Enigmas

ENOR­MES FI­GU­RAS… PA­RA SER VISTAS DES­DE EL CIE­LO

- Archaeology · Social Sciences · Cadena SER

Pe­ro el ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co más ex­tra­ño de to­dos los des­cu­bier­tos en la Amazonía son una se­rie de gi­gan­tes­cos di­se­ños gra­ba­dos en el sue­lo de un vas­to te­rri­to­rio de la selva bra­si­le­ña. De mo­men­to, los es­pe­cia­lis­tas na­da sa­ben so­bre el pue­blo ama­zó­ni­co que los creó. Que úni­ca­men­te pue­dan ser con­tem­pla­dos en to­da su mag­ni­tud des­de el ai­re y la per­fec­ción en sus tra­zos, son úni­ca­men­te dos de los mu­chos enigmas que plan­tean es­tos “di­bu­jos”. Mi buen ami­go Die­go Cor­ti­jo, jo­ven ex­plo­ra­dor es­pa­ñol que ha via­ja­do por me­dio mun­do in­ves­ti­gan­do ci­vi­li­za­cio­nes des­apa­re­ci­das, lle­gó has­ta el es­ta­do bra­si­le­ño de Acre pa­ra ver “in si­tu” es­tos di­se­ños. Al fi­nal de uno de sus lar­gos via­jes por zo­nas de la Amazonía que na­die ha pi­sa­do to­da­vía, en bus­ca de rui­nas de an­ti­guos pue­blos, se acer­có al te­rri­to­rio de los gra­ba­dos, man­te­nien­do lar­gas con­ver­sa­cio­nes y com­par­tien­do des­cu­bri­mien­tos con la prin­ci­pal in­ves­ti­ga­do­ra de los mis­mos, la ar­queó­lo­ga San­na Sau­na­luo­ma. Jun­tos so­bre­vo­la­ron la re­gión en avio­ne­ta, pa­ra con­tem­plar y fo­to­gra­fiar des­de el ai­re los fan­tás­ti­cos y gi­gan­tes­cos di­se­ños. En un mag­ní­fi­co re­por­ta­je so­bre es­te enig­ma, pu­bli­ca­do por Die­go Cor­ti­jo en AÑO/CE­RO, el aven­tu­re­ro hi­zo un so­me­ro re­pa­so a los prin­ci­pa­les enigmas que ro­dean a es­tos “di­bu­jos”. Cor­ti­jo es­cri­bió:

–Son más de dos­cien­tas mar­cas gra­ba­das en el te­rreno, de cu­yos cons­truc­to­res na­da se sa­be. Mu­chas de ellas han po­di­do ser ca­ta­lo­ga­das gra­cias a pro­gra­mas por sa­té­li­te. –Na­die co­no­ce has­ta dón­de lle­gó es­ta des­co­no­ci­da ci­vi­li­za­ción, pues los geo­gli­fos se ex­tien­den por de­ba­jo de la in­tac­ta selva, per­dién­do­se ha­cia el es­te sin que po­da­mos ima­gi­nar en qué zo­na ter­mi­nan. –No se tie­ne ni idea de cuál es el sig­ni­fi­ca­do de es­tas enor­mes for­mas geo­mé­tri­cas, mu­chas de las cua­les mi­den más de 250 me­tros de lon­gi­tud. Se ha de­mos­tra­do que la ex­ten­sión que ocu­pan no fue ha­bi­ta­da. –Las for­ma­cio­nes geo­mé­tri­cas es­tán cons­ti­tui­das por zan­jas ex­ca­va­das en la tie­rra, de en­tre 2 y 8 me­tros de pro­fun­di­dad y ca­si 5 de an­chu­ra. –No se ha en­con­tra­do ni un so­lo res­to ar­queo­ló­gi­co aso­cia­do a las fi­gu­ras. ¿Dón­de es­tán las ca­sas o los lu­ga­res de tra­ba­jo de aque­lla po­bla­ción? Tan­tos ha­bi­tan­tes de­bie­ron de­jar al­gún ves­ti­gio… –Los ar­queó­lo­gos creen que te­nían una fi­na­li­dad ri­tual, aun­que no po­seen nin­gu­na evi­den­cia con­cre­ta pa­ra jus­ti­fi­car es­ta hi­pó­te­sis. Pe­ro el ma­yor enig­ma que ro­dea a los geo­gli­fos es que sus cons­truc­to­res só­lo po­dían ver es­tas for­ma­cio­nes des­de lo al­to, aun­que no exis­te en to­do el área que ocu­pan ce­rro al­guno al que en­ca­ra­mar­se, pa­ra te­ner una vi­sión com­ple­ta de las mis­mas. El bueno de Die­go Cor­ti­jo con­ti­núa enu­me­ran­do mis­te­rios en torno a es­tos di­se­ños en el ci­ta­do tra­ba­jo. Si al­guien quie­re pro­fun­di­zar en la cues­tión le re­co­mien­do que lea su re­por­ta­je, pu­bli­ca­do en el nú­me­ro 274 de la re­vis­ta AÑO/CE­RO. Son gen­tes co­mo el ex­plo­ra­dor Die­go Cor­ti­jo, no me ca­be du­da, los que arro­ja­rán luz so­bre mu­chos enigmas de nues­tro pa­sa­do, pues úni­ca­men­te los mue­ve el afán de bús­que­da y co­no­ci­mien­to y no la ob­ten­ción cá­te­dras ni re­co­no­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos. Cos­teán­do­se sus ex­pe­di­cio­nes y ju­gán­do­se li­te­ral­men­te la vi­da, Cor­ti­jo y otros co­mo él ti­ra­rán mu­chos dog­mas his­tó­ri­cos y ar­queo­ló­gi­cos. Tiem­po al tiem­po…

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain