Enigmas

El BA­RÓN de la DRO­GA del ci­be­res­pa­cio

- Money laundering · Crime · World Finances · Finance · Business · Narcos · Netflix · Como · Pablo Escobar · United States of America · Universe · U.S. Drug Enforcement Administration · Twitter · Instagram · Hartsfield-Jackson Atlanta International Airport · Jackson Wang · Austin · Austria · Miami

Uno de los ne­go­cios más fruc­tí­fe­ros de In­ter­net es el co­mer­cio de dro­gas y otras sus­tan­cias prohi­bi­das en la Dark Net. De es­te mo­do, co­mien­zan a aflo­rar nue­vos ba­ro­nes mi­llo­na­rios que po­co o na­da tie­nen que en­vi­diar a los di­ri­gen­tes más cé­le­bres de los cárteles de nar­co­trá­fi­co y, hoy día, pro­ta­go­nis­tas de tra­mas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Uno de es­tos ci­ber­né­ti­cos se­ño­res de la dro­ga aca­ba de ser cap­tu­ra­do y sen­ten­cia­do a 20 años cár­cel en los EEUU.

Se­ries de gran éxi­to co­mo Nar­cos –de Net­flix– o la es­pa­ño­la Fa­ri­ña han vuel­to a po­ner de mo­da lo que en sí mis­mo es to­do un gé­ne­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co: el mun­do de las dro­gas, su co­mer­cio y per­se­cu­ción. Co­mo pú­bli­co, es­ta­mos acos­tum­bra­dos a leer no­ti­cias acer­ca de ope­ra­ti­vos de lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co, cap­tu­ra de ma­fio­sos y la­va­do de di­ne­ro a tra­vés de gran­des cárteles in­ter­na­cio­na­les que des­plie­gan sus ten­tácu­los fi­nan­cie­ros por me­dio pla­ne­ta. Pe­ro In­ter­net ha alum­bra­do nue­vos ba­ro­nes de la dro­ga cu­yo eco­sis­te­ma na­tu­ral y fuen­te de ne­go­cio es el ci­be­res­pa­cio. Uno de ellos, Gal Va­lle­rius, al que cier­tos me­dios han apo­da­do co­mo el “Pa­blo Es­co­bar fran­cés”, aca­ba de ser con­de­na­do a 20 años de cár­cel en los EEUU y su his­to­ria di­fie­re ra­di­cal­men­te de aque­llos otros nar­co­tra­fi­can­tes de pos­tín que pro­ta­go­ni­zan pe­lí­cu­las y no­ve­las.

DREAM MARKET

Ha­cia fi­na­les de 2013 se fun­dó en In­ter­net un es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra la com­pra­ven­ta de pro­duc­tos al que se ac­ce­día me­dian­te na­ve­ga­ción anó­ni­ma. Las transac­cio­nes de­bían ser efec­tua­das a tra­vés de crip­to­mo­ne­das co­mo el bit­coin, cu­yo ano­ni­ma­to tam­bién es­tá ga­ran­ti­za­do. De es­te mo­do, aquel mer­ca­do re­cién na­ci­do en­se­gui­da aca­bó fre­cuen­ta­do por cuan­tos desea­ban ha­cer ne­go­cios sin de­jar ras­tro. Ideal pa­ra to­da cla­se de con­te­ni­dos ile­ga­les des­de la ofer­ta de pa­que­tes de da­tos per­so­na­les has­ta la co­mer­cia­li­za­ción de dro­gas.

OXYMONSTER, EL NOM­BRE DE LA BESTIA

Den­tro de Dream Market, Gal Va­lle­rius co­men­zó tí­mi­da­men­te ven­dien­do me­di­ca­men­tos psi­coes­ti­mu­lan­tes po­ten­tes y anal­gé­si­cos opiá­ceos co­mo Ox­yCon­tin y Ri­ta­lin. Sus ac­ti­vi­da­des y pre­sen­cia en es­ta Red le hi­cie­ron ga­nar pe­so pro­gre­si­va­men­te den­tro de ella, siem­pre ba­jo el pseu­dó­ni­mo de OxyMonster. Fi­nal­men­te, ad­qui­rió el es­ta­tus de ad­mi­nis­tra­dor y mo­de­ra­dor se­nior de to­do el tin­gla­do lo que cap­tó la aten­ción de las au­to­ri­da­des. Mien­tras tan­to, Va­lle­rius re­si­día en Plus­que­llec, lo­ca­li­dad del no­roes­te fran­cés con 600 ha­bi­tan­tes. Allí pa­sa­ba des­aper­ci­bi­do, dis­fru­tan­do una vi­da mo­des­ta jun­to a su es­po­sa Yas­min y con fa­ma de ex­cén­tri­co en­can­ta­dor en­tre sus ve­ci­nos.

TRAS LA PIS­TA Per­se­guir a un nar­co­tra­fi­can­te por la Red na­da tie­ne que ver con man­dar a la DEA al asal­to de una re­cón­di­ta selva ame­ri­ca­na o de una con­for­ta­ble man­sión ce­lo­sa­men­te guar­da­da. Los de­li­tos en In­ter­net su­po­nen in­gre­sar en un bai­le de más­ca­ras. En el ca­so de OxyMonster, los fe­de­ra­les em­pe­za­ron a se­guir las transac­cio­nes en bit­coins des­de Dream Market a tra­vés de di­cho nick. Lue­go, se pa­só a bus­car la iden­ti­dad real tras el nom­bre de usua­rio y así los in­ves­ti­ga­do­res co­te­ja­ron la ma­ne­ra en que se ex­pre­sa­ba por es­cri­to OxyMonster en Dream Market con los tex­tos pú­bli­cos de Va­lle­rius en sus cuen­tas de Twit­ter e Ins­ta­gram. Lle­ga­ron a la con­clu­sión de que es­ta­ban an­te la mis­ma per­so­na. Una coin­ci­den­cia lin­güís­ti­ca muy lla­ma­ti­va con­sis­tía en que am­bos per­fi­les so­lían des­pe­dir sus men­sa­jes con la pa­la­bra cheers se­gui­da de sig­nos de ex­cla­ma­ción. Igual­men­te, OxyMonster y Va­lle­rius acos­tum­bra­ban a in­ter­ca­lar ex­pre­sio­nes en fran­cés den­tro de sus co­men­ta­rios en in­glés.

ARRES­TA­DO POR LOS PELOS OxyMonster fue de­te­ni­do el 31 de agos­to de 2017 en el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Har­ts­field-Jack­son de Atlan­ta mien­tras es­ta­ba de es­ca­la ha­cia Aus­tin, Te­xas. En esa ciu­dad Va­lle­rius te­nía in­ten­ción de par­ti­ci­par en los Cam­peo­na­tos Mun­dia­les de Bar­ba y Bi­go­te –WBMC– den­tro de la ca­te­go­ría de “Bar­ba com­ple­ta”, pa­ra lo que se exi­ge una com­pren­di­da en­tre 30,1 y 45 cm. Es­te re­qui­si­to lo cum­plía con cre­ces nues­tro ba­rón de la dro­ga pues lle­va­ba años lu­cien­do una in­con­fun­di­ble y tu­pi­da bar­ba pe­li­rro­ja con la cual, en 2015, ya ha­bía que­da­do oc­ta­vo en el cam­peo­na­to mun­dial ce­le­bra­do en Aus­tria y quin­to en una com­pe­ti­ción eu­ro­pea dos años des­pués.

Una vez in­ter­cep­ta­do en el ae­ro­puer­to y re­vi­sa­do su or­de­na­dor por­tá­til, la DEA ha­lló las cre­den­cia­les pa­ra en­trar en la cuen­ta de OxyMonster, abrir se­sión en Dream Market y el equi­va­len­te a unos 500.000 dó­la­res en bit­coins.

JUI­CIO Y CON­DE­NA El jui­cio con­tra Oxi­mons­ter co­men­zó el 12 de ju­nio de 2018 en Mia­mi y fi­na­li­zó en oc­tu­bre con una sen­ten­cia de vein­te años de cár­cel y una san­ción de 1,5 mi­llo­nes de dó­la­res. Va­lle­rius fue acu­sa­do de cons­pi­rar pa­ra ven­der sus­tan­cias y la­var di­ne­ro. A pe­sar de to­do, tu­vo cier­ta suer­te pues­to que la fis­ca­lía so­li­ci­tó una pe­na muy su­pe­rior, jus­to el do­ble. Sin em­bar­go, el reo acep­tó co­la­bo­rar en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co en In­ter­net. Una bue­na dis­po­si­ción que le pro­pi­ció la re­ba­ja sus­tan­cial de la con­de­na.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain