Enigmas

ANGKOR WAT, HA­CIA EL OLVIDO

EL YETI DE LOS PICOS DE EU­RO­PA

- Animals · Wildlife · Europe · Madrid · Hadrian · Como · José Antonio Primo de Rivera · Club Alpino Español

Re­cu­pe­ra­mos un tex­to de Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso en el que nues­tro que­ri­do doc­tor nos des­ve­la los se­cre­tos de “la mo­ra­da de los dio­ses”.

NOS DESPLAZAMO­S HAS­TA LA MAJESTUOSI­DAD DE LOS PICOS DE EU­RO­PA, EN LA COR­DI­LLE­RA CANTÁBRICA, ENCLAVE MÁ­GI­CO, MÍ­TI­CO Y LE­GEN­DA­RIO POR VA­RIA­DAS RA­ZO­NES. CON­CRE­TA­MEN­TE NOS SITUAREMOS EN SU PAR­TE ORIEN­TAL PA­RA DAR CUEN­TA DE UNA CON­TRO­VER­TI­DA HIS­TO­RIA. CON­TRO­VER­TI­DA, PE­RO QUIÉN SA­BE SI AL­GO MÁS…

Po­ca ac­ti­vi­dad hu­ma­na que­da en esas al­tu­ras, sal­vo los mon­ta­ñe­ros y ex­cur­sio­nis­tas que has­ta allí as­cien­den dis­fru­tan­do de es­tos te­rri­to­rios tan es­pec­ta­cu­la­res. Ape­nas unos res­tos de ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras aban­do­na­das que tu­vie­ron gran im­por­tan­cia an­ta­ño, con la pro­ble­má­ti­ca y el ar­duo tra­ba­jo que re­pre­sen­ta­ba el ex­traer mi­ne­ral y trans­por­tar­lo has­ta la cos­ta des­de es­tos inex­pug­na­bles lu­ga­res, con al­tu­ras que so­bre­pa­san en oca­sio­nes los 2.000 me­tros. Ape­nas se vis­lum­bran pe­que­ñas al­deas, pue­blos di­mi­nu­tos co­mo So­tres, Tres­vi­so o La Quin­ta­na, que son los más cer­ca­nos a es­tas so­le­da­des in­men­sas, dis­tin­guién­do­se en la le­ja­nía por sus ro­ji­zos te­ja­dos en­tre las mo­les pé­treas de es­tas mon­ta­ñas.

Y es en las lo­ca­li­da­des de Be­jes y Tres­vi­so don­de se ha re­co­gi­do in­for­ma­ción de la le­gen­da­ria Osa de Ándara. Pa­ra mu­chos, a pe­sar de te­ner­lo co­mo un per­so­na­je mi­to­ló­gi­co, la exis­ten­cia del es­cu­rri­di­zo ser es in­dis­cu­ti­ble. Las his­to­rias de los avis­ta­mien­tos ha­brían pa­sa­do de pa­dres a hi­jos du­ran­te mu­cho tiem­po sin ape­nas al­te­ra­ción.

Se­gún di­chos tes­ti­mo­nios, exis­tía, o tal vez hoy en día aún exis­te en el su­r­oes­te de Can­ta­bria, un ex­tra­ño ser cu­yo ám­bi­to de in­fluen­cia abar­ca la fron­te­ra con León y As­tu­rias, por las fal­das de los Picos de Eu­ro­pa. Se tra­ta­ría qui­zás, de re­sul­tar cier­tos –in­sis­to– los re­la­tos acer­ca de su avis­ta­mien­to, de uno de los es­la­bo­nes per­di­dos de la evo­lu­ción, que la na­tu­ra­le­za no su­po in­cluir si en­tre los se­res hu­ma­nos o en­tre una des­co­no­ci­da ra­za bas­tan­te su­pe­rior a las bes­tias sal­va­jes.

LOS AN­TE­CE­DEN­TES ESCRITOS

Se tie­nen do­cu­men­tos tes­ti­mo­nia­les ya en el año 1875, cuan­do el es­cri­tor Joa­quín Fus­té y Gar­cés, en su li­bro La Osa de Ándara –pu­bli­ca­do en Ma­drid y el cual es mi­tad no­ve­la, mi­tad es­tu­dio so­cio­ló­gi­co de los ha­bi­tan­tes de esas co­mar­cas nor­te­ñas–, ha­bla so­bre la exis­ten­cia de di­ver­sos tes­ti­mo­nios que re­por­ta­ban la exis­ten­cia de un ser des­co­no­ci­do por ellos, en la par­te al­ta de La Her­mi­da, en la Sie­rra de Ándara del ma­ci­zo orien­tal de los Picos de Eu­ro­pa. De es­tas des­crip­cio­nes se pue­den ob­te­ner los da­tos más pre­ci­sos so­bre el par­ti­cu­lar, así co­mo un es­tu­dio de pri­me­ra mano de es­te ejem­plar no ca­ta­lo­ga­do y de apa­rien­cia se­mi-hu­ma­na: “Sus car­nes, cu­bier­tas con una ca­pa de su­cie­dad en­du­re­ci­da, sus lar­gas uñas, en­cor­va­das co­mo las de los águi­las, sus pies an­chos y cor­tos, que ape­nas se dis­tin­guen los de­dos los unos de los otros, ni en lon­gi­tud ni en vo­lu­men, sus ma­nos en­ca­lle­ci­das, su tron­co re­don­do por una des­me­su­ra­da obe­si­dad y lo tos­co de sus miem­bros, la ase­me­ja­ban, en efec­to, a una osa. Ba­jo un mon­te de pe­lo cres­po, en­ma­ra­ña­do, aso­ma­ban unos la­bios pa­re­ci­dos a un ho­ci­co, unos ojue­los bri­llan­tes, una na­riz cha­ta, una fren­te aplas­ta­da y es­tre­cha y unos pó­mu­los pro­mi­nen­tes y an­gu­lo­sos”.

En otra vie­ja cró­ni­ca de aque­llos tiem­pos, se men­cio­na lo si­guien­te: “De un úl­ti­mo in­di­vi­duo de una tri­bu de va­que­ros, ha­bla­se to­da­vía en los pue­ble­ci­llos de la re­gión de Ándara, en los Picos de Eu­ro­pa; aún re­cuer­dan los vie­jos la fa­mo­sa mu­jer (sic), a quien lla­ma­ban la Osa de Ándara”.

Más tar­de, con­cre­ta­men­te en 1964, Adriano Gar­cía-Lo­mas re­co­ge en su mag­ní­fi­ca obra Mi­to­lo­gía y Su­pers­ti­cio­nes de Can­ta­bria, en­tre otras tan­tas re­co­pi­la­cio­nes de his­to­rias y le­yen­das de es­ta re­gión, la no­ti­cia de

Mu­chos lu­ga­re­ños creían que se tra­ta­ba de una hem­bra, asil­ves­tra­da, que ha­bía per­di­do con­tac­to con la es­pe­cie hu­ma­na…

es­te apa­sio­nan­te ser. Pe­ro, si bien se ha­ce eco de la obra pu­bli­ca­da an­te­rior­men­te por Fus­te y Gar­cés, tam­bién na­rra su pro­pia ex­pe­rien­cia con el tra­ba­jo de cam­po rea­li­za­do por él mis­mo en el año 1924. Al tiem­po ci­ta una en­tre­vis­ta rea­li­za­da a un ve­cino de aque­llos pue­blos y que Pe­dro Pidal, Mar­qués de Vi­lla­vi­cio­sa, y Jo­sé F. Za­ba­la, re­co­no­ci­do miem­bro del Club Al­pino Es­pa­ñol, re­su­men en su obra Picos de Eu­ro­pa: con­tri­bu­ción al es­tu­dio de las mon­ta­ñas es­pa­ño­las –Ma­drid. 1918–.

“Es la Osa de Ándara; la co­noz­co mu­cho, y tan­to, que so­lo de mi ha­ce ca­so, y no siem­pre es­tá fie­ra. Vi­ve en el Gra­jal y Ma­con­dio, en ve­rano, y las ca­ver­nas de la en­tra­da de Ujo, por la par­te de La Her­mi­da, en in­vierno. Le­che, cas­ta­ñas, raí­ces y maíz cru­do son de or­di­na­rio sus ali­men­tos. Ex­cep­ción he­cha de al­gu­nas crías que re­ser­va pa­ra que no men­güe su pe­que­ño re­ba­ño, se re­ga­la en la pri­ma­ve­ra y el oto­ño, co­mién­do­se cru­dos los ca­bri­tos que pa­ren sus re­ses. Yo he vis­to de­vo­rar uno de esos ani­ma­li­tos: en aquel mo­men­to ru­gía co­mo una ver­da­de­ra fie­ra, y pa­re­cía que lan­za­ba chis­pas por los ojos. Va des­cen­dien­do de Ándara, a me­di­da que la ahu­yen­tan la nie­ve y los hie­los; pe­ro as­cien­de des­de La Her­mi­da a me­di­da que me­jo­ra el tiem­po”.

IN­VES­TI­GA­CIÓN SO­BRE EL TE­RRENO

Sin du­da que im­pac­ta­do e in­tere­sa­do por el ex­tra­ño ca­so, Gar­cía-Lo­mas, desean­do am­pliar la no­ti­cia y com­pro­bar so­bre el te­rreno la ve­ra­ci­dad de aque­llos re­la­tos, se en­tre­vis­tó en 1924 con al­gu­nos pai­sa­nos de La Her­mi­da y Es­pi­na­ma, pa­ra que le ha­bla­ran del mis­mo. Pa­ra su sor­pre­sa, la ma­yo­ría de los ve­ci­nos ha­bían oí­do ha­blar de tal ser, in­clu­so creían fir­me­men­te en su exis­ten­cia. Las des­crip­cio­nes que apor­ta­ban eran muy si­mi­la­res, si no idén­ti­cas. Se tra­ta­ba de una bestia con cos­tum­bres hu­ma­nas, se­mi­sal­va­je, de más de dos me­tros de al­tu­ra, cu­bier­ta de pe­lo y con lar­gos ca­be­llos mo­re­nos, bí­pe­da, aun­que ca­mi­na­ba al­go en­cor­va­da. Mu­chos creían que era hem­bra, asil­ves­tra­da, la cual ha­bía per­di­do el tra­to con la es­pe­cie hu­ma­na, sien­do co­no­ci­da más fa­mo­sa­men­te en aque­llos en­tor­nos co­mo “la Osa de Ándara”, re­fi­rién­do­se a los pa­ra­jes en los que con ma­yor fre­cuen­cia era avis­ta­do aquel des­co­no­ci­do ser.

Co­mo he­mos ad­ver­ti­do, se la te­nía co­mo una bestia, pe­ro con cier­to ra­cio­ci­nio se­me­jan­te al ser hu­mano, ya que uti­li­za­ba un atuen­do –una suer­te de ju­bón he­cho de pie­les de los ani­ma­les que ma­ta­ba pa­ra de­vo­rar– y po­seía des­tre­za a la ho­ra de uti­li­zar úti­les y he­rra­mien­tas –se la veía por­tan­do una ba­tea o dor­na­jo, es­to es, un re­ci­pien­te

o sa­ca en for­ma de pi­rá­mi­de in­ver­ti­da y un cu­chi­llo que po­día es­tar he­cho de ca­chi­cuerno–. Mu­chos ve­ci­nos de Be­jes y Tres­vi­so ha­bla­ban de ha­ber­la vis­to rea­li­zan­do la­bo­res de pas­to­reo con pe­que­ños re­ba­ños de ca­bras y ove­jas que ro­ba­ba a los ga­na­de­ros de aque­llos pue­blos e in­clu­so rea­li­zan­do la­bo­res de re­co­lec­ción de fru­tos del bos­que, pa­ra su pos­te­rior al­ma­ce­na­mien­to y apro­ve­cha­mien­to en sus lu­ga­res de re­fu­gio. Por ello, se­guían ase­gu­ran­do es­tos ve­ci­nos, se ali­men­ta nor­mal­men­te de le­che, cas­ta­ñas, raí­ces, maíz cru­do y ba­yas de cier­tos ár­bo­les. En oca­sio­nes se da­ba un fes­tín con al­gún ca­bri­ti­llo que ro­ba­ba a los pas­to­res de la co­mar­ca.

Lo cier­to es que la ya de­no­mi­na­da co­mo Osa de Ándara, era muy rea­cia al en­cuen­tro con el hom­bre. En­fa­da­di­za y de ca­rác­ter des­con­fia­do, evi­ta­ba lo má­xi­mo po­si­ble el en­cuen­tro con los hu­ma­nos, si bien no se mos­tra­ba vio­len­ta ni ata­ca­ba, en tan­to no era ago­bia­da ni mo­les­ta­da. Si es­to su­ce­día, en­se­gui­da huía en­tre los ris­cos y pre­ci­pi­cios, con una agi­li­dad dig­na de ad­mi­rar. Mu­chos de los que se to­pa­ron ca­ra a ca­ra con tan fa­bu­lo­so ser, ha­bla­ban de una ima­gen ho­rro­ro­sa, de una mu­jer asil­ves­tra­da, de gran cor­pu­len­cia, con to­do su cuer­po, in­clui­do el ros­tro, lleno de pe­lo. A tra­vés de ese ve­llo fa­cial se le po­dían in­tuir unos ojos ro­ji­zos y unas fac­cio­nes si­mies­cas. El ros­tro era si­mi­lar al de una an­cia­na –de ahí que la re­la­cio­na­ran con una hem­bra–, con los ras­gos des­di­bu­ja­dos. Sus ca­be­llos lar­gos eran mo­re­nos, pe­ro tam­bién el res­to del cuer­po es­ta­ba cu­bier­to de una pe­lam­bre­ra se­me­jan­te a los de­más ani­ma­les del mon­te, lle­gan­do a ser lo su­fi­cien­te­men­te grue­sa en sus ex­tre­mi­da­des co­mo pa­ra com­pa­rar­la con las es­pi­nas de los eri­zos. Sus for­ni­dos bra­zos y sus ro­bus­tas ma­nos, en las que ha­bi­tual­men­te por­ta­ba una suer­te de ca­ya­do, ha­cían su­po­ner que se tra­ta­ba de una “per­so­na” de cier­ta edad. Ja­más se ha men­cio­na­do agre­sión al­gu­na a los lu­ga­re­ños, si bien su as­pec­to ha­cía que se la te­mie­se por to­do el te­rri­to­rio.

Se mo­vía por una zo­na am­plia, en­con­trán­do­se lu­ga­res don­de ha­bía pa­sa­do la no­che an­te­rior. No­ches que, se­gún mu­chos que su­pues­ta­men­te la sor­pren­die­ron en esos mo­men­tos, trans­cu­rría en un duer­me­ve­la, aten­ta a cual­quier ano­ma­lía en el am­bien­te. Sus re­fu­gios se si­tua­ban en re­co­ve­cos y ca­ver­nas a me­dia la­de­ra de las más ele­va­das cum­bres. Se ha­lla­ban en mu­chas oca­sio­nes en es­tos es­con­di­tes sus he­rra­mien­tas, así co­mo una es­pe­cie de ca­mas­tro, que se li­mi­ta­ba a un tro­zo de cue­ro y pe­lle­jo, so­bre el cual pre­su­mi­ble­men­te se acos­ta­ba, dato que re­sal­ta de nue­vo cier­to gra­do de ci­vi­li­za­ción.

Des­de las la­de­ras de la mon­ta­ña, al­gu­nos pas­to­res ase­gu­ra­ban que no era di­fí­cil ver­la aso­ma­da al la­go de Ándara, des­de el Pi­co Sie­rro, que se al­za a 2.650 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Otras ve­ces la vie­ron re­co­ger­se en ca­ba­ñas de al­ta mon­ta­ña, que po­seían cua­dras pa­ra el ga­na­do ovino, en Áli­va o en la Cue­va de la Mora, en las la­de­ras de Pe­ña Ven­to­sa. En es­te úl­ti­mo lu­gar se creía que te­nía su ne­cró­po­lis. Uti­li­za­ba los pe­que­ños cla­ros de la al­ta mon­ta­ña, por la zo­na de El Gra­jal y del Ma­con­dio, a pe­sar de la es­ca­sa ve­ge­ta­ción y la pau­pé­rri­ma ca­li­dad de és­ta, pa­ra que pa­cie­ra su re­du­ci­do re­ba­ño ovino. Así, con­ta­ban los lu­ga­re­ños, in­cre­men­ta­ba sus re­ses con re­be­cos que atra­pa­ba con gran si­gi­lo y re­cién na­ci­dos, los cua­les eran ama­man­ta­dos por una de sus ove­jas, con­si­guien­do de es­ta ma­ne­ra do­mes­ti­car­los. Has­ta que es­to no ocu­rría y no te­nía otro pa­ra su re­cam­bio, no lo sa­cri­fi­ca­ba. Di­cho pas­to­reo la ha­cía deam­bu­lar por zo­nas ca­si vír­ge­nes, lle­nas de ba­jo ar­bus­to y plan­tas que le pro­du­cían ron­chas y pe­que­ñas he­ri­das en su cuer­po, que ella mis­ma se cu­ra­ba con la flo­ra y raí­ces que re­co­gía en la zo­na de Pe­ña Vie­ja.

La Osa de Ándara se mo­vía por una zo­na am­plia y sus re­fu­gios se si­tua­ban en re­co­ve­cos y la­de­ras de las más ele­va­das cum­bres

El de­ta­lle que ve­ni­mos ano­tan­do con asi­dui­dad, la rea­li­za­ción de la­bo­res de pas­to­reo, da una idea de su gra­do de in­te­lec­to, jun­to a la re­co­lec­ción de fru­tos sal­va­jes y raí­ces y de­más flo­ra del mon­te.

MÁS IN­VES­TI­GA­CIO­NES, MÁS TES­TI­MO­NIOS

Jo­sé An­to­nio Odrio­zo­la Cal­vo, oriun­do de Es­pi­na­ma, en pleno co­ra­zón de Lié­ba­na, era un in­ge­nie­ro in­dus­trial y muy afi­cio­na­do al al­pi­nis­mo, sien­do un ver­da­de­ro ex­per­to co­mo guía y mon­ta­ñe­ro de los Picos de Eu­ro­pa. Sin­tió in­te­rés por las pu­bli­ca­cio­nes que so­bre La Osa de Ándara exis­tían –tan­to de Fus­te y Gar­cés, co­mo del Mar­qués de Vi­lla­vi­cio­sa, Za­ba­la y Gar­cía Lo­mas, an­te­rior­men­te ci­ta­dos–, y de­ci­dió rea­li­zar una nue­va in­ves­ti­ga­ción por su cuen­ta. Así, lo­ca­li­zó una tes­ti­go, una an­cia­na lla­ma­da Cres­cen­cia Gon­zá­lez, na­ci­da so­bre 1880 en Tres­vi­so, a la que Odrio­zo­la en­tre­vis­tó en Be­jes en 1966. La se­ño­ra afir­ma­ba que la Osa de Ándara era en ver­dad una pas­to­ra, Joa­qui­na Ló­pez, na­tu­ral de Be­jes, y na­ci­da en torno a 1818 o 1826. Al pa­re­cer era una mu­jer muy ve­llu­da, afec­ta­da de hir­su­tis­mo. Se­gún es­to, el li­bro de Fus­te y Gar­cés era una es­pe­cie de in­ven­ción li­te­ra­ria, ayu­da­da por le­yen­das de la zo­na. La men­cio­na­da Joa­qui­na Ló­pez, que lle­gó a te­ner to­do el ros­tro cu­bier­to de pe­lo, aban­do­nó Be­jes y se re­ti­ró aver­gon­za­da a las cue­vas de la zo­na de Ándara, don­de per­ma­ne­ció du­ran­te va­rios años ais­la­da, cui­dan­do su re­ba­ño de ca­bras y ove­jas, del cual se abas­te­cía, jun­to a los fru­tos sal­va­jes del mon­te. Pe­ro des­pués de unos años, re­gre­só al pue­blo, se ca­só y tu­vo nu­me­ro­sa des­cen­den­cia.

Cu­rio­sa­men­te, ni Gar­cía Lo­mas ni Fus­te y Gar­cés, que ha­bían es­tu­dia­do el ca­so con mu­cha más an­te­la­ción que Odrio­zo­la, men­cio­nan na­da de es­ta hi­pó­te­sis; ni si­quie­ra ci­tan la exis­ten­cia de es­ta pas­to­ra, que, por su ex­tra­ña en­fer­me­dad, ten­dría que ha­ber lla­ma­do la aten­ción de sus con­ve­ci­nos de la épo­ca en aque­llos pue­blos tan re­mo­tos

y de ha­bi­tan­tes tan es­ca­sos. Ade­más, si la men­cio­na­da pas­to­ra vi­vió has­ta fi­na­les del si­glo XIX o prin­ci­pios del XX, y tu­vo des­cen­den­cia, es ló­gi­co pen­sar que exis­tie­ran hi­jos su­per­vi­vien­tes, des­cen­dien­tes di­rec­tos o ve­ci­nos con­tem­po­rá­neos de los mis­mos. Sin em­bar­go, en los pue­blos pró­xi­mos na­die sa­bía na­da de la tal Joa­qui­na, ni de su ex­tra­ña en­fer­me­dad. Por otro la­do, Odrio­zo­la tam­bién men­cio­na­ba có­mo su úni­ca tes­ti­go, Cres­cen­cia Gon­zá­lez, ase­gu­ra­ba que ha­bía co­no­ci­do a Joa­qui­na cuan­do és­ta ya con­ta­ba unos 60 años de edad.

Por lo tan­to, ya ha­bía re­gre­sa­do a su pue­blo na­tal y po­si­ble­men­te te­nía en­ton­ces va­rios hi­jos. Pe­ro la tes­ti­go tam­bién afir­ma que “ape­na­das por su so­le­dad, cuan­do aún vi­vía en­tre las pe­ñas, las mu­cha­chas de Tres­vi­so y Be­jes subían a ayu­dar­la con su re­ba­ño…”. Por lo que po­de­mos pen­sar que la ver­sión se con­tra­di­ce, que la tal Joa­qui­na, la te­ni­da por la Osa de Ándara, no vi­vía tan ais­la­da y que mu­chas per­so­nas más de­bían co­no­cer la exis­ten­cia de es­ta cu­rio­sa pas­to­ra, su iden­ti­dad y su pa­ra­de­ro.

Más re­cien­te­men­te, al­gu­nos au­to­res re­la­cio­na­ron es­te ti­po de his­to­rias un tan­to mi­ti­fi­ca­das con per­so­nas aque­ja­das de en­fer­me­da­des ex­tra­ñas, ge­ne­ral­men­te en­do­cri­nas, co­mo por ejem­plo hi­per­an­dro­ge­nis­mo o fac­cio­nes va­ro­ni­les agu­das en cuer­po de hem­bra; hir­su­tis­mo idio­má­ti­co; hi­per­tri­co­sis o sín­dro­me del hom­bre-lo­bo, et­cé­te­ra… las cua­les, so­bre­to­do si­glos atrás, ape­sa­dum­bra­das por la mons­truo­sa ta­ra que pa­de­cían, huían has­ta lu­ga­res re­mo­tos, sien­do rea­cias al con­tac­to con sus se­me­jan­tes, aver­gon­za­das y te­me­ro­sas de las bur­las y de los des­pre­cios.

En aque­llos tiem­pos que no ha­bía co­no­ci­mien­tos mé­di­cos ni avan­ces téc­ni­cos que ex­pli­ca­ran es­tas do­len­cias, mu­chos lle­ga­ban a pen­sar in­clu­so que ta­les in­di­vi­duos se ha­lla­ban mal­di­tos o po­seí­dos, ge­ne­rán­do­se de es­ta ma­ne­ra to­do un com­pen­dio de lú­gu­bres re­la­tos y una per­se­cu­ción de los mis­mos.

