UIJO

Enigmas - - CONSPIRA -

No­che de Au­tos. El 1 de agos­to de 1980 fue­ron ase­si­na­dos mien­tras dor­mían, en su lu­jo­sa ca­sa de So­mo­sa­guas, en Ma­drid, Ma­nuel de la Sie­rra y To­rres y su es­po­sa Ma­ría Lour­des de Ur­qui­jo y Mo­re­nés, mar­que­sa de Ur­qui­jo, que des­can­sa­ba en la ha­bi­ta­ción con­ti­gua a la de su ma­ri­do. A pri­me­ra vis­ta aque­llo po­día pa­re­cer un asal­to o ro­bo con re­sul­ta­do de muer­te en una de las zo­nas más lu­jo­sas de la ca­pi­tal es­pa­ño­la. Lo que no en­ca­ja­ron nun­ca fue­ron los he­chos ex­tra­ños que co­men­za­ron a su­ce­der y que com­pli­ca­ban la si­tua­ción has­ta dar­le una apa­rien­cia más que pe­cu­liar a aquel, en prin­ci­pio, cri­men sin más. Has­ta se lle­gó a pen­sar en un ajus­te de cuen­tas de la ma­fia, co­mo pu­bli­có el se­ma­na­rio de su­ce­sos El Ca­so.

To­do me­nos ir a la re­so­lu­ción más sen­ci­lla: en cri­mi­na­lís­ti­ca el cul­pa­ble siem­pre es el más cer­cano, en es­ta oca­sión, la fa­mi­lia. Los mar­que­ses de Ur­qui­jo eran una de las fa­mi­lias más in­flu­yen­tes de la Es­pa­ña de la épo­ca. En­tre cien­tos de pro­pie­da­des, te­nían el Ban­co Ur­qui­jo, que en ese mo­men­to se en­con­tra­ba ne­go­cian­do una fu­sión con otro gran ban­co, el His­pano Ame­ri­cano. Pe­ro Ma­nuel de la Sie­rra, el mar­qués, te­nía otras ideas pa­ra el fu­tu­ro de su ban­co fa­mi­liar.

Aque­lla no­che del 1 de agos­to, to­do pa­re­cía idí­li­co en el cha­lé de So­mo­sa­guas. Se en­con­tra­ban so­los en la ca­sa los mar­que­ses y el ser­vi­cio. Un ser­vi­cio que, por su­pues­to, no es­cu­chó na­da a pe­sar de los dis­pa­ros. Di­cen que se hi­cie­ron con una pis­to­la del ca­li­bre 22 con si­len­cia­dor. Pe­ro lo que la gen­te de la ca­lle no sa­be es que los si­len­cia­do­res no son co­mo los de las pe­lí­cu­las. Si tú rea­li­zas un dis­pa­ro en mi­tad de la no­che, y, so­bre to­do, en el si­len­cio de la ca­sa, se en­te­ra cual­quie­ra, has­ta el más sor­do.

Se­gún el juez y la de­cla­ra­ción pos­te­rior del úni­co in­cul­pa­do, aquel fa­tí­di­co día lle­gó a la ca­sa Ra­fael Es­co­be­do, ex yerno de los mar­que­ses, que en­tró “so­lo o en en com­pa­ñía de otros”. Pe­ne­tró en la vi­vien­da for­zan­do el in­ver­na­de­ro y la puer­ta prin­ci­pal ayu­da­do de un so­ple­te. To­dos se­guían sin es­cu­char nin­gún rui­do en el si­len­cio de la no­che. Los

mar­que­ses dor­mían se­pa­ra­dos, co­mo bien sa­bía el jo­ven. Ra­fael en­tró al dor­mi­to­rio del mar­qués mien­tras des­can­sa­ba; pa­re­ce que és­te se des­per­tó y ofre­ció re­sis­ten­cia, pues te­nía ara­ña­zos en el cue­llo, pe­ro lo que aca­bó de in­me­dia­to con su vi­da fue un dis­pa­ro en la nu­ca, mor­tal de ne­ce­si­dad. Muy cer­te­ro, a pe­sar de no ser Ra­fael un gran ti­ra­dor. ¿Si fue él quien efec­tuó el dis­pa­ro?, ¡cla­ro! Pe­ro in­me­dia­ta­men­te apa­re­cie­ron las pri­me­ras con­tra­dic­cio­nes. Unas ver­sio­nes di­cen que la ma­dre se le­van­tó al oír rui­do, ya que se es­ca­pó otro dis­pa­ro en la ha­bi­ta­ción del mar­qués, y la eje­cu­ta­ron en el pa­si­llo, des­ce­rra­ján­do­le con to­da frial­dad dos dis­pa­ros, uno en la bo­ca y un se­gun­do en la yu­gu­lar, una ac­ción muy pro­fe­sio­nal. Otras ase­gu­ran que es­ta­ba en la ca­ma cuan­do la dis­pa­ra­ron. Ni si­quie­ra en eso se pu­so na­die de acuer­do.

La no­che de au­tos, Ja­vier Anas­ta­sio, el ín­ti­mo ami­go de “Ra­fi”, co­mo le co­no­cían, fue quien le acer­có al do­mi­ci­lio de los mar­que­ses. No se de­mos­tró si Anas­ta­sio le acom­pa­ñó den­tro, co­sa muy pro­ba­ble, pe­ro en to­do ca­so nun­ca irían so­los. No te­nían el va­lor ni los co­no­ci­mien­tos tác­ti­cos pa­ra co­me­ter el ase­si­na­to. En­trar en la ca­sa, for­zar puer­tas y rea­li­zar dis­pa­ros tan cer­te­ros y mor­ta­les… eso era obra de pro­fe­sio­na­les y ellos ni teó­ri­ca ni psi­co­ló­gi­ca­men­te lo eran, por lo que se pre­su­mía que ha­bía va­rias per­so­nas más im­pli­ca­das den­tro de la ca­sa en el mo­men­to del cri­men. Aque­lla no­che fue ten­sa pa­ra to­dos los im­pli­ca­dos, que, no ca­be du­da, eran mu­chos más de los que aca­ba­mos de nom­brar, y que tam­bién, sin du­da, te­nían pleno co­no­ci­mien­to de lo que es­ta­ba pa­san­do.

Ra­fi ha­bía es­ta­do ca­sa­do unos me­ses con My­riam de la Sie­rra, hi­ja de los mar­que­ses, que le uti­li­zó sin du­da pa­ra mu­chas co­sas, apar­te de pa­ra sa­lir del ho­gar pa­terno. Po­dría pa­re­cer que vi­vir en la man­sión de los mar­que­ses de Ur­qui­jo era un lu­jo, pe­ro real­men­te era to­do lo con­tra­rio. En su círcu­lo de amis­ta­des, a Juan y a My­riam les lla­ma­ban “los po­bres”, pues los mar­que­ses no sol­ta­ban un cén­ti­mo pa­ra sus hi­jos. Por en­ton­ces, My­riam ya es­ta­ba vi­vien­do con otro hom­bre, Dick el Ame­ri­cano, un bus­ca­vi­das con una em­pre­sa de bi­su­te­ría y lim­pie­za. El nom­bre de ella so­nó mu­chas ve­ces en el su­ma­rio, so­bre to­do al mi­rar quié­nes se­rían los pri­me­ros be­ne­fi­cia­rios si des­apa­re­cían los mar­que­ses. Al igual que el del otro hi­jo, Juan de la Sie­rra, que vi­vía de su tra­ba­jo en la ban­ca – se­gún su pa­dre, apren­dien­do, pe­ro ca­si sin di­ne­ro–. Y co­mo en to­do th­ri­ller que se pre­cie, no po­día fal­tar el ad­mi­nis­tra­dor mal­va­do: Die­go Mar­tí­nez He­rre­ra, que lle­va­ba 30 años al ser­vi­cio de su ín­ti­mo ami­go el mar­qués. Pe­ro tra­ba­jar pa­ra un ami­go no le apor­ta­ba nin­gún be­ne­fi­cio, pues, co­mo ya he­mos di­cho, el mar­qués no sol­ta­ba una pe­se­ta de más.

Mar­tí­nez co­bra­ba 75.000 pe­se­tas –unos 350 eu­ros–, por lo que te­nía que com­pa­gi­nar su tra­ba­jo con otras la­bo­res pa­ra po­der man­te­ner­se. És­te fue el úl­ti­mo que vio al mar­qués con vi­da. Di­jo que subió a pre­gun­tar­le si pa­ga­ba una fac­tu­ra de car­pin­te­ría que te­nían pen­dien­te, y el mar­qués le di­jo que sí. Pos­te­rior­men­te, se de­mos­tró que no exis­tía nin­gu­na fac­tu­ra pen­dien­te, pe­ro no pa­só na­da. El per­so­na­je más ci­ne­ma­to­grá­fi­co y que más co­sas con­tó fue el ma­yor­do­mo Vi­cen­te Díez Ro­me­ro, que, co­mo en las pe­lí­cu­las, era el que afir­ma­ba sa­ber to­do. En sus de­cla­ra­cio­nes di­jo que sa­bía la ver­dad de lo que ha­bía ocu­rri­do aque­lla no­che, pe­ro que cuan­do le lla­ma­ban a de­cla­rar, o en el jui­cio, ni el fis­cal ni el abo­ga­do de­fen­sor le pre­gun­ta­ban so­bre las cues­tio­nes de las que ha­bían ha­bla­do an­te­rior­men­te. No en­ten­día que hu­bie­se un ma­ni­fies­to in­te­rés en que no se su­pie­se la ver­dad. Es­te hom­bre sí que se dio cuen­ta des­de el pri­mer mo­men­to de lo que se es­ta­ba tra­man­do, lo que fi­nal­men­te le cos­tó el tra­ba­jo.

Aquel vo­de­vil si­guió ade­lan­te; se le en­car­gó la in­ves­ti­ga­ción a un ins­pec­tor de Po­li­cía, Ca­ye­tano Cor­de­ro, que no avan­zó na­da en la re­so­lu­ción del ca­so. Has­ta que un día, un ami­go le di­jo a Juan, el hi­jo de los mar­que­ses, que sa­bía que es­ta­ban in­ten­tan­do im­pli­car­le, pe­ro que él co­no­cía a al­guien que po­día ayu­dar­le. Juan acep­tó y ce­rra­ron una reunión en la ma­dri­le­ña ca­fe­te­ría Ga­la­xi. En ese lo­cal, Juan au­to­ri­zó al ins­pec­tor Jo­sé Ro­me­ro, con el vis­to bueno de Gar­cía Ga­lle­go, el je­fe su­pe­rior de Po­li­cía de Ma­drid, a in­ves­ti­gar el ca­so. Ro­me­ro, un ins­pec­tor en con­di­cio­nes,

es­tu­dian­te en­ton­ces de De­re­cho y con los co­no­ci­mien­tos y, so­bre to­do, el va­lor ne­ce­sa­rios, da­do la di­fi­cul­tad del asun­to, co­men­zó nue­va­men­te la in­ves­ti­ga­ción y aque­llo dio un vuel­co ra­di­cal. Vio des­de el prin­ci­pio que to­do era una so­be­ra­na cha­pu­za. La ma­ña­na del cri­men se avi­só a la po­li­cía, que se pre­sen­tó en la ca­sa y se lle­vó los cua­tro cas­qui­llos de los dis­pa­ros; to­mó hue­llas –no ha­bía– y reali­zó to­do el tra­ba­jo re­la­ti­vo a la in­ves­ti­ga­ción, de­jan­do a los mar­que­ses allí, de cuer­po pre­sen­te, a la es­pe­ra de que lle­ga­ran los del Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se pa­ra lle­vár­se­los.

Ahí ocu­rrió el pri­me­ro de los ab­sur­dos del ca­so. El ad­mi­nis­tra­dor Die­go Mar­tí­nez He­rre­ra lla­mó a una en­fer­me­ra pa­ra que la­va­se los cuer­pos y le dio la or­den de no de­jar­les nin­gún ras­tro del cri­men. La po­li­cía se ca­yó de es­pal­das cuan­do les lla­ma­ron del Ana­tó­mi­co Fo­ren­se pa­ra de­cir­les que los fa­lle­ci­dos ve­nían muy bien la­va­dos y que no ha­bía nin­gu­na evi­den­cia ni ras­tro de san­gre que bus­car. La ra­zón que dio el ad­mi­nis­tra­dor fue que “le ha­bía da­do pe­na que la gen­te vie­ra a los fi­na­dos tan su­cios, pe­ro que só­lo man­dó lim­piar­les un po­co la san­gre con unos al­go­do­nes”. Nue­va­men­te, no se in­ves­ti­gó más.

Cua­tro me­ses des­pués de ha­cer­se car­go del ca­so, y ocho des­pués del ase­si­na­to, el ins­pec­tor Ro­me­ro or­de­nó que se rea­li­za­ra un re­gis­tro en la fin­ca del pa­dre de Es­co­be­do, en Mon­tal­vi­llo de Hue­te, Cuen­ca. Se en­con­tra­ron unos cas­qui­llos de ba­la del ca­li­bre 22, dis­pa­ra­dos por la mis­ma ar­ma que ma­tó a los mar­que­ses, igua­les a los que se ha­lla­ron en la ca­sa de So­mo­sa­guas. Mi­guel Es­co­be­do, el pa­dre de Ra­fael, te­nía un ar­ma de­cla­ra­da de las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de la que se uti­li­zó en el ase­si­na­to, una Star Olym­pic del ca­li­bre 22, pe­ro no apa­re­ció. Mi­guel de­cla­ró que se la ha­bía re­ga­la­do a un co­ro­nel ya fa­lle­ci­do, que pro­ba­ble­men­te no ha­bría he­cho el cam­bio de nom­bre en la guía del ar­ma. Pe­ro se­gún el nú­me­ro de la pis­to­la no pu­do ha­bér­se­la re­ga­la­do nun­ca al ami­go mi­li­tar, pues el ar­ma se fa­bri­có cin­co años des­pués de fa­lle­cer el ci­ta­do co­ro­nel.

Ra­fael Es­co­be­do y su pa­dre fue­ron de­te­ni­dos. Ra­fi ya ha­bía in­ten­ta­do sui­ci­dar­se dos ve­ces des­de el cri­men de los mar­que­ses y es­ta­ba emo­cio­nal­men­te ines­ta­ble. Se­gún cuen­tan tes­ti­gos, aque­lla no­che en la DGS fue un gol­pe mor­tal pa­ra él: le de­ja­ron des­nu­do con las cam­pe­ras pues­tas y to­do el mun­do se mo­fa­ba de sus pin­tas al pa­sar. Así le tu­vie­ron to­da la no­che, ha­cien­do fle­xio­nes y rién­do­se de él. Ya por la ma­ña­na pu­do ver a su pa­dre, es­po­sa­do en una sa­la. Le di­je­ron que iban a

El ad­mi­nis­tra­dor, Die­go Mar­tí­nez He­rre­ra, lla­mó a una en­fer­me­ra pa­ra que la­va­se los cuer­pos y no de­ja­se ras­tro al­guno del bru­tal cri­men

de­te­ner a su ma­dre y a sus her­ma­nas tam­bién, y que iban a caer to­dos. Que se ima­gi­na­ra lo que iban a pa­sar allí du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios.

AR­MAS PER­DI­DAS Y CON­TRA­DIC­CIO­NES

Ra­fi, vien­do que iban a im­pli­car a to­da su fa­mi­lia, se de­rrum­bó y pi­dió con­fe­sar. Se de­cla­ró por es­cri­to úni­co cul­pa­ble de los ase­si­na­tos, y fir­mó una con­fe­sión que de­cía tex­tual­men­te: “Yo soy cul­pa­ble de la muer­te de mis sue­gros, los mar­que­ses de Ur­qui­jo”. Do­cu­men­to que más tar­de des­apa­re­ce­ría, co­mo mu­chas otros en es­te ca­so. Ya es­ta­mos lián­do­la. Fal­ta­ba Ja­vier Anas­ta­sio, el ami­go de Ra­fael, que le lle­vó a la ca­sa la fa­tí­di­ca no­che y, su­pues­ta­men­te, o bien en­tró con él y más gen­te en el cha­lé, o le es­pe­ró fue­ra, pues cam­bió su ver­sión en va­rias oca­sio­nes.

Ra­fi le dio a Ja­vier la bol­sa de de­por­tes con la pis­to­la, el so­ple­te y los uten­si­lios que uti­li­za­ron pa­ra en­trar en la vi­vien­da. Le pi­dió que se des­hi­cie­ra de ella, y és­te la ti­ró al pan­tano de San Juan, cer­ca de Ma­drid. Fue acu­sa­do co­mo cóm­pli­ce, le de­tu­vie­ron y es­tu­vo en pri­sión pre­ven­ti­va du­ran­te ca­si cua­tro años. Cum­pli­do ese tiem­po, inex­pli­ca­ble­men­te, le die­ron la li­ber­tad pro­vi­sio­nal a po­co me­nos de 9 me­ses del jui­cio. Era una in­vi­ta­ción a la fu­ga. Le de­cían los ma­gis­tra­dos: “Si tú sa­les li­bre mi­ra co­mo que­dan Es­co­be­do y los jue­ces, así que ya sa­bes lo que te es­pe­ra en el jui­cio, ya es­tás con­de­na­do, se pe­di­rán 60 años”. Ja­vier era co­mo Ra­fael, de bue­na fa­mi­lia y con “po­si­bles” pa­ra huir. Acep­tó la “in­vi­ta­ción” y sa­lió de Es­pa­ña ayu­da­do por otro ami­go, el mar­qués de To­rreher­mo­sa.

Se fue a Bra­sil, y cuan­do pa­re­cía que to­do iba bien y na­die le mo­les­ta­ría, lo de­tu­vie­ron en Río de Ja­nei­ro. Allí pa­so un buen ra­to de de­cla­ra­ción y ner­vios, te­mién­do­se lo peor, pe­ro al po­co tiem­po, y una vez se pu­sie­ron en con­tac­to las au­to­ri­da­des bra­si­le­ñas con las es­pa­ño­las, le sol­ta­ron. “No hay nin­gún pro­ble­ma”, fue lo que res­pon­dió la Po­li­cía es­pa­ño­la cuan­do fue con­sul­ta­da acer­ca de un hom­bre so­bre el que pe­sa­ba una or­den de cap­tu­ra de In­ter­pol de ni­vel ro­jo, la de má­xi­ma prio­ri­dad. Ja­vier Anas­ta­sio se que­dó vi­vien­do en Bra­sil y mo­vién­do­se por to­da Su­da­mé­ri­ca con sus ne­go­cios. Na­die le mo­les­tó. Es más, re­no­vó su pa­sa­por­te sin nin­gún pro­ble­ma en el con­su­la­do es­pa­ñol. 22 años es­tu­vo fue­ra de Es­pa­ña, has­ta que pres­cri­bie­ron to­dos los de­li­tos de los que le po­dían acu­sar y pu­do re­gre­sar.

Cuan­do de­tu­vie­ron a Mau­ri­cio Ló­pez-Ro­berts, mar­qués de To­rreher­mo­sa, el ter­cer ami­go de Ra­fi im­pli­ca­do en el cri­men, con­fe­só que aque­lla no­che es­ta­ban en la ca­sa por lo me­nos sie­te per­so­nas, lo que co­lo­ca­ba a to­dos los im­pli­ca­dos en el in­te­rior del do­mi­ci­lio. Es­ta de­cla­ra­ción la efec­tuó Mau­ri­cio por es­cri­to, y el ins­pec­tor Ca­ye­tano Cor­de­ro la rom­pió de­lan­te de él. Se­gún es­ta pri­me­ra de­cla­ra­ción, el ad­mi­nis­tra­dor fue el pri­me­ro en lle­gar y es­pe­rar a los de­más aque­lla fa­tí­di­ca no­che. Ló­pez-Ro­berts fa­lle­ció en 2014, tran­qui­la­men­te, en su fin­ca de la pro­vin­cia de Ávi­la, des­pués de ha­ber cum­pli­do con­de­na, lle­ván­do­se to­dos sus se­cre­tos a la tum­ba. Al­go in­creí­ble, a no ser que al­guien muy im­por­tan­te es­tu­vie­ra de­trás de to­do es­to. Y, cuan­do las co­sas se lían a es­tos ni­ve­les, siem­pre sa­be­mos quién es­tá de­trás y pue­de ha­cer es­tas co­sas: el Es­ta­do.

Los mar­que­ses eran ami­gos de to­da la gen­te im­por­tan­te del país, y, en es­pe­cial, el mar­qués era ín­ti­mo ami­go de Ma­nuel Fra­ga, re­cién nom­bra­do mi­nis­tro de Go­ber­na­ción. Ra­fael Es­co­be­do fue juz­ga­do y en­con­tra­do cul­pa­ble del ase­si­na­to de los mar­que­ses de Ur­qui­jo y con­de­na­do a 53 años de cár­cel. Lo me­jor, la sen­ten­cia tex­tual: “Se con­de­na a don Ra­fael Es­co­be­do, so­lo o en com­pa­ñía de otras per­so­nas, por co­me­ter el ase­si­na­to de los mar­que­ses de Ur­qui­jo”. Aquel jui­cio tu­vo mo­men­tos épi­cos, co­mo cuan­do le pre­gun­tó el juez Gue­va­ra al ins­pec­tor Ca­ye­tano Cor­de­ro: “¿Por qué de­jó los ca­dá­ve­res allí y por qué los ha­bían la­va­do? Él con­tes­tó, “eso es muy lar­go de con­tar”.

El juez res­pon­dió a su vez: “a mí me fal­tan 20 años pa­ra ju­bi­lar­me, em­pie­ce”. En la mis­ma de­cla­ra­ción Ca­ye­tano di­jo al juez que no po­día ha­cer con­je­tu­ras, pues “era un po­bre po­li­cía”, a lo que el juez res­pon­dió “y yo un po­bre ma­gis­tra­do”. Otra de las fra­ses me­mo­ra­bles de aquel jui­cio fue la del fis­cal Jo­sé An­to­nio Zar­za­le­jos, al es­cu­char la sen­ten­cia: “Qui­zás en es­tos mo­men­tos otros im­pli­ca­dos se es­tén rien­do, al ver que se han li­bra­do de la jus­ti­cia”.

REAPER­TU­RA DEL CA­SO

Fue in­creí­ble. Só­lo Ra­fael fue a la cár­cel, sin prue­bas, pues des­apa­re­cie­ron to­das, y no se con­ti­nuó la in­ves­ti­ga­ción, aun­que ad­mi­tían que ha­bía más im­pli­ca­dos. No hu­bo otro re­me­dio que vol­ver a abrir el ca­so en el año 90, de­bi­do a que Jo­sé Ro­me­ro, el ins­pec­tor que lo lle­vó, ar­gu­men­tó con un ex­pe­dien­te de más de 800 fo­lios las co­sas que que­da­ban por es­cla­re­cer. Aquel jui­cio fue el que ter­mi­nó con Anas­ta­sio hui­do de Es­pa­ña y Ló­pez Ro­berts con­de­na­do a 10 años por en­cu­bri­mien­to, al fa­ci­li­tar el di­ne­ro a Anas­ta­sio pa­ra su hui­da, y co­no­cer to­da la tra­ma, pe­ro no se ha­bló de otras per­so­nas, ni tam­po­co se acu­só a na­die más.

La Po­li­cía si­guió pre­sio­nan­do e in­ten­tan­do ne­go­ciar con Ra­fael Es­co­be­do en la cár­cel. Le ofre­cie­ron traer­le a Ma­drid y con­se­guir­le el ter­cer gra­do. A cam­bio, só­lo te­nía que con­tar la ver­dad y de­cir quié­nes eran los im­pli­ca­dos en el cri­men. To­dos te­nían la sos­pe­cha de que, ade­más de la fa­mi­lia, ha­bía más gen­te tras el san­grien­to ho­mi­ci­dio. Ra­fael Es­co­be­do mu­rió en el pe­nal del Due­so unos días des­pués, cuan­do di­jo que se iba a pen­sar lo de ha­blar. Di­cen que se ahor­có con una sá­ba­na en la cel­da, pe­ro la au­top­sia re­ve­ló que cuan­do le col­ga­ron ya es­ta­ba muer­to y que te­nía cia­nu­ro en los pul­mo­nes.

Ra­fi mu­rió en la cár­cel, ahor­ca­do con una sá­ba­na. Pe­ro la au­top­sia re­ve­ló que lo col­ga­ron ya muer­to y te­nía cia­nu­ro en los pul­mo­nes

Por­ta­da del nue­vo li­bro de Juan Jo­sé Re­ven­ga, Bri­ga­da Cri­mi­nal. El ori­gen de las cloa­cas del Es­ta­do, que aca­ba de pu­bli­car Edaf.

La pren­sa se hi­zo eco del cri­men y de las di­ver­sas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción. Star Olym­pic del ca­li­bre 22, la pis­to­la que se uti­li­zó en el ase­si­na­to.

El au­tor del li­bro Bri­ga­da Cri­mi­nal, Juan Jo­sé Re­ven­ga, en unas prác­ti­cas de ti­ro, un de­por­te al que son asi­duos aque­llos que co­no­cen lo que se ha da­do en lla­mar “las cloa­cas del Es­ta­do”.

Pan­teón de los mar­que­ses de Ur­qui­jo en el ce­men­te­rio ma­dri­le­ño de la Al­mu­de­na. Por­ta­da del se­ma­na­rio de su­ce­sos El Ca­so, que pu­bli­có una mi­nu­cio­sa cró­ni­ca de los he­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.