LA IS­LA PROHIBIDA

EL ÚL­TI­MO BAS­TIÓN SAL­VA­JE DE LA TIE­RRA

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Juan Jo­sé Sán­chez-Oro

Se ha­lla en un ar­chi­pié­la­go del océano Ín­di­co, y el ase­si­na­to de un mi­sio­ne­ro la ha pues­to en pri­me­ra lí­nea de ac­tua­li­dad. El úl­ti­mo bas­tión sal­va­je de la Tie­rra…

LA MUER­TE DE UN JO­VEN MI­SIO­NE­RO MIEN­TRAS IN­TEN­TA­BA EVAN­GE­LI­ZAR A LOS NA­TI­VOS DE UNA IS­LA PROHIBIDA HA PRO­TA­GO­NI­ZA­DO LOS TI­TU­LA­RES DE PREN­SA DE ME­DIO PLA­NE­TA. SENTINEL DEL NOR­TE PER­TE­NE­CE AL AR­CHI­PIÉ­LA­GO DE ANDAMÁN Y NICOBAR EN EL OCÉANO ÍN­DI­CO. ALLÍ HA­BI­TAN UN IN­DE­TER­MI­NA­DO NÚ­ME­RO DE NA­TI­VOS, AIS­LA­DOS DEL RES­TO DEL MUN­DO Y DE CU­YAS COS­TUM­BRES Y EXIS­TEN­CIA APE­NAS NA­DIE SA­BE NA­DA, PE­RO SUE­LE COSTARLE LA VI­DA A QUIEN CURIOSEA EN SUS IN­ME­DIA­CIO­NES O PO­NE EL PIE EN SUS PLA­YAS.

Las au­to­ri­da­des in­dias man­tie­nen ce­lo­sa­men­te pro­te­gi­da a una co­mu­ni­dad no con­tac­ta­da que re­si­de en la is­la Sentinel del Nor­te, den­tro del ar­chi­pié­la­go de Andamán y Nicobar, en el océano Ín­di­co. Cual­quier in­cau­to tie­ne ve­da­do el ac­ce­so y hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra ello. No so­la­men­te de ti­po an­tro­po­ló­gi­co, pa­ra pre­ser­var la exis­ten­cia de un pue­blo que vi­ve allí ais­la­do des­de ha­ce mi­le­nios, sino tam­bién por­que abun­dan los pre­ce­den­tes de cu­rio­sos o es­tu­dio­sos que pu­sie­ron su pie en la is­la y ter­mi­na­ron mal­pa­ra­dos por la reac­ción vio­len­ta de los au­tóc­to­nos.

Sin em­bar­go, ha­ce va­rias se­ma­nas, un jo­ven mi­sio­ne­ro es­ta­dou­ni­den­se no se arre­dró an­te es­tas di­fi­cul­ta­des y per­dió la vi­da en el in­ten­to de dar a co­no­cer la pa­la­bra del Se­ñor a los sen­ti­ne­le- ses. Acu­dió al lu­gar en va­rias oca­sio­nes gra­cias a la ayu­da de unos pes­ca­do­res a los que con­tra­tó y que le tras­la­da­ban en ca­noa. Una vez en las in­me­dia­cio­nes, cu­bría na­dan­do el res­to de la dis­tan­cia has­ta la pla­ya. Du­ran­te la úl­ti­ma de esas vi­si­tas evan­ge­li­za­do­ras fue mor­tal­men­te atra­ve­sa­do por una fle­cha y los pes­ca­do­res ob­ser­va­ron en la le­ja­nía co­mo el ca­dá­ver del mu­cha­cho era arras­tra­do por los is­le­ños ha­cia el in­te­rior de la tu­pi­da ve­ge­ta­ción.

¿HAY QUE EVAN­GE­LI­ZAR A LOS NO CONTACTADO­S?

Des­pués de ese fa­tal desen­la­ce, la bio­gra­fía del des­afor­tu­na­do mi­sio­ne­ro ha col­ma­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. A tra­vés de ella pal­pi­ta la fi­gu­ra de un hom­bre com­pro­me­ti­do has­ta el ex­ce­so con sus ideas re­li­gio­sas. John Allen Chau ha­bía na­ci­do en el es­ta­do de Wa­shing­ton y era hi­jo de un mé­di­co chino que bus­có re­fu­gio en EE.UU du­ran­te la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral de Mao. Sien­do ni­ño, ca­yó en sus ma­nos un ejem­plar de Ro­bin­son Cru­soe que le mar­có ob­se­si­va­men­te en su áni­mo de rea­li­zar via­jes por me­dio mun­do. Fue así co­mo ter­mi­nó gra­duán­do­se en Me­di­ci­na De­por­ti­va ha­ce cua­tro años –en la uni­ver­si­dad cris­tia­na Oral Ro­berts– y pa­só va­rias es­tan­cias es­ti­va­les en la so­le­dad de una ca­ba­ña den­tro del par­que na­tu­ral de Ca­li­for­nia o ha­cien­do trek­king por los bos­ques de la fron­te­ra con Ca­na­dá. A con­ti­nua­ción, par­ti­ci­pó co­mo vo­lun­ta­rio en pro­gra­mas edu­ca­ti­vos de fút­bol desa­rro­lla­dos en Irak y Su­dá­fri­ca. Al­gu­nas de sus ex­pe­rien­cias via­je­ras las plas­mó en la web Out­bound

Co­llec­ti­ve, don­de se au­to­ca­li­fi­ca­ba “ex­plo­ra­dor de co­ra­zón”.

Si los via­jes de aven­tu­ra y de­por­tes cons­ti­tuían una de sus gran­des pa­sio­nes, la se­gun­da no me­nos im­por­tan­te era la Bi­blia. De he­cho, la uni­ver­si­dad don­de se gra­duó en Me­di­ci­na De­por­ti­va es­ta­ba es­pe­cia­li­za­da en teo­lo­gía. Du­ran­te los años aca­dé­mi­cos John ya ex­pre­só su de­seo de pro­pa­gar el men­sa­je de Cris­to por el mun­do. En­tre 2015 y 2016 tu­vo un pri­mer con­tac­to con las is­las de Andamán y Nicobar. Pos­te­rior­men­te, pro­ce­dió a in­gre­sar en el gru­po All Na­tions de Kan­sas pa­ra re­ci­bir for­ma­ción co­mo mi­sio­ne­ro.

Es­ta or­ga­ni­za­ción cris­tia­na ope­ra en 40 paí­ses y tie­ne por le­ma “nues­tra mi­sión es ver a Je­sús ado­ra­do por to­dos los pue­blos de la Tie­rra. Nues­tra mi­sión es ha­cer dis­cí­pu­los y en­tre­nar lí­de­res pa­ra ini­ciar mo­vi­mien­tos de im­plan­ta­ción de Igle­sias en­tre los pue­blos aban­do­na­dos de la Tie­rra”. Se­gún su pá­gi­na web, All Na­tions ca­pa­ci­ta ca­da año a unos 3.500 mi­sio­ne­ros pa­ra que lle­ven a efec­to di­chos ob­je­ti­vos. Una vez ocu­rri­do el trá­gi­co fi­nal de John, la or­ga­ni­za­ción in­for­mó que él fue “un via­je­ro ex­pe­ri­men­ta­do que es­ta­ba bien ins­trui­do en ma­te­rias in­ter­cul­tu­ra­les, Chau ha­bía par­ti­ci­pa­do an­te­rior­men­te en pro­yec­tos mi­sio­ne­ros de Irak, Kur­dis­tán y Su­dá­fri­ca”.

La di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de di­cha ins­ti­tu­ción evan­ge­li­za­do­ra, Mary Ho, de­cla­ró a la ca­de­na CBS que John Allen Chau hi­zo su ta­rea “lo me­jor que pu­do”. Lo que no sig­ni­fi­ca que ac­tua­ra co­rrec­ta­men­te. De he­cho, via­jó a la In­dia co­mo tu­ris­ta y sin vi­sa­do de mi­sio­ne­ro por­que co­no­cía las res­tric­cio­nes de ac­ce­so a Sentinel del Nor­te. Ad­qui­rir di­cho per­mi­so pa­ra evan­ge­li­zar le ha­bría re­sul­ta­do muy com­pli­ca­do cuan­do no di­rec­ta­men­te de­ne­ga­do. En cam­bio, co­mo tu­ris­ta, pu­do

John Allen Chau lle­va­ba años pre­pa­rán­do­se pa­ra evan­ge­li­zar a los ha­bi­tan­tes de is­la Sentinel. Pe­ro lo que en­con­tró fue la muer­te

deam­bu­lar sin pro­ble­mas por aque­llas is­las del Ín­di­co, fa­mi­lia­ri­zán­do­se con su reali­dad y apro­ve­chan­do, ade­más, que las au­to­ri­da­des ha­bían le­van­ta­do al­gu­nas prohi­bi­cio­nes de ac­ce­so so­bre cier­tas par­tes del ar­chi­pié­la­go.

Una vez muer­to, Ho ase­ve­ró en la web de All Na­tions que con­vie­ne re­cor­dar “có­mo a lo lar­go de la his­to­ria de la Igle­sia, el pri­vi­le­gio de com­par­tir el Evan­ge­lio a me­nu­do ha im­pli­ca­do un gran cos­to. Ora­mos pa­ra que los es­fuer­zos de sa­cri­fi­cio de John den fru­tos eter­nos en el mo­men­to opor­tuno”. Pues bien, co­men­ta­rios de es­te ti­po desata­ron la po­lé­mi­ca. ¿Dón­de es­tá el lí­mi­te en­tre el em­pe­ño por evan­ge­li­zar de unos y el de­re­cho de una co­mu­ni­dad ais­la­da a per­du­rar sin re­ci­bir el im­pac­to de nin­gún pro­se­li­tis­mo ideo­ló­gi­co ex­te­rior?

El ase­si­na­to de Chau ha si­do per­ci­bi­do por al­gu­nos otros mi­sio­ne­ros co­mo un es­tí­mu­lo pa­ra se­guir desem­pe­ñan­do su la­bor con más ahín­co y ha­cer lle­gar el men­sa­je de Cris­to a los “no al­can­za­dos”. Tal ele­va­ción de John a la ca­te­go­ría de már­tir que sa­cri­fi­có su vi­da por la cau­sa, le­jos de con­tri­buir a re­fle­xio­nar so­bre el fon­do del asun­to y la ma­ne­ra en la cual él hi­zo las co­sas, ha ter­mi­na­do sien­do ex­pe­ri­men­ta­do por cier­tos fer­vo­ro­sos cre­yen­tes co­mo un mag­ní­fi­co ejem­plo a imi­tar.

Por el con­tra­rio, el es­cri­tor cris­tiano Rod Dreher afir­mó en The Ame­ri­can Con­ser­va­ti­ve que “Chau no so­lo no te­nía ab­so­lu­ta­men­te nin­gu­na po­si­bi­li­dad de éxi­to, sino que tam­bién lle­va­ba la en­fer­me­dad y la muer­te a es­ta tri­bu. ¿Có­mo po­dría un cris­tiano jus­ti­fi­car es­to?”. Dreher aler­tó de que la te­me­ra­ria ac­ción de John po­dría des­en­ca­de­nar una reac­ción lo­cal en la In­dia con­tra la mi­no­ría cris­tia­na allí re­si­den­te, así co­mo di­fi­cul­tar aún más la la­bor de los pas­to­res evan­gé­li­cos en la zo­na, los ac­tua­les o los ve­ni­de­ros. Y con­cluía: “El ca­so plan­tea una in­tere­san­te pre­gun­ta teo­ló­gi­ca pa­ra los cris­tia­nos. Se con­si­de­ra un man­da­mien­to di­vino que no­so­tros evan­ge­li­ce­mos. Es­to no es una cues­tión de tra­tar de cap­tar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de per­so­nas en nues­tro equi­po. Real­men- te cree­mos que las al­mas eter­nas de las per­so­nas es­tán en jue­go (…). Creo que la úni­ca ma­ne­ra ra­zo­na­ble de re­sol­ver es­te di­le­ma des­de un pun­to de vis­ta teo­ló­gi­co cris­tiano es orar y con­fiar en la mi­se­ri­cor­dia de Dios pa­ra ellos, pe­ro de­jar­los en paz. Una co­sa es es­tar dis­pues­to a dar tu vi­da por esas per­so­nas tri­ba­les. Pe­ro es cruel es­pe­rar que en­tre­guen sus vi­das pa­ra que pue­das pro­bar tu amor por Dios”.

Por su par­te, la ex mi­sio­ne­ra Caitlin Lo­wery fue mu­cho más le­jos en sus con­si­de­ra­cio­nes y pu­bli­có un du­ro tex­to en Fa­ce­book al res­pec­to del fa­lle­ci­mien­to de John Allen: “Yo fui mi­sio­ne­ra. Pen­sa­ba que es­ta­ba ha­cien­do el tra­ba­jo de Dios. Pe­ro si soy ho­nes­ta, es­ta­ba ha­cien­do un tra­ba­jo que me ha­cía sen­tir bien. Es­to es su­pre­ma­cía blan­ca. Es­to es co­lo­ni­za­ción”.

ÚL­TI­MO BAS­TIÓN DE SATÁN

Mary Ho tam­bién fue en­tre­vis­ta­da por Ch­ris­tia­nity To­day y, en es­te me­dio, la di­rec­to­ra de All Na­tions re­ve­ló más da­tos acer­ca de la pre­pa­ra­ción del jo­ven mi­sio­ne­ro. Al de­cir de Ho, des­de que te­nía 18, John so­ñó con pre­di­car a los sen­ti­ne­le­ses y ha­bía orien­ta­do to­da su for­ma­ción en torno a di­cho ideal. Al pre­gun­tar­le a Ho por la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des a los na­ti­vos is­le­ños du­ran­te el con­tac­to, res­pon­dió que Chau “se ase­gu­ró de es­tar ca­pa­ci­ta­do en el cam­po de la me­di­ci­na; se gra­duó en Sa­lud y Me­di­ci­na De­por­ti­va, y re­ci­bió ca­pa­ci­ta­ción en EMT –Téc­ni­co de emer­gen­cias mé­di­cas–”. Ade­más, “Chau re­ci­bió 13 va­cu­nas y se pu­so en cua­ren­te­na du­ran­te mu­chos, mu­chos días co­mo un pa­so pre­ven­ti­vo”. Pe­ro los ex­per­tos juz­gan es­ta pre­pa­ra­ción sa­ni­ta­ria co­mo de­fi­cien­te y po­co se­ria. Cier­ta­men­te, las va­cu­nas pue­den ser­vir pa­ra evi­tar la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des con­cre­tas co­mo tu­bercu­losis o té­ta­nos. Sin em­bar­go, una per­so­na cual­quie­ra pue­de por­tar pa­rá­si­tos y otros mi­cro­or­ga­nis­mos que re­sul­ten inofen­si­vos pa­ra uno mis­mo, pe­ro no pa­ra quien nun­ca es­tu­vo ex­pues­to a ellos co­mo los ha­bi­tan­tes de Sentinel que lle­van ais­la­dos cien­tos de años. De he­cho, la me­ra pre­sen­cia del ca­dá­ver de Chau y su po­si­ble re­cu­pe­ra­ción ha si­do ob­je­to de preo­cu­pa­ción por par­te de las au­to­ri­da­des, no tan­to pa­ra dar­le un ade­cua­do en­tie­rro y de­vol­ver­lo a los fa­mi­lia­res, sino por las per­ni­cio­sas con­se­cuen­cias in­fec­cio­sas que po­dría desatar en­tre los is­le­ños.

Exis­te un pun­to de co­mún acuer­do en to­dos los que co­no­cie­ron al jo­ven mi­sio­ne­ro fa­lle­ci­do y es su de­ter­mi­na­ción men­tal. Du­ran­te sus pri­me­ras

Una de las ma­yo­res crí­ti­cas ha­cia la ac­ti­tud de Allen fue no pen­sar que con su ac­ción po­dría con­ta­giar y aca­bar con to­do un clan tri­bal

es­tan­cias en el ar­chi­pié­la­go, ha­ce dos años, John Allen Chau tra­bó amis­tad con va­rios re­si­den­tes y em­pe­zó a pla­near la me­jor ma­ne­ra de lle­gar a los na­ti­vos de Sentinel. “De­fi­ni­ti­va­men­te, se le fue la ca­be­za”, de­cla­ró al Wa­shing­ton Post Rem­co Snoeij, un ami­go de John al que co­no­ció en la es­cue­la de bu­ceo de Ha­ve­lock, is­la per­te­ne­cien­te al ar­chi­pié­la­go de Andamán y Nicobar. Du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes en­tre am­bos, Rem­co tra­tó de di­sua­dir­le de su idea, re­cor­dán­do­le que se tra­ta­ba de un lu­gar prohi­bi­do al tu­ris­mo. Aun­que al mis­mo tiem­po, ese ve­to ab­so­lu­to ali­men­ta­ba la ima­gi­na­ción de am­bos y les ha­cía pen­sar en te­so­ros y se­cre­tos.

Has­ta tal pun­to se ob­se­sio­nó Chau con su mi­sión en Sentinel que pre­fi­rió no unir­se sen­ti­men­tal­men­te a na­die. Se­gún de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa de otro de sus ami­gos, John Midd­le­ton Ram­sey, el jo­ven mi­sio­ne­ro es­ta­ba tan con­cien­cia­do en su pro­yec­to que “no que­ría rom­per nin­gún co­ra­zón si las co­sas no aca­ba­ban bien. Era cons­cien­te de los pe­li­gros del lu­gar”.

Fi­nal­men­te han tras­cen­di­do a va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción las úl­ti­mas car­tas en­via­das por John a su fa­mi­lia y los dia­rios del jo­ven. Es­tos úl­ti­mos con­sis­ten­tes en un pu­ña­do de ho­jas ma­nus­cri­tas de­ja­das en la barca de los pes­ca­do­res que le tras­la­da­ron has­ta la is­la prohibida. Tan­to en las mi­si­vas fa­mi­lia­res co­mo en sus ano­ta­cio­nes per­so­na­les ad­ver­ti­mos, nue­va­men­te, el en­tu­sias­mo cie­go que mo­vió to­da su exis­ten­cia y que fue an­te­sa­la de un fa­tal des­tino.

Allen Chau pe­día com­pren­sión a sus se­res que­ri­dos: “Pue­de que pen­séis que es­toy lo­co por es­to, pe­ro creo que me­re­ce la pe­na mos­trar a Je­sús a es­ta gen­te”. El pri­mer in­ten­to de acer­ca­mien­to a la is­la le lle­nó de tur­ba­ción y pe­sar. Des­de la barca na­dó has­ta la pla­ya y una vez so­bre la are­na “dos sen­ti­ne­le­ses se apro­xi­ma­ron rá­pi­da­men­te gri­tan­do. Te­nían dos flechas ca­da uno sin en­sar­tar has­ta que es­tu­vie­ron cer­ca. Gri­tó: “Me lla­mo John, os quie­ro y Je­sús os quie­re”. Cuan­do qui­so en­tre­gar­les pes­ca­do, uno de los chi­cos dis­pa­ró una fle­cha y “atra­ve­só la Bi­blia que yo te­nía en mis ma­nos”. Re­gre­só a la barca y en­ton­ces es­cri­bió, “¿Por qué un ni­ño pe­que­ño tu­vo que dis­pa­rar­me hoy? (…). Su voz agu­da aún per­sis­te en mi ca­be­za (…). Sen­tí mie­do, pe­ro so­bre to­do me sen­tí de­cep­cio­na­do. No me han acep­ta­do des­de el prin­ci­pio”.

No fla­queó su áni­mo y afron­tó aquel re­vés con ma­yor vehe­men­cia: “¿Se­ñor, es es­ta is­la el úl­ti­mo bas­tión de Satán? (…). ¿Qué les ha­ce ser tan hos­ti­les y es­tar tan a la de­fen­si­va? (…). Si quie­res que me dis­pa­ren y me ma­ten con flechas, que así sea. Pe­ro creo que se­ría más útil vi­vo”.

A pe­sar de su in­com­bus­ti­ble en­te­re­za, aquel ines­pe­ra­do re­cha­zo de los is­le­ños le sus­ci­tó du­das por al­gu­nos ins­tan­tes: “No quie­ro mo­rir. ¿Se­ría más pru­den­te ir­me y de­jar que con­ti­núe otro? No, no lo creo”.

LA IS­LA MIS­TE­RIO­SA

En sus reite­ra­dos in­ten­tos frus­tra­dos por re­la­cio­nar­se con la et­nia no con­tac­ta­da, John Allen Chau por­tó di­fe­ren­tes re­ga­los que pu­die­ran re­sul­tar atrac­ti­vos o úti­les a los sen­ti­ne­le­ses. El mi­sio­ne­ro les qui­so en­tre­gar pes­ca­do, un ba­lón de fut­bol, ti­je­ras, im­per­di­bles o se­dal. Pre­ten­día ha­cer­se en­ten­der con ob­se­quios pues­to que des­co­no­cía el idio­ma que los na­ti­vos ha­bla­ban. No en vano, es­te es uno de los mu­chos mis­te­rios que ro­dea a los ha­bi­tan­tes. Na­tio­nal Geo­grap­hic di­vul­gó en su mo­men­to al­gu­nas in­for­ma­cio­nes co­mo que los sen­ti­ne­le­ses po­drían des­cen­der de afri­ca­nos y re­si­dir en la is­la des­de ha­ce unos 60 mi­le­nios. So­bre­vi­vi­rían co­mo pes­ca­do­res-ca­za­do­res-re­co­lec­to­res de la Edad de Pie­dra den­tro de un enclave au­to­su­fi­cien­te de unos 60 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en el Golfo de Ben­ga­la, aun­que ha­brían pa­sa­do a la Edad de Hie­rro por un ca­pri­cho de la his­to­ria: en 1981, un car­gue­ro pa­na­me­ño lla­ma­do Prim­ro­se nau­fra­gó jun­to a la cos­ta nor­te de Sentinel. Los tri­pu­lan­tes fue­ron res­ca­ta­dos, pe­ro el cas­co de la em­bar­ca­ción que­dó allí en­ca­lla­do pa­ra siem­pre y sus des­po­jos ter­mi­na­ron sien­do uti­li­za­dos por los na­ti­vos pa­ra con­fec­cio­nar pun­tas me­tá­li­cas de fle­cha y de lan­za así co­mo otros uten­si­lios de hie­rro y ace­ro ex­traí­dos del bu­que.

A lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das, la fa­ma de los sen­ti­ne­le­ses ha ido aso­cia­da a la vio­len­cia di­ri­gi­da con­tra to­do aquel que se les acer­ca­ba. En 1967, el go­bierno de la In­dia pre­ten­dió tra­bar con­tac­to con los ha­bi­tan­tes sin ob­te­ner re­sul­ta­do po­si­ti­vo. Sie­te años des­pués, Na­tio­nal Geo­grap­hic in­ten­tó fil­mar allí un documental y el di­rec­tor del equi­po re­ci­bió una fle­cha en el mus­lo iz­quier­do.

En 1981 la tri­pu­la­ción del ci­ta­do car­gue­ro va­ra­do Pim­ro­se en­vió por ra­dio el si­guien­te men­sa­je de so­co­rro: “Hom­bres sal­va­jes, es­ti­ma­mos más de 50, lle­van­do va­rias ar­mas ca­se­ras, es­tán ha­cien­do dos o tres bo­tes de ma­de­ra. Nos abor­da­rán al atar­de­cer. La vi­da de to­dos los tri­pu­lan­tes no es­tá ga­ran­ti­za­da”. La do­ta­ción del Pim­ro­se se man­tu­vo en guar­dia echan­do mano de im­pro­vi­sa­das ar­mas co­mo una pis­to­la de ben­ga­las, ha­chas y tu­be­rías. Al ca­bo de unos días, In­dia en­vió un re­mol­ca­dor y un he­li­cóp­te­ro pa­ra res­ca­tar a los ma­ri­ne­ros ase­dia­dos.

Más re­cien­te­men­te, en 2006, la ONG Sur­vi­val In­ter­na­tio­nal in­for­mó de dos pes­ca­do­res ile­ga­les que igual­men­te aca­ba­ron muer­tos tras me­ro­dear por la cos­ta de la is­la. La Guar­dia Cos­te­ra qui­so re­cu­pe­rar los cuer­pos e igual­men­te fue­ron ex­pul­sa­dos a fle­cha­zos. Fi­nal­men­te, des­pués del ca­tas­tró­fi­co tsu­na­mi de 2004, las au­to­ri­da­des in­dias so­bre­vo­la­ron el enclave pa­ra com­pro­bar los da­ños del te­rre­mo­to en­tre los na­ti­vos. Con­tem­pla­ron a va­rios abo­rí­ge­nes en buen es­ta­do aun­que re­ce­lo­sos de que les ob­ser­va­ran. Uno de ellos apun­tó su ar­co con­tra el he­li­cóp­te­ro, con­su­man­do así la fo­to­gra­fía más icó­ni­ca de es­ta et­nia.

Tri­lok Nath Pan­dit tie­ne una vi­sión de es­ta tri­bu mu­cho más ama­ble y com­pren­si­va. Es­te an­tro­pó­lo­go oc­to­ge­na­rio fue uno de los en­via­dos por la In­dia en 1967 pa­ra tra­bar amis­tad con los sen­ti­ne­le­ses. A par­tir de ese pri­mer in­ten­to si­guió per­se­ve­ran­do du­ran­te dé­ca­das me­dian­te apro­xi­ma­cio­nes su­ce­si­vas que cul­mi­na­ron en 1991. Ese año, jun­to a su equi­po pu­do por fin man­te­ner un con­tac­to no con­flic­ti­vo con los is­le­ños. Les lle­va­ron co­cos y otros en­se­res a la ori­lla. Pu­die­ron en­tre­gár­se­los y gra­bar­les en ví­deo. Lue­go, se re­ti­ra­ron pa­cí­fi­ca­men­te. Pan­dit de­cla­ró a El País que “los sen­ti­ne­le­ses so­lo son una mi­nús­cu­la co­mu­ni­dad vul­ne­ra­ble que tra­ta de de­fen­der­se de un gru­po do­mi­nan­te (…). Co­mo in­di­vi­duos, pue­den con­traer en­fer­me­da­des. Co­mo co­lec­ti­vo, tam­bién se ex­po­nen a los ries­gos de ser ex­plo­ta­dos por una po­bla­ción más po­de­ro­sa. No so­lo son un gru­po mu­cho más pe­que­ño, sino que tam­po­co tie­nen las he­rra­mien­tas ni la tec­no­lo­gía pa­ra de­fen­der­se y pre­ser­var sus cos­tum­bres”.

En ver­dad, no les fal­ta­rían mo­ti­vos a los sen­ti­ne­le­ses pa­ra man­te­ner­se re­ce­lo­sos con el mun­do ex­te­rior. Adam Good­heart es uno de los his­to­ria­do­res que más ha pro­fun­di­za­do en el pa­sa­do de es­ta so­li­ta­ria is­la. En un do­cu­men­ta­do ar­tícu­lo pa­ra la re­vis­ta The Ame­ri­can Scho­lar pos­tu­la que el lu­gar ca­si siem­pre ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do por­que “es de­ma­sia­do pe­que­ño y es­tá ubi­ca­do en una zo­na po­co con­ve­nien­te pa­ra la co­lo­ni­za­ción, le­jos de los prin­ci­pa­les asen­ta­mien­tos so­bre el la­do es­te de Gran An­da­man, sal­va­je y azo­ta­do por las tor­men­tas. No tie­ne puer­tos

na­tu­ra­les y su ba­rri­ca­da na­tu­ral con arre­ci­fes de co­ral man­tie­nen ale­ja­dos a to­dos, ex­cep­to a los ma­ri­nos más per­sis­ten­tes o te­me­ra­rios”.

Sin em­bar­go, ese tran­qui­lo ais­la­mien­to es­tu­vo a pun­to de cam­biar a fi­na­les del si­glo XIX, co­mo el pro­pio Good­heart se en­car­ga de de­ta­llar. En 1879, Mau­ri­ce Vidal Port­man, re­cién nom­bra­do por el go­bierno bri­tá­ni­co co­mo fun­cio­na­rio a car­go de los ha­bi­tan­tes del ar­chi­pié­la­go An­da­man, vi­si­tó Sentinel del Nor­te y que­dó fas­ci­na­do con lo que allí en­con­tró. Jun­to con un pe­que­ño con­tin­gen­te de hom­bres per­ma­ne­ció en la is­la va­rios días ex­plo­rán­do­la y fru­to de esas pes­qui­sas lo­gró to­par­se con una pa­re­ja de an­cia­nos y cua­tro ni­ños sen­ti­ne­le­ses que ha­bían que­da­do re­za­ga­dos del res­to de su gru­po, hui­do por la pre­sen­cia eu­ro­pea. Mau­ri­ce no du­dó un ins­tan­te en apre­sar­los y tras­la­dar­los a la ca­pi­tal del ar­chi­pié­la­go, Port Blair. Allí pre­ten­día es­tu­diar­los y edu­car­los pa­ra que sir­vie­ran de en­la­ce pos­te­rior e in­ter­me­diar con el res­to de la co­mu­ni­dad. Pe­ro to­das es­tas in­ten­cio­nes fra­ca­sa­ron es­tre­pi­to­sa­men­te. Los an­cia­nos en­fer­ma­ron y mu­rie­ron en­se­gui­da y los ni­ños fue­ron re­tor­na­dos a la is­la. Arre­pen­ti­do de la ex­pe­rien­cia, Mau­ri­ce ma­ni­fes­tó en un dis­cur­so pa­ra la Ro­yal Geo­grap­hi­cal So­ciety de Lon­dres que “su aso­cia­ción con fo­ras­te­ros no les ha traí­do na­da más que da­ño, y es un gran pe­sar pa­ra mí que una ra­za tan agra­da­ble se ex­tin­ga tan rá­pi­da­men­te. Po­dría­mos evi­tár­se­lo a mu­chos otros”.

¿Que­dó es­te amar­go epi­so­dio ins­ta­la­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va de los sen­ti­ne­le­ses? ¿Cons­ti­tu­ye el pre­ce­den­te atá­vi­co que vie­ne ali­men­tan­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción su hos­ti­li­dad ha­cia to­do el que se les acer­ca? No lo sa­be­mos, pe­ro la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca que ha te­ni­do el re­cien­te ase­si­na­to de John Allen Chau no jue­ga a fa­vor de la tran­qui­li­dad de los is­le­ños. Aca­ban de co­lo­car­se en el cen­tro de la dia­na de la aten­ción in­ter­na­cio­nal.

IN­TERE­SES GEOESTRATÉ­GICOS

Pa­ra Mad­hus­ree Mu­ker­jee, Editor Se­nior de Scien­ti­fic Ame­ri­can y au­tor de The Land of Na­ked Peo­ple: En­coun­ters with Sto­ne Age Is­lan­ders, los sen­ti­ne­le­ses es­tán en se­rio ries­go de ver ra­di­cal­men­te per­tur­ba­do su mo­do co­ti­diano de sub­sis­ten­cia. Mu­ker­jee ha es­tu­dia­do la for­ma de vi­da de los ha­bi­tan­tes del ar­chi­pié­la­go y afir­ma que los ex­per­tos po­drían ex­traer al­gu­nas va­lio­sas lec­cio­nes de ellos. En su opi­nión, tan­to los sen­ti­ne­le­ses co­mo otros is­le­ños an­da­ma­ne­ses han pros­pe­ra­do en es­pa­cios tan di­mi­nu­tos gra­cias a desa­rro­llar “una adap­ta­ción ex­qui­si­ta­men­te ajus­ta­da a la eco­lo­gía lo­cal”. Mu­ker­jee no tie­ne du­da de que “el co­no­ci­mien­to bo­tá­ni­co de los an­da­ma­ne­ses es fe­no­me­nal”. Por ejem­plo, un hom­bre de la is­la de On­ge co­se­cha miel aplas­tan­do una de­ter­mi­na­da ho­ja, ex­ten­dien­do la pas­ta so­bre su cuer­po y mas­ti­cán­do­la. Cuan­do so­pla con su bo­ca so­bre una col­me­na, las abe­jas sa­len hu­yen­do, de­jan­do que la miel se pue­da re­co­ger a sus an­chas. Del mis­mo mo­do, “no se co­no­ce que nin­guno de los an­da­ma­ne­ses hu­bie­ra muer­to en el tsu­na­mi ma­si­vo de 2004; al sen­tir las vi­bra­cio­nes del te­rre­mo­to, su­pie­ron huir tie­rra aden­tro y cues­ta arri­ba an­tes de que lle­ga­sen las olas”. Por úl­ti­mo, tam­bién men­cio­na que los ha­bi­tan­tes de las is­las de On­ge y Ja­ra­wa obe­de­cían cier­tos ta­búes re­li­gio­sos pa­ra ga­ran­ti­zar la abun­dan­cia de va­rias es­pe­cies. De he­cho, exis­tía la prohi­bi­ción sa­gra­da de ca­zar ja­ba­líes en la épo­ca de su re­pro­duc­ción. Los an­da­ma­ne­ses ade­más pa­re­cen ha­ber man­te­ni­do el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción a ce­ro, “pro­ba­ble­men­te me­dian­te el uso de an­ti­con­cep­ti­vos na­tu­ra­les o in­clu­so adap­ta­cio­nes bio­ló­gi­cas co­mo la mens­trua­ción tar­día y la me­no­pau­sia tem­pra­na, ob­ser­va­da en On­ge”.

Pe­ro es­te sta­tus quo apun­ta a que­brar­se pró­xi­ma­men­te por el ím­pe­tu del si­glo XXI y el des­plie­gue de cier­tas ac­ti­vi­da­des de ocio en la zo­na. Des­de el pa­sa­do agos­to de 2018, las 29 is­las del ar­chi­pié­la­go se pue­den vi­si­tar, o al me­nos con­tem­plar a dis­tan­cia. En­tre ellas, Sentinel del Nor­te. Las au­to­ri­da­des le­van­ta­ron las res­tric­cio­nes de per­mi­so so­bre es­tos es­pa­cios na­tu­ra­les con la in­ten­ción de fo­men­tar el tu­ris­mo en la re­gión. La po­li­cía ca­re­ce de los me­dios su­fi­cien­tes pa­ra con­tro­lar aque­llos que va­yan más allá de la to­le­ran­cia re­cién es­tre­na­da y to­do el ar­chi­pié­la­go de An­da­man po­dría que­dar trans­fi­gu­ra­do en un zoo­ló­gi­co al ai­re li­bre pa­ra los ani­ma­les y hu­ma­nos que en él re­si­den.

Por otro la­do, la re­cien­te ten­sión in­ter­na­cio­nal en­tre Chi­na y EEUU ha con­ver­ti­do a es­te rin­cón del océano Ín­di­co en un atrac­ti­vo po­lo geo­po­lí­ti­co. Las is­las, ade­cua­da­men­te do­ta­das, po­drían ope­rar co­mo por­ta­vio­nes in­su­mer­gi­bles y cen­tros lo­gís­ti­cos de ca­ra a una fu­tu­ra con­fron­ta­ción es­ta­dou­ni­den­ses con el gi­gan­te orien­tal. Al­gu­nos pri­me­ros pa­sos en di­cha pla­ni­fi­ca­ción ya se han da­do más al sur, en las is­las Nicobar, don­de la De­fen­sa de la In­dia cons­tru­yó una lí­nea de fe­rro­ca­rril que atra­vie­sa la re­ser­va na­tu­ral de Ja­ra­wa y co­nec­ta va­rios puer­tos con un gran ter­mi­nal na­val pa­ra con­te­ne­do­res.

Hoy en día quie­nes se acer­can de­ma­sia­do a la pe­que­ña is­la co­rren el se­rio ries­go de ser ata­ca­dos por los ha­bi­tan­tes de Sentinel

Des­de las al­tu­ras es­ta is­la pa­re­ceun pa­raí­so en mi­tad de aguas cla­ras. Pe­ro la reali­dad es otra bien dis­tin­ta…

So­bre es­tas lí­neas, fo­to­gra­fía to­ma­da de otro gru­po de no contactado­s, és­tos en mi­tad de las pro­fun­das sel­vas de la Amazonía.

La is­la cons­ti­tu­ye una pe­que­ña por­ción de te­rreno en la que ha­bi­ta­ría un clan tri­bal des­de ha­ce al me­nos se­sen­ta mil años.

La ac­ti­tud agre­si­va de sus ha­bi­tan­tes po­dría te­ner ori­gen en al­gún su­ce­so ocu­rri­do en el pa­sa­do, du­ran­te uno de los in­ten­tos de co­lo­ni­za­ción.

Des­de el ai­re o des­de el mar, la pro­xi­mi­dad de ex­tran­je­ros ha­ce que jó­ve­nes y adul­tos sal­gan a su cos­ta pa­ra de­fen­der­se agre­si­va­men­te con to­do lo que tie­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.