Enigmas

EX­PE­RI­MEN­TOS NA­ZIS

¿Es éti­co uti­li­zar sus re­sul­ta­dos?

- Health · Science · University of Minnesota · Luftwaffe · North Sea · Soviet Union · Heinrich Himmler · Schutzstaffel · Lionel Messi · style (manner of address) · Leo Alexander

Mu­chos de los ex­pe­ri­men­tos efec­tua­dos por los mé­di­cos na­zis nun­ca han vuel­to a re­pe­tir­se por su asuen­cia de éti­ca y con­si­de­ra­ción ha­cia la dig­ni­dad hu­ma­na. Sin em­bar­go, al so­me­ter a los su­je­tos ex­pe­ri­men­ta­les a en­sa­yos ex­tre­mos se ob­tu­vie­ron re­sul­ta­dos úni­cos, hoy día irre­pro­du­ci­bles y, por eso mis­mo, do­ta­dos de re­le­van­te va­lor cien­tí­fi­co. ¿Has­ta qué pun­to el mun­do aca­dé­mi­co de­be­ría echar mano y uti­li­zar ta­les re­sul­ta­dos? ¿No se es­ta­ría así jus­ti­fi­can­do lo in­jus­ti­fi­ca­ble? O, ¿aca­so se­ría el me­jor ho­me­na­je a las víc­ti­mas?

El Dr. Ro­bert Po­zos es­tu­vo di­ri­gien­do el la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción de hi­po­ter­mia en la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta. Du­ran­te dé­ca­das se in­tere­só por los efec­tos del frío en los or­ga­nis­mos vi­vos. Ex­pe­ri­men­tó con ani­ma­les, y más es­pe­cí­fi­ca­men­te con ma­mí­fe­ros, pe­ro los efec­tos fi­sio­ló­gi­cos de la re­duc­ción de tem­pe­ra­tu­ra en es­tos se­res no re­sul­ta­ban com­ple­ta­men­te ex­tra­po­la­bles a los hu­ma­nos. Pa­ra re­sol­ver es­ta cues­tión, en sus en­sa­yos tra­ba­jó ade­más con vo­lun­ta­rios –hom­bres y mu­je­res– a los que in­du­jo hi­po­ter­mias en torno a los 36o. Sin em­bar­go, no se atre­vió a des­cen­der más allá de esa ci­fra.

Has­ta ahí lle­gó to­do el ries­go que asu­mió du­ran­te las prue­bas, po­nien­do así lí­mi­te a sus pes­qui­sas. Aho­ra bien, re­sul­ta­ba evi­den­te que por de­ba­jo de esa tem­pe­ra­tu­ra to­da­vía exis­tía mu­cho mar­gen por des­cu­brir y vi­das que sal­var. ¿Có­mo com­ple­tar en­ton­ces sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la hi­po­ter­mia hu­ma­na sin po­ner en pe­li­gro la sa­lud de los su­je­tos ex­pe­ri­men­ta­les? Una pri­me­ra res­pues­ta la bus­có re­vi­san­do y apro­ve­chan­do otros es­tu­dios que hu­bie­ran cru­za­do la lí­nea que él no es­tu­vo dis­pues­to a tras­pa­sar y, cier­ta­men­te, los en­con­tró. En con­cre­to, un in­for­me mi­nu­cio­so re­dac­ta­do por los mé­di­cos na­zis del cam­po de con­cen­tra­ción de Da­chau, quie­nes du­ran­te la gue­rra desa­rro­lla­ron una pro­li­ja ba­te­ría de en­sa­yos acer­ca del im­pac­to del frío en pri­sio­ne­ros, so­bre los cua­les pro­ce­die­ron sin el me­nor es­crú­pu­lo ni di­le­ma de con­cien­cia.

Cuan­do Po­zos ma­ni­fes­tó abier­ta­men­te su in­ten­ción de pu­bli­car en una re­vis­ta aca­dé­mi­ca sus pro­pios re­sul­ta­dos, com­bi­nán­do­los con los ob­te­ni­dos en Da­chau, sal­ta­ron las alar­mas éti­cas. Los edi­to­res del New En­gland Jour­nal

of Me­di­ci­ne anun­cia­ron que re­cha­za­rían cual­quier ci­ta alu­si­va a di­cha fuen­te na­zi, de­cla­ran­do to­dos los da­tos pro­ve­nien­tes de Da­chau co­mo aca­dé­mi­ca­men­te inu­ti­li­za­bles. No por­que fue­ran erró­neos, sino por la abo­mi­na­ble ma­ne­ra en que ha­bían si­do ob­te­ni­dos.

Du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, cre­ció la preo­cu­pa­ción na­zi por la su­per­vi­ven­cia de los sol­da­dos ale­ma­nes en dos si­tua­cio­nes ex­tre­mas. Por un la­do, los pi­lo­tos de la Luft­waf­fe de­rri­ba­dos en mar del Nor­te a quie­nes no ma­ta­ban los dis­pa­ros enemi­gos, sino la ex­ce­si­va per­ma­nen­cia en aguas he­la­das has­ta que acu­dían los equipos de res­ca­te. Por otro la­do, cuan­do el Ter­cer Reich pu­so en mar­cha la “Ope­ra­ción Bar­ba­rro­ja” pa­ra con­quis­tar la URSS, el con­ge­la­mien­to de las tro­pas du­ran­te el in­vierno aca­bó con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ad­ver­sa­rio a com­ba­tir. Sur­gió así la ne­ce­si­dad de es­tu­diar la hi­po­ter­mia y su re­cu­pe­ra­ción en hu­ma­nos apro­ve­chan­do las ins­ta­la­cio­nes de Da­chau y la inago­ta­ble pro­vi­sión de re­clu­sos que allí ha­bía pa­ra efec­tuar to­da cla­se de ex­pe­ri­men­tos de frío con ellos. El Dr. Sig­mund Ras­cher y su mu­jer Ni­ni, se­cre­ta­ria per­so­nal de Himm­ler, asu­mie­ron la di­rec­ción de esos es­tu­dios.

En el es­cri­to acu­sa­to­rio del Tri­bu­nal de Nü­rem­berg con­tra los mé­di­cos na­zis de Da­chau se cuen­ta que “se obli­gó a las per­so­nas a per­ma­ne­cer has­ta tres ho­ras en una cu­be­ta con agua he­la­da. En otras de las se­ries de ex­pe­ri­men­tos, se man­tu­vo a las per­so­nas du­ran­te va­rias ho­ras des­nu­das y a la in­tem­pe­rie, con tem­pe­ra­tu­ras muy por de­ba­jo del pun­to de con­ge­la­ción. Las víc­ti­mas gri­ta­ban de do­lor al su­frir el con­ge­la­mien­to de par­tes del cuer­po”.

Ras­cher ca­li­fi­có aque­llos en­sa­yos co­mo “ex­pe­ri­men­to ter­mi­nal” por­que la muer­te del su­je­to for­ma­ba par­te con­sus­tan­cial de la prue­ba. An­tes de pro­du­cir­se el óbi­to y con­for­me au­men­ta­ba el frío apli­ca­do, to­ma­ban mues­tras de san­gre, ori­na y mo­co del in­di­vi­duo, así co­mo me­di­cio­nes de cual­quier cam­bio de la fre­cuen­cia car­día­ca, tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po o ca­pa­ci­dad mo­triz. Se es­ti­ma que de las tres­cien­tas per­so­nas uti­li­za­das en los es­tu­dios, al­re­de­dor de un ter­cio fa­lle­cie­ron. A mu­chas de ellas se las so­me­tió a di­fe­ren­tes téc­ni­cas de re­cu­pe­ra­ción de la hi­po­ter­mia me­dian­te sa­cos ca­lien­tes de dor­mir, in­mer­sio­nes en agua hir­vien­do, con­tac­to con va­ria­das fuen­tes de ca­lor cor­po­ral co­mo ani­ma­les o in­clu­so mu­je­res des­nu­das for­za­das a co­pu­lar con el su­je­to ex­pe­ri­men­tal.

Pos­te­rior­men­te, en la gua­ri­da de Himm­ler en Ha­llein, los ame­ri­ca­nos re­cu­pe­ra­ron abun­dan­tes ar­chi­vos de las SS, en­tre ellos un in­for­me so­bre los en­sa­yos de hi­po­ter­mia en Da­chau. Par­te del mis­mo fue pu­bli­ca­do en 1946 por el ma­yor Leo Ale­xan­der ba­jo el tí­tu­lo “Tra­ta­mien­to del Shock por ex­po­si­ción pro­lon­ga­da al frío. Es­pe­cial­men­te en agua”.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain