EL ORI­GEN DE LOS VI­LLAN­CI­COS

Enigmas - - EN PORTADA -

En su ori­gen –si­glos XV y XVI–, es­tas can­cio­nes na­da te­nían que ver con la Na­vi­dad, sino que se tra­ta­ba de com­po­si­cio­nes que se can­ta­ban en el mun­do ru­ral y más pro­fano, y cu­yo fin era ir ex­pli­can­do los acon­te­ci­mien­tos que ha­bían su­ce­di­do en las vi­llas –amo­res y desamo­res, fa­lle­ci­mien­tos y/o to­do aque­llo que era de in­te­rés del pue­blo–. Al ser can­ta­do por los ha­bi­tan­tes de las vi­llas, pa­só a co­no­cer­se a es­tas com­po­si­cio­nes co­mo vi­llan­ci­cos. Miem­bros ecle­siás­ti­cos vie­ron en es­te ti­po de can­ción sen­ci­lla y pe­ga­di­za la for­ma per­fec­ta pa­ra di­vul­gar su men­sa­je evan­ge­li­za­dor, por

lo que em­pe­za­ron a adap­tar nu­me­ro­sas co­plas con mo­ti­vos re­li­gio­sos y, so­bre to­do, con sen­ci­llas can­ti­ne­las y ri­mas fá­ci­les re­la­cio­na­das con el na­ci­mien­to de Je­sús. La for­ma del vi­llan­ci­co les iba la mar de bien al tra­tar­se de le­tras pe­ga­di­zas que po­dían ser me­mo­ri­za­das por cual­quier per­so­na. Pe­ro ojo, que no to­do es lo que pa­re­ce. Y es que de­trás de to­do ese can­dor re­fle­ja­do en las vo­ces de los ni­ños con voz de fal­se­te se es­con­den a ve­ces le­tras be­li­co­sas o es­ca­bro­sas. A las prue­bas me re­mi­to: “da­le a la zam­bom­ba, da­le a la sar­tén y da­le al ten­de­ro un ti­ro en la sien”...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.