Enigmas

RULETA RU­SA

- Ós­car Fá­bre­ga Indiana Jones · Mariano Díaz · Star Wars · Sherlock Holmes · Star Trek · Sherlock

Ha­ce un tiem­po me pre­gun­ta­ron en un pro­gra­ma de ra­dio có­mo y cuán­do em­pe­cé a in­tere­sar­me por es­tos te­mas. Con­tes­té, sin pen­sar­lo de­ma­sia­do, que to­do em­pe­zó con En

bus­ca del ar­ca per­di­da, la pri­me­ra en­tre­ga de la sa­ga de In­dia­na Jo­nes que pu­de dis­fru­tar cuan­do te­nía 5 o 6 años. En aque­lla pe­li se tra­ta­ban al­gu­nos te­mas que, con los años, me lle­ga­ron a ob­se­sio­nar, co­mo el eso­te­ris­mo na­zi, las re­li­quias sa­gra­das o los ob­je­tos de po­der. Pe­ro tam­bién fue Indy el que me lle­vó de la mano ha­cia mi gran pa­sión: la His­to­ria. Gra­cias a él, y gra­cias a aque­lla cin­ta, co­men­cé es­ta sen­da por la que to­da­vía an­do tran­si­tan­do. Pe­ro, tras ter­mi­nar la en­tre­vis­ta, una vez cal­ma­dos los ha­bi­tua­les ner­vios, le es­tu­ve dan­do vuel­tas al te­ma. Y sí, Indy in­flu­yó mu­cho. Pe­ro hu­bo mu­cho más… El mes pa­sa­do, en es­ta mis­ma sec­ción, el com­pa­ñe­ro y ami­go Ma­riano Fer­nán­dez Urres­ti pu­bli­có un sen­sa­cio­nal es­cri­to en el que ha­bla­ba de có­mo el ni­ño de los có­mics que una vez fue se co­men­zó a in­tere­sar por es­tos apa­sio­nan­tes te­mas gra­cias a las lec­tu­ras de su in­fan­cia. En mi ca­so, aun­que tam­bién in­flu­ye­ron mu­cho los li­bros que leí –nun­ca fui muy de có­mics–, fue el ci­ne el que me ini­ció, con muy po­qui­tos años, en el mun­do del mis­te­rio y en la bús­que­da del co­no­ci­mien­to. En­cuen­tros en la ter­ce­ra fa­se y E. T. pro­vo­ca­ron que co­men­za­se a mi­rar a los cie­los, aun­que In­va­so­res de Mar­te –la an­ti­gua, que la ochen­te­ra es muy ma­la– me hi­zo ver que qui­zás no to­dos los ex­tra­te­rres­tres eran bue­nos. Pol­ter­geist me dio un mie­do te­rri­ble, pe­ro tam­bién me hi­zo ver que qui­zás hay al­go más allá de la muer­te, al­go con lo que nos po­de­mos co­mu­ni­car. El exor­cis­ta y La pro­fe­cía –y las me­dio­cres se­cue­las de am­bas– me lle­va­ron a in­tere­sar­me por ese con­tra­pe­so ma­ligno del dios en el que nun­ca creí; aun­que de vez en cuan­do, so­bre to­do cuan­do re­vi­sio­na­ba Los diez man­da­mien­tos y Qué

be­llo es vi­vir, me re­con­ci­lia­ba con él. Star Wars y Star Trek me hi­cie­ron so­ñar con el fu­tu­ro y con la apa­sio­nan­te idea de que al­gún día sal­dre­mos de es­te pun­ti­to azul pá­li­do y con­quis­ta­re­mos el es­pa­cio. Siem­pre qui­se ser un goo­nie, aun­que en el Me­di­te­rrá­neo era di­fí­cil en­con­trar te­so­ros ocul­tos por los pi­ra­tas, o uno de los chi­cos de la pe­li Ex­plo­ra­do­res, o Bas­tian, el ni­ño de

La his­to­ria in­ter­mi­na­ble, mi mo­de­lo a se­guir. Ha­bía que evi­tar que Fan­ta­sía su­cum­bie­se. To­da­vía de­be­mos se­guir evi­tán­do­lo. Qui­se ser DARYL. Qui­se ser el ni­ño de El vue­lo del na­ve­gan­te… Y me hu­bie­se en­can­ta­do co­no­cer al jo­ven Sher­lock Hol­mes de El se­cre­to de la pi­rá­mi­de, a Guillermo de Bas­ker­vi­lle, a Sal­va­to­re, el pro­yec­tor de Ci­ne­ma Pa­ra­di­so; o a al­guno de los tres aven­tu­re­ros de En bus­ca del fue­go. Y, có­mo no, aun­que me da­ba mie­do, siem­pre res­pe­té a Roy Batty y nun­ca en­ten­dí por qué te­nían que mo­rir los re­pli­can­tes. No era jus­to. Hoy le to­mo el re­le­vo al maes­tro Urres­ti y, pa­ra­fra­seán­do­le, me pre­gun­to cuán­tos “ni­ños de las pe­lis” hay. Creo que mu­chos más de los que cree­mos y mu­chos más de los que ellos mis­mos creen, aun­que al­gu­nos lo ha­yan ol­vi­da­do o se ha­yan per­di­do… co­mo lá­gri­mas en la llu­via.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain