DES­PUÉS DE LA MA­TAN­ZA

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS -

Los ase­si­nos se re­par­tie­ron el ma­gro bo­tín que cons­ti­tuían las per­te­nen­cias de los in­qui­si­do­res: unos li­bros, can­de­la­bros, una ca­ja de jen­gi­bre, mo­ne­das de pla­ta, al­gu­nas ro­pas y man­tas, y los re­gis­tros in­qui­si­to­ria­les don­de fi­gu­ra­ban los nom­bres de cien­tos de he­re­jes. La le­yen­da afir­ma que Pie­rre Ro­ger de Mi­re­poix, que aguar­da­ba con el res­to de la tro­pa a las afue­ras de Avig­no­net, ha­bía en­car­ga­do a uno de los con­ju­ra­dos, Joan Acer­mat, que le tra­je­ra el crá­neo del in­qui­si­dor Ar­naut. De mo­do que cuan­do los ase­si­nos re­gre­sa­ron, el se­ñor de Mon­tsé­gur pre­gun­tó a su hom­bre: “¿Dón­de es­tá la copa de Ar­naut?”, re­fi­rién­do­se al crá­neo del do­mi­ni­co. Y Acer­mat res­pon­dió: “Se ha ro­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.