Enigmas

LA ASTROFÍSIC­A CIEGA

Es su pa­sión: la as­tro­no­mía. Por eso la por­to­rri­que­ña Wan­da Díaz de­ci­dió que na­da su­pon­dría un es­co­llo cuan­do de­ci­dió es­tu­diar la ca­rre­ra. Pe­ro de re­pen­te, el des­tino ne­gro, ese en el que siem­pre hay que creer, se cru­zó en su ca­mino cuan­do una mal­di­ta enf

-

Re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca, ese es el nom­bre del mal que em­pe­zó a aque­jar­la. Se tra­ta de una en­fer­me­dad que pue­de lle­gar a ser co­mún en­tre los dia­bé­ti­cos y que pro­vo­ca cam­bios en los va­sos san­guí­neos de la re­ti­na. El fi­nal, de­pen­dien­do del gra­do en el que es diag­nos­ti­ca­da, pue­de ser la con­ten­ción de la mis­ma, o co­mo le ocu­rrió a Wan­da, la ce­gue­ra. Si es­ta si­tua­ción ya es te­rri­ble pa­ra cual­quie­ra, pa­ra al­guien que ade­más quie­re de­di­car su vi­da a la ob­ser­va­ción de las es­tre­llas, la si­tua­ción se tor­na dra­má­ti­ca. Sus fa­mi­lia­res y ami­gos in­ten­ta­ron per­sua­dir­la pa­ra que cam­bia­ra de es­tu­dios. La frus­tra­ción que po­día lle­gar a sen­tir era preo­cu­pan­te. “Mis no­tas no eran muy bue­nas y no me po­día desem­pe­ñar bien en las cla­ses –re­cuer­da a los com­pa­ñe­ros de BBC Mun­do–. Me di cuen­ta tam­bién de que mi ac­ce­so a la in­for­ma­ción era muy li­mi­ta­do en com­pa­ra­ción con el de los vi­den­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de si dis­po­nía o no de tra­duc­cio­nes en Brai­lle o de que po­día usar los lec­to­res de pan­ta­lla”.

Pe­ro ella no se echó atrás; cons­cien­te de lo que ocu­rría, Díaz in­ten­tó dar con una al­ter­na­ti­va que le per­mi­tie­se ejer­cer la pa­sión de su vi­da, y la en­con­tró… Fue du­ran­te la rea­li­za­ción de un cur­so pa­ra alum­nos dis­ca­pa­ci­ta­dos de la NASA don­de co­no­ció un mé­to­do de ob­ser­va­ción me­dian­te el so­ni­do: la so­ni­fi­ca­ción. “Lo que la gen­te ha po­di­do ha­cer en gran me­di­da vi­sual­men­te du­ran­te cien­tos de años, aho­ra lo ha­go usan­do el so­ni­do”, ase­gu­ra.

La téc­ni­ca que em­plea no es só­lo com­ple­men­ta­ria con la vi­sua­li­za­ción del es­pa­cio; ella ade­más lle­ga a per­ci­bir me­dian­te so­ni­dos lo que los as­tro­fí­si­cos en oca­sio­nes no son ca­pa­ces de po­der ver. En cier­to mo­do el so­ni­do del es­pa­cio le es­tá apor­tan­do in­for­ma­ción que no es vi­si­ble al ojo hu­mano; ha­bla­mos de in­for­ma­ción ex­tra que de otra for­ma se­ría muy di­fí­cil de ob­te­ner.

Pe­se a ha­ber ter­mi­na­do su doc­to­ra­do en Ana­lí­ti­ca de Da­tos del Es­pa­cio en la Uni­ver­si­dad de Glas­gow y de es­tar en la ac­tua­li­dad tra­ba­jan­do en el Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de Su­dá­fri­ca en Ciu­dad del Ca­bo –ella di­ce que allí la de­jan “ob­ser­var” el es­pa­cio con so­ni­do–, su ca­mino has­ta aquí no ha si­do pre­ci­sa­men­te una al­fom­bra de ro­sas. Y si bien aho­ra quie­re di­vul­gar su ca­so pa­ra que aque­llas per­so­nas que se en­cuen­tren en una si­tua­ción si­mi­lar, ten­gan la en­fer­me­dad que ten­gan, se­pan que es po­si­ble, no me­nos cier­to es que ha vi­vi­do si­tua­cio­nes dra­má­ti­ca­men­te iró­ni­cas.

Ella re­cuer­da con es­pe­cial in­te­rés el mo­men­to en el que le fue de­ne­ga­da una be­ca por par­te de la Na­tio­nal Scien­ce Foun­da­tion. El mo­ti­vo que es­bo­za­ron en la no­ta que le en­via­ron es que “la in­ves­ti­ga­ción que yo ha­go de uti­li­zar per­cep­ción mul­ti­mo­dal no es per­ti­nen­te pa­ra la as­tro­no­mía por­que no hay as­tró­no­mos cie­gos”. Di­cho que­da.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain