Enigmas

PROFECÍAS DEL SI­GLO XXI…

- Tech Trends · Tech · Science · Business Trends · Machine Learning · Business · Computer Science · Blade Runner · Fritz Lang · Norbert Wiener · Yuval Noah Harari · Jerusalem · University of Oxford · Oxford · Future · Aldous Huxley · Metropolis · Mary II of England · Hebrew University of Jerusalem · 21 Lessons for the 21st Century

El mun­do del fu­tu­ro ya se es­tá cons­tru­yen­do en ba­se a los avan­ces de dis­ci­pli­nas co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o la bio­tec­no­lo­gía. Un uni­ver­so pla­ga­do de ro­bots, con su­per­sol­da­dos, éli­tes de hu­ma­nos me­jo­ra­dos, gue­rras ci­ber­né­ti­cas que du­ran se­gun­dos, ca­de­nas de pro­duc­ción sin me­dia­ción hu­ma­na… Un pa­no­ra­ma iné­di­to que has­ta aho­ra só­lo ha­bía aven­tu­ra­do la cien­cia fic­ción, re­bo­san­te de po­si­bi­li­da­des, pe­ro tam­bién de ries­gos.

MODERNOS AL­GO­RIT­MOS QUE DE­CI­DEN POR NO­SO­TROS CON QUIÉN FOR­MAR UNA FA­MI­LIA; ÉLI­TES DE HU­MA­NOS ME­JO­RA­DOS GOBERNANDO EL DES­TINO CO­LEC­TI­VO; GUE­RRAS CI­BER­NÉ­TI­CAS QUE EM­PIE­ZAN Y ACA­BAN EN SE­GUN­DOS; FÁ­BRI­CAS Y CA­DE­NAS DE PRO­DUC­CIÓN SIN ME­DIA­CIÓN HU­MA­NA… EL MUN­DO QUE VIE­NE YA SE ES­TÁ CONS­TRU­YEN­DO EN BA­SE A LOS AVAN­CES DE DIS­CI­PLI­NAS CO­MO LA IN­TE­LI­GEN­CIA AR­TI­FI­CIAL O LA BIO­TEC­NO­LO­GÍA. PE­RO, ¿NOS ENCAMINAMO­S HA­CIA UN PA­RAÍ­SO LLENO DE PO­SI­BI­LI­DA­DES O HA­CIA UNA PE­SA­DI­LLA?

La cien­cia fic­ción y el ci­ne fu­tu­ris­ta siem­pre han mos­tra­do una cla­ra pre­di­lec­ción por es­ce­na­rios po­co ha­la­güe­ños pa­ra la hu­ma­ni­dad en re­la­ción con el fu­tu­ro de­ri­va­do de nues­tro desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co. La ro­bó­ti­ca, la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca, la na­no­tec­no­lo­gía o la ex­plo­ra­ción es­pa­cial, jun­to a reali­da­des más cru­das co­mo el ago­ta­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les, la con­ta­mi­na­ción, la ex­tin­ción de es­pe­cies o la irrup­ción de nue­vas en­fer­me­da­des, con­fi­gu­ran la pa­le­ta de co­lo­res con la que so­le­mos tra­zar el te­ne­bro­so re­tra­to de nues­tro fu­tu­ro co­mo es­pe­cie. Ya sea co­mo una pe­sa­di­lla in­vo­lu­ti­va de mun­dos abier­ta­men­te post apo­ca­líp­ti­cos, o bien co­mo in­quie­tan­tes es­ce­na­rios de idí­li­ca e im­pues­ta fe­li­ci­dad, de an­he­los y de­seos col­ma­dos –ya sea en mun­dos reales o vir­tua­les que re­mi­ten a la vi­sión dis­tó­pi­ca des­cri­ta por Al­dous Hux­ley en Un Mun­do Fe­liz–, los fu­tu­ros ima­gi­na­dos po­cas ve­ces aca­ban bien pa­ra los hu­ma­nos.

La su­bor­di­na­ción de nues­tra es­pe­cie a ma­qui­nas pen­san­tes, a in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les que nos han su­pe­ra­do y que sa­ben exac­ta­men­te có­mo man­te­ner­nos dó­ci­les, o bien que nos cul­ti­van y co­se­chan co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra en­sam­blar ci­borgs, per­tre­char­se de tra­jes or­gá­ni­cos ex­pe­rien­cia­les o con­ver­tir­nos en ins­tru­men­tos de su ocio, es una ame­na­za que un cre­cien­te nú­me­ro de per­so­nas tien­de a to­mar­se ca­da vez más en se­rio. Ca­be pre­gun­tar­nos si real­men­te hay mo­ti­vos pa­ra que cris­ta­li­cen en un fu­tu­ro cer­cano y se re­pro­duz­can co­mo al­go real lo que es­cri­to­res y guio­nis­tas ima­gi­na­ron en sa­gas co­mo Ter­mi­na­tor, Ro­bo­cop o Los Jue­gos del Ham­bre, o en las tra­mas de tí­tu­los co­mo Yo Ro­bot, In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, Dream Hou­se o clá­si­cos co­mo Bla­de Run­ner con sus re­pli­can­tes y la Me­tró­po­lis de Fritz Lang con su ro­bot Ma­ria II.

Exis­te una ten­den­cia sin­gu­lar a de­mo­ni­zar los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, fru­to en par­te del mie­do y des­co­no­ci­mien­to an­te lo nue­vo aun­que tam­bién del te­me­ra­rio uso, ca­si ex­pe­ri­men­tal, que se ha he­cho de al­gu­nos de ellos por par­te de em­pre­sas y go­bier­nos a lo lar­go del tiem­po. Pen­sar en la ex­pe­ri­men­ta­ción con me­di­ca­men­tos no au­to­ri­za­dos, la li­ge­re­za con la que se han in­tro­du­ci­do los trans­gé­ni­cos en la na­tu­ra­le­za o la fal­ta de con­tro­les que he­mos su­fri­do en ma­te­ria de ra­dia­cio­nes en el mer­ca­do tec­no­ló­gi­co, jus­ti­fi­can nues­tra na­tu­ral des­con­fian­za. Y eso só­lo re­mi­tién­do­nos a ejem­plos re­cien­tes y sin per­der de vis­ta que el pro­pio pa­dre de la ci­ber­né­ti­ca, el ma­te­má­ti­co Nor­bert Wie­ner, ya ad­vir­tió de los pe­li­gros de de­le­gar to­do en las má­qui­nas in­te­li­gen­tes.

No obs­tan­te, tam­bién es per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo pre­gun­tar­se si las po­si­ti­vas mo­ti­va­cio­nes y bon­da­des que pre­di­can los in­ves­ti­ga­do­res y em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, tie­nen real­men­te al­gu­na po­si­bi­li­dad real de triun­far. La uni­fi­ca­ción de IA y de la cre­cien­te ca­pa­ci­dad de compu­tación de los or­de­na­do­res per­mi­ti­rá de­tec­tar, y por tan­to abor­dar con ma­yor efi­ca­cia epi­de­mias en sus fa­ses em­brio­na­rias gra­cias al ma­ne­jo ins­tan­tá­neo de gran­des ba­ses de da­tos; la bio­tec­no­lo­gía nos pro­por­cio­na­rá ali­men­tos fun­cio­na­les per­so­na­li­za­dos ri­cos en de­ter­mi­na­dos nu­trien­tes, e in­clu­so con sus­tan­cias te­ra­péu­ti­cas, to­do ello en co­se­chas más cor­tas y pro­duc­ti­vas. Esos mis­mos avan­ces uni­dos a un re­fi­na­mien­to de sis­te­mas de im­pre­sión 3D, nos han co­lo­ca­do en la an­te­sa­la de im­pri­mir ór­ga­nos bio­ló­gi­cos que au­men­ten nues­tra es­pe­ran­za y ca­li­dad de vi­da; la na­no­tec­no­lo­gía ya es ca­paz de tra­tar a ni­vel ce­lu­lar cier­tas en­fer­me­da­des mul­ti­pli­can­do la efi­ca­cia de los tra­ta­mien­tos y mi­ni­mi­zan­do los

El pa­dre de la ci­ber­né­ti­ca, el ma­te­má­ti­co Nor­bert Wie­ner, ya ad­vir­tió de los pe­li­gros de de­le­gar to­do en las má­qui­nas in­te­li­gen­tes

efec­tos se­cun­da­rios… la lis­ta de bon­da­des po­ten­cia­les pue­de lle­gar a ser in­ter­mi­na­ble.

UN MUN­DO LI­BRE DE GUE­RRAS, HAM­BRE Y EN­FER­ME­DAD

Uno de los au­to­res que con ma­yor ahín­co y éxi­to edi­to­rial ha me­di­ta­do en los úl­ti­mos años so­bre es­tas cues­tio­nes es Yu­val Noah Ha­ra­ri, pro­fe­sor de his­to­ria en la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén, y au­tor de los mul­ti­ven­tas Sa­piens, Ho­mo Deus y el re­cien­te 21 lec­cio­nes pa­ra el si­glo XXI. En su acre­di­ta­da opi­nión, nues­tras pre­vi­sio­nes so­bre el fu­tu­ro de­ben plan­tear­se a par­tir de un mo­de­lo ba­sa­do en el he­cho de que la hu­ma­ni­dad ha lo­gra­do con­tro­lar en el úl­ti­mo me­dio si­glo las tres gran­des pla­gas que han sem­bra­do de do­lor y muer­te nues­tra his­to­ria du­ran­te mi­le­nios: la gue­rra, el ham­bre y la en­fer­me­dad. Es evi­den­te que, aun­que si­gue ha­bien­do con­flic­tos bé­li­cos que ge­ne­ran ca­tás­tro­fes hu­ma­ni­ta­rias in­dig­nan­tes, en los con­flic­tos bé­li­cos ya no caen cien­tos de mi­les de per­so­nas en el cam­po de ba­ta­lla ni, a pe­sar de las ten­sio­nes de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial, se es­pe­ran en­car­ni­za­dos en­fren­ta­mien­tos a es­ca­la pla­ne­ta­ria. Por des­gra­cia, tam­bién si­gue ha­bien­do ham­bre, pe­ro ha­ce tiem­po que ya no es un pro­ble­ma de es­ca­sez de ali­men­tos sino de con­cien­cia, so­li­da­ri­dad y jus­ti­cia en la re­dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos. Y en cuan­to a la en­fer­me­dad, sien­do rea­lis­tas, los avan­ces mé­di­cos y una ma­yor con­cien­cia so­bre la sa­lu­bri­dad de nues­tros há­bi­tos, han obra­do el mi­la­gro de erra­di­car o man­te­ner a ra­ya pan­de­mias co­mo la vi­rue­la, la pes­te ne­gra o la pes­te es­pa­ño­la. Ob­via­men­te la gue­rra, el ham­bre y la en­fer­me­dad con­ti­núan sien­do una ame­na­za la­ten­te, pe­ro he­mos ar­ti­cu­la­do pro­to­co­los in­ter­na­cio­na­les pa­ra po­ner­le freno a sus ma­ni­fes­ta­cio­nes con­ven­cio­na­les.

Aun­que te­ner es­tos gran­des fren­tes so­lu­cio­na­dos ten­dría que ser, con el au­xi­lio de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, una lan­za­de­ra al pro­gre­so y al bie­nes­tar pla­ne­ta­rio, Ha­ra­ri vis­lum­bra un es­ce­na­rio ame­na­zan­te pa­ra el ser hu­mano, al res­tar­nos va­lor an­te el sis­te­ma fren­te a las in­nu­me­ra­bles ven­ta­jas que ofre­ce la in­te­li­gen­cia

ar­ti­fi­cial y la au­to­ma­ti­za­ción de nues­tro mun­do. En es­te sen­ti­do, au­gu­ra tres im­por­tan­tes con­se­cuen­cias par­cial­men­te vin­cu­la­das:

–Va­mos ca­mino de per­der to­da la uti­li­dad eco­nó­mi­ca y mi­li­tar que an­ta­ño te­nía­mos, pues la mano de obra en in­fi­ni­dad de ofi­cios re­cae en pre­ci­sos y obe­dien­tes ro­bots in­te­li­gen­tes, mien­tras que las gue­rras se li­bran en otros es­ce­na­rios, ci­ber­né­ti­cos o bien a dis­tan­cia, don­de la ne­ce­si­dad y pre­sen­cia de tro­pas es tes­ti­mo­nial.

–En se­gun­do lu­gar, el sis­te­ma se­gui­rá en­con­tran­do va­lor en los hu­ma­nos co­lec­ti­va­men­te, pe­ro po­dría no en­con­trar­lo en los in­di­vi­duos. Modernos al­go­rit­mos ya en desa­rro­llo po­drían to­mar to­das las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes por no­so­tros, co­mo por ejem­plo a quién vo­tar, a tra­vés de la per­ma­nen­te re­co­pi­la­ción y pro­ce­sa­mien­to de da­tos so­bre nues­tros gus­tos, pen­sa­mien­tos, reac­cio­nes, etc… Pa­ra ello no ne­ce­si­tan es­piar­nos pues, aun­que le­gal­men­te es­ta­mos ti­bia­men­te pro­te­gi­dos, las re­des so­cia­les e in­ter­net po­si­ble­men­te son ca­pa­ces ya de an­ti­ci­par­se con pre­ci­sión a nues­tras de­ci­sio­nes a tra­vés de in­for­ma­ción per­so­nal con la que cons­cien­te­men­te las ali­men­ta­mos, así co­mo con aque­lla que fur­ti­va­men­te al­ma­ce­nan a par­tir del ras­tro in­ter­ac­ti­vo que de­ja­mos.

–La ter­ce­ra con­se­cuen­cia au­gu­ra­da por Ha­ra­ri es que ese mis­mo sis­te­ma en­con­tra­rá va­lor en al­gu­nos in­di­vi­duos, pe­ro se tra­ta­rá de una éli­te pri­vi­le­gia­da de su­per­hu­ma­nos me­jo­ra­dos y no del grue­so de la po­bla­ción. Se­gún ex­pli­ca: “Es­tos su­per­hu­ma­nos go­za­rán de ca­pa­ci­da­des inau­di­tas y de crea­ti­vi­dad sin pre­ce­den­tes, lo que les per­mi­ti­rá se­guir to­man­do mu­chas de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes del mun­do. De­sem­pe­ña­rán ser­vi­cios cru­cia­les pa­ra el sis­te­ma, mien­tras que el sis­te­ma no po­drá en­ten­der­los ni ges­tio­nar­los”. Los es­fuer­zos y re­cur­sos del po­der se cen­tra­rán en es­ta éli­te, por lo que el ries­go de per­ju­di­car a las ma­sas res­tán­do­le de­re­chos y aten­cio­nes es­ta­ría la­ten­te.

¿NOS QUEDAREMOS SIN TRA­BA­JO?

Uno de los asun­tos más in­quie­tan­tes so­bre ese fu­tu­ro tie­ne que ver con el mer­ca­do la­bo­ral, con el te­mor a que los ro­bots ter­mi­nen de­jan­do sin em­pleo a los hu­ma­nos. Ya pa­só con la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial y nos adap­ta­mos. Sin em­bar­go, pue­de que aho­ra no sea tan fá­cil si con­si­de­ra­mos la ve­lo­ci­dad a la que van las co­sas. De he­cho, si que­re­mos te­ner ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de em­plea­bi­li­dad en las pró­xi­mas dé­ca­das los re­cur­sos que de­bes ex­plo­rar y po­ten­ciar son la in­for­má­ti­ca, la crea­ti­vi­dad y las ha­bi­li­da­des so­cia­les. Eso es al me­nos

”Go­za­rán de ca­pa­ci­da­des y crea­ti­vi­dad sin pre­ce­den­tes, lo que les per­mi­ti­rá to­mar las de­ci­sio­nes más re­le­van­tes del mun­do”

lo que opi­na el eco­no­mis­ta sue­co Carl Be­ne­dikt Frey, di­rec­tor del del Pro­gra­ma de Tec­no­lo­gía y Em­pleo en la Mar­tin School de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. Co­mo uno de los ma­yo­res ex­per­tos mun­dia­les en los efec­tos trans­for­ma­do­res del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en el mer­ca­do la­bo­ral, pre­di­ce que en po­co más de una dé­ca­da ca­si la mi­tad de los em­pleos de un to­tal de 702 pro­fe­sio­nes ana­li­za­das co­rre­rán el ries­go de ser au­to­ma­ti­za­das. Es de­cir, que con el au­xi­lio de la tec­no­lo­gía los ro­bots es­ta­rán en dis­po­si­ción de ha­cer nues­tro tra­ba­jo, y de ha­cer­lo mu­cho me­jor. No es al­go nue­vo, sin du­da, pe­ro ese es­ce­na­rio fu­tu­ris­ta nun­ca ha es­ta­do tan cer­ca. Frey y su co­le­ga Mi­chael A. Os­bor­ne pu­bli­ca­ron en 2013 el in­for­me The Fu­tu­re of Em­ploy­ment en el que apun­ta­ban que la po­si­bi­li­dad de que nos sus­ti­tu­yan ro­bots en me­nos de dos dé­ca­das en tra­ba­jos de te­le­mar­ke­ting, agen­tes de se­gu­ros, re­lo­je­ros, bi­blio­te­ca­rios, téc­ni­cos pro­ce­sa­do­res de fo­to­gra­fía, o ase­sor de im­pues­tos, es del 99%. La co­sa no me­jo­ra si eres ár­bi­tro de­por­ti­vo, ca­je­ro de ban­co, con­ta­ble, con­duc­tor o ven­de­dor de re­pues­tos, pues el ries­go es del 98%, mien­tras que pa­ra ope­ra­do­res en ca­de­nas de mon­ta­je en fá­bri­cas de to­do ti­po, ope­ra­do­res de te­le­fo­nía, aza­fa­tas de even­tos, ma­ni­pu­la­dor de fi­to­quí­mi­cos o téc­ni­cos de of­tal­mo­lo­gía y odon­to­lo­gía

es de un 97%. Por no ha­cer lar­ga la lis­ta ni de­pri­mir in­ne­ce­sa­ria­men­te al lec­tor, con­clui­re­mos con que los car­te­ros y ope­ra­do­res de cen­tra­les nu­clea­res tie­ne un ries­go del 95%; los guar­dias de se­gu­ri­dad del 84%; pe­lu­que­ros 80%; car­pin­te­ros 72%; ma­sa­jis­tas 54%: jue­ces 40; ac­to­res 37%; de­tec­ti­ves 34%; geó­gra­fos y con­duc­to­res de am­bu­lan­cia un 25%; di­se­ña­do­res de mo­da, fi­sio­te­ra­peu­tas y fo­tó­gra­fos un 2%: y me­nos de un 1% tra­ba­ja­do­res de sa­lud men­tal, tra­ba­ja­do­res so­cia­les, te­ra­peu­tas crea­ti­vos, mé­di­cos ci­ru­ja­nos y maes­tros de pri­ma­ria.

Es­tos da­tos coin­ci­den con la opi­nión de otros ex­per­tos co­mo el fu­tu­ris­ta, em­pre­sa­rio y es­cri­tor Mar­tin Ford, es­pe­cia­lis­ta en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y ro­bó­ti­ca, pa­ra quien los tra­ba­jos que co­rre­mos más ries­go de per­der son los ru­ti­na­rios y aque­llos que no re­quie­ren in­ven­ti­va. En 2016 el Fo­ro Eco­nó­mi­co In­ter­na­cio­nal es­ti­mó que pa­ra 2020 se ha­brán per­di­do cin­co mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo por la au­to­ma­ti­za­ción, pre­vi­sión que en bre­ve es­ta­re­mos en dis­po­si­ción de ve­ri­fi­car, co­bran­do va­lor ha­bi­li­da­des hu­ma­nas co­mo la re­so­lu­ción de pro­ble­mas com­ple­jos, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la crea­ti­vi­dad, la ges­tión de per­so­nal, el tra­ba­jo en equi­po y la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal.

Por su par­te, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos, en un in­for­me de 2016, re­du­cía sus es­ti­ma­cio­nes so­bre ro­bo­ti­za­ción del em­pleo a una me­dia del 9%, apun­tan­do a la crea­ti­vi­dad y al ta­len­to co­mo las cla­ves pa­ra adap­tar­nos al cam­bio que ya es­tá en mar­cha. En esa mis­ma lí­nea se ma­ni­fies­ta el in­ge­nie­ro y ex­per­to es­pa­ñol Sergio Co­la­do, de Ne­chi In­ge­nie­ría SLP, quien opi­na que es­tos avan­ces no de­ben ver­se co­mo ries­gos, sino co­mo opor­tu­ni­da­des. Se­gún

Se es­ti­ma que la red Eche­lon in­ter­cep­ta y ana­li­za más de tres mil mi­llo­nes de co­mu­ni­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas dia­rias…

ex­pli­ca­ba a ENIGMAS: “La po­si­ble eli­mi­na­ción de pues­tos de tra­ba­jo me­nos pe­li­gro­sos, co­mo los ad­mi­nis­tra­ti­vos, pro­duc­ti­vos y otros ser­vi­cios, re­cor­de­mos que siem­pre que es­tos sean au­to­ma­ti­za­bles, es de­cir, que no re­quie­ran de una cier­ta do­sis crea­ti­va, pue­de pa­re­cer me­nos ape­te­ci­ble. Pe­ro es­to nos lle­va a plan­tear una nue­va ma­ne­ra de dis­tri­buir la car­ga la­bo­ral, de afron­tar la edu­ca­ción y la pro­fe­sio­na­li­za­ción y a pen­sar en que el ser hu­mano va orien­ta­do a de­di­car­se a los tra­ba­jos que más le mo­ti­van y con los que pue­de desa­rro­llar su me­jor va­lor, el pen­sa­mien­to crea­ti­vo. Las cien­cias y las hu­ma­ni­da­des de­ben for­mar par­te con­jun­ta­men­te de los ex­pe­dien­tes cu­rri­cu­la­res y aca­dé­mi­cos pa­ra po­ten­ciar y me­jo­rar el es­pí­ri­tu crea­ti­vo. Las má­qui­nas aún no son ca­pa­ces de dis­po­ner de es­tas ca­pa­ci­da­des y na­da apun­ta a que pue­da ser al­go au­to­má­ti­co en un fu­tu­ro”.

LAS GUE­RRAS DEL FU­TU­RO

Sin du­da, las gue­rras ya no son lo que eran, y eso sin du­da es una no­ti­cia que he­mos de ce­le­brar, aun­que ello no im­pli­que que exis­tan nue­vas y efi­cien­tes for­mas de sem­brar el te­rror. Ha­ce tiem­po que bom­bar­dear ob­je­ti­vos lo­ca­li­za­dos a de­ce­nas de mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia con dis­po­si­ti­vos no tri­pu­la­dos y ma­ne­ja­dos des­de una con­so­la es una cru­da reali­dad. Los nue­vos dro­nes, co­no­ci­dos co­mo AKM –Au­to­no­mous Ki­lling Ma­chi­ne, “má­qui­nas de ma­tar au­tó­no­mas”–, ya no ne­ce­si­tan de ope­ra­rios, pues ellas mis­mas eli­gen ob­je­ti­vos y de­ci­den los ata­ques, eva­luan­do da­tos pe­ro sin atis­bo de mo­ral o con­cien­cia.

Pe­ro el al­can­ce de los mor­tí­fe­ros dro­nes pa­li­de­ce con la ven­ta­ja que pa­ra los EEUU su­po­ne con­tar con la red de vi­gi­lan­cia y es­pio­na­je Eche­lon, que se es­ti­ma in­ter­cep­ta y ana­li­za más de tres mil mi­llo­nes de co­mu­ni­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas dia­rias, de­jan­do bien a las cla­ras que la li­ber­tad es una uto­pía y que las gue­rras se li­bran en otros cam­pos, mu­chas ve­ces an­te nues­tros ojos, aun­que no sea­mos ca­pa­ces de ver­las.

El uso de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les me­dian­te una ela­bo­ra­da in­ge­nie­ría in­for­ma­ti­va, de ca­ra a en­ga­ñar y ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca, es otro cam­po de ba­ta­lla, el de la pos­ver­dad, don­de se pos­tu­la con acier­to que “el que al­go apa­ren­te ser ver­dad es más im­por­tan­te que la pro­pia ver­dad”. ¿Y qué pen­sar de las lla­ma­das bom­bas ló­gi­cas, có­di­gos ma­li­cio­sos que, a se­me­jan­za de las cé­lu­las dur­mien­tes te­rro­ris­tas, in­fec­tan ya con ab­so­lu­ta cer­te­za los sis­te­mas in­for­má­ti­cos más se­gu­ros y sen­si­bles de las gran­des po­ten­cias? Lle­ga­do el mo­men­to, esa bom­ba ló­gi­ca in­ser­ta­da en el Pen­tá­gono se pue­de ac­ti­var y des­en­ca­de­nar una he­ca­tom­be. Lo in­quie­tan­te es que pa­ra li­brar es­te ti­po de gue­rra elec­tró­ni­ca no ne­ce­si­tas mi­llo­nes de sol­da­dos, una po­ten­te re­ser­va na­cio­nal de oro, gran­des aco­ra­za­dos ni si­los de mi­si­les nu­clea­res… tan só­lo há­bi­les in­for­má­ti­cos que pue­den ha­ber na­ci­do en cual­quier par­te del mun­do y abra­zar cual­quier ideo­lo­gía.

La in­quie­tud es cre­cien­te y ello ex­pli­ca que en su dis­cur­so del pa­sa­do 26 de sep­tiem­bre de 2018 an­te los lí­de­res de to­do el mun­do, el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das, An­tó­nio Gu­te­rres, que ade­más es in­ge­nie­ro fí­si­co, de­fi­nie­ra la tec­no­lo­gía co­mo una alia­da pe­ro al mis­mo tiem­po ins­ta­ra a la re­gu­la­ción ex­pre­sán­do­se en unos tér­mi­nos que dieron la vuel­ta al mun­do: “Di­gá­mos­lo co­mo es: la pers­pec­ti­va de má­qui­nas con el cri­te­rio y el po­der pa­ra aca­bar con vi­das hu­ma­nas es mo­ral­men­te re­pug­nan­te”.

Las se­ña­les de alar­ma so­bre es­te nue­vo es­ce­na­rio bé­li­co no son nue­vas. De he­cho, son tan­tas que el 21 de agos­to de 2017, en el mar­co del Con­gre­so In­ter­na­cio­nal so­bre in­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial ce­le­bra­do en Mel­bour­ne, 116 es­pe­cia­lis­tas en IA y ro­bó­ti­ca aler­ta­ron de los pe­li­gros de la que de­no­mi­nan ter­ce­ra re­vo­lu­ción bé­li­ca, ins­tan­do

El uso de los me­dios y RRSS me­dian­te una ela­bo­ra­da in­ge­nie­ría de ca­ra a en­ga­ñar y ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca, es otra ba­ta­lla

a la ONU a prohi­bir el uso de ro­bots. “Una vez desa­rro­lla­das, per­mi­ti­rán que con­flic­tos ar­ma­dos se li­bren a una es­ca­la ma­yor que nun­ca, y a es­ca­las de tiem­po más rá­pi­das de lo que los hu­ma­nos pue­den com­pren­der. Es­tos pue­den ser ar­mas de te­rror, ar­mas que los dés­po­tas y los te­rro­ris­tas usan con­tra po­bla­cio­nes inocen­tes, y ar­mas hac­kea­das pa­ra com­por­tar­se de ma­ne­ra in­de­sea­ble. No te­ne­mos mu­cho tiem­po pa­ra ac­tuar. Cuan­do se abra la ca­ja de Pan­do­ra, se­rá di­fí­cil de ce­rrar”, con­cluía el do­cu­men­to fir­ma­do en­tre otros por el afa­ma­do em­pre­sa­rio Elon Musk.

An­te es­te pa­no­ra­ma, no de­be­ría so­bre­co­ger­nos en ex­ce­so la es­ce­na ima­gi­na­da por Noah Ha­ra­ri co­mo par­te de una gue­rra del fu­tu­ro: “las ci­ber­gue­rras pue­den du­rar so­lo unos mi­nu­tos. Cuan­do una te­nien­te de guar­dia al ci­ber­man­do ad­vier­te que su­ce­de al­go ex­tra­ño, co­ge el te­lé­fono y lla­ma a su su­pe­rior, quien aler­ta in­me­dia­ta­men­te a la Ca­sa Blan­ca.

La­men­ta­ble­men­te, pa­ra cuan­do el pre­si­den­te des­cuel­ga el au­ri­cu­lar ro­jo, la gue­rra ya se ha per­di­do. En cues­tión de se­gun­dos, un ci­be­ra­ta­que su­fi­cien­te­men­te so­fis­ti­ca­do po­dría ha­cer que la red eléc­tri­ca de los Es­ta­dos Uni­dos de­ja­ra de fun­cio­nar, que los cen­tros de con­trol aé­reo nor­te­ame­ri­ca­nos que­da­ran inu­ti­li­za­dos, que se pro­du­je­ran nu­me­ro­sos ac­ci­den­tes in­dus­tria­les en plan­tas nu­clea­res e ins­ta­la­cio­nes quí­mi­cas, que se in­te­rrum­pie­ran las re­des de co­mu­ni­ca­ción de la po­li­cía, el ejér­ci­to y los ser­vi­cios se­cre­tos…, y se bo­rra­ran re­gis­tros fi­nan­cie­ros de ma­ne­ra que bi­llo­nes de dó­la­res se des­va­ne­cie­ran sin de­jar ras­tro y na­die su­pie­ra quien es due­ño de qué. Lo úni­co que con­ten­dría la his­te­ria ge­ne­ral se­ría que, con in­ter­net, la te­le­vi­sión y la ra­dio inac­ti­vas, la gen­te no se da­ría cuen­ta de la mag­ni­tud to­tal del desas­tre”.

¿HA­CIA UNA SO­CIE­DAD DIS­TÓ­PI­CA?

El mun­do del ma­ña­na ten­drá que dar so­lu­ción a los gra­ves pro­ble­mas que te­ne­mos en el pre­sen­te en cues­tio­nes co­mo el es­pa­cio en las ciu­da­des, la mo­vi­li­dad y las fuen­tes de ener­gía. Al­gu­nos ex­per­tos apun­tan a que vi­vir en el fu­tu­ro pa­sa por cam­biar el mo­de­lo de vi­da y ne­go­cio, tra­ba­jan­do de for­ma re­mo­ta pa­ra evi­tar des­pla­za­mien­tos, apos­tan­do por la eco­no­mía cir­cu­lar, las ener­gías al­ter­na­ti­vas y a ve­ces in­clu­so mi­ran­do al pa­sa­do pa­ra fi­jar­nos en las ven­ta­jas de la ges­tión co­mu­ni­ta­ria de re­cur­sos.

La te­rra­for­ma­ción en otros pun­tos fue­ra de nues­tro pla­ne­ta, ciu­da­des flo­tan­tes o la con­quis­ta de es­pa­cios ma­ri­nos, tam­po­co es des­car­ta­ble an­te una hu­ma­ni­dad que pre­vi­si­ble­men­te se­gui­rá cre­cien­do. “El es­pa­cio es fi­ni­to y, sal­vo que sea­mos ca­pa­ces de mi­nia­tu­ri­zar­nos, co­sa aún po­co

El mun­do del ma­ña­na ten­drá que dar so­lu­ción a gran­des pro­ble­mas que te­ne­mos en el pre­sen­te co­mo el es­pa­cio, la mo­vi­li­dad o la ener­gía

pro­ba­ble, só­lo que­da re­du­cir el es­pa­cio de nues­tros bie­nes, re­or­ga­ni­zar me­jor los es­pa­cios li­bres y cam­biar la men­ta­li­dad de re­co­lec­ción de en­se­res y úti­les. La mi­nia­tu­ri­za­ción de cier­tas he­rra­mien­tas es­tá per­mi­tien­do re­du­cir mí­ni­ma­men­te es­pa­cios, pe­ro el ma­yor cam­bio pa­sa por ‘pro­du­cir-pa­ra-con­su­mir’, es de­cir, no al­ma­ce­nar co­sas co­mo ali­men­tos, ma­te­ria­les, etc…, que va­mos a usar en el fu­tu­ro sino crear­los en el mo­men­to de su uso, co­mo po­dría ser gra­cias a la im­pre­sión 3D por ejem­plo”, nos ex­pli­ca Sergio Co­la­do.

Pa­ra es­te in­ge­nie­ro hay mar­gen de me­jo­ra pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de atas­cos y con­su­mo no só­lo en el tra­ba­jo a dis­tan­cia, que re­quie­re de ma­yor ci­ber­se­gu­ri­dad, sino a tra­vés de la op­ti­mi­za­ción de com­bus­ti­bles, la li­mi­ta­ción de ve­lo­ci­dad des­de fá­bri­ca y la re­duc­ción del vo­lu­men de los vehícu­los. Tam­bién po­de­mos pen­sar pa­ra las ciu­da­des del fu­tu­ro “en un me­jor apro­ve­cha­mien­to de cu­bier­tas y fa­cha­das pa­ra la crea­ción de huer­tos ur­ba­nos que no só­lo ayu­da­rán al abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, sino que per­mi­ti­rán otras me­jo­ras en sa­lud y en ge­ne­ra­ción de ener­gía”, ase­ve­ra.

Lí­neas más arri­ba che­quea­mos los pro­ble­mas que en ma­te­ria de em­pleo po­día ge­ne­rar la ro­bo­ti­za­ción. La tec­no­lo­gía y la IA pue­den con­se­guir que ta­xis­tas vir­tua­les nos lle­ven más rá­pi­da­men­te y con ma­yor se­gu­ri­dad a cual­quier pun­to, que nues­tro abo­ga­do ci­ber­né­ti­co pue­da ma­ne­jar en cues­tión de se­gun­dos mi­les o mi­llo­nes de da­tos ju­rí­di­cos úti­les pa­ra nues­tra de­fen­sa, o que el al­go­rit­mo mé­di­co iden­ti­fi­que co­rrec­ta­men­te lo que nos su­ce­de con los da­tos que le pro­por­cio­na­mos y el his­tó­ri­co de aque­llos que ya tie­ne al­ma­ce­na­dos, y que es ca­paz de co­te­jar con to­das las fuen­tes de da­tos a las que es­tá co­nec­ta­da. Nos diag­nós­ti­ca con pre­ci­sión y nos pres­cri­be un tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do con da­tos de nues­tro pro­pio ADN, eva­luan­do ries­gos e in­ter­ac­cio­nes con otras sus­tan­cias y fac­to­res que con­cu­rren en nues­tras vi­das. Y eso es ex­por­ta­ble a es­ca­la co­lec­ti­va.

“Pen­se­mos que –pun­tua­li­za Co­la­do– a pe­sar de la gran can­ti­dad de in­for­ma­ción de la que dis­po­ne­mos, son tan­tas las fuen­tes de en­tra­da de da­tos y la po­ca ca­pa­ci­dad que dis­po­ne­mos pa­ra su lec­tu­ra y aná­li­sis que, mu­chas ve­ces, se to­man de­ci­sio­nes ba­sa­das en in­tui­cio­nes o, lo que es peor, en da­tos his­tó­ri­cos ob­so­le­tos creán­do­se alar­mas y ur­gen­cias in­ne­ce­sa­rias, sin con­tras­tar da­tos y sin ti­rar de la in­for­ma­ción re­co­pi­la­da”. Una pers­pec­ti­va in­quie­tan­te, sin du­da.

Son de­ma­sia­das las fuen­tes de en­tra­da de da­tos y po­ca la ca­pa­ci­dad de la que dis­po­ne­mos pa­ra una ade­cua­da lec­tu­ra y aná­li­sis

 ??  ??
 ??  ?? El ci­ne de cien­cia fic­ción lle­va dé­ca­das au­gu­ran­do los pe­li­gros del avan­ce de la tec­no­lo­gía y la au­to­ma­ti­za­ción de la so­cie­dad. So­bre es­tas lí­neas, fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Los Jue­gos del Ham­bre, a la iz­quier­da, el vi­sio­na­rio es­cri­tor y fi­ló­so­fo bri­tá­ni­co Al­dous Hux­ley.
El ci­ne de cien­cia fic­ción lle­va dé­ca­das au­gu­ran­do los pe­li­gros del avan­ce de la tec­no­lo­gía y la au­to­ma­ti­za­ción de la so­cie­dad. So­bre es­tas lí­neas, fo­to­gra­ma de la pe­lí­cu­la Los Jue­gos del Ham­bre, a la iz­quier­da, el vi­sio­na­rio es­cri­tor y fi­ló­so­fo bri­tá­ni­co Al­dous Hux­ley.
 ??  ?? Arri­ba, el pa­dre de la ci­ber­né­ti­ca, Nor­bert Wie­ner, quien ya ad­vir­tió so­bre el pe­li­gro del avan­ce sin con­trol de las má­qui­nas in­te­li­gen­tes.
Arri­ba, el pa­dre de la ci­ber­né­ti­ca, Nor­bert Wie­ner, quien ya ad­vir­tió so­bre el pe­li­gro del avan­ce sin con­trol de las má­qui­nas in­te­li­gen­tes.
 ??  ?? Al la­do, el pro­fe­sor y es­cri­tor is­rae­lí Yu­val Noah Ha­ra­ri, quien va­ti­ci­na un fu­tu­ro me­ca­ni­za­do na­da ha­la­güe­ño. A la iz­quier­da, por­ta­da de su li­bro Sa­piens. De ani­ma­les a dio­ses, edi­ta­do en Es­pa­ña por De­ba­te, un au­tén­ti­co bes­tse­ller in­ter­na­cio­nal..
Al la­do, el pro­fe­sor y es­cri­tor is­rae­lí Yu­val Noah Ha­ra­ri, quien va­ti­ci­na un fu­tu­ro me­ca­ni­za­do na­da ha­la­güe­ño. A la iz­quier­da, por­ta­da de su li­bro Sa­piens. De ani­ma­les a dio­ses, edi­ta­do en Es­pa­ña por De­ba­te, un au­tén­ti­co bes­tse­ller in­ter­na­cio­nal..
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? A la iz­quier­da, Karl Be­ne­dikt Frey, quien di­ri­ge el pro­gra­ma de Tec­no­lo­gía y Em­pleo de la Mar­tin School de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. De­ba­jo, el es­pa­ñol Sergio Co­la­do, di­rec­tor de Ne­chi Group.
A la iz­quier­da, Karl Be­ne­dikt Frey, quien di­ri­ge el pro­gra­ma de Tec­no­lo­gía y Em­pleo de la Mar­tin School de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. De­ba­jo, el es­pa­ñol Sergio Co­la­do, di­rec­tor de Ne­chi Group.
 ??  ??
 ??  ?? Las má­qui­nas del fu­tu­ro ya es­tán aquí. Ya no son sim­ples pro­to­ti­pos, sino que mu­chas es­tán sien­do uti­li­za­das en di­ver­sos cam­pos, una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca im­pa­ra­ble. De­ba­jo, El au­ge de los ro­bots, de Mar­tin Ford.
Las má­qui­nas del fu­tu­ro ya es­tán aquí. Ya no son sim­ples pro­to­ti­pos, sino que mu­chas es­tán sien­do uti­li­za­das en di­ver­sos cam­pos, una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca im­pa­ra­ble. De­ba­jo, El au­ge de los ro­bots, de Mar­tin Ford.
 ??  ??
 ??  ?? La tec­no­lo­gía y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drán con­se­guir, por ejem­plo, que ta­xis­tas vir­tua­les nos lle­ven más rá­pi­da­men­te y con ma­yor se­gu­ri­dad a cual­quier pun­to; pro­ba­ble­men­te en vehícu­los que va­yan por el ai­re, co­mo aven­tu­ra­ron Bla­de Run­ner o Re­gre­so al Fu­tu­ro.
La tec­no­lo­gía y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drán con­se­guir, por ejem­plo, que ta­xis­tas vir­tua­les nos lle­ven más rá­pi­da­men­te y con ma­yor se­gu­ri­dad a cual­quier pun­to; pro­ba­ble­men­te en vehícu­los que va­yan por el ai­re, co­mo aven­tu­ra­ron Bla­de Run­ner o Re­gre­so al Fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain