Enigmas

HU­MA­NI­DAD

- Archaeology · History · Social Sciences · Science · Sumer · Egypt · United States of America · London · England · South Africa · Mount Hermon · Israel · Nampa · China · Tibet · Central America · Turkey · Heidelberg University · Germany · Germany national football team · Stonehenge · Egyptian Museum · Cairo · Göbekli Tepe · Konya

HA­LLAZ­GOS AR­QUEO­LÓ­GI­COS DES­CON­CER­TAN­TES –IM­PO­SI­BLES DE CA­TA­LO­GAR, PUES TI­RA­RÍAN POR TIE­RRA MU­CHOS DE LOS DOG­MAS ACA­DÉ­MI­COS SO­BRE NUES­TRO RE­MO­TO PA­SA­DO– SON LA PRUE­BA EVI­DEN­TE DE QUE LA TIE­RRA ES­TU­VO HA­BI­TA­DA POR SOR­PREN­DEN­TES CI­VI­LI­ZA­CIO­NES DE LAS QUE CA­SI NA­DA CO­NO­CE­MOS, Y DE LAS QUE ÚNI­CA­MEN­TE NOS HAN LLE­GA­DO RETAZOS. EN LAS SI­GUIEN­TES LÍ­NEAS MOS­TRA­MOS CUÁ­LES SON ESOS DESESTABIL­IZADORES DES­CU­BRI­MIEN­TOS Y QUÉ PUE­DEN SIG­NI­FI­CAR…

To­dos es­tu­dia­mos en el co­le­gio que las pri­me­ras ci­vi­li­za­cio­nes de la hu­ma­ni­dad na­cie­ron ha­ce unos 5.000 años en Su­mer y en Egip­to, sin em­bar­go, una se­rie de ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos –al­gu­nos de ellos rea­li­za­dos en los úl­ti­mos años– mues­tran lo equi­vo­ca­da que es­tá di­cha ase­ve­ra­ción, que ya po­cos es­pe­cia­lis­tas de­fien­den a la vis­ta de las evi­den­cias. Pe­ro si asu­mi­mos la in­va­li­dez de ese dog­ma his­tó­ri­co fé­rrea­men­te es­ta­ble­ci­do en el cam­po de la ar­queo­lo­gía aca­dé­mi­ca, de­be­mos mo­di­fi­car mu­chas de las ba­ses so­bre las que asien­ta nues­tra his­to­ria an­ti­gua, y acep­tar que so­bre la Tie­rra exis­tie­ron un buen pu­ña­do de an­ti­quí­si­mas ci­vi­li­za­cio­nes des­pa­re­ci­das e, in­clu­so, otras hu­ma­ni­da­des, ba­rri­das por el pa­so de los mi­le­nios.

En es­te sen­ti­do, una se­rie de sor­pren­den­tes des­cu­bri­mien­tos su­po­nen un gol­pe di­rec­to en la lí­nea de flo­ta­ción de la ar­queo­lo­gía ofi­cial. Co­mo, por ejem­plo, una apa­ren­te hue­lla de san­da­lia en­con­tra­da por el bus­ca­dor de tri­lo­bi­tes Wi­lliam J. Meis­ter en las pro­xi­mi­da­des de An­te­lo­pe Spring, en Utah (EEUU), que po­dría te­ner más de 500 mi­llo­nes de años, o la tam­bién sue­la de san­da­lia fo­si­li­za­da en una ro­ca del Triá­si­co en Ne­va­da (EEUU), da­ta­da en unos 200 mi­llo­nes de años. Por no re­fe­rir­me a las fa­mo­sas hue­llas hu­ma­nas ha­lla­das jun­to a otras de di­no­sau­rios cer­ca del río Pa­lu­xi, en Te­xas (EEUU), lo que en su mo­men­to cau­só una enor­me con­mo­ción mun­dial, pues los di­no­sau­rios son mi­llo­nes de años an­te­rio­res a la apa­ri­ción de la es­pe­cie hu­ma­na so­bre la Tie­rra. O las hor­mas de pies en­con­tra­das en es­tra­tos de ha­ce más de tres mi­llo­nes y me­dio de años, que co­rres­pon­den a pies enor­me­men­te modernos se­gún los an­tro­pó­lo­gos que las in­ves­ti­ga­ron.

Y qué de­cir del mar­ti­llo en­con­tra­do en 1934 en Lon­don (Te­xas, EEUU) den­tro de una ro­ca da­ta­da en unos 500.000 años. Los es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre la he­rra­mien­ta mos­tra­ron una se­rie de ano­ma­lías –ade­más, cla­ro es­tá, de su exis­ten­cia ha­ce me­dio mi­llón de años–, co­mo que es­tá fa­bri­ca­da con hie­rro de una pu­re­za del 97%, ca­si sin mez­clas ni im­pu­re­zas, por lo que de­bió ser en­du­re­ci­da em­plean­do al­gu­na téc­ni­ca que se nos es­ca­pa. Tam­bién han apa­re­ci­do uten­si­lios ma­nu­fac­tu­ra­dos pro­ve­nien­tes de es­tra­tos de en­tre 2 y 55 mi­llo­nes de años en Red Crag (In­gla­te­rra) y en una cue­va del Va­lle de Ma­ka­pan, en Su­dá­fri­ca.

Más cer­ca en el tiem­po, cau­san des­con­cier­to en­tre los es­pe­cia­lis­tas unas fi­gu­ras de pe­que­ño ta­ma­ño y as­pec­to fe­me­nino, a las que se les cal­cu­la en­tre 200.000 y 800.000 años de an­ti­güe­dad. Apa­re­cie­ron en un se­di­men­to del río Draa, en las pro­xi­mi­da­des de la lo­ca­li­dad ma­rro­quí de Tan-Tan, y a los pies del mon­te Her­món, al no­roes­te de Is­rael. To­da­vía de mu­cha más edad es una fi­gu­ra de as­pec­to hu­ma­noi­de, he­cha de ar­ci­lla, que se des­cu­brió en Nam­pa (Idaho). Fue da­ta­da por los es­pe­cia­lis­tas en unos 2 mi­llo­nes de años. Ca­si na­da.

LOS AN­CES­TRA­LES DIO­SES INSTRUCTOR­ES

Y los an­te­rio­res son tan só­lo al­gu­nos ejem­plos de ha­llaz­gos que ti­ra­rían por tie­rra to­do lo que sa­be­mos so­bre nues­tra más re­mo­ta an­ti­güe­dad. En su­ma, de­mos­tra­rían que re­mo­tas ci­vi­li­za­cio­nes, tra­ga­das por el tiem­po, es­ta­ban in­fi­ni­ta­men­te más avan­za­das de lo que nos pen­sa­mos ha­ce mu­chí­si­mos mi­les de años atrás. En cuan­to a los ha­llaz­gos de uten­si­lios y hue­llas de san­da­lias de mi­llo­nes de años, mos­tra­rían la exis­ten­cia de otras hu­ma­ni­da­des an­te­rio­res a la nues­tra, mu­cho an­tes de que evo­lu­cio­ná­ra­mos co­mo se­res hu­ma­nos. En­ton­ces, ¿hu­bo otras es­pe­cies avan­za­das pi­san­do nues­tro pla­ne­ta, las cua­les tam­bién ha­brían evo­lu­cio­na­do a par­tir de ho­mí­ni­dos y se ha­brían ex­tin­gui­do a cau­sa de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les co­mo vio­len­tas subidas o ba­ja­das de tem­pe­ra­tu­ra, el im­pac­to de me­teo­ri­tos, etc? Lo úni­co se­gu­ro es que, a me­di­da que avan­zan los co­no­ci­mien­tos so­bre nues­tro más re­mo­to pa­sa­do, nos da­mos cuen­ta de que sub­es­ti­ma­mos de­ma­sia­do a nues­tros an­te­pa­sa­dos. Por ejem­plo, en 1969 un cien­tí­fi­co del Mu­seo del Cai­ro (Egip­to), afi­cio­na­do al ae­ro­mo­de­lis­mo, des­cu­brió una fi­gu­ri­lla –re­cu­pe­ra­da en la me­tró­po­lis egip­cia de Saq­qa­ra– que mos­tra­ba lo que a to­das lu­ces pa­re­cía un ae­ro­plano. Pre­sen­ta­ba alas con un án­gu­lo co­rrec­to pa­ra al­zar el vue­lo, un ti­món de co­la y cur­vas más que ae­ro­di­ná­mi­cas. Se lle­gó a cons­truir un pla­nea­dor si­guien–La do ex­haus­ti­va­men­te las me­di­das y for­mas de la fi­gu­ri­lla, que lle­gó a vo­lar. Los es­pe­cia­lis­tas que par­ti­ci­pa­ron en es­ta in­ves­ti­ga­ción con­clu­ye­ron que se tra­ta­ba de un pla­nea­dor ta­lla­do ha­ce 22 si­glos en el An­ti­guo Egip­to.

Pa­ra En­ri­que de Vi­cen­te, que ha es­tu­dia­do en pro­fun­di­dad aque­llos des­cu­bri­mien­tos que ti­ran por tie­rra la vi­sión aca­dé­mi­ca de nues­tro pa­sa­do, ade­más de las es­tric­ta­men­te ar­queo­ló­gi­cas hay mu­chas más prue­bas en mi­tos y le­yen­das que apun­tan a la exis­ten­cia de otras hu­ma­ni­da­des. En uno de sus nu­me­ro­sos y siem­pre ex­haus­ti­vos tra­ba­jos, De Vi­cen­te apun­ta a las si­guien­tes evi­den­cias:

–Re­la­tos le­gen­da­rios a lo lar­go de to­das las épo­cas y te­rri­to­rios del pla­ne­ta ha­cen re­fe­ren­cia a una Edad de Oro que con­clu­yó con un ca­ta­clis­mo; hay más de 200 na­rra­cio­nes so­bre un Di­lu­vio, al­gu­nas de ellas inex­pli­ca­ble­men­te si­mi­la­res.

–La creen­cia en que la Tie­rra es­tu­vo po­bla­da por gi­gan­tes que con­vi­vie­ron con los hu­ma­nos has­ta que de­ge­ne­ra­ron y se ex­tin­guie­ron.

creen­cia en dio­ses y hé­roes que nos le­ga­ron la ci­vi­li­za­ción, la agri­cul­tu­ra y la do­mes­ti­ca­ción de ani­ma­les, o las que, en uno y otro la­do de es­te océano, si­túan el ori­gen de és­tos o la tie­rra de los muer­tos en una is­la del Atlán­ti­co.

–La es­vás­ti­ca apa­re­ce en lu­ga­res tan dis­pa­res co­mo la Cre­ta prehe­lé­ni­ca, el Egip­to pre­di­nás­ti­co, Su­mer, País Vas­co, Chi­na, Tí­bet, Cen­troa­mé­ri­ca… Co­mo ocu­rre con la cruz rec­ti­lí­nea y otros sím­bo­los. Y con el laberinto, fi­gu­ra cós­mi­ca que al­gu­nos ex­per­tos ven co­mo una re­pre­sen­ta­ción del eterno re­torno cí­cli­co, al igual que iden­ti­fi­can los cua­tro bra­zos de la cruz y es­pe­cial­men­te la es­vás­ti­ca con las cua­tro eras.

–La ci­vi­li­za­ción me­ga­lí­ti­ca, cu­yos men­hi­res, círcu­los y dól­me­nes apa­re­cen por to­do el glo­bo en épo­cas don­de su­pues­ta­men­te no exis­tían con­tac­tos trans­o­ceá­ni­cos.

–Lo mis­mo ocu­rre con los geo­gli­fos, esas enor­mes fi­gu­ras y lí­neas que a ve­ces só­lo son vi­si­bles des­de el ai­re, y que fre­cuen­te­men­te apa­re­cen li­ga­das a sen­de­ros sa­gra­dos o lí­neas cos­mo-te­lú­ri­cas.

MU­CHO MÁS AN­TI­GUAS QUE SU­MER Y EGIP­TO

Des­de lue­go, las evi­den­cias apor­ta­das por En­ri­que de Vi­cen­te no son pa­ra de­jar en sa­co ro­to, sino que de­be­mos te­ner­las muy pre­sen­tes. Pe­ro volvamos a la ar­queo­lo­gía. Al prin­ci­pio de es­te ca­pí­tu­lo es­cri­bía que en los úl­ti­mos años una se­rie de des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos aca­ba­ron de­rrum­ban­do de­fi­ni­ti­va­men­te el dog­ma de que las pri­me­ras ci­vi­li­za­cio­nes fue­ron la su­me­ria y la egip­cia ha­ce unos 5.000 años. Pues bien, va­mos a ver a qué ha­llaz­gos me re­fie­ro. En es­te apu­ra­do re­co­rri­do de­be­mos co­men­zar por Gö­be­kli Te­pe, en Tur­quía, un com­ple­jo ha­lla­do en 1994 por el ar­queó­lo­go Klaus Sch­midt, de la Uni­ver­si­dad de Hei­del­berg (Ale­ma­nia), en co­la­bo­ra­ción con ex­per­tos del Mu­seo San­hur­fa de Tur­quía. Las ex­ca­va­cio­nes sa­ca­ron a la luz un com­ple­jo ar­queo­ló­gi­co da­ta­do en unos 12.000 años, aun­que se es­ti­ma que sus ini­cios pu­die­ron ser muy an­te­rio­res. Es­ta da­ta­ción es­tá ple­na­men­te acep­ta­da por el es­ta­blish­ment aca­dé­mi­co, pues se ha em­plea­do la téc­ni­ca del ra­dio­car­bono.

Se tra­ta de cua­tro es­truc­tu­ras ova­la­das de en­tre 10 y 30 me­tros de diá­me­tro, for­ma­das por pa­re­des de pie­dra, en cu­yo cen­tro des­ta­can dos pilares en for­ma de “T” de 5 me­tros de al­tu­ra. Se cree que es­tos pilares ser­vían pa­ra sos­te­ner el te­cho de las es­truc­tu­ras cir­cu­la­res. Los es­tu­dios geo­fí­si­cos mos­tra­ron que to­da­vía hay al me­nos 16 es­truc­tu­ras si­mi­la­res pen­dien­tes de ex­ca­var. Pe­ro lo más in­tere­san­te es que hay una se­rie de fi­gu­ras es­cul­pi­das en re­lie­ve, co­mo di­fe­ren­tes cla­ses de ani­ma­les, re­pre­sen­ta­cio­nes hu­ma­nas y una se­rie de bra­zos y ma­nos en po­si­ción de ple­ga­ria, lo que ha lle­va­do a los es­pe­cia­lis­tas a con­cluir que, muy pro­ba­ble­men­te, se tra­ta de un gi­gan­tes­co tem­plo.

Sin du­da, los res­pon­sa­bles de tan co­lo­sal cons­truc­ción de­bían per­te­ne­cer a una ci­vi­li­za­ción muy avanzada, pues fue ne­ce­sa­rio una mano de obra es­pe­cia­li­za­da, unos di­ri­gen­tes que coor­di­na­ran la cons­truc­ción, una cas­ta sa­cer­do­tal y, por su­pues­to, un ex­ce­den­te eco­nó­mi­co que per­mi­tie­ra el sus­ten­to de los tra­ba­ja­do­res. En de­fi­ni­ti­va, una ci­vi­li­za­ción tal co­mo la en­ten­de­mos, só­lo que al me­nos 7.000 años an­tes del na­ci­mien­to de las de Su­mer y Egip­to. Ade­más, Gö­be­kli Te­pe es un mo­nu­men­to pé­treo 6.000 años más an­ti­guo que el que has­ta en­ton­ces ocu­pa­ba tal pues­to: el enig­má­ti­co Sto­nehen­ge.

Tam­bién en Tur­quía, es­ta vez a unos 40 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Kon­ya, se des­cu­brie­ron en 1958 una se­rie de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos da­ta­dos en al me­nos 11.000 años. Me es­toy re­fi­rien­do al si­tio ar­queo­ló­gi­co de Ça­tal Hü­yük, cul­tu­ra im­po­si­ble de ca­ta­lo­gar, pues ya en­ton­ces en­tre sus mu­ros lle­ga­ron a con­vi­vir unas 10.000 per­so­nas. Es­tá en me­dio de una lla­nu­ra in­ha­bi­ta­da. Sus ha­bi­tan­tes cons­truían ca­sa so­bre ca­sa, de mo­do que los ar­queó­lo­gos lle­ga­ron a des­cu­brir has­ta do­ce ciu­da­des su­per­pues­tas. No ha­bía ca­lles ni pa­sa­di­zos en­tre las vi­vien­das y tam­po­co res­tos de ba­su­ra, lo que in­di­ca que las gen­tes de Ça­tal Hü­yük prac­ti­ca­ban una hi­gie­ne sor­pren­den­te pa­ra la épo­ca.

Los ar­queó­lo­gos ha­lla­ron en al­gu­nas pa­re­des no só­lo las pin­tu­ras más

El con­jun­to de Gö­be­kli Te­pe, tras años ocul­to ba­jo una co­li­na ar­ti­fi­cial, con­ti­núa sien­do una in­men­sa in­cóg­ni­ta pa­ra los ar­queó­lo­gos

del Neo­lí­ti­co, sino las pri­me­ras rea­li­za­das por se­res hu­ma­nos so­bre pa­re­des de edi­fi­ca­cio­nes. Y en­tre ellas una ab­so­lu­ta­men­te sor­pren­den­te, que pa­re­ce mos­trar… ¡un ma­pa de la zo­na! Sí, un ma­pa de 11.000 años o in­clu­so más. En las ex­ca­va­cio­nes se re­cu­pe­ra­ron nu­me­ro­sas fi­gu­ras, en­tre las que des­ta­can al­gu­nas de mu­je­res con el vien­tre y los pe­chos abul­ta­dos. Mu­chos es­pe­cia­lis­tas, in­clui­do Ja­mes Me­llaart, des­cu­bri­dor de Ça­tal Hü­yük, pien­san que son re­pre­sen­ta­cio­nes de la Dio­sa Ma­dre, de mo­do que con­clu­yó que aque­lla po­dría tra­tar­se de una so­cie­dad ma­triar­cal don­de se le­van­ta­ron nu­me­ro­sos tem­plos. Es de­cir, una so­cie­dad es­tra­ti­fi­ca­da, or­ga­ni­za­da y tan avanzada pa­ra la épo­ca que pa­re­ce de cien­cia fic­ción.

18.000 AÑOS AN­TES…

Pe­ro es que la pro­pia ci­vi­li­za­ción del An­ti­guo Egip­to, apa­re­ci­da de la “na­da” ha­ce unos 5.000 años, en reali­dad pro­ce­dió de otra ci­vi­li­za­ción pre­via, tal co­mo han des­cu­bier­to John A. West, el in­ge­nie­ro y es­cri­tor Ro­bert Bau­val y el geó­lo­go Ro­bert Schoch. Pa­ra es­tos re­co­no­ci­dos in­ves­ti­ga­do­res del pa­sa­do re­mo­to de Egip­to, la ci­vi­li­za­ción del país del Ni­lo na­ce co­mo tal cuan­do en tiem­pos de fa­raón Zo­ser co­men­zó el pro­yec­to de cons­truc­ción de la pri­me­ra pi­rá­mi­de es­ca­lo­na­da, lo cual re­que­ría enor­mes co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos, ar­qui­tec­tó­ni­cos y de otro ti­po. La pre­gun­ta es: ¿de dón­de ob­tu­vie­ron ta­les co­no­ci­mien­tos? ¿Có­mo es que, apa­ren­te­men­te, sur­gie­ron de la na­da?

Se­gún West, Bau­val y Schoch la res­pues­ta se en­cuen­tra en Nab­ta Pla­ya, un ya­ci­mien­to me­ga­lí­ti­co de pie­dras ar­ti­fi­cia­les que con­for­man círcu­los y lí­neas y se ex­tien­de por un área de 2,5 ki­ló­me­tros de lar­go por 1,5 de an­cho, en los con­fi­nes su­ro­can­ti­guas ci­den­ta­les del de­sier­to egip­cio. Los cons­truc­to­res de es­te, a to­das lu­ces, cen­tro ce­re­mo­nial, fue un pue­blo del que na­da sa­be­mos pe­ro que po­seía una se­rie de co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos que na­da te­nían que en­vi­diar a los de los sa­bios del An­ti­guo Egip­to. Una se­rie de es­pe­cia­lis­tas de di­ver­sas uni­ver­si­da­des de EEUU y Eu­ro­pa, que in­ves­ti­ga­ron “in si­tu” las pie­dras de Nab­ta Pla­ya, con­clu­ye­ron que se­ña­la­ban a la es­tre­lla Si­rio y a las cons­te­la­cio­nes de la Osa Ma­yor y Orión, in­di­can­do con inusi­ta­da pre­ci­sión la po­si­ción de es­ta úl­ti­ma ha­ce unos 17.000 años.

Se­gún los ha­llaz­gos de West, Bau­val y Schoch, coin­ci­den con las mis­mas es­tre­llas ha­cia las que los egip­cios apun­ta­ban sus mo­nu­men­tos, pe­ro mu­chos mi­les de años an­tes de que és­tos lo hi­cie­ran, por­que el ya­ci­mien­to me­ga­lí­ti­co de Nab­ta Pla­ya da­ta de unos 9.000 años atrás, es de­cir, 4.000

an­tes de que na­cie­ra la ci­vi­li­za­ción egip­cia. Pa­ra más in­ri, en Nab­ta Pla­ya se en­con­tra­ron res­tos de en­te­rra­mien­tos de va­cas y pin­tu­ras ru­pes­tres cer­ca­nas con re­pre­sen­ta­cio­nes de es­tos ani­ma­les. Sin du­da, los con­si­de­ra­ban sa­gra­dos. De mo­men­to, úni­ca­men­te se han en­con­tra­do en­te­rra­mien­tos de se­res hu­ma­nos a unos 20 ki­ló­me­tros de Nab­ta Pla­ya, da­ta­dos en más de 6.000 años. Co­mo no po­día ser de otro mo­do, los an­ti­guos egip­cios ado­ra­ban a la dio­sa va­ca Hat­hor, de gran re­le­van­cia en su pan­teón.

Al fi­nal de la Edad de Hie­lo, ha­ce unos 10.000 años, se pro­du­je­ron una se­rie de mon­zo­nes con llu­vias to­rren­cia­les que pro­vo­ca­ron que las tie­rras del ac­tual Egip­to no pu­die­ran ser ha­bi­ta­bles. Al mis­mo tiem­po, ese abrup­to cam­bio cli­má­ti­co hi­zo que el Sáha­ra se con­vir­tie­ra en un au­tén­ti­co ver­gel, con agua en abun­dan­cia y ani­ma­les. Pe­ro ha­ce unos 6.000 años el Sáha­ra se con­vir­tió en el de­sier­to que es hoy en día, de mo­do que el pue­blo que eri­gió el com­ple­jo me­ga­lí­ti­co de Nab­ta Pla­ya aban­do­nó es­ta zo­na, ins­ta­lán­do­se en Nu­bia. De ahí aca­ba­ron en el te­rri­to­rio del ac­tual Egip­to, y sus co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos y ar­qui­tec­tó­ni­cos se con­vir­tie­ron en la ba­se de la es­plen­do­ro­sa ci­vi­li­za­ción de las pi­rá­mi­des. De he­cho, en ple­na era de las pi­rá­mi­des se or­ga­ni­za­ron va­rias ex­pe­di­cio­nes al mis­te­rio­so país de Yam, so­bre cu­ya ubi­ca­ción hay va­rias teo­rías en­fren­ta­das. Una de ellas su­gie­re que Yam en reali­dad era Nab­ta Pla­ya, pues­to que los fa­rao­nes y los sa­bios de la ci­vi­li­za­ción del Ni­lo sa­bían que allí se en­con­tra­ban sus orí­ge­nes.

Pe­ro si exis­te un ha­llaz­go que es­tá re­mo­vien­do por com­ple­to los pilares so­bre los que se asien­ta la or­to­do­xia aca­dé­mi­ca ese es, sin du­da, el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Gu­nung Pa­dang, en la is­la de Ja­va (In­do­ne­sia). Se tra­ta de un con­jun­to me­ga­lí­ti­co de 25 hec­tá­reas en for­ma de co­li­na y de 855 me­tros de al­tu­ra. Los ar­queó­lo­gos que es­tán ex­ca­van­do en la zo­na con­si­de­ran que la par­te su­pe­rior del mon­tícu­lo po­dría ser en reali­dad una cons­truc­ción pi­ra­midal. Pe­ro lo ab­so­lu­ta­men­te des­es­ta­bi­li­za­dor es que los aná­li­sis ra­dio­mé­tri­cos efec­tua­dos en 2012 so­bre mues­tras de car­bón ha­lla­das en ce­men­to, in­di­can una an­ti­güe­dad de en­tre ¡16.000 y 23.000 años!

Las in­ves­ti­ga­cio­nes han arro­ja­do otros da­tos sor­pren­den­tes, co­mo que, se­gún los aná­li­sis por geo­ra­dar, exis­ten ba­jo la su­per­fi­cie del ya­ci­mien­to lar­gas cá­ma­ras sub­te­rrá­neas; o que la téc­ni­ca cons­truc­ti­va de las te­rra­zas es muy si­mi­lar a la em­plea­da pa­ra eri­gir Ma­chu Pic­chu, en Pe­rú. Por no ha­blar del ha­llaz­go de frag­men­tos de hie­rro y ace­ro, lo que mues­tra que el pue­blo de Gu­nung Pa­dang do­mi­na­ba las téc­ni­cas me­ta­lúr­gi­cas ha­ce al me­nos más de 16.000 años. El res­pon­sa­ble de las ex­ca­va­cio­nes, Danny H. Na­ta­wid­ja­ja, de­fien­de que los da­tos apun­tan a que en In­do­ne­sia exis­tió una ci­vi­li­za­ción tan avanzada co­mo la egip­cia, pe­ro mu­chí­si­mo más an­ti­gua y que ha­bría si­do de­vas­ta­da por al­gu­na ca­tás­tro­fe na­tu­ral.

IMPERIOS SUMERGIDOS

Aho­ra bien, si so­bre la su­per­fi­cie te­rres­tre los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos no pa­ran de dar sus­tos a los de­fen­so­res de la or­to­do­xia, no di­ga­mos ya los des­cu­bri­mien­tos que se es­tán pro­du­cien­do ba­jo el mar. Pa­ra mues­tra un bo­tón. Du­ran­te los años 1999 y 2000, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Oceá­ni­ca de In­dia lle­vó a ca­bo una se­rie de es­tu­dios geo­ló­gi­cos a lo lar­go de di­ver­sos pun­tos de la cos­ta de ese país, ha­llan­do así, por ca­sua­li­dad, unas es­truc­tu­ras su­mer­gi­das en el golfo de Cam­bay, en la cos­ta no­roes­te de la In­dia. Di­chas es­truc­tu­ras re­sul­ta­ron ser los res­tos de mi­le­na­rias ciu­da­des su­mer­gi­das. Y tan mi­le­na­rias, por­que, se­gún los es­tu­dios rea­li­za­dos por los ar­queó­lo­gos, es­tu­vie­ron ha­bi­ta­das ha­ce unos 9.500 años, al fi­nal de la úl­ti­ma era gla­cial. La da­ta­ción se pu­do lle­var a ca­bo gra­cias a una se­rie de mues­tras re­cu­pe­ra­das de las ciu­da­des su­mer­gi­das, co­mo tra­zas de

El pro­ce­so de de­fo­res­ta­ción de la Amazonía es­tá ha­cien­do que sal­gan a la luz ex­tra­ños geo­gli­fos que es­ta­ban ocul­tos

ma­de­ra car­bo­ni­za­da. Pe­ro no son las úni­cas… Muy co­no­ci­das por los afi­cio­na­dos a los enigmas de la an­ti­güe­dad son las es­truc­tu­ras su­mer­gi­das de la is­la ja­po­ne­sa de Yo­na­gu­ni. La ma­yor de to­das ellas se­me­ja una pi­rá­mi­de es­ca­lo­na­da. Se des­co­no­ce la an­ti­güe­dad de es­tas edi­fi­ca­cio­nes, pe­ro lo se­gu­ro es que du­ran­te la úl­ti­ma era gla­cial en esa zo­na del Pa­cí­fi­co ha­bía una vas­ta ex­ten­sión de te­rreno. Ha­ce unos 10.000 años tu­vo lu­gar el fin de la ci­ta­da era gla­cial, que ha­bría du­ra­do unos 100.000. Las tem­pe­ra­tu­ras as­cen­die­ron drás­ti­ca­men­te, lo que pro­vo­có un des­hie­lo que hi­zo su­bir el ni­vel del mar unos 130 me­tros, de­jan­do ba­jo las aguas gran­des ex­ten­sio­nes de te­rreno con res­tos ar­queo­ló­gi­cos de in­cal­cu­la­ble va­lor, co­mo las es­truc­tu­ras pé­treas de Yo­na­gu­ni.

La an­tro­po­lo­gía y la ar­queo­lo­gía ofi­cial des­cri­ben a nues­tros an­te­pa­sa­dos de ha­ce de­ce­nas de mi­les de años atrás co­mo se­res pri­mi­ti­vos que se agru­pa­ban en tri­bus. Con­clu­yen es­to en ba­se a los res­tos ar­queo­ló­gi­cos que se han es­tu­dia­do so­bre tie­rra fir­me, pe­ro la ma­yor par­te de los ves­ti­gios de ese os­cu­ro pe­río­do es­tán ba­jo las aguas, pues­to que la enor­me ma­yo­ría de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos se lo­ca­li­za­ba cer­ca de la cos­ta, don­de las tem­pe­ra­tu­ras eran más sua­ves y ha­bía ma­yor ac­ce­so a ali­men­tos. El as­cen­so de las aguas en unos 130 me­tros con el fin de la era gla­cial ocul­tó esas ci­vi­li­za­cio­nes y pue­blos que pu­die­ron exis­tir en épo­cas tan re­mo­tas, y que la ar­queo­lo­gía aún es­tá em­pe­zan­do a des­cu­brir, tal co­mo pre­ten­do mos­trar en es­te ar­tícu­lo.

Pe­ro si ha­bla­mos de res­tos de ci­vi­li­za­cio­nes des­apa­re­ci­das ba­jo las aguas, no po­de­mos pa­sar al­to a Me­ga, nom­bre con el que se bau­ti­za­ron una se­rie de es­truc­tu­ras su­mer­gi­das,

Los tsu­na­mis que han su­fri­do las cos­tas de la In­dia han sa­ca­do de nue­vo a la luz ves­ti­gios de an­ti­guas ciu­da­des su­mer­gi­das

lo­ca­li­za­das en ju­lio de 2000 por la doc­to­ra Pau­li­na Ze­litsky, quien di­ri­gía un equi­po de bús­que­da de ga­leo­nes hun­di­dos a pro­fun­di­da­des de en­tre 300 y 500 me­tros. Por ca­sua­li­dad, el só­nar de ba­rri­do la­te­ral lo­ca­li­zó una se­rie de ex­tra­ñas fi­gu­ras al oc­ci­den­te de la is­la de Cu­ba. Cuan­do el ha­llaz­go se dio a co­no­cer en 2003, Ze­litsky se con­vir­tió en di­rec­to­ra de un equi­po de cien­tí­fi­cos, lo­gran­do ob­te­ner imá­ge­nes de la ciu­dad su­mer­gi­da que, a de­cir de los es­pe­cia­lis­tas im­pli­ca­dos en la in­ves­ti­ga­ción, po­dría ha­ber es­ta­do ha­bi­ta­da ha­ce unos 8.000 años por una ci­vi­li­za­ción que ha­bría ter­mi­na­do co­lo­ni­zan­do cier­tas zo­nas del con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Uno de los cien­tí­fi­cos del equi­po, el ilus­tre geó­lo­go Ma­nuel Itu­rral­de, del Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral de La Ha­ba­na, re­co­no­ció que no exis­te una fá­cil ex­pli­ca­ción pa­ra las enor­mes es­truc­tu­ras su­mer­gi­das, al­gu­nas de va­rios cien­tos de me­tros. El pe­rio­dis­ta Luis Ma­riano Fer­nán­dez, di­rec­tor y pre­sen­ta­dor del ya le­gen­da­rio pro­gra­ma te­le­vi­si­vo “Mis enigmas fa­vo­ri­tos”, via­jó a Cu­ba pa­ra en­tre­vis­tar a Ze­litsky, Itu­rral­de y al res­to del equi­po que es­ta­ba in­ves­ti­gan­do las rui­nas de Me­ga. El geó­lo­go cu­bano le di­jo lo si­guien­te: “Son es­truc­tu­ras gi­gan­tes­cas a par­tir de unas pie­dras muy gran­des de for­mas geo­mé­tri­cas per­fec­tas, co­mo si hu­bie­ran si­do cor­ta­das e ins­ta­la­das una so­bre otra, con tal per­fec­ción que creo que a día de hoy no po­de­mos ha­cer na­da si­mi­lar. No per­te­ne­cen a la geo­lo­gía del lu­gar. No pue­do de­cir de dón­de lle­ga­ron por­que no ten­go la res­pues­ta. En el mo­men­to que pu­bli­ca­mos por pri­me­ra vez la no­ti­cia del ha­llaz­go, la Uni­ver­si­dad de Ve­ra­cruz (Mé­xi­co) se in­tere­só por nues­tro tra­ba­jo y por las imá­ge­nes que ha­bía­mos gra­ba­do de esas es­truc­tu­ras en el fon­do del mar. Con­cre­ta­men­te, el Ins­ti­tu­to de An­tro­po­lo­gía de esa uni­ver­si­dad me in­vi­tó a unas ex­ca­va­cio­nes que es­ta­ban rea­li­zan­do so­bre pie­zas y rui­nas de la ci­vi­li­za­ción ol­me­ca (…). Su in­te­rés era cla­ro ya que los ol­me­cas y otros pue­blos pre­co­lom­bi­nos pu­die­ron pro­ce­der de los cons­truc­to­res de la ciu­dad de Me­ga”.

Los ol­me­cas fue­ron una ci­vi­li­za­ción que pa­re­ce sur­gi­da de la na­da ha­ce unos 3.500 años y que ocu­pó par­te de los te­rri­to­rios de los es­ta­dos me­xi­ca­nos de Ta­bas­co y Ve­ra­cruz. En es­te sen­ti­do, Ma­nuel Itu­rral­de con­fe­só al pe­rio­dis­ta Luis Ma­riano Fer­nán­dez lo que si­gue: “En reali­dad se des­co­no­ce su ori­gen y an­ti­güe­dad –de los ol­me­cas–, pe­ro to­dos coin­ci­den en que pro­ve­nían del es­te. Es muy pro­ba­ble que al­gu­nas de las is­las que se hun­die­ron con cier­tas ci­vi­li­za­cio­nes es­ta­ble­ci­das, fue­ran ha­bi­ta­das por ol­me­cas. Al­gu­nos ha­blan de la Atlán­ti­da, y en Mé­xi­co de Atlan­ti­cú. Yo creo que las es­truc­tu­ras de Me­ga tal vez per­te­nez­can a es­te in­tere­san­te y des­co­no­ci­do pue­blo del pa­sa­do. No­so­tros pen­sa­mos, y mu­chos cien­tí­fi­cos es­tán de acuer­do, que la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán es­ta­ba uni­da me­dian­te una des­co­mu­nal cor­di­lle­ra a Cu­ba y que, pro­ba­ble­men­te, allí vi­vie­ron na­ti­vos y cons­tru­ye­ron una ciu­dad”.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ?? enig­má­ti­ca y an­ti­quí­si­ma cul­tu­ra Ça­tal Hü­yük. ?? En la otra pá­gi­na, ar­te ru­pes­tre en el que apa­re­cen re­pre­sen­ta­dos unos per­so­na­jes que na­da tie­nen que ver con los ha­bi­tan­tes de ese tiem­po. So­bre es­tas lí­neas, ve­ra del río Pa­lu­xi y ca­sa de la
enig­má­ti­ca y an­ti­quí­si­ma cul­tu­ra Ça­tal Hü­yük. En la otra pá­gi­na, ar­te ru­pes­tre en el que apa­re­cen re­pre­sen­ta­dos unos per­so­na­jes que na­da tie­nen que ver con los ha­bi­tan­tes de ese tiem­po. So­bre es­tas lí­neas, ve­ra del río Pa­lu­xi y ca­sa de la
 ??  ?? Ba­jo las aguas de la is­la de Yo­na­gu­ni, a al­go más de vein­te me­tros, exis­ten unas es­truc­tu­ras que apa­ren­te­men­te fue­ron rea­li­za­das por el hom­bre… ¡Ha­ce diez mi­le­nios!
Ba­jo las aguas de la is­la de Yo­na­gu­ni, a al­go más de vein­te me­tros, exis­ten unas es­truc­tu­ras que apa­ren­te­men­te fue­ron rea­li­za­das por el hom­bre… ¡Ha­ce diez mi­le­nios!
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain