Enigmas

LA CA­TE­DRAL Y EL DEMONIO

- Vienna · Maximilian I of Mexico · Constantinople

La ca­te­dral de Viena tie­ne su pro­pia his­to­ria mal­di­ta en re­la­ción al demonio. Una de sus le­yen­das más mar­ca­das es la del ga­llo. Se di­ce que el em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano I (1459-1519) man­dó a su me­jor hom­bre, Kas­par von Schle­ze­ber, en una pe­li­gro­sa mi­sión a Cons­tan­ti­no­pla pa­ra que le fue­ra en­tre­ga­do un men­sa­je al sul­tán. Kas­par te­nía co­mo pro­me­ti­da a una be­lla mu­jer a la que to­dos ron­da­ban. Ella le col­gó al cue­llo un cru­ci­fi­jo de pla­ta pa­ra su pro­tec­ción. En su via­je, Kas­par fue apre­sa­do por un gru­po de ban­di­dos y en­car­ce­la­do du­ran­te años. El tiem­po hi­zo que la da­ma pen­sa­ra que es­ta­ba muer­to y se dis­pu­so a ca­sar­se con el me­jor ami­go de su pre­ten­dien­te. Kas­par fue avi­sa­do en sue­ños, y ofre­ció su al­ma por vol­ver a Viena e im­pe­dir­lo y se le apa­re­ció el dia­blo mis­mo jun­to a un ga­llo. És­te le di­jo que el ga­llo le lle­va­ría en su lo­mo a cam­bio de su al­ma. Kas­par acep­tó pe­ro só­lo si no des­per­ta­ba du­ran­te el via­je. Se afe­rró a su cru­ci­fi­jo y se pu­so en ma­nos de Dios. Al lle­gar a Viena, el ave le des­per­tó po­co an­tes y el dia­blo se que­dó sin su tro­feo. Des­de en­ton­ces, en la ca­te­dral de San Es­te­ban se ve­ne­ra al ga­llo sal­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain