Enigmas

El mis­te­rio­so ori­gen de SE­FA­RAD

¿CUÁN­DO LLE­GA­RON LOS DES­CEN­DIEN­TES DE ABRAHÁN A LA PE­NÍN­SU­LA? ¿ARRI­BA­RON MU­CHO TIEM­PO AN­TES DE CRIS­TO? ¿TAL VEZ COMERCIARO­N LOS BAR­COS DEL MÍ­TI­CO REY SA­LO­MÓN CON LA NO ME­NOS LE­GEN­DA­RIA TIE­RRA DE TAR­TES­SOS?

-

En el si­glo I d.C, Jo­na­tan Ben Uziel, se­gui­dor del fa­mo­so ra­bino Hi­llel, lla­mó Se­fa­rad a la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Y a par­tir de ese mo­men­to se de­no­mi­nó así a es­tas tie­rras en las fuen­tes he­breas. Pe­ro, ¿es ésa la más an­ti­gua men­ción a Se­fa­rad?

Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó men­cio­na las au­da­ces pro­pues­tas de au­to­res co­mo Lu­bizc Mi­losz, quien em­pa­ren­tó con mu­cho ries­go el tér­mino ibri –he­breo– con ibe­ro, aña­dien­do que el Gé­ne­sis no tu­vo otro es­ce­na­rio que las tie­rras bé­ti­cas, pues Edén no se­ría, en pa­la­bras de Dra­gó, sino la “tras­li­te­ra­ción con tru­co del bi­sí­la­bo ‘an­da’ que en­ca­be­za An­da­lu­cía”.

Du­ran­te un tiem­po go­zó de cier­ta po­pu­la­ri­dad la pro­pues­ta que de­fen­día la lle­ga­da a la Pe­nín­su­la del nie­to de Noé e hi­jo de Ja­fet, Tú­bal. Y exis­tió una tra­di­ción de­fen­di­da por au­to­res co­mo el pa­dre Ma­ria­na o An­to­nio de Ne­bri­ja, que ase­gu­ra­ba que la fa­mi­lia de Noé lle­gó a las cos­tas es­pa­ño­las tras el di­lu­vio.

Otras pro­pues­tas re­tra­san esa re­la­ción a los tiem­pos del rey Sa­lo­món –al­re­de­dor del 900 a.C.– en ba­se a las alu­sio­nes que se rea­li­zan en el Pri­mer Li­bro de los Re­yes (9,26) a pro­pó­si­to de la cons­truc­ción por par­te de ese mo­nar­ca de “una flo­ta en Es­yón Gué­ber, jun­to a Elat, en la cos­ta del mar Ro­jo”. Aña­de el mis­mo li­bro que el rey fe­ni­cio Hi­ram “man­dó co­mo tri­pu­lan­tes a ser­vi­do­res su­yos, ma­ri­ne­ros ex­per­tos en las cos­tas del mar, que con los sier­vos de Sa­lo­món fue­ron a Ofir y tra­je­ron unos quin­ce mil ki­los de oro pa­ra el rey Sa­lo­món”.

Pues bien, más allá de des­cu­brir dón­de es­tu­vo la ma­ra­vi­llo­sa tie­rra de Ofir, de­be­mos men­cio­nar otro reino con el que, a de­cir de al­gu­nas in­for­ma­cio­nes bí­bli­cas, co­mer­ció Sa­lo­món: el reino de Tar­sis.

En el Li­bro de los Re­yes (10, 21-22) po­de­mos leer: “To­dos los va­sos de be­ber del rey Sa­lo­món eran de oro; y to­da la va­ji­lla del pa­la­cio del Bos­que de Lí­bano, de oro fino. No ha­bía na­da de pla­ta, pues la pla­ta no se es­ti­ma­ba en tiem-

pos del rey Sa­lo­món. El rey te­nía en el mar una flo­ta jun­to con la flo­ta de Hi­ram, y una vez ca­da tres años lle­ga­ba la flo­ta de Tar­sis car­ga­da de oro, pla­ta, mar­fil, mo­nos y pa­vos reales”.

En el Li­bro de Isaías (23, 1) y en Sal­mos (48,8) se men­cio­na ese reino y se alu­de a sus so­ber­bias na­ves. Pe­ro, ¿dón­de es­ta­ba Tar­sis? Pron­to sur­gie­ron opi­nio­nes arries­ga­das que lo iden­ti­fi­ca­ban con la enig­má­ti­ca tie­rra de Tar­tes­sos, cu­yas coor­de­na­das se han que­ri­do si­tuar en el sur de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, de mo­do que así se es­ta­ble­ce­ría una re­la­ción en­tre los judíos y la fu­tu­ra Se­fa­rad des­de ha­ce dos mil años.

Tar­tes­sos es men­cio­na­do por al­gu­nos au­to­res grie­gos, los cua­les no du­dan en si­tuar­lo no le­jos de las Co­lum­nas de Hér­cu­les –ac­tual Es­tre­cho de Gi­bral­tar–. El ar­queó­lo­go de­ci­mo­nó­ni­co Adolf Schul­ten no tu­vo la me­nor du­da de que tal reino ha­bía exis­ti­do y cre­yó dar con sus res­tos en el Co­to Na­cio­nal de Do­ña­na. Otros, en cam­bio, han pre- ten­di­do ver sus hue­llas en Huel­va, en Cá­diz, en Se­vi­lla, en Al­ge­ci­ras o en Jaén. No obs­tan­te, y más allá de en­con­trar sus fron­te­ras, sí pa­re­ce ad­mi­ti­do que Tar­tes­sos exis­tió. Aho­ra bien, ¿era Tar­tes­sos la Tar­sis bí­bli­ca?

Pa­ra his­to­ria­do­res co­mo Je­sús Pe­láez del Ro­sal, la res­pues­ta es ne­ga­ti­va. Tar­sis, di­ce, se­ría una zo­na del Golfo Pérsico o de la In­dia. Y tam­bién es­pan­ta las ideas de quie­nes han que­ri­do ha­blar de una pri­me­ra diás­po­ra ju­día con di­rec­ción a His­pa­nia en tiem­pos an­ti­guos, apo­yán­do­se en un ver­so del pro­fe­ta Ab­días que di­ce así: “Los de­por­ta­dos de Je­ru­sa­lén que es­tán en Se­fa­rad he­re­da­rán las ciu­da­des del Né­gueb”.

En su opi­nión, esa Se­fa­rad se­ría una ciu­dad de Asia Me­nor, con lo que, concluye, to­das es­tas alu­sio­nes ca­si mi­to­ló­gi­cas a la pre­sen­cia ju­día en tiem­pos muy an­ti­guos en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca no son só­li­das des­de el pun­to de vis­ta his­tó­ri­co.

Ahí es na­da.

 ??  ?? Al­guno es­cri­to­res se han atre­vi­do a es­bo­zar la atre­vi­da hi­pó­te­sis de que la pa­la­bra “íbe­ro” pro­ce­de de ibri –“he­breo”–..
Al­guno es­cri­to­res se han atre­vi­do a es­bo­zar la atre­vi­da hi­pó­te­sis de que la pa­la­bra “íbe­ro” pro­ce­de de ibri –“he­breo”–..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain