Enigmas

FANTASMAS EN VIENA

- TEX­TO Jac­ques Flet­cher Paranormal · Social Sciences · Vienna · House of Habsburg · Europe · Suleiman the Magnificent · Elisabeth of Bavaria · Bavaria · Friedrich III of Germany · Wolfgang Amadeus Mozart · France · Leopold I of Belgium · St. Stephan · Vienna Wiesenthal Institute for Holocaust Studies

Es una ca­pi­tal re­co­no­ci­da por su he­ren­cia mu­si­cal y su pa­sa­do he­ge­mó­ni­co, pe­ro Viena tam­bién tie­ne un la­do te­ne­bro­so. Re­co­rre­mos sus lu­ga­res más som­bríos.

VIENA (AUS­TRIA) ES CO­NO­CI­DA POR SU HE­REN­CIA MU­SI­CAL Y SU PA­SA­DO SO­BE­RANO. VIENA ES LA CIU­DAD DEL VALS DE JOHANN STRAUSS, DEL ROMANTICIS­MO DE FRANZ PE­TER SCHU­BERT Y LA SUNTUOSIDA­D DE BEET­HO­VEN, HAYDN Y MO­ZART; PE­RO VIENA TAM­BIÉN TIE­NE SU REGRESIÓN TENEBROSA, SU MIS­TE­RIO Y SU LA­DO MÁS OS­CU­RO. ASÍ PUES NOS ADEN­TRA­MOS EN LAS SOM­BRÍAS AT­MÓS­FE­RAS DE LA CIU­DAD DE LOS SUE­ÑOS Y DEL AMOR.

Viena. Esa ciu­dad cu­yas ca­lles in­vi­tan a ser tran­si­ta­das por las al­mas más can­do­ro­sas y se­re­nas. Esa ciu­dad tran­qui­la, cul­tu­ral, pe­re­gri­na­da por cien­tos de mi­les de tu­ris­tas to­dos los años, tam­bién po­see un per­fil me­nos co­no­ci­do que, a pe­sar de to­do, tam­bién con­vi­ve con las bon­da­des de sus ca­lles ado­qui­na­das du­ran­te la re­gen­cia de los Has­bur­go en el si­glo XVIII. Viena es una de las ca­pi­ta­les más an­ti­guas de Eu­ro­pa. So­li­mán el Mag­ní­fi­co tra­tó de con­quis­tar­la en 1519, sin éxi­to, y más tar­de, en 1683, el vi­sir Ka­ra Mus­ta­fá lo in­ten­tó tam­bién, sien­do re­cha­za­do por el em­pe­ra­dor Leo­pol­do I. Só­lo Na­po­león con­si­gue tan pre­cia­do tro­feo en 1809 con la ba­ta­lla de Wa­gram. Pe­ro Viena, co­mo to­da ciu­dad que se pre­cie, tie­ne su pa­sa­do ló­bre­go y ex­tra­na­tu­ral.

Sus dos pri­me­ros Dis­tri­tos –de los 23 que la for­man– son co­no­ci­dos con el nom­bre de “dis­tri­tos de la muer­te”, por­que en ellos se pro­du­jo el bro­te de pes­te y es don­de se ha­llan las ca­ta­cum­bas. Tie­ne la­be­rin­tos sub­te­rrá­neos in­ter­mi­na­bles y un mu­seo de fu­ne­ra­les. Viena es, sin que­rer­lo, la ca­pi­tal de lo te­ne­bro­so.

UN PA­LA­CIO EN­CAN­TA­DO

El pa­la­cio real de Hof­burg, más co­no­ci­do co­mo el pa­la­cio de Sissy em­pe­ra­triz, es un edi­fi­cio mar­ca­do por la his­to­ria… y por el mun­do má­gi­co. Es, a ori­llas del Da­nu­bio, el más gran­de de Viena, re­si­den­cia de la reale­za aus­tria­ca du­ran­te más de 600 años. Con 2.600 es­tan­cias, re­par­ti­das en 18 alas, fue la vi­vien­da prin­ci­pal de los Has­bur­go (12781918) y la tan afa­ma­da Isa­bel de Ba­vie­ra, más co­no­ci­da co­mo Sissy. No obs­tan­te, tam­bién con­tie­ne un la­do mar­ca­do por el mis­te­rio. Hoy es un des­tino tu­rís­ti­co pe­ro po­cos sa­ben que mu­chos de sus tra­ba­ja­do­res afir­man ha­ber vis­to som­bras inex­pli­ca­bles pa­sear­se por sus pa­si­llos. Dos de sus vigilantes me ase­gu­ra­ron que era fre­cuen­te ver si­lue­tas al caer la no­che, o es­cu­char vo­ces de des­co­no­ci­do ori­gen mien­tras ce­rra­ban sus puer­tas. Ha­blé con va­rios cui­da­do­res, que ya no tra­ba­ja­ban en el si­tio, y to­dos me con­fir­ma­ron la mis­ma his­to­ria. Es­to siem­pre ocu­rre cuan­do los vi­si­tan­tes aban­do­nan las es­tan­cias. Vo­ces, su­su­rros ló­bre­gos y si­lue­tas que se mue­ven por los apo­sen­tos, o eso afir­man. Fue más que sin­gu­lar to­par­me con es­tos tes­ti­mo­nios so­bre cu­ya ve­ra­ci­dad no te­ne­mos mo­ti­vo pa­ra du­dar.

LAS CA­TA­CUM­BAS DE SAN ES­TE­BAN

La ca­te­dral ro­má­ni­ca de Dom­kir­che St. Step­han es la igle­sia prin­ci­pal de la ar­chi­dió­ce­sis de Viena. Es­tá si­tua­da en la Step­han­platz. Se eri­ge, se­gún es­ti­ma­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas mo­der­nas, ha­cia el 1137 de nues­tra era, su­frien­do va­rias re­for­mas a lo lar­go de los años. Aquí se en­cuen­tra la tum­ba del em­pe­ra­dor Federico III. Sin em­bar­go, es­ta ca­te­dral con­tie­ne en sus en­tra­ñas al­go que for­ma par­te de un há­li­to di­fe­ren­te y ajeno, in­clu­so, a lo re­li­gio­so per se. Se tra­ta de cier­tas le­yen­das que co­rren en­tre sus lú­gu­bres pa­re­des, y so­bre­to­do en sus crip­tas y ca­ta­cum­bas. Ro­dol­fo IV fue quien las hi­zo cons­truir ha­cia 1350 y la em­pe­ra­triz Ma­ría las am­plió en el año 1755. Aquí ya­cen más de 11.000 per­so­nas. Ates­ta­das de pa­sa­di­zos y cá­ma­ras si­nies­tras, hoy son vi­si­ta­bles, pre­vio pa­go, por nu­me­ro­sas per­so­nas. Sin em­bar­go, son po­cos a los que se les ocu­rre pre­gun­tar so­bre lo que su­ce­de en­tre sus grue­sos mu­ros. Es cier­to que a me­di­da que se re­co­rren es­tos hú­me­dos pa­si­llos un es­ca­lo­frío re­co­rre el cuer­po de los vi­si­tan­tes. En par­te es na­tu­ral, dada su con­di­ción de osa­rio pe­ro, a pe­sar de ello, se no­ta que aquí se res­pi­ra al­go más, ajeno a lo ha­bi­tual. La en­tra­da mis­ma al sub­sue­lo se ini­cia fría. Hay que re­co­rrer va­rios pa­si­llos mal ilu­mi­na­dos que nos van lle­van­do a dis­tin­tas sa­las. En va­rias de ellas po­de­mos ver los ca­dá­ve­res de los an­ti­guos vie­ne­ses amon­to­na­dos aquí y allá, y res­tos de ca­la­ve­ras que pa­re­cen mi­rar mo­les­tas por nues­tra pre­sen­cia. Un guía va ex­pli­can­do a los in­vi­ta­dos, en ale­mán e in­glés, la his­to­ria de ca­da es­tan­cia. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de la gen­te quie­re sa­lir de allí in­me­dia­ta­men­te. Yo pre­gun­té por la pre­sen­cia so­bre­na­tu­ral y Pe­ter, el guía, aca­bó con­fe­sán­do­me que, en efec­to, en es­tos lar­gos pa­sa­di­zos y se­pul­tu­ras se ven con fre­cuen­cia si­lue­tas que ca­mi­nan con ai­re can­sa­do. En oca­sio­nes se sien­ten

ru­mo­res que­jum­bro­sos de inex­pli­ca­ble pro­ce­den­cia. No me qui­so de­cir en nin­gún mo­men­to si él era uno de esos tes­ti­gos, pe­ro sí me de­jó caer que mu­chos sa­cer­do­tes –y otros vi­si­tan­tes–, lo ha­bían es­cu­cha­do. Fue­ra co­mo fue­re, en es­te lu­gar so­te­rra­do se sien­te la pre­sión de una at­mós­fe­ra car­ga­da y lle­na de vi­bra­cio­nes di­fí­ci­les de de­ter­mi­nar. No en vano, has­ta la ca­te­dral mis­ma tie­ne su le­yen­da mal­di­ta, y yo mis­mo ob­tu­ve un par de fo­to­gra­fías que aún hoy no sé ex­pli­car por com­ple­to.

LA MALDICIÓN DE LA KAT­ZENS­TEIG­HAUS

En el mis­mo co­ra­zón de Viena exis­te una ca­lle con to­do el po­so del mis­te­rio en es­ta­do pu­ro. Allí se le­van­ta un edi­fi­cio em­bru­ja­do des­de su ini­cio. Se tra­ta de la Kat­zens­teig­haus o lo que es lo mis­mo, “la ca­lle del ga­to en la ace­ra”. Fue en el dia­rio Kro­nen Zei­tung, ha­ce ya al­gu­nos años, don­de co­no­cí por pri­me­ra vez es­ta his­to­ria. Su ma­la fa­ma arran­ca di­rec­ta­men­te con una maldición. Se cuen­ta que una mu­jer adúl­te­ra, co­rroí­da por los ce­los, qui­so en­ve­ne­nar a la mu­jer de su aman­te, con tan ma­la for­tu­na que la en­ve­ne­na­da re­sul­tó ser ella mis­ma, con­vir­tien­do su te­rri­ble ac­ción en una maldición en sí mis­ma. Des­de en­ton­ces, su es­pí­ri­tu mor­ti­fi­ca­do va­ga por los te­ja­dos de la vi­vien­da con­ver­ti­do en una suer­te de ga­to blan­co. Di­cen que to­do aquel que vea al es­cu­rri­di­zo fe­lino pa­sear­se por las te­chum­bres se­rá li­te­ral­men­te ba­rri­do por la pé­si­ma suer­te. No en vano, des­de en­ton­ces, ha traí­do des­gra­cias a ca­da uno de sus pro­pie­ta­rios. En 1522, sien­do los due­ños Ch­ris­toph y Do­rot­hea Pemp­fling, se pro­du­jo un in­cen­dio sin mo­ti­vo apa­ren­te. La ca­sa se que­mó por com­ple­to. Bo­ni­faz Wol­ge­mut re­cons­tru­yó el edi­fi­cio pe­ro co­lap­só com­ple­ta­men­te du­ran­te el te­rre­mo­to de 1590. To­dos y ca­da uno de los in­qui­li­nos que lo han ocu­pa­do se fue­ron de allí per­se­gui­dos por la ma­la suer­te. Y ade­más… ¡to­dos y ca­da uno de ellos vie­ron al ga­to blan­co! Des­de en­ton­ces los apar­ta­men­tos es­tán va­cíos y los dos lo­ca­les co­mer­cia­les en al­qui­ler se man­tie­nen sin na­die de­bi­do a que cual­quier ne­go­cio que se in­ten­ta em­pren­der fra­ca­sa es­tre­pi­to­sa­men­te. Na­die vi­ve en el in­mue­ble; na­die se atre­ve a mon­tar un ne­go­cio en su ba­se; na­die in­ten­ta si­quie­ra en­trar en sus bo­de­gas –que se man­tie­nen ce­rra­das, y cier­tas áreas in­clu­so ta­pia­das sin que na­die se­pa la ra­zón–. Un os­cu­ro y mis­te­rio­so es­ta­do de áni­mo ema­na de es­te edi­fi­cio. Viena es una ciu­dad vi­va, lu­mi­no­sa, ac­ti­va, pe­ro cuan­do ha­bla­mos de la Kat­zens­teig­haus nos aden­tra­mos

en un te­rri­to­rio dis­tin­to, don­de es me­jor pa­sar de lar­go sin mi­rar ha­cia arri­ba, por te­mor a to­par­nos con la mu­jer-ga­to que nos trae­rá mal fa­rio. Hoy, el Ins­ti­tu­to Vie­nés Wie­sent­hal pa­ra los Es­tu­dios so­bre el Ho­lo­caus­to, ha com­pra­do el in­mue­ble.

LA CA­LLE DE LA SAN­GRE

La Blut­gas­se o “ca­lle de la san­gre”, se en­cuen­tra si­tua­da muy pró­xi­ma de la Ca­te­dral de San Es­te­ban, cer­ca de la que fue­ra ca­sa de Mo­zart. Es una de las más an­ti­guas de Viena. Las his­to­rias más re­mo­tas que co­rren con res­pec­to a ella no es­tán con­fir­ma­das de for­ma cla­ra. Una de las pri­me­ras re­fe­ren­cias apa­re­ce en 1312, du­ran­te la di­so­lu­ción los ca­ba­lle­ros de la Or­den del Tem­ple en Fran­cia –no en vano, en los modernos res­pi­ra­de­ros que pue­den ver­se en su vía pú­bli­ca po­de­mos ob­ser­var la re­pre­sen­ta­ción de la cruz de Mal­ta–. Se di­ce que aquí fue­ron ase­si­na­dos va­rios mon­jes tem­pla­rios que­dan­do su ado­qui­na­da ca­lle re­ga­da por la san­gre de sus víc­ti­mas. Aun­que mu­chos his­to­ria­do­res han ne­ga­do la au­ten­ti­ci­dad de es­te he­cho, es en 1550 cuan­do apa­re­ce por pri­me­ra vez re­fe­ren­cia­da co­mo el “ca­lle­jón de la san­gre”. An­tes de eso era co­no­ci­da co­mo Koth­gäs­sel o “ca­lle de la su­cie­dad”, de­bi­do a que los desagües de ese lu­gar no eran to­do lo sa­lu­bres que co­rres­pon­de­ría. Es­tá do­cu­men­ta­do his­tó­ri­ca­men­te que es­ta es la ca­lle que los con­de­na­dos a muer­te de­bían re­co­rrer an­tes de ac­ce­der al lu­gar de su eje­cu­ción du­ran­te el pe­rio­do in­qui­si­to­rial.

Pe­ro su mis­te­rio prin­ci­pal ra­di­ca en lo si­guien­te: se di­ce que aquí, so­bre to­do de no­che –aun­que se han re­por­ta­do ca­sos a pleno día–, es po­si­ble ver to­do ti­po de som­bras pa­sear­se por el lu­gar. Al­gu­nas se acer­can a los tran­seún­tes y les ha­blan de cier­tos pe­li­gros que les ace­cha­rán en su vi­da. Mu­chos otros des­cri­ben vo­ces las­ti­me­ras re­so­nar por sus pa­re­des, co­mo el eco de un pa­sa­do tor­men­to­so y cruel. Yo no tu­ve la suer­te de ver o es­cu­char na­da, pe­ro al ha­blar con el vi­gi­lan­te ju­ra­do de un lo­cal cer­cano, és­te me ase­gu­ró que en esa ca­lle él no se sen­tía se­gu­ro y va­rias ve­ces ha­bía sen­ti­do la pre­sen­cia de un al­ma en pe­na a sus es­pal­das, a pe­sar de no co­no­cer la le­yen­da que em­pon­zo­ña la atrac­ti­va vi­sión de es­ta her­mo­sa ca­lle de tan in­faus­to re­cuer­do.

EL CEMENTERIO DE LOS AHOGADOS

Exis­te un cementerio dis­tin­to a los de­más en es­ta ciu­dad. No tie­ne na­da que ver con el cen­tral, don­de re­po­san los res­tos de Beet­ho­ven, Schu­bert o Strauss, en­tre otros gran­des com­po­si­to­res, y que sue­le fre­cuen­tar el tu­ris­ta. Es­te cam­po­san­to es­tá apar­ta­do del cen­tro de la ciu­dad, a ori­llas del

Otros des­cri­ben vo­ces las­ti­me­ras re­so­nar en sus pa­re­des, co­mo si se tra­ta­ra del eco de un pa­sa­do tor­men­to­so y cruel que se re­sis­te a desaparece­r del ca­lle­jón de la san­gre

Da­nu­bio, y per­ma­ne­ce en si­len­cio ca­si to­do el tiem­po, sien­do vi­si­ta­do en muy es­ca­sas oca­sio­nes por un pa­sean­te di­fe­ren­te al que atra­vie­sa ha­bi­tual­men­te las ca­lles vie­ne­sas. Se le co­no­ce co­mo el “Cementerio de los sin nom­bre” –Fried­hof der Na­men­lo­sen– y es­te sin­gu­lar tí­tu­lo le vie­ne por­que aquí es­tán en­te­rra­dos los cuer­pos de la gen­te des­co­no­ci­da que mu­rió aho­ga­da en el Da­nu­bio en­tre 1840 y 1940, sin po­si­bi­li­dad de ha­ber po­di­do ser iden­ti­fi­ca­dos. En es­te lu­gar exac­to era don­de que­da­ban atas­ca­dos, mer­ced a un vór­ti­ce de agua, los res­tos flo­tan­tes y cuer­pos ahogados de los sui­ci­das que por aque­llos años ele­gían su cau­ce pa­ra aca­bar con sus vi­das, ya que en­ton­ces el Da­nu­bio po­seía in­nu­me­ra­bles re­mo­li­nos. Al ser la ma­yor par­te de los muer­tos sui­ci­das –y aun­que no lo fue­ran no ha­bía ma­ne­ra de sa­ber­lo an­te la fal­ta de iden­ti­fi­ca­ción–, sus ca­dá­ve­res que­da­ban ol­vi­da­dos pa­ra siem­pre, ya que no po­dían ser en­te­rra­dos en tie­rras cris­tia­nas por ha­ber co­me­ti­do el pe­ca­do ca­pi­tal de ha­ber aca­ba­do con la vi­da pro­pia.

El cementerio es­tá ubi­ca­do en un lu­gar un tan­to ale­ja­do de la ciu­dad, en el dis­tri­to 11 de Al­bern, en la Sim­me­ring, y es acon­se­ja­ble vi­si­tar­lo de día ya que de no­che ca­re­ce com­ple­ta­men­te de ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Cuan­do se pa­sea en­tre las lá­pi­das del cam­po­san­to no po­de­mos leer nin­gún nom­bre, sal­vo “des­co­no­ci­do”, “sin nom­bre”, etc… Por eso es im­po­si­ble

sa­ber quié­nes son los que las ocu­pan. Has­ta 1900 aquí fue­ron se­pul­ta­dos más de 450 cuer­pos sin iden­ti­fi­car. Des­pués de va­rias inun­da­cio­nes que anega­ron el osa­rio, en 1935 se de­ci­dió tras­la­dar­lo a un si­tio más se­co, pe­ro tam­bién a ori­llas del Da­nu­bio, don­de se cons­tru­yó una ca­pi­lla ro­dea­da de ar­bus­tos. La par­te peor cui­da­da es pre­ci­sa­men­te la ori­gi­nal y es don­de ocu­rre lo que en­se­gui­da con­ta­ré. El úl­ti­mo di­fun­to fue su­pues­ta­men­te en­te­rra­do en 1940, aun­que exis­te una mis­te­rio­sa lá­pi­da con fe­cha de 1953 que na­die re­cuer­da ha­ber pues­to en di­cho lu­gar. A par­tir de en­ton­ces los cuer­pos de los ca­dá­ve­res sin iden­ti­dad ya pa­sa­ron a for­mar par­te del Cementerio Cen­tral.

Es pre­ci­sa­men­te en 1935, cuan­do se de­ci­de acon­di­cio­nar el cam­po­san­to, el mo­men­to en que se em­pie­za a ha­blar de fantasmas ron­dan­do el lu­gar. Son mu­chos los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos que ha­blan de som­bras y vo­ces que pa­re­cen ad­ver­tir a los vi­si­tan­tes de su pre­sen­cia co­mo co­lo­fón a su tris­te de­ci­sión en vi­da. Al­gu­nos pa­re­cen sen­tir­se mo­les­tos por la con­ti­nua­da pre­sen­cia de cu­rio­sos y se les sue­le “ver” a la sa­li­da y pues­ta del Sol.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años co­rre una ex­tra­ña his­to­ria que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta al ex se­pul­tu­re­ro ho­no­ra­rio, Jo­sef Fuchs. Es­te hom­bre fue el en­car­ga­do, has­ta su muer­te el 2 de abril de 1996, de aten­der y pro­te­ger el cementerio, con­tri­bu­yen­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a su con­ser­va­ción y ac­tual as­pec­to. Él mis­mo en­te­rra­ba los cuer­pos y or­de­na­ba el jar­dín del cam­po­san­to, in­ten­tan­do in­clu­so iden­ti­fi­car los ca­dá­ve­res co­la­bo­ran­do con la jus­ti­cia y la po­li­cía. Tal era su es­me­ro en el tra­ba­jo, que fue hon­ra­do con la Mar­ca de Mé­ri­to Do­ra­do del Es­ta­do de Viena, una de las más im­por­tan­tes con­de­co­ra­cio­nes que se con­ce­den a quie­nes han rea­li­za­do ser­vi­cios des­ta­ca­dos en la aus­tria­ca.

Jo­sef Fuchs siem­pre pi­dió ser en­te­rra­do en el cementerio de los ahogados, pe­ti­ción que le fue ne­ga­da sien­do in­hu­ma­do, co­mo to­dos por en­ton­ces, en el cementerio ge­ne­ral. Des­de ese mis­mo mo­men­to, los asi­duos vi­si­tan­tes del enclave afir­man que su es­pí­ri­tu si­gue ve­lan­do por su an­ti­guo lu­gar de tra­ba­jo. Se­gún re­fie­ren, Fuchs se pa­sea en­tre sus ado­ra­das tum­bas cui­dan­do to­da­vía de ellas y vi­gi­lan­do a quie­nes ad­vier­ten su pre­sen­cia, con ojos pe­ne­tran­tes, co­mo si el tiem­po nun­ca hu­bie­se pa­sa­do…

Mu­chos vi­si­tan­tes afir­man ha­ber­se en­con­tra­do con una ex­tra­ña pre­sen­cia que los lu­ga­re­ños atri­bu­yen al an­ti­guo se­pul­tu­re­ro ya fa­lle­ci­do

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? En la otra pá­gi­na, arri­ba, la im­po­nen­te ca­te­dral de San Es­te­ban. A su de­re­cha, en­tra­da prin­ci­pal al pa­la­cio Hof­burg, don­de al pa­re­cer ca­si ca­da no­che ocu­rren co­sas sin apa­ren­te ex­pli­ca­ción.
En la otra pá­gi­na, arri­ba, la im­po­nen­te ca­te­dral de San Es­te­ban. A su de­re­cha, en­tra­da prin­ci­pal al pa­la­cio Hof­burg, don­de al pa­re­cer ca­si ca­da no­che ocu­rren co­sas sin apa­ren­te ex­pli­ca­ción.
 ??  ?? El au­tor en la Blut­gas­se. De­ba­jo, res­tos mor­ta­les en las ca­ta­cum­bas. En la otra pá­gi­na, en la zo­na que ocu­pa el edi­fi­cio de Kat­zens­teig­haus y fren­te a la puer­ta don­de las cá­ma­ras re­gis­tra­ron la ex­tra­ña “apa­ri­ción”.
El au­tor en la Blut­gas­se. De­ba­jo, res­tos mor­ta­les en las ca­ta­cum­bas. En la otra pá­gi­na, en la zo­na que ocu­pa el edi­fi­cio de Kat­zens­teig­haus y fren­te a la puer­ta don­de las cá­ma­ras re­gis­tra­ron la ex­tra­ña “apa­ri­ción”.
 ??  ??
 ??  ?? Iz­quier­da, in­te­rior de la es­pec­ta­cu­lar ca­te­dral de San Es­te­ban. A la de­re­cha, en­tra­da al Cementerio de los sin nom­bre. Al la­do, el Ins­ti­tu­to Wie­sent­hal pa­ra los Es­tu­dios del Ho­lo­caus­to.
Iz­quier­da, in­te­rior de la es­pec­ta­cu­lar ca­te­dral de San Es­te­ban. A la de­re­cha, en­tra­da al Cementerio de los sin nom­bre. Al la­do, el Ins­ti­tu­to Wie­sent­hal pa­ra los Es­tu­dios del Ho­lo­caus­to.
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain