuen­ta, tras ha­ber com­pra­do o he­re­da­do los te­rre­nos, reunía cua­dri­llas de tra­ba­ja­do­res a los que pa­ga­ba de su bol­si­llo, y tras aca­bar la mi­sa se en­ca­mi­na­ban has­ta el pe­cu­liar pa­ra­je, ora­da­ban y da­ban for­ma a la pie­dra has­ta con­for­mar la ac­tual obra, co­mo una fan­tas­mal cons­truc­ción per­di­da en el tiem­po.

AN­TE­CE­DEN­TES HIS­TÓ­RI­COS

Po­cos da­tos se pue­den en­con­trar de su pa­sa­do. Las di­fe­ren­tes hi­pó­te­sis se ba­san en una se­rie de abri­gos y cue­vas na­tu­ra­les so­bre las que se cons­trui­ría la ac­tual Civica y que bien pu­die­ran ha­ber al­ber­ga­do mo­ra­do­res a lo lar­go del tiem­po. Hay in­clu­so quien apun­ta a su uso por ere­mi­tas du­ran­te la Edad Me­dia, mien­tras otros re­fie­ren su po­si­ble uti­li­za­ción por par­te de ju­díos se­far­díes re­fu­gia­dos, o in­clu­so su­fíes de Brihue­ga, que ha­brían en­con­tra­do pro­tec­ción en es­te apar­ta­do rin­cón.

Pa­sean­do por sus ga­le­rías su­pe­rio­res en­con­tra­mos una suer­te de pe­que­ños ha­bi­tácu­los a los que se ac­ce­de prac­ti­ca­men­te ga­tean­do, y que re­cuer­dan a ce­no­vios o cel­das de

ais­la­mien­to co­mo las que he­mos po­di­do ver en con­ven­tos y mo­nas­te­rios me­die­va­les.

No po­dían fal­tar his­to­rias de tem­pla­rios, a los que tam­bién se re­la­cio­na con es­tas cue­vas, y que po­drían ha­ber­se ins­ta­la­do allí de ma­ne­ra tran­si­to­ria tras su ex­pul­sión de To­ri­ja du­ran­te la di­so­lu­ción de la Or­den. Pe­ro es­tas teo­rías no es­tán con­tras­ta­das, y aún así, ha­cen vo­lar nues­tra ima­gi­na­ción por­que en­vuel­ven de un ha­lo más mis­te­rio­so a es­te es­que­le­to pé­treo.

Se sa­be que en 1441, so­bre el cor­ta­do don­de en­con­tra­mos Civica, se ins­ta­ló una co­mu­ni­dad de mon­jes Je­ró­ni­mos, pe­ro tam­bién se le su­po­ne el uso pos­te­rior co­mo fá­bri­ca de pa­pel mo­ne­da, por unas pi­le­tas en­con­tra­das en la par­te su­pe­rior. Y en tiem­pos mo­der­nos la par­te ba­ja pu­do te­ner un uso “más lú­di­co”; las ba­rras que aún pue­den ver­se dan idea de ello. Y es que allí es­tu­vo si­tua­do “el bar del Co­jo”, don­de se ejer­ce­ría el ofi­cio más an­ti­guo. Co­mo cu­rio­si­dad de­cir que Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la de­jó es­cri­to su pa­so por Civica en su obra Via­je a la Al­ca­rria de 1984.

LE­YEN­DAS… MÁS LE­YEN­DAS

Co­mo no po­día ser de otro mo­do y en­con­trán­do­nos en tie­rra fron­te­ri­za, aflo­ran las con­sa­bi­das le­yen­das de mo­ros y cris­tia­nos, te­so­ros es­con­di­dos por ri­cos ára­bes que tu­vie­ron que ocul­tar en las cue­vas an­te el avan­ce cris­tiano y que nun­ca más pu­die­ron re­cu­pe­rar. In­clu­so se ru­mo­reó que don Au­re­lio bien pu­do ha­ber en­con­tra­do uno de es­tos te­so­ros con los que fi­nan­ció su par­ti­cu­lar obra.

Tam­bién cuen­ta Civica con una “apa­re­ci­da” en la “Cue­va de la Mo­ra”, don­de una vez más se repite la re­cu­rren­te his­to­ria de la be­lla mo­ra enamo­ra­da del jo­ven cris­tiano, amor im­po­si­ble que lle­vó al en­claus­tra­mien­to de la jo­ven en di­cha oque­dad, don­de mu­rió. Di­cen que su es­pec­tro va­ga por las in­me­dia­cio­nes es­pe­ran­do a que su apues­to ca­ba­lle­ro ven­ga a res­ca­tar­la.

LO QUE YO VI…

Has­ta aquí he­mos re­la­ta­do lo ob­vio, lo que se ve a sim­ple vis­ta y los da­tos que po­de­mos en­con­trar, pe­ro Civica aún guar­da mis­te­rios a ojos del bus­ca­dor de enig­mas. El pri­me­ro es su pa­re­ci­do con las cons­truc­cio­nes que po­de­mos en­con­trar en la Ca­pa­do­cia (Tur­quía), sal­van­do el ta­ma­ño, pues Civica es mu­cho más pe­que­ña.

La se­gun­da la en­con­tra­mos en su pe­cu­liar for­ma de cons­truc­ción in­te­rior, ya que las pa­re­des que cie­rran el con­jun­to es­tán com­pues­tas de pie­dras an­gu­la­das. Re­sul­ta im­po­si­ble no evo­car las enig­má­ti­cas pie­dras de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res del Pe­rú, aun­que no hay que ir­se tan le­jos pa­ra ver es­te ti­po de agru­pa­mien­tos: en Es­pa­ña, y con­cre­ta­men­te en la mí­ti­ca Car­te­ya, ocul­tas a las vi­si­tas, tam­bién po­de­mos ha­llar­las.

La ter­ce­ra cu­rio­si­dad re­si­de en su par­te ba­ja, una con­se­cu­ción de ar­cos oji­va­les que nos tras­la­dan de un re­cep­tácu­lo a otro co­mo si de un trán­si­to ini­ciá­ti­co se tra­ta­se. Una ima­gen prác­ti­ca­men­te igual po­de­mos en­con­trar­la en las Cue­vas de Cay­ton (In­gla­te­rra) que su­pues­ta­men­te usa­ban los ca­ba­lle­ros Tem­pla­rios pa­ra sus ri­tos ini­ciá­ti­cos.

Y por cuar­ta y úl­ti­ma coin­ci­den­cia he­te­ro­do­xa, exis­te una ha­bi­ta­ción en su par­te in­fe­rior en cu­yo cen­tro hay un pe­cu­liar pi­lar atra­ve­sa­do por cua­tro ba­rras, con un gran ca­pi­tel. Su pa­re­ci­do con el Dyed o “Pi­lar de Osi­ris” es ob­vio, el más an­ti­guo sím­bo­lo del Dios re­su­ci­ta­do, que re­pre­sen­ta la co­lum­na dor­sal de Osi­ris co­mo sím­bo­lo per­pe­tuo de re­su­rrec­ción, es­ta­bi­li­dad y du­ra­bi­li­dad. Y tras es­tas pe­cu­lia­ri­da­des, es cuan­do nos pre­gun­ta­mos qué co­no­ci­mien­tos te­nía don Au­re­lio o quién o qué guia­ba la obra del vie­jo pá­rro­co que se ha con­ver­ti­do con el tiem­po en una au­tén­ti­ca cons­truc­ción fan­tas­ma…

Re­co­rrer los rin­co­nes de Civica es en­con­trar­se con un pa­sa­do fas­ci­nan­te, con pie­dras de án­gu­los ex­tra­ños y ca­si im­po­si­bles, con ar­ca­das que dan al ex­te­rior y que ilu­mi­nan nues­tro par­ti­cu­lar ca­mino ini­ciá­ti­co…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.