Enigmas

DES­DE MI SILLÓN (III)

- TEX­TO Y FO­TOS: Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso H. G. Wells · Spain · Sayyid · Juan Carlos

Lo que ha­bía des­cu­bier­to por el tac­to lo he con­fir­ma­do con la vis­ta: es­toy cal­vo. No es al­go des­hon­ro­so, pe­ro due­le. Ha­ce un ra­to, aun­que de fren­te des­pe­ja­da, era un jo­ven con abun­dan­te ca­be­lle­ra. No pue­do ne­gar que, con­flu­yen­do en mí ge­nes de dos ra­mas en las que hay más cal­vos que pe­lu­dos, me te­mía lo peor, pe­ro es­ta cu­rio­sa cir­cuns­tan­cia en que me ha­llo no ha per­mi­ti­do si­quie­ra que lo asu­ma po­co a po­co y, por muy fle­má­ti­co que uno sea, ver­se cal­vo de gol­pe es un trau­ma. Del res­to, ca­si es me­jor no ha­blar, por­que el in­di­vi­duo alo­pé­ci­co de enor­mes oje­ras y bar­ba en­tre­ca­na que me mi­ra­ba des­de el otro la­do del es­pe­jo, sin du­da yo mis­mo, es feo con ga­nas. Re­pues­to ape­nas de la im­pre­sión, he mi­ra­do con cu­rio­si­dad el cuar­to de ba­ño. Es­tá bas­tan­te bien y, sal­vo la al­ca­cho­fa de la du­cha, que es un tan­to ra­ra, y las di­mi­nu­tas, pe­ro po­ten­tí­si­mas, bom­bi­llas in­crus­ta­das en el te­cho, no he no­ta­do gran di­fe­ren­cia con los de “an­tes”.

Con­fie­so que me pro­du­ce una es­pe­cie de vér­ti­go ad­mi­tir que en­tre el “an­tes” y el “aho­ra”, pa­ra mí un lap­so inexis­ten­te, ha­yan trans­cu­rri­do va­rias dé­ca­das, pe­ro es así y de­bo acep­tar­lo con en­te­re­za por des­con­cer­tan­te que sea. Ima­gi­na­ré que, co­mo el pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la de H. G. Wells, he via­ja­do en la má­qui­na del tiem­po, pe­ro que, por al­gún fa­llo téc­ni­co, és­te no me ha res­pe­ta­do y, en vez de man­te­ner­me tan pim­pan­te co­mo el hé­roe del re­la­to, mi cuer­po ha en­ve­je­ci­do. El que no se con­sue­la es por­que no quie­re.

So­bre la ta­pa del bi­dé hay va­rios pe­rió­di­cos, de lo que in­fie­ro que si­go fiel a mis cos­tum­bres y uti­li­zo el cuar­to de ba­ño co­mo sa­la de lec­tu­ra. Más por iner­cia que por ne­ce­si­dad fi­sio­ló­gi­ca, he to­ma­do asien­to dis­pues­to a po­ner­me al día.

Lo pri­me­ro que me ha lla­ma­do la aten­ción es no ver nin­gu­na fo­to de Fran­co en los pe­rió­di­cos. Ni si­quie­ra apa­re­ce su nom­bre, lo que, si bien es com­pren­si­ble, por­que de­ben ha­ber pa­sa­do bas­tan­tes años des­de que ha muer­to, re­sul­ta cho­can­te pa­ra al­guien que, co­mo yo, ha vi­vi­do has­ta ha­ce un mo­men­to en un país en el que, con to­da jus­ti­cia, Su Ex­ce­len­cia era el pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble de la vi­da na­cio­nal. No só­lo ha­bía li­bra­do a Es­pa­ña de la bar­ba­rie co­mu­nis­ta, de­fen­dien­do los va­lo­res tra­di­cio­na­les que, a des­pe­cho del con­tu­ber­nio ju­deo-ma­só­ni­co in­ter­na­cio­nal, han he­cho de es­ta na­ción la re­ser­va es­pi­ri­tual de Oc­ci­den­te, sino que, ade­más, gra­cias a su sa­bio y pru­den­te go­bierno, go­za­mos de una lar­ga y fruc­tí­fe­ra paz, de un or­den so­cial en el que no ca­ben, por in­ne­ce­sa­rias, huel­gas ni ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta, de una só­li­da mo­ra­li­dad tu­te­la­da por la Igle­sia Ca­tó­li­ca, la úni­ca ver­da­de­ra, y de una cre­cien­te in­dus­tria que ca­da día nos ha­ce más prós­pe­ros.

Soy cons­cien­te de que me ex­pre­so mez­clan­do pa­sa­do y pre­sen­te co­mo si fue­ran la mis­ma co­sa, pe­ro es que es así co­mo me siento, con un pie en el ayer y otro en el hoy. Su­pon­go que en unos días me ha­bré adap­ta­do a es­ta épo­ca en la que he ate­rri­za­do de so­pe­tón, pe­ro en­tre­tan­to de­be dis­cul­pár­se­me es­te bai­le de tiem­pos ver­ba­les y que con­si­de­re im­por­tan­tes te­mas que ya son his­to­ria y, con­se­cuen­te­men­te, a la ma­yo­ría le im­por­tan aho­ra un pi­to, co­mo és­te del Cau­di­llo, pe­ro es que Fran­co ha for­ma­do par­te de mi vi­da des­de que na­cí has­ta ha­ce un ra­to; ha es­ta­do siem­pre ahí, om­ni­pre­sen­te y, se­gún se nos da­ba a en­ten­der, om­ni­po­ten­te. Pen­sar que al­gún día mo­ri­ría, era al­go que no es­ta­ba a nues­tro al­can­ce: un per­so­na­je do­ta­do de tan­tas cua­li­da­des, de cu­ya exis­ten­cia de­pen­dían tan­tas y tan fun­da­men­ta­les co­sas pa­ra los es­pa­ño­les, te­nía que ser ne­ce­sa­ria­men­te in­mor­tal. Atis­bar por un mo­men­to su fu­tu­ra muer­te, por le­ja­na que fue­se, era abrir la puer­ta

a la an­gus­tia. Sin él, ade­más de huér­fa­nos, que­da­ría­mos des­va­li­dos, víc­ti­mas po­ten­cia­les del sio­nis­mo, del co­mu­nis­mo, de los ma­so­nes y de to­das esas fuer­zas os­cu­ras que es­pe­ra­ban an­sio­sas tan fa­tal mo­men­to pa­ra des­truir los va­lo­res pa­trios y lle­var­nos al ateís­mo y a la anar­quía. Sin em­bar­go, aun­que el luc­tuo­so y te­mi­do acon­te­ci­mien­to de­be de ha­ber­se pro­du­ci­do ha­ce bas­tan­tes años, el cuar­to de ba­ño es­tá tran­qui­lo. He abier­to los gri­fos y el agua flu­ye con nor­ma­li­dad, he pues­to la ra­dio de tran­sis­to­res –su­pon­go que las ra­dios sin en­chu­fe si­guen sien­do de tran­sis­to­res– que hay en un es­tan­te, al la­do de un fras­co de co­lo­nia, y los lo­cu­to­res ha­blan de fút­bol co­mo an­tes, mien­tras que de la ca­lle no lle­ga el tu­mul­to de tur­bas en­lo­que­ci­das, sino el rui­do de al­gún co­che y el piar de los pá­ja­ros… To­do ha­ce pen­sar que el te­mi­do caos no se ha pro­du­ci­do o ha­ce tiem­po que lo he­mos su­pe­ra­do.

Por lo que he vis­to en una pri­me­ra ojea­da al pe­rió­di­co, aho­ra go­bier­na un se­ñor que se lla­ma Za­pa­te­ro y pa­re­ce que tam­bién el rey Juan Car­los, que ayer era un cha­val co­mo yo. Ya lo lee­ré con cal­ma des­pués pa­ra ver si me en­te­ro me­jor. Pri­me­ro quie­ro sa­ber qué es “el día del or­gu­llo gay”, por­que ba­jo ese ti­tu­lar vie­nen unas fo­tos que me han de­ja­do es­tu­pe­fac­to. Es­toy que no me lle­ga la ca­mi­sa al cuer­po. Ya les con­ta­ré a me­di­da que va­ya le­yen­do.

 ??  ?? Su ima­gen se con­vir­tió en un icono de los se­ten­ta y de los ochen­ta en esa te­le­vi­sión úni­ca con mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes.
Su ima­gen se con­vir­tió en un icono de los se­ten­ta y de los ochen­ta en esa te­le­vi­sión úni­ca con mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes.
 ??  ??
 ??  ?? Egip­to o las pie­dras de Ica fue­ron al­gu­nos de los mis­te­rios que más fas­ci­na­ron al doc­tor Ji­mé­nez del Oso. Y de ello dio bue­na cuen­ta en sus se­ries de te­le­vi­sión…
Egip­to o las pie­dras de Ica fue­ron al­gu­nos de los mis­te­rios que más fas­ci­na­ron al doc­tor Ji­mé­nez del Oso. Y de ello dio bue­na cuen­ta en sus se­ries de te­le­vi­sión…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain