Enigmas

MA­YO­RES CRÁNEOS, MÁS AL­TOS, MÁS IN­TE­LI­GEN­TES…

- Science · Elon Musk · Robert Clarke

Ha­ce tres dé­ca­das el pe­rio­dis­ta cien­tí­fi­co y ase­sor del CNRS, Ro­bert Clar­ke, se pre­gun­ta en su li­bro El Hom­bre Mu­tan­te si la cien­cia y la tec­no­lo­gía no nos es­ta­ban co­lo­can­do al bor­de de un sal­to evo­lu­ti­vo. “El au­men­to de nues­tras ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas se tra­du­ci­ría fí­si­ca­men­te –es­cri­bía– en una fren­te más am­plia pa­ra pro­te­ger me­jor a nues­tro ce­re­bro. El fu­tu­ro del hom­bre tal vez sea el de su ce­re­bro; los hom­bres de ma­ña­na po­drían te­ner una enor­me fren­te pro­te­gi­da por una su­per­co­pa cor­ti­cal. Po­drían dis­po­ner por es­to de una su­per­in­te­li­gen­cia, tan di­fe­ren­te co­mo lo es la nues­tra res­pec­to a la del Aus­tra­lo­pit­he­cus de ha­ce tres mi­llo­nes de años. Tal vez no­so­tros sea­mos só­lo el co­mien­zo de una re­vo­lu­ción que no ha he­cho más que es­bo­zar­se”. Clar­ke vis­lum­bra hu­ma­nos con me­nos man­dí­bu­las y sin mue­las del jui­cio por el desa­rro­llo de ali­men­tos más fá­ci­les de mas­ti­car, así co­mo la des­apa­ri­ción del apén­di­ce, las amíg­da­las, el co­xis y el be­llo cor­po­ral. El for­ta­le­ci­mien­to de la co­lum­na jun­to con la re­duc­ción del ta­ma­ño del in­tes­tino del­ga­do y la re­dis­tri­bu­ción de los ór­ga­nos adap­tán­do­se a nues­tra ver­ti­ca­li­dad, con una ten­den­cia a ser más del­ga­dos y al­can­zar la me­dia de 2 me­tros de es­ta­tu­ra, for­man par­te de la op­ti­mi­za­ción na­tu­ral que pre­vé pa­ra el hom­bre del fu­tu­ro.

Sin em­bar­go, si nos au­xi­lia­mos con la bio­tec­no­lo­gía po­dría­mos ha­cer ma­ra­vi­llas des­en­tra­ñan­do los me­ca­nis­mos de las cé­lu­las ma­dres y la in­for­ma­ción de nues­tro có­di­go ge­né­ti­co. Co­la­do se mues­tra fas­ci­na­do y al mis­mo tiem­po in­quie­to con el pro­yec­to

de: “chip co­nec­ta­do al ce­re­bro que Elon Musk pro­me­te po­ner en el mer­ca­do en só­lo unos años y que per­mi­ti­ría gra­bar en nues­tra men­te aque­lla in­for­ma­ción que que­ra­mos, así co­mo co­nec­tar­nos con la Red.

Tam­bién me lla­ma la aten­ción la tec­no­lo­gía des­ti­na­da a la in­mor­ta­li­dad me­dian­te la cual po­dre­mos gra­bar nues­tros re­cuer­dos y co­no­ci­mien­tos pa­ra ser re­im­plan­ta­dos en un fu­tu­ro. Por un la­do, me ha­ce pen­sar en las men­tes bri­llan­tes que ha­bre­mos per­di­do y en las men­tes dia­bó­li­cas que no po­dre­mos eli­mi­nar. Por otro, me re­sul­ta com­ple­jo en­ten­der có­mo se­rá ese nues­tro yo res­ti­tui­do. ¿Ten­drá los mis­mos mie­dos? ¿La mis­ma per­so­na­li­dad? ¿Se sen­ti­rá ex­tra­ño en un cuer­po di­fe­ren­te al que te­nía? ¿Le pro­vo­ca­rá re­cha­zo?”. De­ma­sia­das pre­gun­tas…

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain