Men in red

¿ES­TÁN LOS OVNIS TRI­PU­LA­DOS POR ALIENÍGENAS COMUNISTAS? ¿HAN SUPERADO LAS CIVILIZACIONES EXTRATERRESTRES LA LU­CHA DE CLASES Y CON­TRA­DIC­CIO­NES ECO­NÓ­MI­CAS DEL CAPITALISMO TERRÍCOLA? ¿VI­VEN EN EL SOCIALISMO? EN ITA­LIA, DU­RAN­TE VA­RIOS AÑOS, AL­CAN­ZÓ CIER­TA NOT

Enigmas - - UFOLOGÍA - TEX­TO Juan Jo­sé Sánchez-Oro

El 4 de abril de 1998 dis­cu­rría con nor­ma­li­dad la ce­le­bra­ción de la sex­ta edi­ción del Sim­po­sio OV­NI or­ga­ni­za­do por el Cen­tro Ufo­lo­gi­co Na­zio­na­le – CUN– en San Ma­rino cuan­do aconteció una ines­pe­ra­da in­te­rrup­ción. Aca­ba­ba de con­cluir su di­ser­ta­ción el Dr. Co­rra­do Ma­lan­ga pa­ra dar pa­so al po­nen­te es­tre­lla, el co­ro­nel Phi­lip Cor­so, y, sin em­bar­go, un gru­po de jó­ve­nes en­tró apre­su­ra­da­men­te en el tea­tro. Ac­to se­gui­do, pi­die­ron per­mi­so pa­ra ha­blar des­de la tri­bu­na du­ran­te cin­co mi­nu­tos y, acep­ta­da la pe­ti­ción, uno de ellos le­yó des­de el es­ce­na­rio un ma­ni­fies­to.

El tex­to re­sul­tó un tan­to re­tó­ri­co, oscuro y cua­ja­do de ver­bo­rrea po­lí­ti­ca iz­quier­dis­ta a tra­vés de la cual se ca­li­fi­ca­ba a las di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes es­tu­dio­sas del fe­nó­meno OV­NI en Ita­lia de ca­pi­ta­lis­tas, re­pre­so­ras y psi­co­fas­cis­tas. Se las acu­sa­ba ade­más de ha­ber con­ver­ti­do la ufo­lo­gía en un “fe­ti­che tecno-con­su­mis­ta” pa­ra sa­bo­tear así la pre­sen­cia alie­ní­ge­na en la Tie­rra. Tam­bién de de­di­car­se a des­mi­ti­fi­car el fe­nó­meno has­ta con­ver­tir­lo en pu­ro espectáculo de ma­sas.

An­te es­te pa­no­ra­ma, aque­llos jó­ve­nes au­to­de­no­mi­na­dos Men In Red [MIR] –Hom­bres de Ro­jo, en pro­vo­ca­ti­va opo­si­ción po­lí­ti­ca a los le­gen­da­rios Men In Black, a sueldo de las agen­cias gu­ber­na­men­ta­les–, reivin­di­ca­ban co­mo alternativa rom­per con la apro­pia­ción que los cen­tros de es­tu­dios ufo­ló­gi­cos ita­lia­nos ha­bían he­cho del fe­nó­meno OV­NI. Abo­ga­ban por un aná­li­sis di­rec­to de los avis­ta­mien­tos, sin in­ter­me­dia­rios ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos ni or­ga­ni­za­cio­nes mo­no­po­li­za­do­ras de la ex­pe­rien­cia: “El tiem­po de los cen­tros ha ter­mi­na­do. Es ho­ra de ha­cer sal­tar to­das las pre­ten­sio­nes de me­dia­ción y cen­tra­li­za­ción je­rár­qui­ca del con­tac­to. La res­pues­ta al cen­tra­lis­mo ufo­ló­gi­co es la ufo­lo­gía de ba­se. La ufo­lo­gía pe­ri­fé­ri­ca, au­tó­no­ma, fe­de­ral, ra­di­cal”. En de­fi­ni­ti­va, de­vol­ver la ufo­lo­gía al pue­blo o co­mo los MIR en San Ma­rino ter­mi­na­ron gri­tan­do con el pu­ño iz­quier­do en al­to: “UFO AL POPOLO!”.

DE­VOL­VER LA UFO­LO­GÍA AL PUE­BLO

¿En ma­nos de quién es­tá la ufo­lo­gía y qué es­tán ha­cien­do con ella? A jui­cio de los MIR, la ufo­lo­gía se ha­bía

ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, bu­ro­cra­ti­za­do y abur­gue­sa­do, per­dien­do su esen­cia. Per­ma­ne­cía sos­te­ni­da por or­ga­nis­mos y per­so­nas que adul­te­ra­ron su po­de­ro­so men­sa­je des­es­ta­bi­li­za­dor y trans­for­ma­dor de la so­cie­dad en la que vi­vi­mos. Si de ver­dad es­ta­mos re­ci­bien­do la vi­si­ta de se­res de otros mun­dos, ¿por qué ape­nas obra­mos en con­se­cuen­cia? ¿Qué es­ta­mos ha­cien­do tan mal co­mo es­pe­cie pa­ra no ad­ver­tir las en­se­ñan­zas de esa pre­sen­cia en nues­tros cie­los?

Con el pro­pó­si­to de re­con­du­cir si­tua­ción tan de­sola­do­ra, na­ció en Ita­lia ha­cia 1991 un ám­bi­to de de­ba­te que en 1998 cris­ta­li­zó en la pro­pues­ta de una “ufo­lo­gía ra­di­cal”, con­ce­bi­da co­mo cien­cia crítica y so­cial­men­te com­pro­me­ti­da. Los par­ti­da­rios de es­te en­fo­que con­si­de­ra­ron que se de­bía re­in­tro­du­cir la po­lí­ti­ca en el aná­li­sis ufo­ló­gi­co. Por­que pa­ra los MIR, lo po­lí­ti­co es­ta­ba en la raíz mis­ma del fe­nó­meno, aun­que des­de 1947, los in­ves­ti­ga­do­res ha­brían ve­ni­do ha­cien­do to­do lo po­si­ble por eli­mi­nar esa fa­ce­ta del aná­li­sis de­bi­do a que po­see una incómoda con­no­ta­ción re­vo­lu­cio­na­ria. Ma­yo­ri­ta­ria­men­te, los ufó­lo­gos ha­brían tra­ta­do los OVNIs co­mo una mer­can­cía de consumo y un espectáculo pa­ra ven­der li­bros.

Sin em­bar­go, la exis­ten­cia de ob­je­tos alienígenas so­bre nues­tras ca­be­zas re­sul­ta­ría mu­cho más im­por­tan­te que to­da esa co­si­fi­ca­ción mer­can­til o cien­tí­fi­ca: ofre­cía una oportunidad de oro pa­ra agi­tar la vi­da en la Tie­rra que no es­ta­ría sien­do aprovechada. Más bien, es­ta­ría su­ce­dien­do to­do lo con­tra­rio. Des­de la ufo­lo­gía tradicional ha­bría pre­va­le­ci­do una fé­rrea vo­lun­tad de si­len­ciar ese com­po­nen­te tras­gre­sor e in­cen­dia­rio por­que dis­pa­ra­ba di­rec­ta­men­te con­tra el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta.

An­te se­me­jan­te afir­ma­ción, aflo­ra la si­guien­te du­da: “¿Qué de­mo­nios tie­ne que ver el cues­tio­na­mien­to del capitalismo con los vi­si­tan­tes ve­ni­dos del es­pa­cio ex­te­rior?”. Pre­ci­sa­men­te, el he­cho de que nos cau­se asom­bro o hi­la­ri­dad di­cha pre­gun­ta se­ría una con­se­cuen­cia di­rec­ta de có­mo nos han ma­ni­pu­la­do con el fe­nó­meno OV­NI en el pa­sa­do has­ta el pun­to de ocul­tar­nos lo que pa­ra los miem­bros del MIR re­sul­ta­ba una ob­vie­dad: “La ufo­lo­gía ra­di­cal par­te del su­pues­to de que pa­ra po­der al­can­zar la Tie­rra, cual­quier for­ma de vi­da ex­tra­te­rres­tre de­be ha­ber re­suel­to las con­tra­dic­cio­nes so­cia­les que aún ca­rac­te­ri­zan nues­tro pla­ne­ta. Una es­pe­cie to­da­vía be­li­co­sa, de­di­ca­da a la ges­tión de con­flic­tos en su pro­pio pla­ne­ta, nun­ca po­dría ha­ber ge­ne­ra­do tal gra­do de coo­pe­ra­ción so­cial que per­mi­tie­ra el de­sa­rro­llo de una tec­no­lo­gía ca­paz de po­si­bi­li­tar los via­jes in­ter­pla­ne­ta­rios”, se­ña­la­ron los MIR en su ma­ni­fies­to Las pre­gun­tas más fre­cuen­tes.

Por lo tan­to, la pri­me­ra en­se­ñan­za que de­be­ría­mos ex­traer del fe­nó­meno OV­NI es que sus tri­pu­lan­tes han lle­ga­do aquí, cru­zan­do dis­tan­cias si­de­ra­les, gra­cias al enor­me de­sa­rro­llo coope­ra­ti­vo, eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co rei­nan­te en sus res­pec­ti­vas so­cie­da­des alienígenas. Y ese al­to ni­vel con­quis­ta­do co­mo ci­vi­li­za­ción úni­ca­men­te po­dría ha­ber si­do po­si­ble des­de un sis­te­ma no-ca­pi­ta­lis­ta, pues­to que, a jui­cio de los MIR, el capitalismo lle­va­do a sus má­xi­mas con­se­cuen­cias en cual­quier pla­ne­ta, ter­mi­na por de­vas­tar­lo has­ta aca­bar por com­ple­to con él, con sus re­cur­sos y su po­bla­ción. Pa­ra di­se­ñar y ha­bi­li­tar na­ves in­ter­es­te­la­res se re­que­ri­ría de una im­pli­ca­ción, par­ti­ci­pa­ción y cohe­sión so­cial tan ele­va­das que, si los extraterrestres fue­ran ca­pi­ta­lis­tas, se ha­brían des­trui­do mu­cho an­tes por la pro­pia es­pi­ral per­ver­sa y com­pe­ti­ti­va del sis­te­ma. En to­do ca­so, ja­más ha­brían ve­ni­do has­ta no­so­tros de for­ma dis­cre­ta du­ran­te dé­ca­das co­mo lo vie­nen de­mos­tran­do, sino abier­ta­men­te con­quis­ta­do­ra y de­pre­da­do­ra. En re­su­mi­das cuen­tas, el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta en nin­gún rin­cón del Uni­ver­so pro­du­ci­ría las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ade­cua­das pa­ra dar el sal­to cós­mi­co. Por lo tan­to, la con­clu­sión a la que lle­ga y pos­tu­la la Ufo­lo­gía Ra­di­cal es que esos

extraterrestres dis­fru­tan de un mo­do de exis­ten­cia di­fe­ren­te al nues­tro. Han superado las for­mas ca­pi­ta­lis­tas de or­ga­ni­za­ción so­cial, sus pro­ble­mas de cla­se y con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas, pa­ra pa­sar a ope­rar ba­jo un or­den pa­cí­fi­co, igua­li­ta­rio y so­li­da­rio si­mi­lar a los idea­les comunistas te­rrí­co­las.

Fren­te a es­ta de­duc­ción for­mu­la­da por los MIR, la ufo­lo­gía tradicional e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da se em­pe­ña­ría en adop­tar un en­fo­que abur­gue­sa­do, víc­ti­ma del capitalismo. Así, los nue­vos ufó­lo­gos ra­di­ca­les con­tem­pla­ron con muy ma­los ojos que el mag­na­te mul­ti­mi­llo­na­rio Lau­ran­ce Roc­ke­fe­ller fi­nan­cia­ra en sep­tiem­bre de 1997 un co­lo­quio de in­ves­ti­ga­ción OV­NI no gu­ber­na­men­tal. Pa­ra la oca­sión, el pro­fe­sor emé­ri­to de Fí­si­ca y ex di­rec­tor del cen­tro pa­ra la cien­cia es­pa­cial y la as­tro­fí­si­ca de Stan­ford, Pe­ter Stu­rrock, se­lec­cio­nó a 12 repu­tados es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria, per­te­ne­cien­tes a las Uni­ver­si­da­des de Prin­ce­ton, Stan­ford, el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chus­sets –MIT– y el Cen­tro pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Es­pa­cial de Fran­cia. La reunión tras­cu­rrió en el in­te­rior del Cen­tro de Con­fe­ren­cias de Po­can­ti­co (Nue­va York), pro­pie­dad de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller, y es­tu­vo en­fo­ca­da a las evi­den­cias fí­si­cas de los avis­ta­mien­tos. Una vez re­vi­sa­dos los me­jo­res ca­sos, el dic­ta­men cien­tí­fi­co de los ex­per­tos fue que no exis­tían prue­bas irre­ba­ti­bles del con­tac­to ex­tra­te­rres­tre, an­te lo cual, el pro­mo­tor del even­to, Lau­ran­ce Roc­ke­fe­ller, ma­ni­fes­tó que “ya que sus ha­llaz­gos no son con­clu­yen­tes, ten­go la es­pe­ran­za de que pue­dan ele­var la ca­li­dad del de­ba­te en es­ta ma­te­ria”. Sin em­bar­go, los MIR ita­lia­nos no fue­ron tan con­des­cen­dien­tes e in­ter­pre­ta­ron aquel ac­to co­mo una des­ca­ra­da ma­nio­bra de os­cu­ran­tis­mo ufo­ló­gi­co. Se­gún la Ufo­lo­gía Ra­di­cal, es­te Pa­nel Stu­rrock ven­dría a de­mos­trar có­mo las he­rra­mien­tas pa­ra la per­cep­ción del fe­nó­meno ya no per­ma­ne­cían “en ma­nos de los es­ta­dos na­cio­na­les mo­ri­bun­dos, sino que se­rán ad­mi­nis­tra­das di­rec­ta­men­te por las mul­ti­na­cio­na­les ca­pi­ta­lis­tas”.

COMUNISMO GALÁCTICO

Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la Ufo­lo­gía Ra­di­cal no es­tu­vo exen­ta de sus pro­pias raí­ces, ali­men­ta­das a par­tir de di­fe­ren­tes fuen­tes en torno a 1991. Un pri­mer cal­do de cul­ti­vo lo pro­por­cio­nó el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til Pan­te­ra que mo­vi­li­zó las au­las ita­lia­nas del La­zio y sur del país en­tre di­ciem­bre de 1989 y marzo de 1990. Mul­ti­tud de jó­ve­nes ocu­pa­ron más de 150 fa­cul­ta­des e ins­ti­tu­tos re­cla­man­do re­for­mas en la edu­ca­ción y auto-or­ga­ni­zán­do­se en una ma­sa crítica pe­ro sin ideo­lo­gía de­fi­ni­da. Pa­ra­le­la­men­te, sur­gie­ron cier­tos círcu­los de de­ba­te en Mi­lán so­bre el pa­pel po­lí­ti­co de la cien­cia-fic­ción y los mo­de­los de so­cie­dad utó­pi­ca y dis­tó­pi­ca pre­sen­tes en ella. Los “ob­je­tos vo­lan­tes no iden­ti­fi­ca­dos” ad­qui­rie­ron así una na­tu­ra­le­za dig­na de de­li­be­ra­ción eru­di­ta. Pe­ro los MIR tam­bién se nu­trie­ron de va­rios re­fe­ren­tes in­te­lec­tua­les de car­ne y hue­so. Su pen­sa­mien­to re­sul­tó he­re­de­ro del mis­mí­si­mo Le­nin cuan­do ase­ve­ró, du­ran­te una en­tre­vis­ta con H. G. Wells pa­ra Pa­ris Press el año 1920 que “to­das las con­cep­cio­nes hu­ma­nas es­tán en la es­ca­la de nues­tro pla­ne­ta. Se ba­san

Pa­ra los Men in Red, la ufo­lo­gía tradicional se em­pe­ña en adop­tar un en­fo­que víc­ti­ma del capitalismo

en la pre­ten­sión de que el po­ten­cial téc­ni­co, por mu­cho que se desa­rro­lle, nun­ca su­pe­rará el lí­mi­te te­rres­tre. Si lo­grá­ra­mos es­ta­ble­cer co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­pla­ne­ta­rias, to­das nues­tras fi­lo­so­fías, pun­tos de vis­ta (…) ten­drían que ser re­vi­sa­dos. En ese ca­so, el po­ten­cial téc­ni­co, al vol­ver­se ili­mi­ta­do, im­pon­drá el fin del pa­pel de la vio­len­cia co­mo me­dio y mé­to­do de pro­gre­so”.

Ya en ple­na fie­bre OV­NI, du­ran­te los años 60 y 70, to­mó el tes­ti­go de es­tos plan­tea­mien­tos el trots­kis­ta ar­gen­tino J. Po­sa­das, pseu­dó­ni­mo de Ho­me­ro Ró­mu­lo Cris­ta­li Fras­ne­lli. Es­te dirigente iz­quier­dis­ta fue muy po­pu­lar en la Cuar­ta In­ter­na­cio­nal La­ti­noa­me­ri­ca­na, sin em­bar­go, co­men­zó a ad­qui­rir fa­ma de ex­tra­va­gan­te en cuan­to in­tro­du­jo en su pen­sa­mien­to el fac­tor ex­tra­te­rres­tre. Po­sa­das acep­tó la reali­dad de los avis­ta­mien­tos OV­NI, pues­to que pa­ra él su­po­nían la me­jor prue­ba de que otras civilizaciones cós­mi­cas ha­bían con­quis­ta­do el socialismo. Al fin y al ca­bo, la ca­pa­ci­dad cien­tí­fi­ca de una cul­tu­ra ven­dría de­ter­mi­na­da por su or­ga­ni­za­ción so­cial, por con­si­guien­te, si los alienígenas han ter­mi­na­do lle­gan­do has­ta no­so­tros, se­me­jan­te pro­di­gio úni­ca­men­te po­dría ha­ber fruc­ti­fi­ca­do en el seno de un pue­blo tan avan­za­do en lo so­cial co­mo en lo tec­no­ló­gi­co. Ade­más, el he­cho de que es­tos vi­si­tan­tes del es­pa­cio ac­túen aquí fur­ti­va­men­te, de­no­ta­ría que no les in­tere­sa­ba nues­tro capitalismo ni la bu­ro­cra­cia so­vié­ti­ca. Só­lo mos­tra­rán au­tén­ti­co in­te­rés y re­apa­re­ce­rán sin di­si­mu­lo cuan­do en la Tie­rra triun­fe la huelga ge­ne­ral y co­lap­se la bur­gue­sía do­mi­nan­te. Una la­bor a la cual es­te mi­li­tan­te trots­kis­ta con­vo­ca­ba a to­dos los hu­ma­nos, pe­ro tam­bién a los extraterrestres: “De­be­mos lan­zar un lla­ma­mien­to pa­ra que uti­li­cen sus re­cur­sos pa­ra ayu­dar­nos”, se­ña­la­ba en su po­nen­cia de 1968 ti­tu­la­da “Los pla­ti­llos vo­lan­tes, el de­sa­rro­llo de la ma­te­ria y de la ener­gía, la cien­cia y el socialismo”.

Otro de los prin­ci­pa­les di­vul­ga­do­res del comunismo galáctico fue Dan­te Mi­naz­zo­li. Es­te ami­go ín­ti­mo de Po­sa­das fue un mar­xis­ta ar­gen­tino de pa­dres ita­lia­nos e igual­men­te exi­lia­do en Eu­ro­pa. Es­cri­bió ¿Por qué los extraterrestres no to­man con­tac­to pú­bli­ca­men­te? Có­mo ve un mar­xis­ta el fe­nó­meno de los OVNIs en 1989, un li­bro de pri­mor­dial in­fluen­cia en el arran­que de los Men In Red.

Mi­naz­zo­li es­ti­ró sus con­je­tu­ras has­ta el pun­to de asu­mir que los extraterrestres es­ta­ban en­tre no­so­tros, pe­ro ape­nas ha­bían ac­tua­do por­que so­bre ellos re­gía una Pri­me­ra Ley Cós­mi­ca fun­da­men­tal: no in­ter­fe­rir en la evo­lu­ción de aque­llas civilizaciones que dis­fru­ta­ban de un es­ta­do in­fe­rior de de­sa­rro­llo. Sin em­bar­go, des­pués de la II Gue­rra Mun­dial em­pe­za­mos a po­seer una tec­no­lo­gía vi­go­ro­sa ca­paz de con­quis­tar el es­pa­cio, lo que nos ha­cía can­di­da­tos a in­gre­sar en la Con­fe­de­ra­ción In­ter­ga­lác­ti­ca. Allí ri­ge di­cha Ley fun­da­men­tal, pe­ro no es­ta­ría­mos pre­pa­ra­dos pa­ra tal com­pro­mi­so.

En opi­nión de Mi­naz­zo­li, se­me­jan­te te­si­tu­ra ha­bría mo­ti­va­do que la Con­fe­de­ra­ción co­lo­ca­ra a nues­tra es­pe­cie en cua­ren­te­na y pa­sa­ra a con­du­cir­se por la Ley Cós­mi­ca de se­gun­do gra­do, con­sis­ten­te en efec­tuar al­gu­nos mo­vi­mien­tos

tác­ti­cos e in­ter­fe­ren­cias pun­tua­les pa­ra co­rre­gir la di­ná­mi­ca ge­ne­ral terrícola, ya que re­pre­sen­ta­mos una po­ten­cial ame­na­za. En de­fi­ni­ti­va, Mi­naz­zo­li es­ta­ba con­ven­ci­do de que ha­bía una ope­ra­ción de con­tac­to cós­mi­co muy par­ti­cu­lar en mar­cha que los es­ta­dos de nues­tro pla­ne­ta obs­ta­cu­li­za­ban pa­ra de­fen­der sus pri­vi­le­gios de cla­se y cas­ta.

DE MARCIANOS A MARXIANOS

Los MIR amal­ga­ma­ron bue­na par­te de es­ta cons­te­la­ción de es­pe­cu­la­cio­nes y le apli­ca­ron una fra­seo­lo­gía par­ti­cu­lar gra­cias a la cual bas­cu­la­ron “de los marcianos a los marxianos” co­mo lle­ga­ron a de­cir en sus es­cri­tos. So­fis­ti­ca­ron la re­fle­xión has­ta crear un dis­cur­so pro­pio do­ta­do de un vo­ca­bu­la­rio téc­ni­co muy in­ge­nio­so. Ha­bía que rom­per con el mar­co cog­ni­ti­vo del pa­ra­dig­ma ex­tra­te­rres­tre aus­pi­cia­do por la ufo­lo­gía bur­gue­sa. Así que, en pri­mer lu­gar, re­le­ye­ron el fe­nó­meno OV­NI en cla­ve po­lí­ti­ca y re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra di­luir las ba­rre­ras en­tre lo te­rres­tre y lo ex­tra­te­rres­tre. Una re­la­ción co­rrec­ta con for­mas de vi­da alienígenas só­lo po­dría te­ner sen­ti­do ba­jo el signo de la lu­cha con­tra el capitalismo. Ese se­ría el víncu­lo pa­ra la unión de am­bos mun­dos en uno so­lo.

Se eli­mi­na­ban, por tan­to, las di­fe­ren­cias y tam­bién el “te­rra­cen­tris­mo” que es­ta­ba ha­cien­do con­tem­plar to­do el cos­mos des­de la pers­pec­ti­va úni­ca de la Tie­rra. Ya no es­ta­mos so­los en el Uni­ver­so ni tam­po­co so­mos su cen­tro. El avis­ta­mien­to de na­ves en nues­tros cie­los ha­bía ve­ni­do a que­brar esa per­cep­ción tan su­pre­ma­cis­ta de la reali­dad pa­ra apor­tar un ele­men­to des­es­ta­bi­li­za­dor de la ló­gi­ca pro­duc­ti­va y re­pro­duc­ti­va del ca­pi­tal. A ojos de los MIR, la di­men­sión cien­tí­fi­ca del fe­nó­meno re­sul­ta­ba se­cun­da­ria. Lo pri­mor­dial eran sus repercusiones po­lí­ti­cas.

Uno de los mi­li­tan­tes MIR de­cla­ró al Dia­rio de­lla set­ti­ma­na en fe­bre­ro de 1999 que “no es­ta­mos in­tere­sa­dos en nin­gún me­sia­nis­mo de la es­pe­ra. No es­ta­mos aquí pa­ra es­pe­rar a que los extraterrestres ven­gan a sal­var­nos (…). El cam­bio en las con­di­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas de la Tie­rra de­be co­men­zar des­de no­so­tros mis­mos. Tal vez con la ayu­da de las fac­cio­nes di­si­den­tes de la Alien Na­tion, aque­llos que de­ci­die­ron rom­per la fa­mo­sa ‘pri­me­ra di­rec­ti­va’”, equi­va­len­te a la Pri­me­ra Ley Cós­mi­ca de Mi­naz­zo­li que prohí­be los con­tac­tos con otros pla­ne­tas. Pa­ra los Men In Red exis­ti­rían dos sen­si­bi­li­da­des en el mun­do alie­ní­ge­na: quie­nes res­pe­tan el prin­ci­pio de mí­ni­ma in­ter­ven­ción en los de­más mun­dos y una fac­ción di­si­den­te que no es fiel a tal di­rec­ti­va.

Pro­pu­sie­ron así la no­ción de “exo­pla­ne­ta­ris­mo”, fren­te al “en­do pla­ne­ta­ris­mo”, pa­ra pen­sar los pro­ble­mas de la Tie­rra en cla­ve post-te­rres­tre e in­ter­pla­ne­ta­ria. Lo que con­lle­va­ba, por ejem­plo, de­jar de re­pre­sen­tar en la fic­ción a los “alienígenas bue­nos” al estilo de Ste­ven Spiel­berg, es de­cir, tan hu­ma­ni­za­dos que se les bo­rra­ba su di­fe­ren­cia e iden­ti­dad pro­pia. Ni tam­po­co mostrar a los “extraterrestres ma­los” co­mo en las pe­lí­cu­las nor­te­ame­ri­ca­nas de los años 50: a la ma­ne­ra su­bli­mi­nal de comunistas in­va­so­res, tí­pi­cos de las pa­ra­noias de la Gue­rra Fría.

Fi­nal­men­te, una úl­ti­ma reivin­di­ca­ción de la Ufo­lo­gía Ra­di­cal con­sis­tió en el “con­tac­tis­mo au­tó­no­mo”. No de­le­gar la ex­pe­rien­cia de con­tac­to ni a cien­tí­fi­cos, agen­cias mi­li­ta­res gu­ber­na­men­ta­les ni in­dus­trias del espectáculo. La ges­tión de di­cha ex­pe­rien­cia de­bía ser ad­mi­nis­tra­da por la po­bla­ción, sin me­dia­do­res ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos. Só­lo de así se po­dría de­vol­ver el po­der ufo­ló­gi­co al pue­blo y des­en­ca­de­nar el cam­bio so­cial sin im­pe­di­men­tos ni obs­tácu­los in­tere­sa­dos.

Pa­ra Po­sa­das los avis­ta­mien­tos eran la prue­ba de que otras civilizaciones con­quis­ta­ron el socialismo

La Ufo­lo­gía Ra­di­cal par­tía del pos­tu­la­do de que pa­ra po­der al­can­zar laTie­rra, cual­quier for­ma de vi­da ex­tra­te­rres­tre de­be ha­ber re­suel­to las con­tra­dic­cio­nes so­cia­les que aún ca­rac­te­ri­zan nues­tro pla­ne­ta. So­bre es­tas lí­neas, un mo­men­to de la his­tó­ri­ca en­tre­vis­ta en­tre Le­nin y el es­cri­tor de cien­cia fic­ción H. G. Wells pa­ra Pa­ris Press en 1920.

El te­ma OV­NI es uno de los asun­tos más con­tro­ver­ti­dos de los úl­ti­mos 50 años y cam­po abo­na­do pa­ra to­do ti­po de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas e in­clu­so gru­pos ideo­ló­gi­cos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.