Al mis­mo tiem­po, hay in­ves­ti­ga­do­res que sos­tie­nen que es­te ti­po de “in­di­vi­duos” co­rres­pon­den a lo que ellos de­no­mi­nan co­mo ni­ños asil­ves­tra­dos –ge­ne­ral­men­te con al­gu­na mi­nus­va­lía– que eran aban­do­na­dos por sus pa­dres en las mon­ta­ñas y en zo­nas in­hós­pi­tas, pen­san­do que iban a ser pas­to de al­gún ani­mal, iban a mo­rir de ina­ni­ción o sim­ple­men­te pe­re­ce­rían de frío, pe­ro

Mu­chos ve­ci­nos con­ta­ban ha­ber­la vis­to rea­li­zan­do la­bo­res de pas­to­reo con re­ses ro­ba­das pre­via­men­te en la zo­na

que lo­gra­ban so­bre­vi­vir con­tra to­do pro­nós­ti­co en las con­di­cio­nes más ad­ver­sas y ad­qui­rían há­bi­tos sal­va­jes. Es­ta prác­ti­ca, a pe­sar de su gran cruel­dad, pa­re­ce que no era ex­tra­ña en zo­nas ru­ra­les en tiem­pos an­ti­guos. Co­mo ex­po­ne R.H. Zeng, des­pués de ha­ber es­tu­dia­do mu­chos ca­sos de es­ta ín­do­le, en su li­bro World chil­dren and fe­ral men (1942): “Los ni­ños sal­va­jes nun­ca ríen, se vuel­ven cua­drúpe­dos y su­fren una in­hi­bi­ción al de­seo se­xual…”.

Una de las po­si­bi­li­da­des más só­li­das, si se acep­ta la exis­ten­cia de es­te ti­po de se­res, es la que sos­tie­nen va­rios an­tro­pó­lo­gos, los cua­les ex­po­nen que has­ta ha­ce 28.000 años, Es­pa­ña es­tu­vo ha­bi­ta­da por la es­pe­cie de­no­mi­na­da Nean­der­ta­les –Ho­mo Near­den­ta­len­sis–. Mu­chas de las des­crip­cio­nes que se dan en los en­cuen­tros con los ex­tra­ños se­res que nos in­tere­san coin­ci­den ple­na­men­te con es­te ti­po de ho­mí­ni­do prehis­tó­ri­co. Y con­cre­ta­men­te, cen­trán­do­nos en la Osa de Ándara, po­de­mos com­pa­rar su cons­ti­tu­ción mor­fo­ló­gi­ca, o las par­tes que han po­di­do ser des­cri­tas, con las del hom­bre de Nean­der­tal pa­ra lle­var a ca­bo el ra­zo­na­mien­to de di­cha hi­pó­te­sis.

CONCLUSION­ES FI­NA­LES

A la Osa de Ándara se la des­cri­be con un tron­co des­me­su­ra­do, re­don­dea­do y obe­so, mien­tras que la cons­ti­tu­ción del Nean­der­tal era si­mi­lar, con un tó­rax muy an­cho y vo­lu­mi­no­so y en for­ma de ba­rril. Los pó­mu­los de es­te ser pri­mi­ti­vo eran de for­mas pro­mi­nen­tes e hin­cha­dos, si­mi­la­res a los de la “bestia” cán­ta­bra. La fren­te del pri­me­ro era aplas­ta­da y ba­ja, idén­ti­ca a lo re­la­ta­do por los tes­ti­gos de la Osa. Cuan­do se ha­bla de los la­bios pa­re­ci­dos a un ho­ci­co de la mu­jer sal­va­je, se pue­de pen­sar en la si­mi­li­tud con el del ci­ta­do ho­mí­ni­do: ros­tro sa­lien­te y bar­bi­lla po­co desa­rro­lla­da. En lo que se re­fie­re a los pies, los an­tro­pó­lo­gos co­men­tan que los de aquél son an­chos, con los de­dos dis­pues­tos en aba­ni­co, lo que ha­ce que pa­rez­can de la mis­ma lon­gi­tud. Se­gún los tes­ti­mo­nios de los en­cuen­tros con la Osa de Ándara, és­ta te­nía los pies an­chos y cor­tos, en los que ape­nas se dis­tin­guían unos de­dos de otros, ni en lon­gi­tud ni en vo­lu­men. Am­bas des­crip­cio­nes de las ex­tre­mi­da­des de los dos se­res com­pa­ra­dos aquí, nos su­gie­ren que es­ta­ban dis­pues­tos pa­ra la vi­da en la mon­ta­ña, con pro­pie­da­des es­ca­la­do­ras.

A pe­sar de creer que es­ta his­to­ria re­pre­sen­ta otra más den­tro de la mi­to­lo­gía cán­ta­bra, tan­to quien es­to sus­cri­be co­mo otros in­ves­ti­ga­do­res an­te­rio­res, tu­vi­mos la suer­te de co­no­cer en los pue­blos de Be­jes y Tres­vi­so a per­so­nas con cer­ca de la cen­te­na de años a sus es­pal­das, que tu­vie­ron ex­pe­rien­cias y eran co­no­ce­do­ras de pri­me­ra mano de re­la­tos so­bre la Osa.

Así, la se­ño­ra Ma­ría y el tío Jus­to, de 92 y 96 años res­pec­ti­va­men­te, con­cre­ta­men­te en el pue­blo de Be­jes y de Quin­ta­na, a quie­nes tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar en el año 2003, da­ban ta­les he­chos co­mo cier­tos, as­pec­to que me re­sul­tó cu­rio­so, so­bre­to­do por el aplo­mo con que lo asu­mían, di­fe­ren­cián­do­lo cla­ra­men­te de cuen­tos, le­yen­das y mi­to­lo­gías, ha­bien­do es­cu­cha­do a sus ma­yo­res, en su ju­ven­tud, ha­blar acer­ca de en­cuen­tros con tan enig­má­ti­co ser, al que ca­li­fi­ca­ban de me­dio bestia-me­dio hu­mano, con mu­cho ve­llo por to­do su cuer­po y que se sen­tía rea­cio al en­cuen­tro con las per­so­nas.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? En los im­pre­sio­nan­tes pa­ra­jes cán­ta­bros de los Picos de Eu­ro­pa es don­de se ha de­ja­do ver, des­de tiem­pos pre­té­ri­tos, es­te es­qui­vo ser que ha des­per­ta­do la ima­gi­na­ción de los lu­ga­re­ños, quie­nes le atri­bu­yen dis­tin­tos orí­ge­nes.
En los im­pre­sio­nan­tes pa­ra­jes cán­ta­bros de los Picos de Eu­ro­pa es don­de se ha de­ja­do ver, des­de tiem­pos pre­té­ri­tos, es­te es­qui­vo ser que ha des­per­ta­do la ima­gi­na­ción de los lu­ga­re­ños, quie­nes le atri­bu­yen dis­tin­tos orí­ge­nes.
 ??  ?? A la de­re­cha, gra­ba­do que mues­tra a la “Osa de Ándara” re­co­gi­do en un tex­to del si­glo XIX y di­ver­sas re­crea­cio­nes de la bestia, cu­yos avis­ta­mien­tos son ha­bi­tua­les en el fol­clo­re cán­ta­bro..
A la de­re­cha, gra­ba­do que mues­tra a la “Osa de Ándara” re­co­gi­do en un tex­to del si­glo XIX y di­ver­sas re­crea­cio­nes de la bestia, cu­yos avis­ta­mien­tos son ha­bi­tua­les en el fol­clo­re cán­ta­bro..
 ??  ?? No exis­te con­sen­so so­bre si po­dría tra­tar­se de un ser hu­mano que ha­bía vi­vi­do en es­ta­do sal­va­je o de otra es­pe­cie ani­mal des­co­no­ci­da. Hoy con­ti­núa sien­do un mis­te­rio.
No exis­te con­sen­so so­bre si po­dría tra­tar­se de un ser hu­mano que ha­bía vi­vi­do en es­ta­do sal­va­je o de otra es­pe­cie ani­mal des­co­no­ci­da. Hoy con­ti­núa sien­do un mis­te­rio.
 ??  ?? Adriano Gar­cía-Lo­mas fue uno de los es­tu­dio­sos más des­ta­ca­dos de la et­no­gra­fíacán­ta­bra. Por ello, res­ca­tó en su obra la his­to­ria de la Osa de Ándara, mi­ti­fi­ca­da por mu­chos pe­ro te­ni­da co­mo real por otros.
Adriano Gar­cía-Lo­mas fue uno de los es­tu­dio­sos más des­ta­ca­dos de la et­no­gra­fíacán­ta­bra. Por ello, res­ca­tó en su obra la his­to­ria de la Osa de Ándara, mi­ti­fi­ca­da por mu­chos pe­ro te­ni­da co­mo real por otros.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain