EL FAN­TAS­MA DE WENT­WORTH WOODHOUSE

Un su­pues­to es­pí­ri­tu in­fan­til ha si­do gra­ba­do por los in­ves­ti­ga­do­res des­de me­dia­dos de 2017, en uno de los pa­si­llos, ca­mi­nan­do ha­cia la cá­ma­ra.

Enigmas - - SEÑALES -

Went­worth Ma­nor se en­cuen­tra al sur de Yorks­hi­re y es­tá con­si­de­ra­da la ca­sa más gran­de del Reino Uni­do, cuan­do ha­bla­mos de una re­si­den­cia pri­va­da, ya que pa­la­cios co­mo Buc­king­ham o Val­mo­ral son pro­pie­dad del es­ta­do. Su his­to­ria da co­mien­zo en el año 1693 cuan­do fue edi­fi­ca­da por el mar­qués de Roc­king­ham, el pri­me­ro de su mar­que­sa­do. Fue con­ce­bi­da co­mo ca­sa de cam­po, y por sus más de tres­cien­tas ha­bi­ta­cio­nes han pa­sa­do ar­tis­tas, po­lí­ti­cos, re­yes… En de­fi­ni­ti­va, hom­bres y mu­je­res que han di­ri­gi­do los de­sig­nios de la hu­ma­ni­dad en sus más di­ver­sas fa­ce­tas a lo lar­go de más de tres si­glos. Por eso en­tre sus pa­re­des han que­da­do, co­mo un re­cuer­do in­vi­si­ble, las tra­ge­dias y las ale­grías, las cons­pi­ra­cio­nes y las es­tra­te­gias, las con­de­nas y los per­do­nes de es­te tiem­po.

Di­cen en Es­co­cia que una ca­sa, o pa­la­cio, o cas­ti­llo, pier­de ca­te­go­ría si no tie­ne fantasmas. Aquí su­ce­de lo mis­mo, por­que da la sen­sa­ción de que ese pa­sa­do tan car­ga­do de sen­ti­mien­tos a ve­ces se ma­ni­fies­ta si se pul­sa el re­sor­te ade­cua­do. Y eso es al­go que han he­cho muy bien los miem­bros del equi­po de ex­plo­ra­do­res pa­ra­nor­ma­les Soul Rea­pers. An­te los tes­ti­mo­nios de quie­nes se han acer­ca­do has­ta es­te lu­gar, des­de ha­ce una dé­ca­da caí­do en el aban­dono, que ha­blan de ex­tra­ños so­ni­dos, de lu­ces en la no­che o de mis­te­rio­sos apa­re­ci­dos, han de­ci­di­do lle­var a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción. Y es en­ton­ces cuan­do sus cá­ma­ras han cap­ta­do, al fon­do de un lar­go pa­si­llo ca­si a os­cu­ras, la fi­gu­ra ma­ca­bra de lo que pa­re­ce ser un ni­ño que lo atra­vie­sa y que se des­pla­za de un la­do a otro has­ta que se si­túa de­lan­te del ca­ma­ró­gra­fo.

Mark Ver­non, miem­bro de es­te equi­po, ase­gu­ra que “en el ví­deo se pue­de ver a una fi­gu­ra os­cu­ra que es­tá de pie mi­ran­do al ca­ma­ró­gra­fo. No lo vi­mos has­ta que des­pués re­vi­sa­mos to­do el me­tra­je. Tu­vi­mos mu­cha suer­te, só­lo ha­bía­mos es­ta­do allí du­ran­te unos dos mi­nu­tos an­tes de atra­par es­to”, afir­mó. An­tes de acu­dir al lu­gar ha­bían “es­cu­cha­do al­gu­nos in­for­mes de fantasmas que se apa­re­cen allí, y de per­so­nas que ha­bían de­ci­di­do no vol­ver más des­pués de ver­los. De­fi­ni­ti­va­men­te pa­re­ce ser el ca­so”, finaliza.

Pa­ra lle­var a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción el gru­po de ex­per­tos uti­li­zó sen­so­res de movimiento que re­par­tie­ron por par­te de los 23.000 me­tros cua­dra­dos del edi­fi­cio, a fin de que na­die les pre­ten­die­ra gas­tar una bro­ma, cin­co cá­ma­ras de ví­deo y gra­ba­do­ras di­gi­ta­les pa­ra cap­tar psi­co­fo­nías.

Cuan­do se en­con­tra­ban si­tuan­do los equipos, de re­pen­te, una de las cá­ma­ras em­pe­zó a emi­tir un so­ni­do muy des­agra­da­ble, co­mo “un gru­ñi­do”, y en ese ins­tan­te se gra­bó la ima­gen eté­rea del su­pues­to pe­que­ño en el pa­si­llo. “Uno de los miem­bros del equi­po se di­ri­gió a otra ha­bi­ta­ción cuan­do le gru­ñe­ron. Pa­re­cía bas­tan­te des­agra­da­ble, así que es­tá­ba­mos con­cen­trán­do­nos en eso cuan­do de re­pen­te apa­re­ció el es­pí­ri­tu del ni­ño”. Des­de en­ton­ces “he vuel­to va­rias ve­ces du­ran­te el día, pe­ro aún no he en­con­tra­do na­da. Es­ta­mos pla­nean­do re­gre­sar por la no­che con to­do el equi­po”, finaliza Ver­non. Ha­brá que es­pe­rar a la si­guien­te in­ves­ti­ga­ción…

La fo­to­gra­fía ob­te­ni­da por el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res pa­ra­psi­co­ló­gi­cos Soul Rea­pers, que ha si­do ob­je­to de po­lé­mi­ca, pe­ro que es cuan­to me­nos in­quie­tan­te…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.