Enigmas

EL TÚ­NEL DEL TIEM­PO

LA FI­GU­RA DE PA­PÁ NOEL SUE­LE EN­TRA­ÑAR DULZURA Y ALE­GRÍA, PE­RO MÁS DE UNO Y MÁS DE DOS DE­CI­DIE­RON VES­TIR SU TRA­JE PA­RA OCUL­TAR UNA TE­RRI­BLE REALI­DAD…

- Ós­car He­rra­dón Crime · Indira Gandhi International Airport · Tim Burton · Santa Claus · Wal-Mart · Georgia · United States of America · Candice Michelle · Canada · Crocker, MO · Bruce McArthur · Ed Gein

En ple­na re­sa­ca de las fies­tas na­vi­de­ñas, aún co­lea un te­rri­ble ca­so que vol­vió a evi­den­ciar que aquel que acu­ñó la ex­pre­sión del “lo­bo ves­ti­do con la piel del cor­de­ro” no iba des­en­ca­mi­na­do, y que no nos equi­vo­ca­mos al ti­tu­lar la por­ta­da del nú­me­ro an­te­rior co­mo “Black Ch­rist­mas”. En ple­nas fies­tas na­vi­de­ñas de 2018, sal­ta­ba a los me­dios una no­ti­cia que nos de­vol­vía a la te­rri­ble reali­dad más allá de pol­vo­ro­nes, pan­de­re­tas y re­nos con cuer­nos de pa­pel cu­ché, una ver­da­de­ra “pe­sa­di­lla an­tes de Na­vi­dad”, aun­que muy ale­ja­da del “bue­nis­mo” de Tim Bur­ton.

La no­ti­cia en­gro­sa­ba ti­tu­la­res jus­to el día de Na­vi­dad, cuan­do se co­no­ció que un hom­bre de 49 años que tra­ba­ja­ba co­mo “Pa­pá Noel” en los gran­des al­ma­ce­nes Wal­mart de Guy­ton, Geor­gia (EEUU), ha­bía si­do de­te­ni­do por el ase­si­na­to de sus hi­jos, que en­te­rró en el jar­dín de su ca­sa. El nom­bre del su­so­di­cho es Elwyn Croc­ker y al pa­re­cer, siem­pre que al­gún co­no­ci­do le pre­gun­ta­ba por sus hi­jos, el “Pa­pá Noel” ase­sino con­tes­ta­ba con eva­si­vas. Y aun­que ello des­per­tó sos­pe­chas, na­die se preo­cu­pó de sa­ber dón­de es­ta­ban los mu­cha­chos, los me­no­res Elwyn Croc­ker Jr., y su her­ma­na Mary. El pri­me­ro, que aho­ra ten­dría 16 años, lle­va­ba des­apa­re­ci­do ¡des­de 2016!, mien­tras que la des­apa­ri­ción de la se­gun­da no se co­no­ció has­ta ha­ce unos me­ses, cuan­do al­guien –que ha per­ma­ne­ci­do en el ano­ni­ma­to– de­ci­dió in­ter­po­ner una de­nun­cia. Ni aun con esas se si­guió la pis­ta al su­so­di­cho. Una vez más qui­so la ca­sua­li­dad –o el des­tino– que se des­cu­brie­ran es­tos es­pe­luz­nan­tes he­chos. Un ve­cino lla­mó a los po­li­cías por­que se es­ta­ba pro­du­cien­do una pe­lea de pe­rros Pit­bull en el do­mi­ci­lio de Croc­ker. An­tes de acu­dir, des­cu­brie­ron que el pro­pie­ta­rio ha­bía si­do de­nun­cia­do pre­via­men­te por la Di­vi­sión de Ser­vi­cios pa­ra Fa­mi­lias y Ni­ños. En­ton­ces inica­ron las pes­qui­sas: se per­so­na­ron en el do­mi­ci­lio y tras pre­gun­tar

dón­de es­ta­ba su hi­ja, Croc­ker di­jo que se ha­bía ido a vi­vir con su ma­dre, pe­ro ha­lla­ron nu­me­ro­sas in­con­gruen­cias en sus de­cla­ra­cio­nes. An­te es­ta si­tua­ción, pi­die­ron una or­den de re­gis­tro y po­cas ho­ras des­pués las au­to­ri­da­des en­con­tra­ban en el cés­ped del pa­tio tra­se­ro el cuer­po de la pe­que­ña… y el de su her­mano. El “Pa­pá Noel de Guy­ton” se­rá juz­ga­do por am­bos crí­me­nes y tam­bién por po­se­sión de sus­tan­cias es­tu­pe­fa­cien­tes. Ade­más, fue­ron de­te­ni­das Elwyn Croc­ker, de 49 años, la mu­jer y ma­dras­tra de los ni­ños, Can­di­ce Croc­ker, de 33, la ma­dre de és­ta, Kim Wright (50), y su no­vio, Roy Ant­hony Pra­ter (55) por un asun­to que ha con­mo­cio­na­do el con­da­do de Ef­fing­ham y que su vie­jo she­riff, Jimmy McDuf­fie, con­si­de­ra uno de los crí­me­nes más atro­ces con los que se ha to­pa­do en sus 41 años de ca­rre­ra.

JARDINERO, PA­PÁ NOEL, PSYCHOKILL­ER…

Otro ca­so si­mi­lar tu­vo lu­gar a co­mien­zos de 2018, cuan­do sal­ta­ba a los me­dios que un ase­sino en se­rie ha­bía tra­ba­ja­do dis­fra­za­do del bueno de San­ta Claus tam­bién en un cen­tro co­mer­cial y só­lo un po­co más al nor­te, en Ca­na­dá. El per­so­na­je en cues­tión se lla­ma­ba Bru­ce McArt­hur, te­nía en­ton­ces 66 años y en la pro­pie­dad que po­seía en To­ron­to las au­to­ri­da­des des­en­te­rra­ron los ca­dá­ve­res de va­rias per­so­nas. Una au­tén­ti­ca ca­sa de los ho­rro­res a lo Ed Gein. To­do ello mien­tras el men­da se ata­via­ba con la bar­ba pos­ti­za y el ro­lli­zo tra­je ro­jo.

McArt­hur, de­te­ni­do el 18 de enero de 2018, des­cuar­ti­za­ba a sus víc­ti­mas y es­con­día sus res­tos en ma­ce­tas, lo que hi­zo sos­pe­char a las fuer­zas de se­gu­ri­dad que po­dría ha­ber más cuer­pos. Se in­ves­ti­ga­ron has­ta 30 pro­pie­da­des don­de el jardinero ha­bía tra­ba­ja­do los úl­ti­mos años. La po­li­cía se in­cau­tó de otras do­ce ma­ce­tas si­mi­la­res a las que es­con­dían los es­que­le­tos de va­rias per­so­nas.

To­das las víc­ti­mas eran va­ro­nes y ho­mo­se­xua­les. En un pri­mer mo­men­to, McArt­hur fue de­te­ni­do por las muer­tes de Se­lim Esen, de 44 años, y An­drew Kins­man, de 49, pe­ro pron­to se su­ma­ron tres nue­vos crí­me­nes: el de Ma­jeed Kay­han, de 58 años, So­roush Mah­mu­di, de 50, y Dean Li­so­wick, de 47. El asun­to des­per­tó fuer­tes crí­ti­cas con­tra los cuer­pos po­li­cia­les, de­bi­do a que du­ran­te mu­cho tiem­po no se in­ves­ti­gó la des­apa­ri­ción de es­tas per­so­nas que fre­cuen­ta­ban el am­bien­te ho­mo­se­xual de To­ron­to.

El arres­to del ase­sino só­lo se lle­vó a ca­bo des­pués de que ac­ti­vis­tas de la co­mu­ni­dad gay de la ciu­dad ca­na­dien­se rea­li­za­sen una cam­pa­ña pa­ra pre­sio­nar a las au­to­ri­da­des a in­ves­ti­gar a fon­do las des­apa­ri­cio­nes de los úl­ti­mos años. Aho­ra se le juz­ga­rá por al me­nos ocho crí­me­nes. Su­ce­sos que han en­tur­bia­do las úl­ti­mas Na­vi­da­des, no tan dul­ces co­mo nos las ven­den en te­le­vi­sión. De he­cho, y es una es­ta­dís­ti­ca, en es­tas fies­tas “se ma­ta más”, al­go en lo que in­flu­yen las reunio­nes fa­mi­lia­res y el al­cohol. Es­tre­me­ce­dor.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain